Menu
16/11/2019
A+ A A-
Bienvenido, Invitado
Nombre de Usuario: Contraseña: Recordarme

TEMA: Que cambie USA para que cambie Cuba.

Que cambie USA para que cambie Cuba. 04 Jun 2014 01:24 #8198

Estoy con agrado sorprendido por haber provocado con mi aporte, toda una discusión y todo un debate en los que, de manera civilizada y respetuosa, cada uno ha expresado su opinión sobre el tema.

El título de mi artículo y su contenido responden, no solo a la carta de marras, si no a toda una tendencia que expresa en síntesis, que son los EEUU los que tienen que modificar su política hacia el gobierno de Cuba para que éste dé otros pasos hacia la transformación del país.

En mi opinión y basado en la forma de actuar del régimen cubano en estos más de 50 años, lo único que éste busca es el acceso al dinero de los entes financieros internacionales y al turismo, norteamericano principalmente, además de todo medio que le produzca ingresos.

El planteamiento de que con cambios en la economía se sucederán cambios políticos, ya hemos visto que a pesar de la inversión extranjera que se ha permitido en Cuba desde hace años, con grandes inversiones en el campo del turismo y su necesaria infraestructura, el cubano de a pié no se ha visto beneficiado en absoluto de ello, sobre todo, porque no son empleados directos de las empresas, si no de la agencia de empleo oficial que recibe el salario en dólares y paga a los cubanos en pesos cubanos, lo que provoca una especie de nueva esclavitud pues, mientras en el exterior un empleado de nivel medio de un hotel gana unos mil doscientos dólares en Costa Rica, en Cuba el gobierno le paga veinte dólares. Otros ejemplos los encontramos en otros países donde la apertura económica no ha producido la política. Y no porque no pueda suceder si no porque esos gobiernos evitan que suceda. De ahí que, mientras se producen pequeños cambios, con la aparición de pequeños negocios, arrecia la represión en lo político. Estoy seguro que los estimables foristas estan al tanto de estos hechos y no veo que los tenga que enumerar.

El gobierno cubano siempre ha practicado la política de un paso al frente y ninguno atrás. La máxima del PCC lo ilustra suficientemente cuando proclamaron hace más de cuarenta años: " atrás ni para coger impulso ".

Ojalá yo esté equivocado pero los hechos, que no los criterios y los conceptos, me dicen lo contrario.

Por último quiero insistir en que, por respeto y homenaje a los que hoy sufren en Cuba los abusos, las detenciones, las golpizas, las amenazas y hasta la imposibilidad de un trabajo digno por su condición de opositores, y así y todo siguen luchando desde hace años por un futuro mejor para todos los cubanos, y han conseguido a una alto precio algunos espacios, no apoyaré ninguna iniciativa que no tenga su aprobación. Y la oposición interna, mayoritariamente, se opone a cualquier medida que le dé un respiro mayor al régimen, porque las que se han implementado y puesto en práctica, no han mejorado las condiciones de la gran mayoría del pueblo, ni en lo económico ni en lo político.

En cuanto al título de mi artículo encuentro que está muy bien como está pero me parecería bien que si el amigo Pallí quiere escribir uno con otro encabezado, lo leería con interés y simpatía.

Por último quisiera suponer lo que hubiera pasado en Cuba de no haberse producido el embargo. Estaría mejor? Estaría peor? Se hubiera radicalizado el régimen o no ? El sistema de socialismo al estilo soviético se hubiera profundizado de todos modos o no ?

Son preguntas que me hago a menudo desde hace tiempo y, recién ahora, empiezo a encontrar algunas respuestas observando lo que sucede en Venezuela.

Saludos cordiales.
El administrador ha desactivado la escritura pública.

Que cambie USA para que cambie Cuba. 03 Jun 2014 22:59 #8197

De acuerdo, nuevamente, contigo, mi estimado amigo: el diàlogo es entre dos. Por eso es màs fåcil, por ahora, que se de ese dialogo entre los dos estados, Cuba y los EE.UU., que el que tanto tu como yo preferimos y queremos que se concrete entre cubanos.

