ISRAEL: EL HISTORICO FRENTE EN EL CHOQUE DE CIVILIZACIONES (primera parte)

Ernesto Estevez“Masada, nunca más”

Frase incluida en el juramento de los conscriptos de las Fuerzas de Defensa de Israel

____________________________

INTRODUCCIÓN

Para entender lo que hoy acontece entre Israel y la milicia islamista Hamás que ha gobernado la Franja de Gaza que desde el año 2006, debemos remontarnos en el tiempo al origen de ese conflicto de carácter religioso y cultural entre judíos y musulmanes, pues como bien lo dijo el Presidente Harry Truman, lo único que debe sorprendernos es lo que no hemos leído en la historia. Revisemos entonces el pasado para entender lo que hoy acontece y así poder anticipar hacia donde nos puede llevar este nuevo capítulo del enfrentamiento entre culturas y religiones planteado por Samuel Huntington en su libro “El Choque de Civilizaciones y la Reconfiguración del Nuevo Orden Mundial”.

RAICES DE LA TIERRA DE ISRAEL O ERETZ ISRAEL PERIODO DEL PRIMER TEMPLO

1300 a.C. - 586 a.C.

El origen de Israel se remonta al año 1300 a.C. cuando, tras su éxodo de Egipto, los israelitas se asentaron en la región de Canaán ubicada entre el Mar Mediterráneo y el Rio Jordán que se convertiría en la Tierra Prometida o Eretz Israel. En el año 1020 a.C., bajo el liderazgo de Saúl se unificaron las tribus judías y se estableció la primera monarquía judía conocida como el Reino Unido de Israel. Tras la muerte de Saúl en el 1007 a.C., asumió el reinado David, quien instauró la capital del reino en Jerusalén o Sion, donde se construiría el Primer Templo (1) en el 957 a.C. bajo el mandato del Rey Salomon, el último monarca del Reino Unido de Israel. En el año 930 a.C. se produjo la división del Reino, fundándose los reinos de Judea e Israel, los que no mantendrían su independencia por mucho tiempo pues fueron sistemáticamente conquistados.

En el año 722 a.C. el Reino de Israel fue ocupado por los asirios y en el año 586 a.C., fuerzas babilónicas invadieron el Reino de Judá, arrasando Jerusalén, destruyendo el Primer Templo y exiliando a la mayoría de los judíos a Babilonia. Pero para el año 538 a.C., gran parte de los judíos retornarían a Eretz Israel desde su obligado destierro.

PERIODO DEL SEGUNDO TEMPLO CONTROL HELÉNICO Y PERSA

538 a.C.- 63 a.C.

Con el retorno de los judíos, comenzó la reconstrucción del Templo en Jerusalén. En el año 332 a.C., Alejandro Magno conquistó la Tierra de Israel y comenzó el dominio heleno ejercido por el Imperio Selyucida, sucesor del Imperio de Alejandro Magno, que se extendería por 170 años hasta la triunfante rebelión de los Macabeos (2) en el año 164 a.C., que llevó a la independencia de Eretz Israel que se extendería en el tiempo hasta la toma de Jerusalén por el general romano Pompeyo en el año 63 a.C.

PERIODO ROMANO

63 a.C. - 313 

Tras la ocupación de Jerusalén por las fuerzas de Pompeyo, Roma rigió la Tierra de Israel a través de judíos vasallos, uno de los cuales fue Herodes I, quien gobernó Judea por 34 años a partir del 36 a.C. hasta su muerte en el año 4 a.C. Herodes I es recordado por la reconstrucción y ampliación del Segundo Templo de Jerusalem - llamado el Templo de Herodes - que fue destruido en el año 70 por el general romano Tito, quien reconquistó y destruyó Jerusalén tras la rebelión de los judíos contra Roma en el año 66. Del Segundo Templo, hoy solo se conservan en pie 4 muros, incluido el Muro de las Lamentaciones.

 

La referencia bíblica a Herodes I en el Evangelio de San Mateo como el responsable de la “Matanza de los Inocentes”, infanticidio acontecido tras el nacimiento de Jesús en Belén, ha servido para revisar históricamente la fecha del nacimiento de Jesus - en Año 1 del Calendario Gregoriano - y ubicarla entre los años 8 y 6 a.C., es decir unos años antes de la muerte de Herodes I en el año 4 a.C. Herodes tambien construyó fortificaciones para su refugio personal en caso de rebeliones, entre las que sobresalía Masada, símbolo de la resistencia judía contra invasores que fue conquistada por el gobernador de Judea Lucio Flavio Silva en el año 73, al finalizar la llamada Primera Guerra Judío-Romana. 

