Qué Hacer con el Embargo?...

  • José Manuel Palli
  • José Manuel Palli's Avatar Topic Author
  • Visitor
  • Visitor

Qué Hacer con el Embargo?...

9 years 8 months ago
#8483
No había tenido oportunidad de leer el excelente (como siempre) escrito de mi amigo y tocayo Azel, publicado en El Nuevo Herald el pasado día 5 de noviembre bajo el titulo “Que haría Fidel?”-si los Estados Unidos levantaran el embargo contra Cuba. Y debo confesar que, así como valoro, y mucho, la amistad con quienes tienen puntos de vista distintos a los míos propios, a veces me sorprende lo fácil que me resulta encontrar coincidencias: pienso que Fidel haría precisamente lo que predice el profesor Azel que haría, es decir, sacarle el jugo a la situación, tanto en el plano propagandístico como en el jurídico.

Me parece muy interesante el razonamiento de mi tocayo en cuanto a la "muy exitosa campaña" cubana en la ONU y en "otras plataformas internacionales", y su valoración de la habilidad de las autoridades cubanas a la hora de convertir lo que Cuba llama una acción de guerra -bloqueo- en una reclamación en defensa de los derechos humanos del pueblo cubano.

Pero lo que no me parece tan "razonable" es que mi tocayo no explore, al mismo tiempo que nos regala ese interesante razonamiento, las razones por las cuales esa campaña del gobierno cubano es tan "exitosa"... Claro, esto es Mayami, y aquí nos alcanza y sobra con la "explicación" de siempre: la ONU y su Secretario General, la OEA y el suyo, los gobernantes de los países de nuestro vecindario latinoamericano (de diversos signos ideológicos), el mismísimo Papa, y todos quienes no ven a Cuba y su lugar en el mundo como lo vemos nosotros, o son cretinos (o "perfectos idiotas", o "comunistas"), o están vendidos al oro cubano, o se sienten intimidados por Cuba y su capacidad para desestabilizar a sus respectivos gobiernos -he escuchado todas esas "explicaciones", y de labios de gente normal y a quienes considero inteligentes, pero “TAN Mayameros”.

Esa "explicación" alcanza en nuestro patio surrealista, pero es evidente que no funciona mas allá del "Broward County line"... Que garantía tenemos de que, como sugiere mi tocayo, en los estrados judiciales de las "plataformas internacionales" no resulte condenada la política de los Estados Unidos hacia Cuba. Siguiendo fielmente nuestra visión Mayamera y un poco infantil del mundo, la única garantía sería que saliéramos ya a comprar o a intimidar a esos jueces antes de que lo hagan los cubanos. Porque, y en mi humilde y muy personal opinión, la percepción que casi TODO el mundo tiene del "blo-bargo" (para que no se ofenda nadie) va a seguir siendo la que es, más allá de las campañas de uno y otro lado. Campañas que, por lo demàs, son cada vez mas repetitivas y triviales de ambos lados -los que estàn a favor del embargo y los que queremos levantarlo- recurriendo a argumentos todos ultra-trillados y a un recital de acontecimientos ocurridos, en muchos casos, hace mas de veinte años (y yo sé bien que, para Gardel al menos, eso no es nada...). Me viene a la mente aquella otra campaña cervecera de hace también mas de veinte años en la cual dos "coros" de borrachines se gritaban entre si sus argumentos: "it is less filling" decian unos, a lo que los otros respondìan "it tastes great"...

Al embargo no hay que levantarlo porque fracasó; hay que levantarlo porque es INJUSTO e INDIGNO, y lo es tanto para Cuba como para los Estados Unidos y lo que nuestra Nación representa. Eso es, como yo lo entiendo, lo que dice la Asamblea General de la ONU cada vez que se trata este re manido tema.

Desde mi perspectiva, quienes abogamos por el levantamiento del embargo estamos tan "confundidos" –así nos llama Azel- como quienes, a fuerza de no ceder ante la opinión del resto del mundo incrementan la magnitud del costo eventual –los daños, según la “exitosa campaña” cubana, ya van por 116 mil millones de dólares dice mi amigo y tocayo, a quien no parece preocuparle que esa cantidad pique y se extienda- si la reclamación cubana terminara siendo igualmente exitosa. Están quienes opinan como mi amigo Azel dispuestos a asumir ese costo eventual ellos solos, o pretenderán repartirlo entre todos los contribuyentes de los Estados Unidos?...

Please Log in to join the conversation.

