ISRAEL: EL HISTORICO FRENTE EN EL CHOQUE DE CIVILIZACIONES (segunda parte)

Ernesto Estevez                                                 EL SIONISMO 

El Sionismo es un movimiento político judío de corte nacionalista que fue fundado en 1897 en Basilea, Suiza, por el periodista austrohúngaro Teodoro Herzl. El Sionismo promovía la creación de un Estado Nacional Judío bajo el principio de “Un Pueblo, un Estado”.

Esa tesis política que fomentaban los sionistas estaba contemplada en el panfleto escrito por Herzl en febrero de 1896 titulado “der Judenstaat “ (El Estado Judío) y se centraba en que tras siglos habitando naciones europeas era imposible una integración con los pueblos de Europa, ya que habían sufrido constantes marginaciones y discriminaciones que habían llevado, incluso, a matanzas masivas. Por ello la única solución viable era crear un estado de mayoría judía, internacionalmente reconocido, donde poder vivir de forma segura.

LA DECLARACIÓN BALFOUR

En 1917, en plena Primera Guerra Mundial, el Ministro de Relaciones Exteriores de la Gran Bretaña Arthur Balfour envió una carta - conocida como la Declaración Balfour - al líder de la comunidad judía inglesa Lionel Walter Rothschild en la cual prometía el apoyo de Gran Bretaña para la creación de un Hogar Nacional Judío en Palestina. El propósito de ese ofrecimiento nada tenía que ver con la justa aspiración milenaria de la diáfora judía de tener un estado nacional, sino con la necesidad de la Gran Bretaña de contar con el apoyo de las comunidades judías - especialmente las asentadas en Estados Unidos - en su lucha contra las Potencias Centrales, especialmente contra el Imperio Otomano que controlaba Palestina desde el Siglo XVI. Pero la promesa de Londres no se había limitado a los judíos.

En efecto, dos años antes, en 1915, el Alto Comisario Británico en Egipto Henry McMahon había sostenido unTheodore Herzl intercambio epistolar con el Emir y Jerife (Jefe) de la Meca, Husein Ibn Ali, en el que se tramó una rebelión árabe contra los turcos, a cambio del reconocimiento por los Aliados - Inglaterra y Francia - de un estado árabe independiente en las posesiones otomanas en Asia, es decir desde Siria hasta Yemen. Como resultado de la promesa inglesa, la llamada Revolución Árabe estalló el 5 de junio de 1916 y en ella participó como enlace con los rebeldes árabes el Mayor del Ejército Británico Tomas Edward Laurence, mejor conocido como “Laurence de Arabia”, quien entraría triunfante junto a las fuerzas árabes a la ciudad de Damasco 1º de octubre de 1918.

Los efectos de las contrapuestas promesas sobre pedazos del territorio en Palestina que Londres ofreció tanto a los árabes, que buscaban la independencia en toda la región, como al movimiento Sionista que buscaba un Hogar judío en Palestina, constituyen las raíces de los conflictos de los tiempos presentes.

 

MANDATO BRITANICO

1918-1948

El fin de la Primera guerra Mundial llevó a la ocupación por Inglaterra y Francia de los antiguos territorios del Imperio Otomano en el Oriente Medio. En junio de 1922 la novel Sociedad de las Naciones puso los actuales territorios de Israel, Gaza, Palestina, parte de los Altos del Golán, Cisjordania y Jordania bajo el control administrativo de Inglaterra mientras que Siria y el Líbano fueron asignados a Francia. El Mandato de la Liga de las Naciones que definía las obligaciones de Inglaterra, era una referencia a la Declaración Balfour pues incluía la obligación de “…asegurar el establecimiento de un hogar nacional judío, sin perjudicar los derechos civiles y religiosos de las comunidades no judías en Palestina”.

En septiembre de 1922, el gobierno británico presentó un memorándum a la Sociedad de Naciones en el que establecía que Transjordania sería excluida de todos los acuerdos referentes al Estado Judío. Ello implicó que Londres administraría hasta 1948 la parte oeste del Rio Jordán como Palestina y la parte este como Transjordania. Como ratificación del compromiso británico asumido en la Declaración Balfour de crear el Hogar Nacional judío en Palestina, Londres designó como primer Alto Comisionado en Palestina al político y diplomático Herbert Louis Samuel quien se convertiría en el primer judío en gobernar Eretz Israel en 2000 años. 

LA INMIGRACION JUDIA A PALESTINA

Judíos procedentes de Europa llegan a HaifaEntre 1920 y 1939 tuvo lugar el arribo significativo de judíos a Palestina durante las Tercera, Cuarta y Quinta Aliá. Las Instituciones sionistas a nivel internacional recaudaron fondos para comprar tierras en Palestina y los colonos judíos sustituyeron a los labradores árabes, lo que creó mayor fricción con los palestinos. En los años treinta, la inmigración judía aumentó de manera significativa, especialmente por judíos procedentes de Alemania que huían de régimen Nazi que se instaló en el poder en 1933.

