2023: Derroche populista vs Ciencia Económica

Añó Nuevo 2023Enfrentamos en 2023 las consecuencias del irresponsable derroche económico que ha llegado a niveles sin precedentes en Estados Unidos, al superar la deuda pública la aterradora cifra de 33 billones (33 trillones en inglés) y al enfrentarse la población del país a una inflación que ya supera los dos dígitos a niveles que no se experimentaban desde la época del Presidente Carter. Siendo el U$dólar la principal divisa internacional, los desastrosos efectos de esta absurda política económica se extienden a otros países y a otros continentes, a los que se añade el desastre genocida de la invasión rusa de Ucrania y la consecuente desestabilización de toda Europa.

Evidentemente, muchos políticos, cegados por sus intereses creados y sólo preocupados por sus ambiciones electoralistas, desarrollan una irresponsable y derrochadora estrategia populista, echando por la borda los principios más básicos de la ciencia económica.

La ciencia económica no es tan moderna como algunos creen. ¿Sabían los lectores que en el siglo XVIII destacaron entre las filas cristianas muchas figuras que le dieron impulso a las teorías económicas "modernas"? Destacan el Abad Ferdinando Abad Ferdinando GalianiGaliani, quien formuló ideas concretas sobre cómo la utilidad y la escasez determinan los precios; así como también el Abad Étienne Bonnot de Condillac, el Abad Robert Jacques Turgot y François Quesnay, además de otros diversos fisiócratas franceses calificados como fundadores de la ciencia económica, todos los cuales eran reconocidos seguidores de la escolástica. El término fisiocracia deriva del griego y quiere decir "gobierno de la naturaleza", porque estos eruditos afirmaban la existencia de una ley natural por la cual el sistema económico funcionaba sin necesidad de la intervención del gobierno y exigían que las leyes humanas estuvieran en armonía con las leyes de la naturaleza. La fisiocracia fue una reacción al pensamiento mercantilista del s.XVIII.

De hecho, el capitalismo surge a mediados del s.XVII con el desarrollo del comercio internacional, la industria a gran escala y la fundación de la Compañía de las Indias Occidentales, el Banco de Amsterdam, la bolsa de valores, las Actas de Navegación de los Estuardo, etc., y es el conjunto de criterios que rigen este enorme surgir económico, incluyendo el proteccionismo aduanero, el respaldo del Estado a las exportaciones y las normas sobre producción y venta, a lo que llamamos mercantilismo. San Bernardino de Siena

Pero nos podemos remontar todavía más, al siglo XIII, en particular a San Bernardino de Siena (1380-1444), un notable y carismático predicador y uno de los escolásticos más destacados, considerado precursor de la ciencia económica moderna al formular sus primeros planteamientos y teorías, que darían paso años más tarde a Francisco de Vitoria en la fundación de la Escuela de Salamanca. San Bernardino analiza en "Sobre los contratos y la usura" (1433) el comercio lícito y honesto y la utilidad social del beneficio justo. Perfila además en el resto de su obra la teoría subjetiva del valor, en la que se analizan precios, costos y cualidades de los productos como nunca se había hecho antes.

No obstante, la Escuela de Salamanca es lamentablemente ignorada hoy día en la mayoría de los centros académicos Friedrich August von Hayekdedicados al estudio y enseñanza de la Economía, aunque Joseph Schumpeter la reconoce en su "Historia del análisis económico" (1954) como la fundadora de la ciencia económica.

Muchos políticos de hoy debieran darle un repaso a todos esos clásicos mencionados en los párrafos anteriores y guiarse por los principios y mecanismos económicos que Hayek, Friedman, Samuelson, Schumpeter, Boulding, Lucas Jr., Fisher y otros destacados economistas de los últimos tiempos regalaron a la posteridad para alcanzar un alto grado de progreso y desarrollo. Paul A. Samuelson

  • Hits: 1784