  • Roberto Soto Santana
  • Roberto Soto Santana's Avatar
  • Offline
  • New Member
  • New Member
  • Posts: 6
  • Thanks: 0

Re: Qué Hacer con el Embargo?...

9 years 8 months ago - 9 years 8 months ago
#8484
A pesar de la existencia del embargo comercial contra el Régimen cubano, EE.UU. es el quinto mayor proveedor del mismo (aprox. 6% de las importaciones cubanas provienen de EE.UU.).

No ha existido nunca un bloqueo naval o aéreo contra Cuba por parte de EE.UU., país que tampoco impide el flujo bilateral de mercancías y servicios del Régimen cubano con terceros países. El Régimen cubano mantiene vínculos comerciales y financieros con todos los terceros países con los que ha establecido tales relaciones.

El alcance del embargo estadounidense, hay que señalarlo, fue restringido por la Ley de Reforma de las Sanciones Comerciales y el Fortalecimiento de las Exportaciones, aprobada en octubre de 2000 y promulgada por el Presidente Clinton. A partir de su entrada en vigor, ha sido posible la venta de productos agrícolas y medicinas al Régimen cubano, por razones humanitarias.

Es cierto que el recientemente fallecido George McGovern (Senador durante dieciocho años y ex candidato presidencial por el Partido Demócrata) afirmó en 2011 que el embargo "es una política estúpida. No hay motivo alguno por el que no podamos ser amigos de los cubanos, y viceversa. Muchos de ellos tienen familiares en EE.UU., y algunos estadounidenses tienen familiares en Cuba., así es que deberíamos tener libertad para viajar...Parece que pensamos que es seguro abrir la puerta a mil millones de comunistas en China pero, por alguna razón, nos asustan a muerte los cubanos". Pero este argumento contiene una falacia, porque el desplazamiento de personas y el comercio entre ambos países fue prohibido originalmente por el Régimen cubano y no por el gobierno estadounidense, que lo hizo como represalia (véanse los siguientes párrafos).

Tras la partida del país a partir de 1959, hacia el exilio, de unos 200 mil cubanos, fue el Gobierno cubano el que prohibió los viajes hacia EE.UU. en 1962.

Excepcionalmente y en todo momento solo en su propio interés -para deshacerse de población desafecta- el Gobierno cubano permitió la emigración por vía marítima de otras cinco mil personas (a través del puerto de Camarioca) y de otros 200 mil cubanos a través del puente aéreo con Miami (los llamados "vuelos de la Libertad"), durante los siguientes ocho años. La próxima excepción fue el éxodo de 1980 a raíz de la ocupación de la Embajada de Perú en La Habana por unos diez mil cubanos, en virtud de cuyo incidente lograron salir al exilio otros 125 mil cubanos, entre los cuales el Régimen incluyó a criminales convictos y otros declarados "indeseables". El siguiente cataplán migratorio, originado como los anteriores desde las orillas cubanas, fue la llamada "crisis de los balseros", que se produjo en 1994, cuando el Gobierno cubano anunció que no impediría la salida de los cubanos que lo deseasen (evidentemente, tratándose de ún país insular, sin medios normales de transporte a la disposición de sus ciudadanos, lo que se produjo fue una avalancha de emigrados, en total, unos 30 mil, que se hizo a la mar en embarcaciones improvisadas). Esta crisis humanitaria desembocó en la firma de los primeros acuerdos migratorios con EE.UU., a tenor de los cuales EE.UU. se comprometió a admitir 20 mil cubanos por año, y Cuba, a aceptar la repatriación de emigrantes irregulares que resultaran interceptados en el mar por el Servicio de Guardacostas de EE.UU.

Hay que recordar que, aún al día de hoy, el Artículo 216.1 del Código Penal cubano sigue diciendo que "El que, sin cumplir las formalidades legales, salga o realice actos tendentes a salir del territorio nacional, incurre en sanción de privación de libertad de uno a tres años..." Es decir, que el Gobierno cubano se sigue reservando la potestad de decidir, en último extremo, a quién autoriza y a quién prohibe salir del territorio nacional. Tampoco existe, en el ordenamiento legal cubano, garantía alguna respecto del derecho de salir libremente del propio país o el de regresar al mismo (como lo prescribe la Declaración Universal de Derechos Humanos de 1948).