Aunque los británicos restringían la entrada a Palestina, la inmigración ilegal judía desbordó los controles pues llegaban en barcos destartalados cargados hasta los topes, que eran adquiridos por la banca y organizaciones secretas judías (8). Para finales de los años treinta, los hebreos en Palestina representan el 30% de la población total. 

LA RESPUESTA ARABE A LA LLEGADA DE JUDIOS

Desde el mismo comienzo de la ocupación británica tras el fin de la Primera Guerra Mundial, se sucedieron ataques contra los judíos en Palestina. En abril de 1920 se produjo el primer pogromo en Jerusalem, ejecutado por elementos árabes que causó la muerte 6 judíos y más de 200 resultaron heridos. En respuesta a ese ataque, en junio de 1920 se creó la organización paramilitar de auto defensa judía Haganá que sería la predecesora de la actual Fuerzas de Defensa de Israel IDF. Un año más tarde, en mayo de 1921, tendrían lugar más ataques contra las comunidades judías causándose más de 17 muertes, lo que llevó a las autoridades británicas que estaban bajo presión de los árabes a suspender la inmigración judía a Palestina.

 En agosto de 1929, estallaron nuevos ataques contra los judíos en Hebrón, Jerusalem y en varios asentamientos rurales en toda Palestina, producto de las arengas en la mezquitas contra el derecho de los judíos a practicar su culto junto al Muro de las Lamentaciones en Jerusalén. El resultado de esos ataques fue de 133 judíos asesinados y 340 heridos. Esa nueva agresión por parte de los árabes sería recibida con alto grado de indiferencia por parte de la autoridades británicas. En respuesta a esa barbarie, en 1931 se creó un grupo militante secreto separado de la Haganá conocido como Irgún o Etzel (9) con el propósito de dar igual respuesta a las agresiones árabes.

 Entre 1936 y 1939 estalló la llamada Gran Rebelión Árabe causada por el aumento de la inmigración judía - la Quinta Aliá - y el ingreso de capitales judíos a Palestina, traídos principalmente por migrantes que huían de la Alemania nazi. En marzo de 1936, los árabes constituyeron el Consejo Superior Árabe y exigieron a los británicos el cese de la inmigración judía, la expropiación de sus tierras y la independencia de Palestina. Londres trató de mediar entre los dos bandos opuestos, lo que desató la ira de los árabes. Los disturbios comenzaron en abril de 1936 produciéndose ataques contra asentamientos judíos en las afueras de Tel Aviv que causaron más de 100 muertos y grandes pérdidas materiales y económicas.

Como respuesta a la rebelión de los árabes, Londres envió una comisión a Palestina encabezada por Lord Peel con el propósito de solucionar el conflicto en desarrollo. En el verano de 1937 la Comisión Peel presentó un propuesta de división del territorio palestino en dos estados independientes, uno para los árabes y otro para los judíos. La propuesta fue rechazada por los árabes por considerar que favorecía desproporcionadamente a los judíos. Ese rechazo por la comunidad árabe a la propuesta de la Comisión Peel tuvo como consecuencia el reinicio de la violencia en septiembre de 1937, que fue dirigida contra los judíos y británicos. La respuesta británica contra la rebelión de los árabes fue contundente, pues enviaron más de 25.000 efectivos militares a Palestina que contaron con el apoyo de las organizaciones paramilitares judías como la Haganá y el Irgun. La represión contra los rebeldes árabes implicó la eliminación de sus organizaciones y el exilio de su dirigencia, lo que llevó a que los países árabes vecinos asumieran como propia la causa de los palestinos.

En mayo de 1939 el gobierno británico emitió un nuevo documento sobre Palestina conocido como el “Libro Blanco de McDonald” cuyo propósito era corregir el daño sufrido por los árabes durante la represión contra su revuelta. En ese documento se limitó la inmigración judía a 75,000 personas en un periodo de 5 años. Tambien fue restringida la adquisición de tierras por parte de colonos judíos. En lo político, se abandonó la promesa de crear el Hogar Nacional Judío contenida en la Declaración Balfour y en su lugar se propuso la creación de un solo estado para los dos pueblos y la independencia de éste en diez años. Los árabes rechazaron de plano la propuesta británica y los judíos sionistas la calificaron como una traición.