En el año 115 estalló la Segunda Guerra Judeo-Romana o Guerra de Kitos, cuyo nombre proviene del generalMenorah romano Lusio Quietus quien reprimió despiadadamente la rebelión de la diáfora judía en Mesopotamia y sería enviado en el año 117 por el emperador Trajano a gobernar Judea como Procurador. El último enfrentamien entre judíos y romanos aconteció en la Tercera Guerra Judeo-Romana o Rebelión de Bar-Kojba, que aconteció entre los años 132 y 136 y su estallido se debió a las tensiones de carácter político y religioso que siguieron a la Primera Guerra Judeo-Romana que llevaron al emperador Adriano a dictar decretos contra la religión judía(3) y ordenar la construcción de la nueva ciudad de Aelia Capitolina sobre las ruinas de Jerusalén y de un templo al dios Júpiter sobre el Monte del Templo.

El apabullante triunfo de Roma sobre la Rebelión Bar-Kojba implicó la muerte y esclavitud de cientos de miles de judíos, la eliminación de su autoridad religiosa y política, la prohibición de ingresar a Jerusalén y, por vía de consecuencia, al aumento de la diáspora. Pero el efecto más negativo y permanente que resultó de los decretos imperiales de Adriano fue la eliminación de la Provincia romana de Judea y su incorporación como la Provincia de Siria-Palestina, con el marcado propósito de cortar la conexión del pueblo judío con Eretz Israel. El control de Roma sobre sobre la Tierra de Israel terminó en el 313 con la fundación del Imperio Bizantino por Constantino, quien adoptó el cristianismo como religión oficial.

PERIODO BIZANTINO

313 - 636

Tras la adopción del cristianismo como religión oficial del Imperio Bizantino, Eretz Israel pasó a ser predominantemente cristiana. Se construyeron iglesias y monasterios en los Lugares Santos cristianos en Jerusalén, Belén y en Galilea, donde Jesús había nacido, ejercido su Ministerio y fue crucificado. Los judíos fueron desposeídos de su relativa autonomía así como del derecho a ejercer cargos públicos, y nuevamente se les prohibió la entrada a Jerusalem, salvo para conmemorar el Tishá B’Av, referido como el “día más triste de la historia judía" que recuerda la destrucción del Primer Templo de Jerusalén por el ejército babilónico de Nabucodonosor II, la destrucción del Segundo Templo por las Legiones romanas de Tito, y el colapso de la Rebelión de Bar Kojba.

En el año 614 las fuerzas persas del Imperio Sasánida (4) con apoyo de los judíos, tomaron Jerusalén tras un asedio de 20 días. La población cristiana de Jerusalén fue masacrada y las iglesias y lugares santos profanados y destruidos. Los historiadores narran que la reliquia más importante del cristianismo, la Santa Cruz en la que Jesus Cristo (Jesus, el Mesías) fue crucificado, fue robada por los invasores persas y llevada a Bagdad, capital del Imperio Sasánida y no sería recuperada hasta el 629, cuando el emperador bizantino Heraclio ocupó Bagdad y reconquistó Jerusalén. El control bizantino de Palestina se mantendría hasta el 636 cuando fue conquistada por las fuerzas árabes.

PERIODO ARABE

636-1099

Despues de la muerte de Mahoma en el 632 se produjo la conquista de la Tierra de Israel por los árabes, quienes gobernaron a través de califas desde Damasco, Bagdad y Egipto hasta el año 1099, cuando la Primera Cruzada conquistó Jerusalén. Al comienzo del dominio árabe a los judíos se les permitió entrar a Jerusalén, garantizándoles la libertad de culto y de libre movimiento a cambio del pago de altos impuestos sobre las tierras que cultivaban.

Esa permisividad hacia los judíos no duraría mucho pues en el año 717 entraron en vigencia nuevas restricciones que limitaban sus derechos sociales y la práctica de su religión. Esas limitaciones, la discriminación social a los no musulmanes y los altos impuestos a las tierras llevaron nuevamente al éxodo de judíos, lo que implicó una importante disminución de la comunidad judía. Y para mayor deshonra, en el año 691 el Califa omeya Abd-el-Malik construyó en el Monte del Templo sobre las ruinas del Primer y Segundo Templo, la Mezquita del Domo de la Roca, uno de los lugares más sagrado del Islam despues de la Meca y Medina.

 DOMINIO DE LOS CRUZADOS

1099 - 1291

Mapa Reinos de Juda e IsraelTras un corto asedio en julio de 1099, los Caballeros de la Primera Cruzada enviados por el Papa Urbano II a recuperar la Tierra Santa, capturaron Jerusalén, masacrando a los habitantes no cristianos, incluyendo a los judíos, cuyas sinagogas fueron quemadas. Por los siguientes 200 años los Cruzados extendieron su control por toda Palestina, abriendo las rutas de acceso a los Lugares Santos a peregrinos que venían de Europa y a judíos que regresaban a su Tierra.