El regreso a Cuba de los ciudadanos cubanos en el exterior, aunque hayan salido con autorización legal, está restringido por el Artículo 24.1 de la vigente Ley de Migración, porque se le deniega a quienes (1) tengan "antecedentes de actividades terroristas" -concepto idéntico, en la mentalidad represiva del Gobierno cubano, al de opositor al Régimen-); (2) estén vinculados con los actos de "Organizar, estimular, realizar o participar en acciones hostiles contra los fundamentos políticos, económicos y sociales del Estado cubano" (otro concepto jurídico indeterminado, asimilable al de la condición de opositor o reclamante del respeto a los Derechos Humanos por parte del Régimen); o (3) "Cuando razones de Defensa y Seguridad Nacional así lo aconsejen" (otra definición vaga, verdadero cajón de sastre donde incluir a quienes el Régimen tilde de "amenazas" a su existencia); e, ítem más, (4) tienen "prohibida su entrada al país, por estar declarado indeseable o expulsado" (indeseable es otro concepto indeterminado que despide el tufo a batiburrillo residual propio más bien de las históricas Ley de Vagos y Maleantes con las que se castigaba a quienes se definían en estado de "peligrosidad" -concepto que a su vez tampoco ha tenido nunca explicación ni encaje jurídico razonables-..

Tomando en cuenta estas consideraciones, parece desmedido calificar como "INJUSTO e INDIGNO" un embargo comercial que, aun lastrado desde su promulgación por la insuficiencia de contundencia práctica como para inducir una moderación de la conducta política del Régimen cubano, al menos tiene la utilidad de imponer una sanción testimonial al Régimen de La Habana -mantenida en solitario, es cierto, por EE.UU., que, mal que les pese a los Gobiernos irrespetuosos de los Derechos Humanos y la legalidad internacional, sigue siendo el último reducto de la Libertad en el mundo -moralmente por encima de las mayorías mecánicas constatadas en aquellas votaciones de la Asamblea General de Naciones Unidas que delatan la despreocupación suicida de muchos Gobiernos, que en el fondo parecen pensar que en caso de emergencia ya acudirá EE.UU. a sacarles las castañas del fuego (lo que recuerda, por asociación de ideas, aquel comentario de que si los franceses no han terminado hablando alemán ha sido porque EE.UU. -aunque De Gaulle hubo de reciprocar sacando a Francia de la estructura militar de la Alianza Atlántica- ha cruzado el Atlántico para enfrentarse al Reich germano, y salvar a Francia (y a otros muchos países) de su hundimiento político y moral, en dos ocasiones durante la primera mitad del siglo XX.
Last edit: 9 years 8 months ago by Gerardo E. Martínez-Solanas.

Please Log in to join the conversation.

  • José Manuel Palli
  • José Manuel Palli's Avatar Topic Author
  • Visitor
  • Visitor

Re: Qué Hacer con el Embargo?...

9 years 8 months ago - 9 years 8 months ago
#8485
Me parecen muy respetables, valiosos y bien fundados sus opiniones, razonamientos y observaciones, don Roberto, y se bien que son compartidos por muchos de nuestros compatriotas y vecinos en Miami. Pero aun respetando esas opiniones como las respeto, no me parece descomedido llamar al embargo INJUSTO e INDIGNO.

Con mas tiempo y con mucho gusto le explicaré por qué pienso asì, pero primero creo que es importante compartir con todos los foristas el enlace que lleva al artìculo del profesor Azel que dio pie a mi comentario:
www.elnuevoherald.com/opinion-...on_types=og.comments , para que quienes no lo hayan leido lo puedan leer. Creo que es mas provechoso leer mi comentario en el contexto del excelente escrito del profesor.
Last edit: 9 years 8 months ago by Gerardo E. Martínez-Solanas.

Please Log in to join the conversation.

  • Abelardo Pérez García
  • Abelardo Pérez García's Avatar
  • Offline
  • Administrator
  • Administrator
  • Posts: 159
  • Thanks: 6

Re: Qué Hacer con el Embargo?...

9 years 8 months ago - 9 years 8 months ago
#8486
A mí también me parecen interesantes y valiosas las razones y observaciones del señor Soto Santana menos una, que no encuentro respetable ni fundada sino que me parece un resabio típico de algunos de los nuestros y que no tiene más explicación que la ignorancia o cierto fanatismo pro norteamericano.