LA SEGUNDA GUERRA MUNDIAL

Durante la II Guerra Mundial los judíos colaboraron activamente con los británicos. La Haganá adquirió unaMoshe Dayan gran experiencia militar y el 14 de mayo de 1941 se creó la Palmaj como cuerpo de elite de la Haganá que tenía como misión enfrentar la eventual invasión a Palestina por las fuerzas del Eje y proteger los asentamientos judíos en caso que los ingleses se vieran obligados a abandonar Palestina. Entre los integrantes del Palmaj que lucharon por la defensa y la independencia de Eretz Israel se contaban Isaac Rabin, futuro Primer Ministro de Israel y Moshé Dayán, quien sería Comandante de las Fuerzas de Defensa de Israel y Ministro de Defensa durante la Guerra de los Seis Días (1967) y la Guerra del Yom Kipur (1973). Otro poco conocido miembro del Palmaj que luchó en la Guerra de Independencia de Israel en 1948, fue el famoso peluquero y empresario británico Vidal Sassoon, quien se refirió al año que pasó luchando en la Guerra de Independencia de Israel en las filas del Palmaj, como “… el mejor de su vida”. (10)

Durante la Segunda Guerra Mundial continuó la inmigración judía a Palestina especialmente procedente de los países Europeos ocupados por los regímenes fascistas y de Estados Unidos, donde residían una gran cantidad de judíos. En el otoño de 1945, Estados Unidos y la Gran Bretaña intentaron resolver el tema de Palestina proponiendo,

1.- la eliminación de los límites a la inmigración judía;

2.- el levantamiento de la prohibición de adquirir tierra, y

3.- la creación de un estado binacional compartido por judíos y árabes.

Esa propuesta generó un rotundo rechazo por ambos bandos y llevó al recrudecimiento de la violencia.

La llamada Liga Árabe fundada el 22 de marzo de 1945 que integraba a los países árabes, asumió la defensa de los derechos de los palestinos y las organizaciones paramilitares judías retomaron la violencia contra los árabes y británicos. Esa escalada de violencia tuvo su manifestación más notoria al medio día del 22 de julio de 1946 cuando elementos judíos del Irgún volaron los 7 pisos del ala sur del Hotel Rey David en Jerusalem que albergaba al Gobierno Civil del Mandato Británico, el Cuartel General del Ejército británico y la División de Investigación Criminal. El resultado fue la muerte de 91 personas, incluidos el personal militar y civil británico, así como árabes y judíos que se encontraban en el hotel en ese momento.

El Irgún tambien asumiría la responsabilidad del ataque a la prisión de Acre, del secuestro y asesinato de dos sargentos británicos en julio de 1947 y participaría en la mañana del 9 de abril de 1948 en la masacre de la aldea Deir Yassin, cercana a Jerusalén, que contaba con 600 habitantes y que causó más de cien muertos entre la población civil árabe.

La situación en Palestina se agravó a tal punto que en 1947 los británicos le trasladaron el tema Palestino a la recién creada Organización de Naciones Unidas, lo que implicó de hecho el fin del Mandato Británico. Una de las causas que forzó a Londres a desprenderse de su Mandato en Palestina fue el famoso incidente del barco “Éxodo 1947” que en julio de 1947 transportó desde Francia hacia Palestina a 4500 inmigrantes judíos, la mayoría sobrevivientes del Holocausto. Las fuerzas británicas impidieron con violencia la llegada del barco a aguas Palestinas y lo devolvieron a Francia desde donde había zarpado, escoltado por destructores de la Royal Navy. Cuando se enteraron de lo ocurrido con el “Éxodo 1947”, los refugiados de los campos de toda Europa protestaron a gritos y con huelgas de hambre y estallaron grandes protestas a ambos lados del Atlántico. El bochorno público resultante para Gran Bretaña jugó un rol importante en el cambio de su política hacia los judíos que llevaría al reconocimiento del Estado de Israel en 1948.

El 27 de noviembre de 1947, la Organización de la Naciones Unidas propuso el establecimiento de un estado judío y uno árabe en Palestina.

Fin segunda parte.

Articulo relacionado: ISRAEL: EL HISTORICO FRENTE EN EL CHOQUE DE CIVILIZACIONES (primera parte)

 Referencias:

(8) El famoso barco “Éxodo 1947” que transportaba 4500 judíos desplazados o sobrevivientes del Holocausto y que fue objeto de desmedidas agresiones por las fuerzas británicas para evitar su llegada a Palestina, fue adquirido por $8.000 por la organización militar clandestina judía Haganá.

(9) El Irgún fue el predecesor del partido político nacionalista Herut ("Libertad"), que es la base del actual partido Likud. El Likud, fundado por Menájem Beguín en 1973, ha conducido o ha sido parte de la mayoría de los gobiernos israelíes desde 1977. Actualmente el Likud está presidido por Benjamín Netanyahu, quien se desempeña como Primer Ministro de Israel desde diciembre de 2022 hasta la presente fecha.

(10) https://elmed.io/el-palmaj-parte-fundamental-de-la-historia-de-israel/.

  • Hits: 148