Menu
24/06/2019
A+ A A-
Bienvenido, Invitado
Nombre de Usuario: Contraseña: Recordarme
  • Página:
  • 1
  • 2

TEMA: Un plan sencillo para eliminar la pesadilla del IRS

Un plan sencillo para eliminar la pesadilla del IRS 16 Dic 2017 19:36 #10290

El plan aprobado en estos días por el Congreso de EEUU es menos complicado que el sistema impositivo anterior, pero dista muchísimo de ser sencillo. Por otra parte, es cierto que favorece a la clase empresarial a todos los niveles, grandes y pequeñas corporaciones o empresas familiares, pero también que los que tenemos ingresos de menos de $100,000 al año saldremos beneficiados, sobre todo gracias al aumento del "Standard Deduction" de $6,000 a $12,000 por individuo y de $12,000 a $24,000 por pareja, y por las nuevas deducciones de hasta $10,000 de los impuestos sobre la propiedad. Las pequeñas empresas familiares (que no son corporaciones) pueden deducir el 23% de sus ganancias y pagar esa diferencia al nivel impositivo personal, que es más bajo.

La nueva ley impositiva será aplicable en la declaración de impuestos de abril de 2019 para el año 2018 y constará de siete niveles:
10%: $0 to $19,050 for married joint filers
12%: $19,051 to $77,400 joint
22%: $77,401 to $165,000 joint
24%: $165,001 to $315,000 joint
32%: $315,001 to $400,000 joint
35%: $400,001 to $600,000 joint
37%: Over $600,000 joint

No obstante, las parejas con ingresos inferiores a los $24,000 no pagarán impuestos debido al Standard Deduction. Las que además sean propietarias de su vivienda, contarán con deducciones de hasta $10,000 más, resultando en que todos los que reciban menos de $30,000 al año no pagarán impuestos. Y los demás que estemos en el nivel de entre $19,051 a $77,400 pagaremos sólo el 12% de los ingresos netos una vez que se resten los $34,000 que son automáticamente deducibles. Algunos pueden tener deducciones todavía mayores si lo hacen renglón por renglón (itemizing).

Como señalé en mensajes anteriores, todo esto es muy complicado y muchos se verán obligados a pagar un contador público que desenrede el código impositivo para presentar una declaración correcta y para protegerse de una desastrosa auditoría. Por el contrario, el plan impositivo sobre el consumo que esbocé anteriormente es claro, fácil y trasparente, y no necesita un mamotreto de más de 40,000 páginas (como el que existe ahora) para explicarlo. Bastaría un movimiento nacional de cartas y comunicaciones a congresistas y senadores señalándoles que no votarán por ellos en las próximas elecciones si no confeccionan un plan impositivo sobre el consumo en reemplazo del IRS, para que estos legisladores se vieran obligados a considerarlo y redactarlo. No basta con protestar y comentar con los amigos, hacen falta muchas decisiones personales de que "hay que actuar" y participar con las herramientas democráticas que tenemos.
El administrador ha desactivado la escritura pública.

Un plan sencillo para eliminar la pesadilla del IRS 16 Dic 2017 13:32 #10287

Cual es el "plan sencillo" Gerardo? El tuyo sobre el impuesto nacional al consumo o el de Trump, Ryan, McConnell y cia. elaborado y aprobado entre gallos y medianoche?

La "realidad" es que el único que cuenta, sencillo o no, es el de esta gavilla de irresponsables que tienen tan poca credibilidad que uno llega a creer que, en el fondo (y ya hace rato que estamos en el fondo) no "creen" en nada -que no sea lo que circunstancialmente conviene a sus intereses personales y a los de sus "sponsors".

Pero me parecería una muestra de transparencia -"sinceramiento"?- que adoptáramos como lema nacional para el siglo XXI lo de "tiburón se baña pero salpica"... La pregunta, claro, es que tan mojados o salpicados quedaran los que no son tiburones (o rémoras, uno de los animalillos que mas abundan en las costas Mayameras...).
El administrador ha desactivado la escritura pública.

Un plan sencillo para eliminar la pesadilla del IRS 15 Dic 2017 19:32 #10285

La "economía del goteo", más conocida como "trickle-down", recuerda un viejo refrán cubano que decía, "el tiburón se baña, pero salpica". Aunque esta es una imagen peyorativa, porque también se presenta al tiburón como el paradigma del pez grande que se come al más chico, tine notable sentido en la ciencia económica cuando plantea la "teoría del multiplicador", que lejos de ser una teoría neoliberal o conservadora fue planteada por J.M. Keynes, quien estaba lejos de esas tendencias supuestamente favorecedoras de "los ricos".

Estamos hablando del "efecto multiplicador del gasto" (o consumo), que se basa en que la producción total del país (Y) es igual a todo lo que consume el sector privado (C) más lo que se invierte (I) más lo que gasta el sector público (G), es decir, se basa en la famosa ecuación Y=C+I+G. Dentro de estos parámetros debemos considerar la Propensión Marginal al Consumo (P) como un número comprendido entre 0 y 1, que define la cantidad porcentual que cada consumidor gasta por cada unidad monetaria que recibe. Luego el consumo puede definirse como otra ecuación: C=P(Y-T). En estos cálculos hay que determinar ese porcentaje marginal de propensión al consumo que puede ser, por ejemplo de 0.9 (o del 90%), mientras que el resto es destinado al ahorro.