Copio:
EE.UU., que, mal que les pese a los Gobiernos irrespetuosos de los Derechos Humanos y la legalidad internacional, sigue siendo el último reducto de la Libertad en el mundo -moralmente por encima de las mayorías mecánicas constatadas en aquellas votaciones de la Asamblea General de Naciones Unidas que delatan la despreocupación suicida de muchos Gobiernos, que en el fondo parecen pensar que en caso de emergencia ya acudirá EE.UU. a sacarles las castañas del fuego (lo que recuerda, por asociación de ideas, aquel comentario de que si los franceses no han terminado hablando alemán ha sido porque EE.UU. -aunque De Gaulle hubo de reciprocar sacando a Francia de la estructura militar de la Alianza Atlántica- ha cruzado el Atlántico para enfrentarse al Reich germano, y salvar a Francia (y a otros muchos países) de su hundimiento político y moral, en dos ocasiones durante la primera mitad del siglo XX.
Empiezo opinando que afirmar que EEUU, tierra indiscutible de Libertad, sea el último reducto de ella, es un insulto para muchos de sus aliados que son también tierras de Libertad y, más aún, tierras en donde se empezó a pensar lo que significaba la Libertad aunque desafortunadamente la Historia las haya privado momentáneamente de ella en alguna ocasión.

¿Es preciso recordar que esa Libertad de la cual hablaron los Padres Fundadores de EEUU, tan llevados y traídos en este foro, es una noción estudiada y debatida por los pensadores ingleses y franceses de la Ilustración?
¿Se sabe bien “allá” que la separación de poderes que muchos, con razón, celebran en la Constitución Norteamericana es una idea del barón de Montesquieu, nacido en La Brede, Suroeste de Francia y muerto en París en 1755?

Espero que nadie se ofusque al enterarse de que estas ideas que forman parte de la base de la gran nación norteamericana son ideas “extracontinentales”.
Me gustaría añadir que si Charlotte Corday ya sabía en el siglo XVIII cuántos crímenes se cometían (y se podían cometer) en nombre de la Libertad, se puede afirmar si se tiene un mínimo de conocimiento de Historia y de Civilización, que muchos de los “descendientes” de aquellos ilustres Padres Fundadores no tenían ni idea de ello.

A los estadounidenses y a muchos cubanoamericanos les gusta decir que sin EEUU los franceses ahora hablarían alemán y han inventado anécdotas que ridiculizan muchas veces a los militares galos.

Dejando aparte el hecho que esas anécdotas prueban el desconocimiento que los norteamearicanos tienen de la mentalidad de los europeos en general, los franceses nunca habrían terminado hablando alemán por la sencillísima razón que si los galos son muy buenos en matemáticas, en física, ciencias en general, literatura, arte, cocina, etc. son nulos en idiomas y si ya les cuesta mucho trabajo aprender una lengua tan elemental y sencilla como el inglés, jamás en la vida aprenderían un idioma complejo y difícil como el alemán.

Hablo en general y de manera estadística, por supuesto, pues tengo amigos franceses que hablan un inglés que tal parece que estudiaron en Eton y este mismo fin de semana voy a tener el gusto de recibir en mi casa de Dunkerque a una pareja, viejos amigos, germanistas distinguidos.

No sé qué pensar de la “reciprocidad» del general De Gaulle, supongo que se trata de ironía pero, sea como fuere, lo que escribe el señor Soto Santana cuando afirma que el general francés sacó a Francia de la “estructura militar” de la Alianza Atlántica es inexacto.

De Gaulle retiró a Francia del “mando integrado” sin dejar la Alianza. Eso fue muy difícil de entender para los norteamericanos que no aceptan que un “aliado” no obedezca o tenga algún prurito de independencia.

Uno de mis buenos amigos se hallaba a la sazón enseñando en un college del Noroeste de Estados Unidos y me contó más tarde que trataba, sin éxito, de explicarles a sus colegas la posición de De Gaulle:
What’s the matter with your president? - Le decían - He’s a communist!

También me parece exagerado e inexacto escribir que: [EEUU] ha cruzado el Atlántico para enfrentarse al Reich germano, y salvar a Francia (y a otros muchos países) de su hundimiento político y moral, en dos ocasiones durante la primera mitad del siglo XX.

Ante todo presento mis respetos a los soldados norteamericanos que pelearon y a los miles de ellos, héroes, que murieron en esas contiendas pero en lo tocante a la Primera GM (1914 – 1918), recordemos que los norteamericanos no intervinieron sino a partir de fines de 1917 y aunque tomaron parte en batallas decisivas como las de la Argonne y la de la Meuse no salvaron a ningún país de hundimiento político y moral alguno.

