Nuestro Gobierno

  • José Azel
  • José Azel's Avatar Topic Author
  • Offline
  • Administrator
  • Administrator
  • Posts: 56
  • Thanks: 6

Nuestro Gobierno

2 weeks 1 day ago
#13687
Según una encuesta nacional encargada por la Facultad de Derecho de Columbia en 2002, casi dos tercios de los estadounidenses pensaban que la máxima de Karl Marx “De cada uno según su capacidad, a cada uno según sus necesidades” fue escrita por los redactores e incluida en la Constitución de los Estados Unidos.
 
No importa que la máxima no pudiera haber estado en la Constitución ya que Marx la popularizó en su Crítica del Programa de Gotha de 1875, unos 87 años después de la ratificación de la Constitución de Estados Unidos en 1788. Dejemos de lado lo preocupante que es esta ignorancia y las dificultades que implica para la gobernabilidad democrática. Descarte lo que este analfabetismo dice sobre nuestro sistema educativo y considere sólo lo que afirma sobre el papel del gobierno en nuestra sociedad y cómo crea EXPECTATIVAS inviables que SE CONVIERTEN EN derechos.

Para que un gobierno pueda emprender “De cada uno según su capacidad, a cada uno según sus necesidades”, ese gobierno debe tener poderes casi totalitarios para transferir riqueza a grupos que el gobierno decida que tienen derecho a dicha transferencia. Sería un gobierno con autoridad para diseñar la sociedad a su gusto.

Sin embargo, nuestro gobierno central fue cuidadosamente diseñado para restringir la discreción de quienes están en el poder. James Madison, el cerebro de la Constitución de Estados Unidos, explicó sucintamente por qué en Federalista 10: “Los estadistas ilustrados no siempre estarán al mando”. En consecuencia, los Padres Fundadores elaboraron una Constitución brillante que no dice mucho sobre lo que debe hacer el gobierno; enfatiza LO QUE EL GOBIERNO NO PUEDE HACER.

Actualmente, gran parte de lo que hace el gobierno tiene una garantía constitucional cuestionable, y mucho de lo que el gobierno intenta hacer, no sabe cómo hacerlo. En su segundo discurso inaugural, Ronald Regan nos recordó: “Nuestro sistema nunca nos ha fallado, pero durante un tiempo le fallamos al sistema. Le pedimos cosas al gobierno que el gobierno no estaba preparado para hacer”. Parece que todavía nos preguntamos esas cosas.

Como quedó claro en la Declaración de Independencia, los gobiernos se instituyen para proteger nuestra libertad, y nuestras libertades siempre están necesariamente restringidas por el gobierno. Así, los Fundadores entendieron la libertad principalmente como libertad respecto del gobierno.

Para decepción de quienes piensan que la máxima de Karl Marx está en nuestra Constitución, no está en nuestra Constitución que el gobierno participe en la redistribución de la riqueza. Una sociedad abierta y democrática es aquella en la que las personas son igualmente libres de volverse económicamente desiguales como resultado de nuestra desigual distribución natural de aptitudes y habilidades. Aún más básico, como señala el economista John Cochrane: “La mayoría de los ricos donan o reinvierten su riqueza. Es difícil ver por qué esto es un problema…”

Los científicos sociales ahora reconocen que sistemas socioeconómicos radicalmente diferentes dan como resultado diferentes tipos de personas. Las virtudes que promueve nuestra Constitución –las virtudes de la libertad– incluyen la laboriosidad y la responsabilidad por nuestro bienestar. Éstas son virtudes esenciales para una cultura de libertad. Una sociedad capitalista nos hace estar mejor, pero lo que es más importante, nos hace mejores. La idea de que uno puede arreglárselas sin trabajar no es virtuosa.

En Federalist 51, Madison pidió que el gobierno tenga una “dependencia del pueblo”. Desafortunadamente, nuestra sociedad ha adquirido una cultura de gran gobierno y autocomplacencia que fomenta un tipo diferente de dependencia. Hoy en día, nuestra cultura no es la de un gobierno que depende del pueblo, sino más bien una cultura de gente que depende del gobierno. Se trata de un espíritu preocupante que diluye el individualismo. La democracia requiere nuestra propia competencia individual e informada.

No, el credo de Marx que insta a una redistribución gubernamental de la riqueza no está en ninguna parte de nuestra Constitución. Sin embargo, estaba en la Constitución soviética de Stalin. Nuestra filosofía fundacional, respecto del papel del gobierno, fue maravillosamente articulada por Thomas Jefferson en su primer discurso inaugural: “El gobierno sabio y frugal, que impedirá que los hombres se dañen unos a otros, les dejará en libertad para regular sus propios fines de industria y mejoramiento, y no quitará de la boca del que trabaja el pan que ha ganado. Ésta es la suma del buen gobierno y es necesaria para cerrar el círculo de nuestras felicidades”.

Please Log in to join the conversation.

Moderators: Miguel SaludesAbelardo Pérez GarcíaOílda del CastilloRicardo PuertaAntonio LlacaEfraín InfantePedro S. CamposHéctor Caraballo
Time to create page: 0.374 seconds