Según haya más ricos o más pobres en una sociedad, este índice será mayor o menor. Y estas ecuaciones permiten probar teóricamente que cuanto mayores son los gastos públicos, más aumentará la renta (los ingresos) de las familias, que a su vez gastarán parte del dinero, que irá a manos de otras familias que también gastarán esa porción, en una larga cadena que tendría como consecuencia la activación de la economía y, de esa forma, su crecimiento.

Esto es cierto, pero con el agravante de que los gastos públicos excesivos acaban por endeudar excesivamente al país con el consecuente perjuicio para todos sus habitantes, que de ese modo habrán disfrutado de algunos años de bonanza, pero años prestados que no son sostenibles. Por tanto, este tipo de "crecimiento" es un espejismo temporal que se disuelve cuando provoca inflación, se devalúa la moneda (o su poder adquisitivo) y eventualmente hay una recesión.

La economía de goteo (trickle-down), emplea la misma teoría, pero aplicada al sector privado y a la población en general, independientemente de los gastos de gobierno. Al rebajar los impuestos, el multiplicador se aplica a todos los niveles, pero la circulación del dinero en este caso no es producto de gastos públicos sino de iniciativa privada. Por lo tanto, los gastos públicos pueden reducirse gradualmente mientras el ingreso impositivo va en aumento como resultado de una mayor actividad empresarial privada en la economía. A esto se le llamó "Reaganomics" en su tiempo. Sus detractores basan esencialmente sus críticas señalando cómo aumento la deuda durante ese período presidencial. Pero se quedan ahí y no analizan los años subsiguientes, porque esa política económica continuó en los años del Presidente Bush y finalmente en los del Presidente Clinton, al final de los cuales, el presupuesto se había equilibrado y se había logrado incluso un superávit de los ingresos.

El artículo señalado por Pallí, menciona encuestas en las que la percepción de la población es notablemente mayoritaria en su convencimiento de que los más beneficiados serán las grandes corporaciones y "los ricos", mientras que a los pobres poco o nada les tocará. Pero la mayoría de la población no tiene la menor idea sobre estas teorías y responden a la opinión de periodistas que en su abrumadora mayoría están convencidos de las bondades de una mayor centralización del Estado. Es decir, son keynesianos solapados que propugnan una política de mayor intervención del Estado en toda la actividad de la nación y, por tanto, un mayor gasto que supuestamente, para ellos, multiplicará el crecimiento del país, mientras que la deuda resultante deberá ser sufragada con la aplicación de mayores impuestos a los más favorecidos.

Esta ideología económica se puso claramente en práctica desde los albores del nuevo siglo con un notable aumento de la deuda, seguido por otros 8 años de derroche público que aceleraron peligrosamente el endeudamiento a niveles sin precedentes (el cual creció más del 100%, de apenas 9 trillones en 2008 a más de 20 trillones en 2016), al tiempo que se producía una notable fuga de capitales y empresas a otros lugares del planeta donde erán más bienvenidas.
Todavía estamos viviendo en la burbuja keynesiana de estos 8 años (2008-2016), pero si no se frena el gasto y se estimula la iniciativa privada, la burbuja volvería a estallar con consecuencias mucho más abrumadoras que las que EEUU sufrió a partir de 2008.

Estos problemas y controversias se resolverían con un sistema trasparente y diáfano para todos, mediante la eliminación del IRS y la transformación de la política fiscal a un impuesto progresivo sobre el consumo. Tanto los empresarios, grandes o pequeños, se beneficiarían porque los impuestos no estarían basados en la producción o las ventas y las ganancias resultantes sino en el consumo. Además, se beneficiarían los más pobres, no sólo porque son los que menos consumen y los que gastan muy poco o nada en artículos de lujo, sino porque sus gastos principales (alimentos y medicinas) no serían gravados, y contarían con una clara percepción de la carga impositiva que les toca al tomar las riendas de su presupuesto familiar mediante el control personal del consumo.
El administrador ha desactivado la escritura pública.

Un plan sencillo para eliminar la pesadilla del IRS 13 Dic 2017 13:45 #10283

Muy interesante tu propuesta, amigo Gerardo, pero los vientos que soplan (desde hace mas de tres décadas) en nuestra nación -y que abonan las ideas detrás del Trump-Tax Reform- se nutren de una percepción casi infantil de la economía y de la sociedad, percepción que quedó cristalizada hace años en lo que se ha dado en llamar efecto "Trickle-down".

Este escrito que acabo de leer me parece muy completo en su análisis de esa teoría que tantos defensores tiene entre los "adoradores" del tandem que conformaron Ronnie & Maggie, por eso lo comparto contigo y con los lectores de este foro:

knowledge.wharton.upenn.edu/article/trickle-econom..._campaign=2017-12-12
El administrador ha desactivado la escritura pública.

