Un balance por Juan Guaidó

Juan GuaidóSiempre se ha dicho que hacer oposición a un régimen de fuerza es particularmente difícil, entre otros factores, por la diversidad de los integrantes, intereses y causas de los que enfrentan a la autocracia, sin embargo, Juan Guaidó y los que le respaldaron, marcaron un hito cuando el diputado, hoy, fuera de su país, se proclamó, 2019, presidente interino de la República de Venezuela por su condición de líder de la Asamblea Nacional en sustitución del gobernante Nicolás Maduro.

Una decisión constitucional en un país en el que la oposición respeta mucho más a la Constitución, que el propio gobierno.

Aquello fue un hito, aunque no pasaba de ser un acto simbólico, porque no hay poder real cuando no se tiene fuerzas para instrumentar las decisiones, sin embargo, todo parece indicar que los seguidores de la propuesta cifraron esperanzas en la misma y se auto convencieron que el gobierno paralelo, por sí solo, derrocaría la dictadura.

Lo trascendente fue que el gobierno interino convivió con el despotismo en el propio territorio nacional, sin encerrarse en un santuario protegido como ha sucedido a través de los tiempos. Eso fue un reto constante a Maduro y sus esbirros, que honró a la genuina oposición venezolana, que nunca ha tratado de cohabitar con su enemigo.

El apoyo, dentro y fuera del país, que generó esa oposición organizada, llevaron a los autócratas castro chavistas a concluir que eliminar a Guaidó y sus partidarios físicamente, tendría consecuencias muy onerosas para su mandato, y aunque el acoso y las amenazas, nunca faltaron, los criminales supieron contenerse.

Guaidó, actuó siempre con mucha entereza y coraje. No dudo que haya cometido errores, pero su conducta fue una inspiración para muchos de los que llevamos años haciendo oposición a un régimen totalitario, motivo por el que particularmente lo respeto, aunque más de un compatriota suyo, me ha comentado que le falto firmeza para separar del gobierno provisional a algunos trepadores, siempre presentes donde hay bienes.

Cierto que los resultados no fueron los apetecidos, pero su postura durante la caravana humanitaria que transportaba suministros de la frontera colombiana a la venezolana, con el respaldo del presidente Iván Duque, nada parecido a las acciones del presidente Gustavo Petro que lo deportó de su país, determinó que el ex presidente dijera recientemente, “se puso del lado de la dictadura, no de los perseguidos políticos, de los que han violado derechos humanos. Y eso lo marca su agenda: cada vez que ha ido a Venezuela, y ha ido varias veces a Venezuela, no ha tenido un minuto en la agenda para reunirse con, por ejemplo, indígenas desplazados por destrucción del Amazonas (...), no ha tenido un minuto en la agenda para víctimas de derechos humanos".

El gobierno interino logró un reconocimiento internacional notable y hasta que le trasfirieran fondos que hubieran terminado en las arcas de la dictadura, ingrediente, según algunos, que resultó nefasto para la interinatura. Guaidó tal vez hizo poco para sus críticos, pero sus actos determinaron que decenas de países le reconocieran y hasta que pudiera designar embajadores en algunos de ellos, situación que tiene pocos precedentes, si es que existen.

Recuerdo que, junto a una delegación de personas comprometidas con la lucha por la democracia en Cuba presidida por Orlando Gutiérrez, fuimos recibidos por la embajadora designada por Guaidó y la Asamblea Nacional, en la sede diplomática de Caracas en San José, Costa Rica. Varios de los embajadores designados por el gobierno provisional fueron reconocidos en diferentes países y hasta organismos internacionales como la Organización de Estados Americanos aceptó un representante contrario al régimen castro chavista.

La posición venezolana ha cifrado sus expectativas de cambio en la gestión electoral, la más prudente, justa y apropiada, pero desde mi perspectiva nada viable por el control que ejerce el régimen sobre el Consejo Nacional Electoral (CNE), a lo que se debe sumar el fraccionamiento de la oposición, un proceso natural en una democracia formal, pero nefasto cuando se combate la autocracia.

La partida de Juan Guaidó, como la de cualquier otro que hubiera ocupado su lugar, deja un vacío en el imaginario popular, que opino, es vital para atraer al electorado a participar masivamente en los próximos comicios.

Con toda honestidad y pesar, veo el futuro de Venezuela tan precario como el de Cuba. No aprecio en ninguno de esos dos países fuerzas contrarias capaces de ponerle punto final a la tiranía que padecen. Coraje y entereza moral sobran, pero eso no es suficiente.
_______________

Pedro Corzo
Pedro Corzo es un conferencista y escritor que ha destacado como columnista de El Nuevo Herald y en los programas de Radio Martí y del Canal 17 de Miami. Es fundador de la "Memoria Histórica Cubana" y es autor de varios libros. En mayo de 2017 recibió la Medalla de la Libertad otorgada por el Gobernador de Florida.

  • Hits: 672