ISRAEL: EL HISTORICO FRENTE EN EL CHOQUE DE CIVILIZACIONES (tercera parte)

Ernesto Estevez                                           EL ESTADO DE ISRAEL 

El año de 1948 fue testigo de del fin del Mandato de la Gran Bretaña sobre Palestina, del nacimiento del Estado de Israel y el estallido de la Primera Guerra Árabe-Israelí. En efecto, el 14 de mayo de 1948, David Ben-Gurión, quien sería el Primer Ministro de nuevo Estado judío, declaró la independencia de Israel, poniendo fin al Mandato Británico sobre Palestina. El nuevo Estado recibió gran apoyo a nivel internacional, siendo reconocido por Estados Unidos y la Union Soviética, ingresando a la ONU el 11 de mayo de 1949, al año de su incorporación como estado independiente. La demarcación de sus límites originales coincidió con la propuesta de las Naciones Unidas de 1947 para la partición de Palestina, asignándose al nuevo Estado judío el 55% o 22 kms2 del territorio de Palestina, incluyendo el desierto del Néguev.

El restante del territorio de Palestina, se destinarían a un nuevo estado árabe, excepto las áreas en torno a Jerusalén y Belén las que serían consideradas zonas internacionalizadas. Esta resolución fue aceptada por los dirigentes judíos, pero rechazada por los árabes en su conjunto. Pero los límites territoriales impuestos inicialmente por las Naciones Unidas al nuevo Estado de Israel tendrían una dinámica expansionista a partir de su misma proclamación, producto de las guerras libradas con sus vecinos árabes en los siguientes 25 años. 

LA PRIMERA GUERRA ARABE-ISRAELÍ

El 15 de mayo de 1948, el mismo día del fin del Mandato Británico sobre Palestina, comenzó la que sería la Primera Guerra Árabe-Israelí o, como se conoce en Israel, la Guerra de Independencia de Israel. Ese día, 25,000 tropas combinadas del Líbano, Siria, Iraq y Egipto atacaron a Israel por el norte, el sur y el oeste y soldados transjordanos y yemeníes rodearon la ciudad de Jerusalén. El propósito del ataque fue la creación en Palestina de un único Estado árabe, lo que contradecía la Resolución 181 de la ONU del 29 de noviembre de 1947 que proponía la creación de dos estados, uno árabe y otro judío.

Las recién creadas y mal equipadas Fuerzas de Defensa de Israel (IDF), formada por los elementos paramilitares de la Haganá, el Irgún y el Palmaj, rechazaron a los invasores en combates intermitentes que se prolongaron por unos 15 meses y cobraron más de 6.000 vidas que representaba el 1% de la población del Estado de Israel en aquel entonces. Durante los primeros meses de 1949, se mantuvieron negociaciones directas bajo los auspicios de la ONU, entre Israel y cada uno de los países invasores (con la excepción de Iraq) cuyos resultados fueron acuerdos de armisticio que reflejaban la situación al término de los combates.

 

La guerra terminaría en julio de 1949 con una victoria de Israel. El nuevo Estado no solo se consolidó, sino queMapa particion de Palestina ocupó la mayor porción de Palestina, incluyendo el Puerto egipcio de Eliat en el Golfo de Áqaba, que le daba a Israel acceso al Mar Rojo y al Océano Indico, con lo que el territorio que le correspondió a Israel según la Resolución 181 de las Naciones Unidas aumentó en un 40%. Esta nueva realidad implicó el control sobre el 78% del territorio total de Palestina, incluyendo Jerusalén que fue declarada capital de Israel el 23 de enero de 1950. Por su parte, la Palestina árabe desapareció y la Franja de Gaza, actual frente de la nueva guerra entre judíos y árabes, quedó bajo el control de Egipto. El Triunfo de Israel llevó al aumento de la inmigración judía a Eretz Israel bajo la llamada “Ley del Retorno”, promulgada el 5 de julio de 1950. Pero el alto al fuego negociado en los armisticios firmados entre los países árabes e Israel poco duraría.