Pero para facilitar ese diàlogo entre cubanos seria pràctico (y hasta imprescindible, quizàs, para que Cuba se preste a dialogar), me parece a mi, que los cubanos que queramos ser su interlocutor logremos encontrar una sola voz donde no hay sino una cacofonìa. Y que desarrollemos una mentalidad mas acorde con ese desafìo.

Desde esa perspectiva, el articulo que nos convoca no debiera llevar por titulo "Que cambie USA para que cambie Cuba", sino que cambiemos nosotros, los cubanos exiliados para que cambie Cuba. Y eso es lo que me lleva a decir que la primavera que mas nos urge a los cubanos es la que debe producirse en Miami, que es infinitamente mas urgente y factible que la que deseamos ver en Cuba: por que la de aquì depende exclusivamente de nosotros, y la de allà no...
El administrador ha desactivado la escritura pública.

Que cambie USA para que cambie Cuba. 03 Jun 2014 22:22 #8196

Estoy muy de acuerdo con que la negociación para resolver los problemas de Cuba debe realizarse primordialmente entre cubanos. He brindado mi resuelto apoyo por muchos años a las iniciativas del Movimiento Cristiano Liberación y a su tristemente fallecido líder Osvaldo Payá y he participado activamente en iniciativas de respaldo a su estrategia desde Nueva York, cuando vivía allá, y desde Miami más recientemente, entre las cuales se encuentra la organización de dos Círculos de Reflexión para contribuir a una de sus campañas. El informe de uno de esos Círculos de Reflexión aparece AQUÍ.

Más recientemente hemos contado con la colaboración del MCL, por intermedio de Ofelia Acevedo, vda. de Payá, y Rosa María Payá, en las gestiones a favor del diálogo y la negociación que impulsa el Foro de Promoción Democrática Continental.

Ahora bien, el diálogo es entre dos, y el debate es entre muchos. Para que funcionen, debe haber respeto mutuo, y para que exista ese respeto debe haber un reconocimiento (aunque sea mínimo) de los derechos ajenos.

Hasta ahora, los intentos de diálogo y de debate entre los polos políticos cubanos se han desvanecido en un monólogo con interlocutores sordos y arrogantes. Ojalá que algún día esos adversarios se destapen los oídos y podamos llegar a la tan ansiada reconciliación.

Aquí estamos participando en un largo debate en el que se han planteado muchos criterios y opiniones diferentes y en medio de las discrepancias hemos encontrado muchísimas coincidencias. Discrepamos en muchas cosas sin permitir que las divergencias nos conviertan en enemigos. Al contrario, somos amigos y nos sentimos enriquecidos por la reflexión a que nos obligan las razones de los demás. Eso ha sido posible porque todos hemos demostrado un alto nivel de respeto mutuo.

Y disculpa que vuelva a golpear en el yunque con la frase de que "¡esa es la gran diferencia!".
El administrador ha desactivado la escritura pública.

Que cambie USA para que cambie Cuba. 03 Jun 2014 21:09 #8195

Tengo perfectamente claras las grandes diferencias, Gerardo; las que tu señalas y tantìsimas otras...

Pero para esta y para toda otra negociacion, pero especialmente para la que querìa Osvaldo Payà, la negociaciòn exclusivamente entre cubanos, serìa bueno que las encaremos con el ànimo de encontrar coincidencias, no de establecer diferencias. Tu no crees?
El administrador ha desactivado la escritura pública.

Que cambie USA para que cambie Cuba. 03 Jun 2014 20:06 #8193

Lo bueno es que los ciudadanos de Estados Unidos y hasta quienes no lo son podemos denunciar las faltas y las violaciones de los Estados Unidos desde este Foro, desde los periódicos, desde las estaciones de radio y TV y en manifestaciones callejeras. Podemos también establecer recursos legales para remediar los errores. Podemos hacer con entera libertad campañas por congresistas que estén dispuestos a llevar adelante la ratificación de esos Pactos de Derechos Humanos y a redactar las leyes que los reconozcan y los defiendan. Y podemos decirles con decoro y con toda la razón del mundo a los parlamentarios de este país que se prestan a manejos turbios, que aunque utilicen mecanismos democráticos para entorpecer la ratificación de esos convenios y pactos, su gestión de entorpecimiento es ilegítima y merece el rechazo de todos.