Al contrario de lo que se dice a menudo en EEUU, los franceses en su inmensa mayoría le están muy agradecidos a EEUU por su participación en la Segunda GM y cada vez que hay un acto conmemorativo lo reconocen y lo proclaman (que no lo sepan o no lo digan allá es otro problema).

Sin embargo, no creo que haya muchos franceses que les recuerden a tiempo y a contratiempo a los norteamericanos que sin la importante ayuda militar de la poderosa Francia de Luis XVI a los insurgentes en 1776, el curso, y probablemente el resultado, de la Guerra de Independencia Norteamericana habría sido muy diferente.

Sé perfectamente que estamos muy lejos del problema del embargo a Cuba pero si el señor Soto Santana no hubiera tenido la infeliz idea de hablar de la “despreocupación suicida” de tantos gobiernos (casi todos menos Israel si entiendo bien las cosas) que saben (como por supuesto fue el caso de Francia) que EEUU les va a sacar las castañas del fuego me habría ahorrado la horita que pasé para dar mi humilde opinión.
Last edit: 9 years 8 months ago by Gerardo E. Martínez-Solanas.

Please Log in to join the conversation.

  • José Manuel Palli
  • José Manuel Palli's Avatar Topic Author
  • Visitor
  • Visitor

Re: Qué Hacer con el Embargo?...

9 years 8 months ago
#8491
Le debo una explicación a mi uso de lo que usted considera calificativos desmedidos al referirme al embargo como injusto e indigno, amigo Soto.

En mi humilde opinión, el repositorio de la soberanía cubana es el pueblo de Cuba –de la misma manera que el repositorio de la soberanía estadounidense es el pueblo de los Estados Unidos.

Aun cuando las autoridades cubanas no hayan consultado en debida forma a ese pueblo durante muchos años, ese hecho no cambia la situación en cuanto a quien detenta la soberanía cubana: sigue siendo el pueblo cubano (TODO, como colectivo) quien la detenta, aunque no la ejerza de la manera en que tanto yo como usted deseáramos que lo hiciera.

Que una nación soberana pretenda imponerle a otra ciertas condiciones a costa de un castigo que, mayormente, recae sobre el pueblo soberano de esa otra nación –y con el propósito de que ese pueblo sufrido se rebele contra su sistema político-, esta mal visto, no solo por el 99 por ciento de las naciones miembros de la ONU y la aparente totalidad de las que pertenecen a la OEA, sino, me animo a decirlo, por la vasta mayoría del pueblo estadounidense, para quienes el problema cubano no ocupa un lugar central en medio de tantos otros problemas que su sistema político cada vez tiene mas dificultades para resolver. Pero creo que se convertiría en un problema central para ese mismo pueblo estadounidense si otra nación pretendiera imponerle ciertos cambios a ese vacilante (decadente y disfuncional lo llama Francis Fukuyama en un reciente artículo publicado por la revista Foreign Affairs, y me imagino que para muchos ese calificativo también suene a desmedido) sistema político.

El hecho de que nosotros, los cubanos que somos votantes –y que, además, somos parte del cuarenta y tantos por ciento que ejerce el derecho al voto- en los Estados Unidos (y muchos, presumo, nos sentimos, a su vez, parte de ese pueblo que detenta la soberanía cubana), elijamos como nuestros representantes en Washington a políticos que apoyan la vetusta política de los Estados Unidos hacia Cuba –que por vetusta e ineficaz parece ser solo una excusa para no tener que desarrollar una política eficaz y realista- no justifica la permanencia de esa política, ni a los ojos del mundo ni ante mis propios ojos. Hay once millones de cubanos que llevan años sufriendo los efectos de esa política –y el lucro cesante de otras políticas que ni siquiera se intentan- a quienes nosotros no hemos consultado. Es eso lo que me parece indigno e injusto, don Roberto, mas allá del puesto que ocupen los Estados Unidos en el ranking de los países que comercian con Cuba. Hay otras maneras de intentar participar en el diseño de la Cuba del futuro, y es difícil, para mi al menos, imaginar que esos otros medios resulten mas ineficientes que los que llevamos mas de cincuenta años utilizando.

Please Log in to join the conversation.

Moderators: Miguel SaludesAbelardo Pérez GarcíaOílda del CastilloRicardo PuertaAntonio LlacaHelio J. GonzálezEfraín InfantePedro S. CamposHéctor Caraballo
Time to create page: 0.392 seconds