Menu
13/11/2019
A+ A A-
Bienvenido, Invitado
Nombre de Usuario: Contraseña: Recordarme

TEMA: Que cambie USA para que cambie Cuba.

Que cambie USA para que cambie Cuba. 13 Jun 2014 18:53 #8214

Muy oportuna y aclaratoria la participación del amigo Gerado y la de Pablo Valdivia. Agregar querría que el tema de la prostitución lo traje a colación incidentalmente, pero que el meollo de la cuestión de levantar el embargo es mucho más complejo. Lo básico, en mi perspectiva, es que le daría aún más credibilidad internacional al sistema faraónico imperante en Cuba, más dinero a sus arcas para perfeccionar, si se puede, su propaganda y humillar todavía más al pueblo común ante los visibles "derroches" de los visitantes frente a la miseria imperante en la población común y corriente. Por supuesto, la ventaja mayor para el régimen, contrario al criterio de algunos amigos opinantes en este foro: la multitud de turistas enriquecería las arcas del poder para también contar con más recursos en la represión contra los opositores y, a la larga, -hay todavía muchos ingenuos avariciosos- facilitaría muchos créditos a importaciones que hasta ahora, por suerte, sólo son posibles con cash; plata constante y sonante, como se decía. Ah, y para terminar, un dato complementario al detallado catastro facilitado por el otro amigo: le faltó mencionar el tramo de la calle San José, entre Gervasio y Galiano. Trabajé muy cerca del área a mis veinte años plus en aquella época, y a veces debías coger la calle en lugar de una de las aceras, para evitar las "tentadoras" susurrantes invitaciones cuando caminabas hacia Galiano... Que Dios salve a Cuba, pues solos no podemos.
El administrador ha desactivado la escritura pública.

Que cambie USA para que cambie Cuba. 11 Jun 2014 23:38 #8210

Quince días después del 1º de Enero del 59 cumplí 13 años. Por muchas razones, tengo muchos recuerdos de La Habana, Arroyo Naranjo mi pueblo natal, y el cómo se vivia por esos años.

Mi padre, como mi abuelo paterno, era oficial de la Policía Nacional. Estaba destacado en la 3ra Estación de Policía, cerca del teatro Martí. Parte de su demarcación era el barrio de Colón y contaba a mi madre muchas incidencias que a diario ocurrían allí. Eran diarias las llamadas de socorro de esas mujeres, por los abusos o desórdenes que provocaban los borrachos o los marines Americanos en sus casas y la manera en que sus policías las defendían y ponían orden.

Aunque muchas veces debían detener a las que salían a las calles a buscar “clientes”, como sucedía en Galiano y San Rafael,- llamada La Esquina del Pecado por esa razón-, la mayoría se mantenía en esas casas por lo que, quien quisiera sus servicios, tenía que visitarlas allí. De los demás lugares no puedo hablar.

Mi padre les tenía un gran respeto y compasión porque la mayoría lo hacía por verdadera necesidad de mantener a sus hijos o a sus madres. Muchas de ellas habían sido seducidas en sus pueblos de origen y traídas a la Capital con la falsa promesa de una vida mejor, cuando en realidad las ponían a trabajar en esos lugares. Los causantes eran proxenetas profesionales o “ chulos “ .

Gerardo tiene razón cuando destaca la diferencia entre aquella prostitución y la actual.

He visto y oído testimonios de mujeres de la Cuba de hoy, así como de extranjeros que se sirven de ellas por cualquier cosa a cambio.

He visto videos donde algunas maestras de secundaria, confabuladas con otras personas y algunas alumnas, permiten a éstas, ausentarse por unas horas e irse con hombres a tener sexo por dinero, mientras sus padres las creen en clases. Son cubanitas adolescentes, ¡por Dios!, a quienes un regimen que se jacta de cuidar a las juventud, que critica de manera acérrima a otras sociedades por la situación de la juventud, les permite estas cosas.

Hay que ver la prostitución de todo tipo que se ejerce en las noches a lo largo del muro del Malecón y en otros lugares, a vista y paciencia de las autoridades, que reciben sobornos porque les permitan su actividad. Tienen especial fama las así llamadas “chupa chupa”, que operan del lado oscuro del Muro.