Todo eso podemos hacer sin esperar represalias por nuestras opiniones y acciones políticas. No hay leyes que nos condenen por esas cosas. Y cuando se producen abusos como consecuencia de esas acciones, el escándalo es mayúsculo y contamos con medios eficaces para defendernos.

Esa es la gran diferencia.

Por eso nuestros representantes y diplomáticos en los foros internacionales y en las negociaciones con otros países cuentan con la moral suficiente para exigir medidas semejantes de respeto a los derechos y a los acuerdos de parte de sus interlocutores.

Es muy lamentable que haya acciones sumamente reprobables por parte de gobiernos sucesivos de los Estados Unidos que intentan justificar por razones de "seguridad nacional", pero todavía tenemos los recursos legales y democráticos para enfrentar esa maldad y desenmascararla.

Esa es la gran diferencia.
El administrador ha desactivado la escritura pública.

Que cambie USA para que cambie Cuba. 03 Jun 2014 18:54 #8192

Mi comentario sobre la diferencia entre una agenda para la negociación entre cubanos (como la que siempre quiso y exigió Payà) y la que mejor serviría a los intereses de los EE.UU. en una eventual negociación con Cuba no se centra en lo que dices en éste párrafo que transcribo, amigo Gerardo:

“Todas las leyes y todos los derechos en todas partes son violadas por algunos, pero el argumento de que se violan en todas partes no justifica la violación en parte alguna.”

Una de las “instituciones” o pilares de la democracia que con frecuencia invocamos, reclamamos y declamamos en Miami y sus playas es la transparencia. No estoy convencido que esa transparencia que tanto celebramos sea, invariablemente, conducente para la resolución de un problema, diferendo o conflicto como el que existe entre Cuba y los EE.UU. (de hecho, estoy seguro, que mientras nosotros nos ejercitamos en este interesante debate entre foristas, es mucho lo que se está discutiendo entre ambos países tras bambalinas). Pero como asumo que muchos amigos míos insistirán que toda negociación, una vez que reciba nuestra bendición, se lleve a acabo de manera pública y transparente, es que hice el comentario que hice en cuanto a que quizás para los EE.UU. no fuera conveniente decir que el punto numero en su agenda era el de los DD.HH…

Se cae de maduro (o de la mata, para no darle màs crédito del que merece a quien un eminente historiador vecino nuestro llama “el guagüero”…) que ambas partes en esa eventual negociación se echarán en cara, recíprocamente, todo tipo de atrocidades, pero como tu bien dices, Gerardo, las violaciones del uno son un pésimo argumento para justificar las del otro… Mi esperanza es que la negociación no se quede en ese nivel de acusaciones mutuas, porque entonces no serviría para nada…

Lo que tenia en mente cuando hice mi comentario no son sino cuestiones fácticas sobre las cuales es muy difícil discutir, porque son hechos sobre los que poco y nada se puede discutir. Te explico.

Quizás por desinformación o por ignorancia, a veces nosotros mismos nos arrinconamos con argumentos que no hacen mas que hacerle el juego a la otra parte. Cuba firmó , si mal no recuerdo hace poco mas de 5 años (en el 2008?) y con mucho bombo y platillo, dos tratados o convenios internacionales celebrados bajo el auspicio de la ONU, uno sobre derechos económicos, sociales y culturales y otro sobre derechos civiles y políticos. Una de las banderas que con frecuencia enarbola un sector de nuestra comunidad exiliada –repito, no puedo pensar sino que por falta de información- es el reclamo airado porque Cuba no ha ratificado ninguno de esos dos tratados (lo que es absolutamente cierto).

Los EE.UU. también firmaron esos dos tratados, pero en 1977. El primero de ellos todavía no lo han ratificado, y el otro lo ratificaron en 1992, 15 años después de firmarlo.