Después de la derrota de los cruzados por un ejército musulmán dirigido por Saladino en el 1187, los judíos recibieron nuevamente una cierta medida de libertad, incluyendo el derecho a establecerse en Jerusalén. La dominación de los Cruzados concluyó tras su derrota en 1291 a manos de los Mamelucos, una casta militar musulmana que había asumido el poder en Egipto.

 DOMINIO MAMELUCO

1291- 1516

Los Mamelucos eran soldados esclavos de origen turcomongol provenientes de la región del Cáucaso y parte de Ucrania. Capturados en edad temprana, eran vendidos como esclavos en Egipto y sometidos a una rigurosa educación islámica y militar que los convertían en una elite castrense no árabe. Apoyados en sus éxitos en batalla (5) y en lo económico, en el año 1250 los Mamelucos derrocaron la Dinastía Ayubí y asumieron el poder en Egipto. Para el año 1291, controlaban todo Egipto, Palestina y parte de Siria. Bajo el régimen mameluco, Eretz Israel pasó a ser una retrasada provincia gobernada desde Damasco; los puertos de Acre y Jafa fueron destruidos por temor a la venida de nuevas Cruzadas y se interrumpió el comercio internacional.

Hacia fines de la Edad Media, los centros urbanos de Palestina se encontraban virtualmente en ruinas y la mayor parte de Jerusalén estaba abandonada y su pequeña comunidad judía sufría el agobio de la pobreza. A partir de la segunda Mitad del Siglo XIV, comenzó el declive de la dinastía Mameluca por la irrupción de la Peste Negra o Bubónica (1347-1353) y de una hambruna sin precedentes. Las luchas internas y el atraso en el uso las armas de fuego llevaron a la derrota de los Mamelucos por los Otomanos en el año 1517.

DOMINIO OTOMANO

1517 - 1918

En 1517, Palestina fue conquistada por los turcos y su dominación perduró hasta el final de la Primera Guerra Mundial, formando parte de la Siria Otomana que estaba conformada por la actual Siria, el Líbano, Jordania, Israel, Cisjordania, la Franja de Gaza y un sector de Turquía e Irak. El avance militar del Imperio Otomano era imparable y en cada porción de tierra conquistada los otomanos se encontraban con antiguas comunidades judías. Se trataba de familias que llevaban una vida sencilla y que ya estaban bastante acostumbradas a ser siempre la minoría perseguida. La ciudad de Safed con una población judía de 10.000 habitantes ubicada en la región de Palestina, era la más mística de las comunidades judías. Sus habitantes, vivían entregados a la religión como en la pequeña comunidad en Jerusalén, o como los judíos de Hebrón. Los otomanos también se toparon con comunidades judías que vivían bajo el poder de reyes cristianos que los habían sometido a expulsiones, masacres y un continuo rechazo. La llegada de los turcos fue una liberación para el pueblo judío, pues fueron aceptados como minoría religiosa monoteísta - al igual que los cristianos - que si bien no aceptaban a Mahoma como profeta, adoraban a un solo Dios, al igual que los musulmanes. Los judíos se incorporaron voluntariamente a los sultanatos otomanos pues se sentían protegidos y, a su vez, los otomanos sacaron provecho comercial y cultural de ellos. De hecho, cuando los Reyes Católicos y la Inquisición expulsaron en 1492 a los judíos sefardíes de España, el Sultán Bayazid ll (1481-1512) les abrió la puerta a los expulsados sefardíes quienes se integraron y contribuyeron al desarrollo del Imperio Otomano.

El Siglo XVI vio el apogeo otomano durante el reinado de Solimán el Magnifico (1520-1566). En general el Imperio disfrutó de paz, tolerancia religiosa y estabilidad política y económica y se convirtió en un actor importante en la política europea. Sin embargo, el siglo XVII fue testigo del declive otomano que se aceleró con el fracaso del segundo intento de conquistar Viena, lo que implicó la derrota de su pretensión expansionista a Europa Central que fue sellada con el muy negativo desenlace de la Batalla Kahlenberg, en las afueras de Viena, los días 11 y 12 de septiembre de 1683. (6) El declive otomano continuó a lo largo del siglo XVIII, atribuido a las intrigas políticas internas, la competencia comercial de potencias europeas y el comienzo de la Revolución Industrial. Para el inicio del siglo XIX, el Imperio estaba en plena caída y fue referido despectivamente por el Zar Alejandro I de Rusia como “el hombre enfermo de Europa” por causa de la pérdida de su territorio, la crisis económica que se imponía y su dependencia del resto de Europa motivado a su enfrentamiento con la Rusia zarista que culminó en 1853 con la Guerra de Crimea.