Y todo esto, bajo el regimen que se jactó ante el mundo de haber erradicado la prostitución, incorporando a ese “gremio”a la milicias nacionales revolucionarias para “defender la Patria” del enemigo. Claro que, sin que lo reconozcan por supuesto, el turismo sexual provee al gobierno jugosos ingresos, ávidos como están de recursos “frescos,” ya en la actualidad, vengan de donde vengan. Como decía Mao : “No importa de dónde sea el gato, sino que cace ratones”. Pragmatismo puro.

No se podría hablar de propaganda mentirosa sin hacer un “reconocimiento”especial a la maquinaria propagandística del régimen cubano,pues en todos los planes de producción agrícola; de medicamentos; de insumos para la industria, etc., hay sobrecuplimiento pero no hay ni alimentos, ni medicinas, ni industria. Donde se despotrica de lo injusto de otras sociedades y se sume a la propia en la más profunda desesperanza, con los más bajos ingresos per cápita de su historia, sin horizonte a la vista.

Gracias y únicamente gracias a esa maquinaria, hoy el regimen cubano es miembro de la Comisión de Derechos Humanos de la ONU y ha logrado, con la excepción de dos pequeños países, que ésta última inste a los EEUU a eliminar el embargo económico mientras éste ultimo, es el mayor socio comercial de Cuba y desde donde ingresan miles de millones de dólares anualmente siendo, después de Venezuela, el segundo proveedor de recursos. A cambio de esto, de Cuba ingresan a los Estados Unidos músicos, atletas, y miles de agentes distribuídos a lo largo y ancho del país, viviendo de él y haciendo su labor de penetración en los negocios, las universidades y la política. Son sonados los casos de agentes cubanos que cometieron fraudes al Medicare y hoy viven impunemente en Cuba después de robar millones y enviarlos a Cuba (léase gobierno).

Es justo reconocer que, en el campo de la propaganda, son maestros. Han logrado engatusar a más de uno, hasta en la meca del anticastrismo que es Miami.

Hay muchas diferencias entre el antes y el ahora de Cuba. Demasiadas. Tantas, que sería enriquecedor irlas abordando en esta Foro. La propaganda del régimen ha logrado crear una imagen satanizada del antes cubano y una imagen idílica, de gesta heróica del ahora. No es cierto y los hechos lo demuestran.

Lo digo porque viví el antes desde mi barrio, desde mi escuela de barrio, con mis amigos del barrio, de un pequeño pueblo dormitorio, donde convivíamos personas de toda posición social ( de media para abajo ) : fidelistas y batistianos, pero sobre todo amigos. Porque la amistad, era primero y la familia más. Donde la decencia, la moral y el civismo todavía eran importantes y los padres de familia presumían de ser trabajadores y de llevar el pan a la mesa con honradez y orgullo.

Desde ahí lo digo y me alegra recordarlo.
El administrador ha desactivado la escritura pública.

Que cambie USA para que cambie Cuba. 11 Jun 2014 19:59 #8209

Mi estimado amigo Gerardo. Como bien sabes, comparto tu predilecciòn por enfocarnos en el futuro y no en el pasado, pero creo que la razòn fundamental por la cual la historia dificilmente absuelva a los Castro y a su Revoluciòn es justamente lo que tu señalas: solo la ignorancia mas supina lleva a algunos a pensar que los cubanos vivìamos en àrboles hasta "el triunfo de la Revoluciòn". Y siempre es bueno des-asnar a la gente con señalamientos como el que acabas de hacer.

Pero en mi humilde opiniòn, las observaciones que hace nuestro amigo Abelardo no abonan la propaganda insidiosa del règimen. Yo tenia tan solo 8 años en 1960 -"Cuando Salì de Cuba"...-, no 19, por lo que dificilmente pueda dar fe de lo que dice Abelardo, pero sus dichos se parecen mucho a los que escuché mas de una vez de labios de muchos amigos de mi Viejo.

Ademàs, propaganda siempre la ha habido de ambos lados del estrecho de la Florida, y, con muchìsima frecuencia, el mejor abono que ha encontrado la insidiosa propaganda del régimen ha sido "nuestra propaganda", llena de exageraciones y hasta de mentiras facilmente demostrables, con consignas que cada vez suenan mas absurdas por lo obsoletas, en fin, que tal parece que de nuestro lado nunca hubiéramos descubierto que existe en NYC una avenida que se llama Madison donde van y vienen los mejores propagandistas del planeta...

