El Movimiento de Fiscales "Progresistas" en Estados Unidos

Se ha revelado que el multibillonario húngaro George Soros fundó en 2015 el Progressive Prosecutor Movement (Movimiento de Fiscales Progresistas) cuando, según el Wisconsin Law Review, «se acercó a Whitney Tymas, entonces Directora de Vera’s Prosecution and Racial Justice Program, para ver cómo los dos podrían trabajar juntos para identificar y respaldar a los fiscales reformistas». 

Crearon entonces Comités de Acción Política (PACS) que lograron la elección de Scott Colom en Mississippi’s Sixteenth District, James Stewart en Caddo Parish, Louisiana y Robert Shuler Smith en Hinds County, Mississippi. Otra importante victoria fue la de Larry Krasner, elegido para el cargo en Filadelfia en 2018 con la ayuda de 1,700,000 dólares de grupos financiados por Soros. Krasner celebró la noche de las elecciones llamándose a sí mismo un "defensor público con poder". El primer día en el cargo despidió a 31 fiscales con experiencia en delitos violentos, refiriéndose a ellos como "garrapatas". Esta mala práctica no es excepcional desde entonces sino que es común entre los fiscales "progresistas" que reemplazan a sus subalternos de carrera por defensores públicos o estudiantes de derecho.  A partir de esas primeras victorias, estos PACs han donado con éxito a las carreras de fiscales de distrito en todo el país.

Se calcula que en los dos últimos períodos electorales George Soros financió las campañas electorales mediante las cuales fueron elegidos unos 75 fiscales "progresistas" en diversas partes de Estados Unidos. Una nueva investigación detalla que Soros, quien también fue fundador de Open Society Foundation, financió Comités de Acción Política (PAC) para promover sus candidaturas e influir dentro del sistema legal estadounidense. 

Estos fiscales representan a “más de uno de cada cinco estadounidenses o más de 72 millones de personas, incluida la mitad de las 50 ciudades y condados más poblados de Estados Unidos, donde ocurren más del 40 % de los homicidios del país”, cita el informe de Law Enforcement Legal Defense Fund. Tan solo entre 2018 y 2021 George Soros gastó millones de dólares en 10 campañas de fiscales. Para hacerlo, utilizó “una serie de organizaciones ficticias, afiliados y comités de traspaso para dirigir las contribuciones a los candidatos y su sólida red de apoyo para los fiscales progresistas”, citan los hallazgos de la investigación.

El heredero de su imperio, Alex Soros, se ha calificado él mismo como todavía más "progresista" y más interesado en influenciar la política europea y de Estados Unidos. Ahora que sus recursos financieros se han multiplicado varias veces, sus apetitos también podrían aumentar, ya que Estados Unidos es un paraíso para los cabilderos con mucho dinero. Ejercen con mucho éxito su influencia no sólo para elegir a los senadores, gobernadores y alcaldes, sino también a los fiscales. Alex ha expresado que esta es una oportunidad invaluable en términos de su "lucha contra los enemigos de clase y los oponentes ideológicos".

Durante la última década, George y Alex Soros han donado hasta 1.000 millones de dólares a la causa, si se tienen en cuenta la infraestructura política, las relaciones con los medios de comunicación, los documentos académicos y de los laboratorios de ideas (think tanks) patrocinados, las campañas de cabildeo y las organizaciones de base. Otros multimillonarios, como Mark Zuckerberg, cofundador de Facebook, Dustin Moskovitz y su esposa Cari Tuna, y Patty Quillin, la esposa del CEO de Netflix, Reed Hastings, también han contribuido generosamente a la causa.

El éxito de este movimiento se debe en gran medida a la indiferencia de los ciudadanos que prestan poca o ninguna atención a estas campañas electorales locales o simplemente no se toman el trabajo de seleccionar cuidadosamente antes de votar por un buen candidato a la fiscalía. Los candidatos subsidiados tienen una amplísima cobertura mediática y movilizan (a veces con prebendas) a cientos o miles de votantes que acuden a las urnas a favor de los subsidiados. ¡Vote!

La lección para los votantes de todo el país es que presten mucha atención a las contiendas locales de "baja visibilidad", como las contiendas por el cargo de fiscal de distrito, cuyos resultados afectan directamente la seguridad pública, para proteger a sus comunidades contra el tipo de devastación que vemos en muchas de las que alguna vez fueron grandes ciudades de Estados Unidos, y que afectan también la orientación política de los distritos bajo su jurisdicción promoviendo procesos que responden a lineamientos ideológicos o partidistas.

  • Hits: 348