La segunda mitad del Siglo XIX trajo cierto grado de progreso a Palestina con varias potencias occidentales maniobrando para obtener alguna influencia en el área, frecuentemente por medio de actividades misioneras. La Gran Bretaña, Francia, Rusia, Austria y Estados Unidos abrieron consulados en Jerusalén, líneas de barcos a vapor empezaron a hacer viajes regulares hacia y desde Europa, se instalaron conexiones postales y telegráficas y se construyó el primer camino que conectaba a Jerusalén con Jafa. La Tierra de Israel se convirtió en encrucijada del comercio de tres continentes como consecuencia de la apertura del Canal de Suez en 1869. Hacia mediados del Siglo XIX, las condiciones de hacinamiento dentro de la ciudad amurallada de Jerusalem llevó a los judíos en 1860 a construir el Mishkenot Sha'ananim, el primer barrio judío fuera de las Murallas de Jerusalén.

Durante los siguientes veinticinco años se agregarían otros siete barrios que forman el núcleo de la llamada Ciudad Nueva, lo que mejoró el hacinamiento. Hacia 1870 Jerusalén contaba ya con una mayoría judía. En el campo, las tierras habían sido adquiridas a todo lo largo del país con el permiso de Estambul y se establecieron nuevos asentamientos rurales. Dos grandes flujos de inmigrantes judíos - la Primera y Segunda Aliá (7) - arribaron a fines del Siglo XIX y comienzos del Siglo XX procedentes de Rusia y Europa Oriental. Estos pioneros judíos recuperaron los áridos campos tras siglos de abandono, construyeron nuevos asentamientos y sentaron las bases de lo que posteriormente sería una floreciente economía agrícola.

Al estallar la Primera Guerra Mundial en 1914 la población judía en la Tierra de Israel alcanzaba las 85.000 personas, comparadas con las 5.000 que allí vivían a comienzos del 1500. El 30 diciembre de 1917, las fuerzas británicas bajo el mando del General Edmund Allenby entraron a Jerusalem, poniendo fin a cuatro siglos de dominio otomano. La Legión Judía, conformada por tres batallones que contaba con miles de voluntarios, era entonces una de las unidades del Ejército británico que entró en Jerusalén.

Fin primera parte.

Referencias:

(1) El Primer Templo de Salomón era del único santuario legítimo del pueblo israelita y guardaba en su interior el Arca de la Alianza, un cofre de madera cubierto de oro que contenía las dos tablas con los Diez Mandamientos entregadas por Dios a Moisés. El Templo se localizaba en la explanada del Monte Moirá, en Jerusalén, donde se encuentra el Domo de la Roca y la Mezquita al-Aqsa, desde donde Mahoma ascendió al cielo en el 621 de Nuestra Era montado en el equino alado al-Buraq.

(2) Los Macabeos constituyeron un movimiento judío de liberación que luchó y obtuvo la independencia de la Tierra de Israel de la helénica dinastía Selyucida. Los Macabeos fundaron la dinastía Asmonea que gobernó Israel hasta el 63 a.C. y son recordados nacionalmente como héroes por el pueblo hebreo en la festividad de Janucá.

(3) Los decretos dictados por Adriano contra la religión judía incluían la prohibición del rito del Brit Milá o la circuncisión de los varones al décimo día de nacido y la observación del Sabbat que es el sagrado séptimo día de la semana del calendario hebreo, en el cual no se puede realizar labor alguna desde la noche del viernes hasta la noche del día siguiente.

(4) El Imperio Sasánida ( 224 d.C.-654 d.C.) fue el último Imperio de los iranios antes de la conquista mu- sulmana de Persia en el año 654 que llevó a la imposición del Islam chiita sobre el zoroastrismo como religión oficial de los pueblos iranios.

(5) Los Mamelucos derrotaron la Séptima Cruzada liderada por el Rey Luis IX de Francia -San Luis Rey- que embarcó hacia la Tierra Santa tras la ocupación de Jerusalén en el año 1244.

(6) Para celebrar la victoria sobre los turcos, los panaderos austriacos pusieron toda su iniciativa creativa en un pan llamado kipferl, que significa “media luna” en austriaco, que fue el origen del croissant. Lo que pretendían los panaderos austriacos con su nuevo producto era mofarse de la bandera otomana que incluía el símbolo de la Media Luna islámica que era bocado de los austriacos.

(7) Aliá (plural Aliot) es el término en hebreo utilizado para referir la inmigración judía a Eretz Israel.

  • Hits: 313