Cuando los Castro hablan (y hablen, y hablan,,,) de "la batalla de ideas", en realidad a lo que se refieren es a la "batalla de propagandas" -las ideas casi siempre estàn ausentes, de los dos lados- y en esa batalla nos han dado paliza, tras paliza, tras paliza..., al punto que hoy estamos donde estamos, con dos ùnicos aliados, Palau y las Islas Marshall, como le apuntaba recientemente al amigo Efraìn.

El argumento de las prostitutas mas cultas del planeta ya lo hizo Fidel con su habitual cinismo y sarcasmo, pero me temo que no es un buen argumento, ni para él ni para nosotros. En la historia y en la literatura es fàcil encontrar ejemplos de prostitutas cultas, inteligentes y astutas, que dejaron su marca. De nuevo, es imperativo levantar la punterìa de nuestros argumentos y de nuestra propaganda, a ver si de vez en cuando ganamos un partidito...
El administrador ha desactivado la escritura pública.

Que cambie USA para que cambie Cuba. 11 Jun 2014 19:03 #8208

Amigo Abelardo, son indispensables algunas aclaraciones porque lamentablemente los hechos han sido tergiversados a lo largo de más de medio siglo por la propaganda insidiosa del régimen y por el inexorable paso del tiempo que va desdibujando nuestra memoria.

Es cierto que la Cuba republicana no podía estar muy orgullosa de la prostitución que pululaba por muchos sectores de La Habana. Sobre todo de La Habana, pero también en otras partes. La gran diferencia con la Cuba de hoy era que la inmensa mayoría de esas prostitutas eran mujeres de las clases más pobres y menos instruidas. Hoy día prácticamente toda la población cubana es pobre y un inmenso sector vive en la más lamentable miseria. No obstante, hay un alto grado de instrucción en muchas de esas "jineteras". Muchas son profesionales, inteligentes e instruidas y se dedican al oficio más antiguo del mundo porque no encuentran otro medio de sobrevivir en una sociedad donde la inmensa mayoría de profesionales, técnicos y trabajadores calificados no llega a tener un ingreso ni siquiera de US40 mensuales.

Además, sabemos que el cubano que no tiene ingreso en dólares ve muy limitada su capacidad de consumo y en muchas partes no recibe atención ni servicios en su propio país. Las jineteras discriminan a estos cubanos también y van tras los turistas que les pueden pagar con la moneda codiciada. En los tiempos de la República el dólar y el peso tenían el mismo valor y un cubanito dispuesto a pagar obtenía los mismos "favores" que cualquier extranjero.

Otra falacia es el "alto analfabetismo" en la Cuba republicana. Según América en Cifras, de la Unión Panamericana, era del 21,1% en 1953 y había descendido al 16% en 1956. Esto colocaba a Cuba en el tercer lugar de América Latina después de Argentina y Uruguay. Hay que aclarar también que era un mal especialmente extendido entre la población rural. El analfabetismo entre la población urbana en 1956 era del 11.37%.

Cuba se encontraba en el momento del despegue económico hacia el primer mundo en 1959 y la educación era ya una partida muy importante en el Presupuesto Nacional.

Suelo no entrar en este tipo de discusiones porque debemos mirar hacia el futuro y olvidarnos de ese pasado que pudo haber sido, pero estimo que de vez en cuando hay que puntualizar los hechos de nuestra era repúblicana para aclarar la falsa percepción de muchos en nuestro mundo que creen sinceramente que Cuba era un país azotado por la miseria y con un nivel muy bajo de educación y que el radicalismo revolucionario estuvo justificado por ello.
El administrador ha desactivado la escritura pública.

Que cambie USA para que cambie Cuba. 10 Jun 2014 15:11 #8205

No estoy totalmente de acuerdo con el punto de vista del amigo Infante.