Un plan sencillo para eliminar la pesadilla del IRS 27 Nov 2017 22:33 #10254

Si no hubiera tantos intereses creados en Estados Unidos que se benefician con la manipulación del Código impositivo aplicable a los ingresos de sus ciudadanos, sería muy sencillo eliminar de un plumazo los "Individual & estate and trust income taxes" para reemplazarlos por un impuesto nacional al consumo que no requeriría complicados procesos de contabilidad y sería mucho más trasparente que el sistema actual.

El sistema de impuestos por el servicio de rentas internas de los Estados Unidos (IRS) es una verdadera pesadilla para los consumidores, hasta el punto que hasta los contadores públicos deben cursar seminarios de estudios todos los años para entender sus vericuetos y elaborar una declaración que sea justa para el consumidor. Son muy escasas las personas que en Estados Unidos son capaces de llenar por si solas su declaración de impuestos, lo cual implica gastos contractuales importantes con los profesionales que les hacen el trabajo. A su vez, hay tantas triquiñuelas en el Código (que contaba en 2016 con 74,608 páginas de lenguaje ambigüo y legalista), que se necesita un abogado que defienda al consumidor cuando tiene un encontronazo con el IRS o, en el mejor de los casos, la contratación de un contador público que previamente haya cobrado una importante cifra adicional para garantizar su participación en la defensa del consumidor si enfrenta cargos.

Según el Federal Reserve Bank de St. Luis, los consumidores gastaron $12,820,694,000,000,000 en 2016. Según el IRS, los ingresos netos ese mismo año por Individual & estate and trust income taxes fueron aproximadamente 1,400,000,000,000,000. Si excluimos bebidas y alimentos, los consumidores gastaron aproximadamente $10,641,180,000,000,000. Por tanto, el ingreso obtenido por el IRS durante el mismo período es aproximadamente un 13% de los gastos en otros productos de consumo de sus contribuyentes.

Bastaría entonces un impuesto nacional sobre el consumo (excluyendo los alimentos) de entre el 13% y el 14% para satisfacer los actuales gravámenes impositivos del IRS de una manera mucho más justa, trasparente y fácil de controlar, tanto por el consumidor como por las autoridades encargadas del presupuesto. Si, además, el impuesto nacional sobre el consumo se hiciera progresivo, con un porcentaje mayor para productos más caros, los consumidores de bajos ingresos podrían solamente pagar un promedio de alrededor del 11% por sus compras. Esto se lograría con una escala que habría que ajustar a nivel legislativo, pero que podría concebirse como sigue: Entre $0 y $10 = 9%; entre $10 y $100 = 9.5%; entre $100 y $200 = 10%; entre $200 y $500 = 10.5%; entre $500 y $1,000 = 11%; entre $1,000 y $2,000 = 11.5%; entre $2,000 y $5,000 = 12%; entre $5,000 y $10,000 = 12.5%; entre $10,000 y $20,000 = 13%; entre $20,000 y $50,000 = 13.5%; entre $50,000 y $100,000 = 14%; entre $100,000 y $250,000 = 14.5%; y más de $250,000 = 15%.

Estas tasas no se aplicarían a cifras acumulativas, sino que el porcentaje se aplicaría al precio de venta de cada producto. Esto quiere decir que un yate de $1,000,000 pagaría un impuesto de consumo de $150,000, o un Ferrari de $200,000 pagaría $29,000, mientras que una tostadora de $40 pagaría $3.80 y la entrada al cine de $9 pagaría $0.81. Por tanto, la mayoría de los consumidores pagaría por sus compras entre el 9% y el 11%. Estas tasas serían iguales para todos sin excepción. La diferencia es que el consumidor que gasta en productos más caros o que consume muchos artículos de lujo pagaría proporcionalmente más. Y quedaría eliminado totalmente el impuesto sobre los ingresos.

Este sistema excluye el precio de las bebidas (no alcohólicas) y los alimentos y, por lo tanto, los consumidores más pobres no se verían afectados por impuestos en el renglón que representa el más alto porcentaje de sus gastos después de la renta habitacional. Los otros productos básicos que podrían afectar a los consumidores de más bajos ingresos serían las medicinas. Esto se resolvería mediante un sistema de salud que diera las medicinas bajo receta gratis a todos los consumidores con ingresos inferiores al nivel de pobreza, y al resto con un co-pago porcentualmente razonable.

Un impuesto sobre el consumo frenaría el consumismo desenfrenado, alentaría el ahorro y sería más justo porque cada quien pagaría impuestos según sus propias decisiones de consumo. Este es un plan que han esgrimido candidatos libertarios en Estados Unidos, el cual es de los pocos proyectos en su programa que vale la pena aplaudir y respaldar por todos los medios al alcance de los ciudadanos norteamericanos.
El administrador ha desactivado la escritura pública.
  • Página:
  • 1
  • 2
Tiempo de carga de la página: 0.131 segundos
Powered by Kunena Forum