LA GUERRA DEL SINAÍ

En los países árabes que fueron derrotados por Israel privaba un sentimiento de humillación y revancha. Su primera reacción fue perseguir y expulsar a sus ciudadanos judíos. Luego se dispusieron a organizar la “venganza” y a obstaculizar de cualquier forma posible la vida en Israel, extendiendo su férreo boicot económico y diplomático. Por su parte, Egipto bloqueó el paso de los buques israelí procedente del Puerto de Eliat por el Estrecho de Tiran que conecta el Golfo de Aqaba con el Mar Rojo, afectando el desarrollo del sur de Israel. El 23 de julio 1952 la tensión entre los países árabes e Israel se agravó con la llegada al poder en Egipto tras el derrocamiento del rey Faruk I del grupo militar denominado “Oficiales Libres”, liderado por Gamal Abdel Nasser. Nasser estableció un régimen militar de carácter nacionalista que rechazaba abiertamente la existencia de Israel y promovió y organizó ataques terroristas ejecutados por los llamados Fedayín (“los Sacrificados”) que entraban en territorio de Israel desde el Sinaí, la Franja de Gaza, Jordania, Siria y Líbano, causando daños materiales y cientos de muertos, a veces mutilando con saña los cuerpos de sus víctimas.

La tensión en el Medio Oriente se acrecentó el 26 de julio de 1956 con la nacionalización por orden de Nasser de la Compañía del Canal de Suez, empresa franco-inglesa que había poseído y operado el Canal desde su construcción en 1869. Una consecuencia inmediata de la toma del control del Canal fue la prohibición de tránsito de cualquier navío procedente o dirigido hacia Israel. El 30 de octubre de 1956 se produjo la respuesta de la Gran Bretaña y Francia mediante la llamada “Operación Mosquetero”, que fue un ataque coordinado con Israel para la retoma de la Zona del Canal. En noviembre de 1956, las fuerzas británicas y francesas ocuparon Port Said y Port Fuad y otros puntos estratégicos en el extremo norte del Canal y atacaron las bases aéreas egipcias, destruyendo la recién creada fuerza aérea de Egipto, compuesta por aviones soviéticos Mig e Ilyushin. Por su parte, las Fuerzas de Defensa de Israel lanzaron la “Operación Kadesh” que llevó a la ocupación de la Franja de Gaza y de la Península del Sinaí.

La Campaña del Sinaí resultó en un éxito rotundo para Israel pues logró:

1.- eliminar el bloqueo marítimo del Puerto de Eliat y

2.- se neutralizaron los ataques de los fedayin y la invasión por Egipto, Siria y Jordania.

Sin embargo, la “Operación Kadesh” costó la vida a 172 jóvenes soldados israelitas, entre ellos 31 oficiales, ya que en las Fuerzas de Defensa de Israel los comandantes siempre encabezaban los ataques en lugar de permanecer en la retaguardia. Israel terminó con más de 4.000 prisioneros egipcios y Egipto tomó menos de 20 prisioneros israelíes. Pero entonces intervino la política.

El gobierno del Presidente Dwight Eisenhower, temeroso que la derrota árabe alterara el balance de poder en la región y obligara a Moscú a intervenir en el conflicto, presionó a Francia, la Gran Bretaña y a Israel a poner fin a sus acciones militares y aceptar el alto al fuego ordenado por las Naciones Unidas. Mientras que Londres y Paris se retiraron de Port Said y Port Fuad, los puntos de acceso en el Mar Mediterráneo al Canal de Suez, Israel logró la garantía de libre navegación en el Golfo de Áqaba y el cese de los ataques terroristas desde el Sinaí y la Franja de Gaza, lo que fue garantizado con el despliegue de Fuerzas de Paz de la ONU en las fronteras de Israel con Egipto y Gaza. En marzo de 1957, Israel se retiró de todos los territorios que había ocupado y su frontera sur vivió una relativa tranquilidad por los siguientes 10 años. 