Es seguramente cierto que hay demasiadas jineteras en nuestra pobre patria, siempre son demasiadas pero siempre las hubo.
La Cuba de antes no era un convento de monjas. Cuando yo salí había cumplido diecinueve años así que era un muchachón y conocía bien los barrios de mi Habana natal.
Había barrios extremadamente calientes como el de Colón con sus calles Bernal y Crespo (para no citar más que dos) llenas de prostíbulos con mujeres de todas las edades y color de piel. Recuerdo a una encantadora guajirita de ojos verdes que ejercía su oficio, dicen que el más antiguo del mundo, en la calle Bernal y que no tendría más edad que yo, es decir diecisiete o dieciocho años en aquel entonces.
Los que hoy tienen mi edad, o más, a lo mejor recordarán los prostíbulos de la calle Pajarito y adyacentes o los de la calle Marina, cerca de San Lázaro con sus adyacentes Vapor y Hornos donde puerta con puerta avecinaban casas decentes y “bayús”.
Si no lo recuerdan puede que sea algún caso de amnesia selectiva o porque su extremada decencia o piedad apartaron sus pasos de esas zonas de “perdición”.

No nos vayamos a creer que aquellas mujerzuelas sólo ejercían ocultas tras las viejas y hermosas fachadas deslucidas, descascaradas y despintadas ya de La Habana Vieja.
Numerosas “freelance” nos silbaban desde detrás de un farol o la puerta de un bar.
Sé de lo que estoy hablando. Mi padre trabajaba en la calle Cuba y a veces iba a esperarlo a que saliera a eso de las seis de la tarde. ¡Cuántas veces no me habrán silbado y abordado por aquellas calles!
Uno de los amigos de mi padre, un francés alto, rubio, de ojos azules que allá pasaba por americano, trabajaba en un edificio que creo recordar que estaba cerca del Parque de las Misiones. Este señor nos contó que a veces algunos hombres se le acercaban y le preguntaban: ¡Míster! ¡Míster! ¿Arr yu lukin for lítel guerls orr lítel boys?
No sería Cambodia pero ya no estábamos muy lejos de “las aceras de Manila” o de los “bares de Tailandia”.

Y todo eso ocurría en aquella edad de oro en la que en Cuba “todo el mundo vivía bien”.
Es cierto que había en nuestro país una clase media bastante importante y que comparado con los paupérrimos países centroamericanos o andinos hacíamos el papel de dueños del paraíso pero ¡Caballero! ¡Hay que relativizar! Y entender que si en Cuba “todo el mundo tenía criada” podemos afirmar sin equivocarnos que había entonces muchas criadas que no tenían criadas.

Por otra parte, ¿por qué pensar que los turistas norteamericanos que van a inundar las calles de La Habana no irán más que con la intención de hacer turismo sexual?
Me parece que es una idea bastante peyorativa de los turistas originarios de EEUU.
Ya escribí en alguna parte que la libertad de viajar a un país no implica la exención de visa y tampoco creo que haya una marea humana que desembarque sin reservación en algún hotel o casa de huéspedes.
A Cuba van turistas de muchísimos países del mundo y no todos van en busca de turismo sexual además de que para eso también disponen de la competencia de países como la República Dominicana o del Estado Libre Asociado (Commonwealth) de Puerto Rico y otros muchos.

Hace veinticinco o treinta años todavía encontrábamos por estos mundos de Dios algunos ilusos que creían en los logros del régimen cubano.
La magnífica propaganda llevada a cabo de mano maestra por el gobierno revolucionario había hecho creer en muchos países que Cuba se había convertido de la noche a la mañana en un país que tal nuevo David había vencido al Goliat imperialista que lo mantenía en el subdesarrollo y donde todo el mundo había aprendido a leer en pocos meses y disfrutaba gracias a su líder barbudo de un sistema de salud digno de la admiración del mundo.
Cada vez que podía yo explicaba que en 1959 el analfabetismo en Cuba estaba por debajo del 25%. Demasiado alto, sin duda, pero admirable comparado con la mayoría de los países de “Nuestra América” e incomparablemente mejor que el promedio en Asia o en África y que siempre hubo en Cuba espléndidos médicos, como los mejores del mundo.
También les decía que yo había conocido a dos estudiantes norteamericanos que habían ido a Cuba a estudiar en la Facultad de Medicina de nuestra bicentenaria Universidad de La Habana.

Muchos entonces no me creían pero ahora la situación ha cambiado y en mis múltiples viajes (los que me conocen saben que tengo la suerte de pasar gran parte de mi vida viajando) casi no encuentro ya gente que no sea “consciente del oprobio” de nuestro pueblo así que en esto tampoco coincido con Efraín Infante.

No importa, si todo el mundo pensara igual nuestro planeta sería un lugar más apacible pero probablemente más aburrido y como a todos los que aspiran a un futuro democrático en nuestro país le envío un abrazo fraterno.

