El recetario ruso para Cuba: visión preliminar - Privatizar con quiénes

Privatizar con quiénes

En una primera lectura puede parecer que las propuestas de los think tanks rusos coinciden bastante con las que los economistas cubanos vienen planteando hace la friolera de treinta años y que el Gobierno/Partido/Estado ignorara olímpicamente. Pero no es tan así: lo principal no es fundar miles de mpymes, sino cómo y a quiénes se autorizará para hacerlo y qué mecanismos se emplearán para asignar los recursos financieros y materiales que se distribuirán para desarrollar este sector privado.

Hasta ahora, los nuevos capitalistas cubanos no han surgido de las mpymes, sino de los grandes bolsones de capitalismo de Estado que han proliferado a partir de la reconversión de la propiedad pública estatizada en asociaciones mixtas con capital extranjero y/o las empresas de origen militar que se fundaron mediante sociedades anónimas registradas en otros países a través de funcionarios del Estado, o sus prestanombres extranjeros. Con tales patentes de corso surgidas con el pretexto de burlar las restricciones del bloqueo estadounidense, un bribón puede izar el pabellón pirata y apropiarse de la empresa pública cubana como mero botín de guerra, o pago por sus servicios.

Lo más peligroso que parece tener esta privatización a gran escala vía mpymes es que la llevada y traída empresa estatal socialista ya ni siquiera se menciona. Su colectivo de trabajadores ─que constituye la empresa en sí, más que sus edificios, maquinarias y herramientas─ es ignorado totalmente y solo espera a que alguien les diga cuál será su destino, como ya pasó cuando el desmantelamiento de la industria azucarera hace veinte años.

¿Por qué no se hacen cooperativas de trabajadores para operar las empresas estatales quebradas? Si la empresa se va a privatizar ¿acaso sus trabajadores no tienen derecho a un paquete de acciones por los años trabajados en ella? ¿Las empresas serán sometidas a una licitación abierta, o sus nuevos dueños serán seleccionados por un proceso de cooptación, como muchas de las actuales mpymes creadas por ex funcionarios, militares y personas confiables que nadie sabe de dónde obtuvieron capital para fundar una empresa?

En las propuestas de reformas hechas por economistas cubanos que he estudiado siempre se ha empezado por la transformación de la actual empresa estatal en modernas entidades autogestionadas, con mayor autonomía y participación obrera, o en cooperativas de trabajadores en esferas como la industria, transporte, construcción, comercio y otras donde nunca se han fomentado.

¿Por qué no probar con la cooperativa obrera y la inversión del capital extranjero de origen cubano antes de seguir privatizando a dedo en procesos de creación de mpymes que sirven para lavar el capital mal habido de burócratas cleptómanos? Si las mpymes van a preceder y camuflar un futuro proceso masivo de privatización del sector público hacia estos nuevos burgueses ya establecidos, es preferible hacerlo desde ahora mediante licitaciones públicas abiertas, no por recetas de asesores extranjeros al servicio de los mandamases de Rusia y Cuba.

Mario Valdés Navia

 

 Mario Valdés Navia es Investigador Titular del Centro de Estudios Martianos, La Habana, Cuba.

 

 

  • Hits: 2444