LA GUERRA DE LOS SEIS DIAS

La década que siguió a la Guerra del Sinaí transcurrió en el marco de la Guerra Fría y trajo el replanteamiento de las alianzas geopolíticas en el Medio Oriente, pues algunos países árabes migraron hacia la órbita sovietica, como Siria, Egipto e Iraq, mientras que Israel se convirtió en el aliado estratégico de Estados Unidos en la región. El 18 de mayo de 1967, el Presidente Egipcio Gamal Abdel Nasser, incentivado por el apoyo en armamento que recibía de la Union Sovietica y por un manifiesto sentimiento de revancha, le exigió al entonces Secretario General de las Naciones Unidas U Thant, el retiro de las Fuerzas de Paz del Sinaí y de la Franja de Gaza y comenzó a militarizar esos territorios y sus fronteras con Israel. En la medida que la tensión y la retórica belicista aumentaba, se hacía más evidente que el próximo enfrentamiento entre Israel y sus vecinos árabes estaba por estallar.

A diferencia de lo que sucedería seis años despues en la guerra del Yom Kipur, Israel lanzó un ataque preventivo sorpresa el 5 de junio de 1967. Al segundo día de la llamada “Operación Foco”, la Fuerza Aérea de Israel había destruido 286 aviones de combate egipcios y más de 130 aeronaves estacionadas en bases de Jordania, Siria e Iraq (11). La neutralización del poder aéreo egipcio permitió el avance rápido de las fuerzas israelíes sobre territorio egipcio. Entre el 7 y el 9 de junio las Fuerzas de Defensa de Israel ocuparon la Franja de Gaza, Cisjordania y la Península del Sinaí. Tras la presión ejercida por Moscú que temía que sus gobiernos aliados de Egipto y Siria fueran derrocados, el 10 de junio se declaró un alto al fuego, no sin antes que las tropas de Israel ocuparan en su frontera norte los Altos del Golán y el Monte Hermón, desde donde se observa de forma directa a Damasco, la capital de Siria. Durante la Guerra de los Seis Días Israel aumentó su territorio de 22.000 kms2 a 102.000 kms2, pero más importante fue la ocupación de la zona árabe de la Ciudad de Jerusalén.

A finales de agosto de 1967, los países árabes se reunieron para discutir la política a seguir tras su nueva y humillante derrota en la Guerra de los Seis Días. El 1º de septiembre de 1967 se emitió la Declaración de Jartum que estableció la política a seguir con respecto a Israel conocida como “la Resolución de los Tres No: No a la paz con Israel; No al reconocimiento al Estado de Israel y No a las negociaciones con Israel”. En los siguientes dos años se libraría la llamada “Guerra de Desgaste” entre Egipto e Israel. La guerra fue iniciada por Egipto en un intento de recobrar el Sinaí y concluyó en agosto de 1970 con un alto al fuego sin que Egipto lograra su propósito de recuperar el territorio perdido en la Guerra de los Seis Días. El costo de esa “Guerra de Desgaste” fue de 1425 soldados israelíes muertos y 3000 heridos. La Fuerza Aérea de Israel perdió 14 aviones. Del lado egipcio las pérdidas fueron mucho mayores pues se estimaron en 10.000 los muertos y más de 98 aviones de combate destruidos. (12)

GUERRA DEL YOM KIPUR

“Ciudadanos de Israel. Hoy, cerca de las 2:00 de la tarde los ejércitos de Egipto y Siria atacaron a Israel.” 