Para terminar quisiera decir que comerciar libremente no quiere decir sin condiciones y también hay que pensar que el hecho de poder vender no significa forzosamente conceder créditos sin garantía de pago a diestra y siniestra.
También me parece erróneo presentar a China como si fuera un espantapájaros.
Los cambios ocurridos en China no son únicamente económicos, las mentalidades evolucionan con rapidez y los chinos de hoy no son los mismos que aquellos con que trataron el General de Gaulle en 1964 ni el presidente Nixon unos años más tarde, abriendo la puerta a los cambios que vemos en nuestro siglo XXI
El administrador ha desactivado la escritura pública.

Que cambie USA para que cambie Cuba. 09 Jun 2014 02:59 #8204

Respetado amigo José Manuel. Le diría que no es necesario ir a Cambodia para lo mencionado, pues infinidad de films muestran ese triste escenario a más de otros reportajes periodísticos. No hablaba de infelices islotes en mi comentario anterior. Lo que mencionaba atañe a muchos círculos de intelectuales (que los hay muy dignos) familiarizados con la cosa cubana y patriotas extranjeros que han padecido el mismo yugo que impide el desarrollo y la democracia en Cuba. Hasta aquí mis comentarios sobre el tema. Muchas gracias por sus agudas respuestas, aunque lamento que no coincidamos. Viva la democracia y la libertad.
El administrador ha desactivado la escritura pública.

Que cambie USA para que cambie Cuba. 09 Jun 2014 02:48 #8203

Mi opiniòn sobre Camboya, don Efraìn? Lo lamento pero no tengo experiencia alguna en el rubro al que usted se refiere... Eso se lo dejo a quienes conocen ese tipo de situaciones de primera mano.

Si es sobre el embargo que me pide usted opiniòn, entonces si, estoy total y absolutamente de acuerdo con usted: "no le encuentro ninguna, absolutamente ninguna justificaciòn al embargo"...

En cuanto a justificarlo por la via de no mandarle una señal confusa a "las otras pocas naciones conscientes del oprobio del régimen cubano", supongo que se refiere usted a las ùnicas dos que votan con "nosotros" cada año en la Asamblea General de la ONU: Vanuatu y las Islas Marshall. Pero yo no me preocuparia mucho por ellas, don Efraìn, ya que tienen otras prioridades que estar pendientes de las señales que les enviamos: gracias a la labor visionaria de "expertos" como nuestro senador junior por el estado de la Florida, siempre alerta ante los disparates de cientìficos alarmistas como los que promueven la teorìa del calentamiento ambiental, tanto Vanuatu como las Marshall estàn llamadas a desaparecer proximamente bajo el nivel del mar.
Un saludo afectuoso, don Eefraìn.
El administrador ha desactivado la escritura pública.

Que cambie USA para que cambie Cuba. 09 Jun 2014 01:56 #8202

Vemos que es una seguidilla, a veces sin aparente foco, cuando el señor Palli no encuentra ninguna, absolutamente ninguna, justificación al embargo, mal llamado bloqueo. Las detalladas explicaciones del señor Ernesto parecen no convencerle, estimado amigo. Yo imagino la Cuba actual sin "bloqueo" a algo parecido a Cambodia, en lo referido al sexo comercializado. Si jineteras ya sobran en la Isla, por las razones que se han discutido y otras, una Cuba, una ciudad de la Habana con los turistas americanos inundando las calles y los prostíbulos improvisados, sería algo muy lastimoso. Por supuesto que esto sólo sería una razón más; no la única ni la principal. Aún los pocos que quedan en otras naciones conscientes del aprobio del régimen cubano, ante esto, pudieran acabar diciendo: bueno, parece que la cosa mejoró pues hasta los gringos ya comercian con Cuba libremente y sin condiciones ... ¿Pudiéramos decir que esta hipotética situación mejoraría al cubano común y corriente? ¿No lograríamos renegar por siempre a la esperanza de una Cuba sana, democrática? ¿Es eso lo que ansiamos para nuestra patria herida y vituperada? Yo creería que no. ¿Y usted que opina, estimado amigo José Manuel Palli?
El administrador ha desactivado la escritura pública.
Tiempo de carga de la página: 0.130 segundos
Powered by Kunena Forum