              Golda Meier anunciando el 6 de octubre de 1973 el comienzo de la Guerra del Yom Kipur 

Ciertamente existía un deseo de vindicta contra Israel en los países árabes tras la humillante derrota en la Guerra de los Seis días. Egipto y Siria fueron los países más agresivos pues sus territorios habían sido ocupados por Israel, país que se negaba a retirar sus fuerzas del Sinaí y de los Altos del Golán, pese a las exigencias del Cairo y Damasco. El 28 de septiembre de 1970, moriría Gamal Abdel Nasser y sería sustituido Anwar el Sadat, quien tenía como meta recuperar los territorios ocupados por Israel... por las buenas o por las malas.

Al comienzo de la década del 70, Egipto inició una modernización de sus fuerzas armadas con el apoyo de la Unión Soviética que le suministró tanques T-55 y T-62, misiles antitanque “Sagger”, misiles antiaéreos SA2, artillería y aviones caza bombarderos Mig 21. Pero sobre todo Moscú envió asesores militares a Egipto para entrenar a su cuerpo de oficiales en modernas tácticas de ataque por tierra y aire, lo que permitió que los mandos militares que demostraron evidente incompetencia durante la Guerra de los Seis días fueran reemplazados por oficiales mejor preparados para la lucha que se avecinaba. Por su parte, Israel que se había convertido en el aliado estratégico de Washington en el volátil Medio Oriente, recibió armamento norteamericano entre los que se contaban los blindados M60 y M48 y los modernos aviones F-4 Phantom II.

A las 2 de la tarde del sábado 6 de octubre de 1973, estalló la cuarta guerra entre Israel y los países árabes, considerada la mayor victoria militar de Israel, pero la más costosa en términos de bajas y prisioneros, pues las fuerzas israelí sufrieron 2,656 muertos en combate, 15,000 heridos y 1,000 prisioneros. La Guerra del Yom Kipur o Guerra del Ramadán - pues el conflicto estalló en el mes sagrado de los musulmanes con autorización de los Imanes quienes consideraban que se trataba de una “guerra santa” en defensa del Islam - comenzó con la puesta en marcha de la “Operación Badr” por parte de fuerzas de Egipto que tenía como propósito la ocupación de la rivera oriental del canal de Suez ocupada por Israel desde la Guerra de los Seis Días.

Golda MeirAunque Israel no esperaba un ataque en el Ramadán, la Mossad israelí recibió un aviso de un espía colocado en la altas esferas del gobierno egipcio - el yerno de Nasser y asesor diplomático cercano a Anwar el Sadat, Ashraf Marwan - quien informó de la inminencia del ataque egipcio. Sin embargo, ante el compromiso asumido por Golda Meir con el Presidente Richard Nixon y Henry Kissinger de no atacar preventivamente (como había sucedido en la Guerra de los Seis Días), el costo para Israel fue alto. 

En apenas 10 horas, los egipcios desplegaron puentes militares sobre las aguas del Canal de Suez suministrados por los soviéticos, logrando el cruce de miles de tropas y 500 tanques, lo que permitió la ocupación de la línea defensiva israelí Bar Lev y la captura o eliminación de más de 500 soldados de las IDF que la defendían. Las fuerzas de apoyo que Israel envió al frente del Sinaí fueron diezmadas y su Fuerza Aérea fue golpeada pues ante la emergencia no habían previamente neutralizado las baterías de misiles antiaéreos SA2 que habían sido emplazados en el Sinaí tras el cruce del Canal por las fuerzas egipcias. Simultáneamente, en el norte, las fuerzas de Siria ocuparon las Alturas del Golán. El ataque combinado de Egipto y Siria que implicó grandes pérdidas humanas y materiales para la IDF y la retirada obligada del Sinaí y del Golán, llevó a que Moshé Dayan sugiriera el uso de armas nucleares lo que fue rechazado de plano por la Primer Ministro Golda Meir. Para el 9 de octubre, Israel, ante el error estratégico egipcio de detener su avance en el Sinaí para consolidar sus posiciones, concentró sus fuerzas y limitados recursos en el norte, poniendo a las tropas sirias a la defensiva en el Golán. Ante la real posibilidad de una derrota israelí, lo cual llevaría a un inaceptable desbalance geopolítico en el Oriente Medio en favor de la Union Soviética, Washington inició el envío masivo de armas a Israel, lo que permitió el contraataque en ambos frentes.(13)

El 14 de octubre, ante la presión de Damasco cuyo ejército colapsaba frente a las fuerzas israelí que llegaron a 38 kms de Damasco, las tropas egipcias reiniciaron su avance en el Sinaí quedando sin la protección del escudo antiaéreo y antitanque de las baterías misilísticas desplegadas cerca de la Línea Bar Lev. El precio a pagar por ese error táctico sería desastroso para las fuerzas egipcia pues las IDF las estaban esperando, lo que llevó al enfrentamiento de blindados más grande desde la batalla de Kursk en la Union Soviética librada entre julio y agosto de 1943, que implicó para Egipto la pérdida de 250 blindados. Aprovechando la ventaja tactica, el 16 de octubre Israel cruzó el Canal de Suez y avanzó hasta llegar a 100 kilómetros del Cairo, poniendo contra la pared al gobierno de Sadat. Como consecuencia del cruce israelí al lado occidental del Canal, el Tercer Ejército egipcio emplazado en los alrededores de la ciudad de Suez fue rodeado por las tropas israelíes. Ante la posibilidad que las IDF destruyeran el Tercer Ejército egipcio, lo que afectaría la credibilidad soviética en el Oriente Medio, el Primer Ministro Leonid Brezhnev informó a Washington que Moscú estaba contemplando movilizar fuerzas para intervenir directamente en la guerra y así evitar la derrota egipcia. Esto llevó a que Washington por primera vez desde la Crisis de los Misiles de Cuba elevara la Condición de Defensa (DEFCON) a Nivel 3 que implica una “Alerta Amarilla” y un aumento en la movilización y preparación de las tropas. (14) Los soviéticos, al conocer que Washington había subido el nivel de alerta de sus fuerzas estratégicas, decidieron no dar respuesta al aumento de la alerta nuclear norteamericana para no correr el riesgo de tener que intervenir directamente en el conflicto, para lo que no estaban preparados.

El 17 de octubre, la Organización de Países Exportadores de Petróleo OPEC reunida en Kuwait, anuncio una reducción de la producción petrolera del 5% mensual y una suspensión al envío de petróleo a Estados Unidos y otros países que apoyaban a Israel, hasta tanto Israel no se retirara de todos los territorios ocupados. Aquel embargo petrolero - del que Venezuela no formó parte - disparó los precios del petróleo y creó una crisis inflacionaria que afecto las economías de los países importadores de petróleo.(15) Para el 25 de octubre los beligerantes aceptaron un alto al fuego promovido por el Consejo de Seguridad de la ONU, poniendo fin a una costosa guerra para las partes. (16)

Tras la guerra del Yom Kipur, las relaciones entre Israel y Egipto tomaron un nuevo rumbo con los Acuerdos de Camp David que llevaron en 1979 a la firma del Tratado de Paz y al reconocimiento diplomático mutuo entre Israel y Egipto. En ejecución de los Acuerdos de Camp David, Israel desocuparía totalmente el Sinaí en 1982.

Fin tercera parte.

Articulos relacionados:

ISRAEL: EL HISTORICO FRENTE EN EL CHOQUE DE CIVILIZACIONES (primera parte)

ISRAEL: EL HISTORICO FRENTE EN EL CHOQUE DE CIVILIZACIONES (segunda parte)

Referencias:

(11) https://humanidades.com/guerra-de-los-seis-dias-1967/#ixzz8IgDaPfvQ

(12) https://www.IDF.il/es/minisites/guerras-y-operaciones/la-guerra-de-desgaste-1970/.

(13) En el mes de octubre de 1973, Washington envió más de 24,000 toneladas de armas y municiones a Israel.

  • Hits: 176