Cuba ha estado excluida (o suspendida, no recuerdo ahora mismo cual es el término “legal” aplicable) de la OEA desde la década de los sesenta, y no ha participado en la gestación de gran parte de la normativa interamericana de DD.HH. que se desarrolló durante todos esos años (en el origen mismo de esa normativa, Cuba fue actor principal, como bien sabemos todos). Los EE.UU. si, y firmaron, también en 1977, la Convención Interamericana de DD.HH. (conocida como Pacto de San José): han transcurrido 37 años y todavía no la han ratificado. En cuanto a su corolario, el Pacto de San Salvador que data de 1988, ni siquiera lo han firmado…

En 1980 (hace 34 años), se celebró, bajo el auspicio de la ONU, la Convención para la Eliminación de toda forma de Discriminación contra la Mujer, que Cuba firmó y ratificó en pocos meses. Los EE.UU. tampoco la han firmado hasta el sol de hoy…

Fue pensando en este tipo de hechos que hice el comentario que hice sobre la prudencia que debiéramos tener los “americanos” antes de seleccionar los puntos centrales de nuestra agenda para la negociación con Cuba, mi querido Gerardo, no pensando en Abu Grahib, ni en Guantánamo, ni en los “drones”, ni en el “wáter-boarding”, ni en nada por el estilo…, temas estos que, no te quepa la menor duda, también nos van a echar en cara en cualquier negociación… Pero para esos temas, habrá de “nuestro” lado, espero, alguien que sepa como batearlos…
El administrador ha desactivado la escritura pública.

Que cambie USA para que cambie Cuba. 03 Jun 2014 16:32 #8190

Los derechos humanos en su forma codificada actual son herencia del derecho natural, es decir, de la certeza íntima de que esos derechos son inherentes, inalienables e indivisibles. En otras palabras, que pertenecen a un orden natural superior a las disposiciones de un Estado o un gobierno o a las decisiones mayoritarias de un régimen democrático.

Por lo tanto, cuando se realizan negociaciones, esos derechos y libertades actualmente codificados están siempre sobre el tapete como referencia a lo que se debe y no se debe acordar. Todas las leyes y todos los derechos en todas partes son violadas por algunos, pero el argumento de que se violan en todas partes no justifica la violación en parte alguna.

El argumento legítimo consiste en establecer que esos derechos y libertades son plenamente reconocidos y que debe existir una estructura jurídica capacitada para defenderlos. Que no existan leyes que los conculquen, sea cual sea la justificación o motivación política. El debate entre países antidemocráticos y democráticos, tergiversado con el planteamiento de que "en todas partes se violan los derechos humanos", hay que enderezarlo a la discusión de cómo fortalecer la capacidad de los ciudadanos a defenderlos por medios legales, sea cual sea la estructura o la ideología del régimen.

Cuando existen medios legales para defender derechos y libertades, todas las negociaciones sobre cualquier tema y sus resultados tienen una garantía más legítima de cumplimiento y una posibilidad más firme de justicia.

Entiendo, como lo implica Ernesto en su último mensaje que hay muchos matices en todas estas consideraciones y comprendo que las actitudes maniqueas pueden impedir las transacciones que lleven a acuerdos viables. No obstante, insisto en que los principios y los derechos deben ser siempre el patrón, el modelo, el paradigma, que debemos ensalzar.

Luego no se trata de intransigencia sino de una firmeza de principios suficientemente definida como para permitirnos la flexibilidad en la negociación.
El administrador ha desactivado la escritura pública.

Que cambie USA para que cambie Cuba. 03 Jun 2014 05:07 #8189

Ahora te entiendo, Gerardo, y concuerdo plenamente con Ernesto cuando dice que ni estar a favor del levantamiento del embargo ni estar dispuestos a negociar "implica necesariamente que quienes lo hacen hayan cejado en su empeño por hacer de Cuba una nación democrática, en la que se respeten los derechos y libertades individuales".

Y creo que la posibilidad de consensuar esta posiciòn o actitud significa dar un paso importante en la direcciòn correcta. Yo comprendo lo difìcil que es para muchos aceptar o darle crédito a los dichos del gobierno cubano, pero lo cierto es que Raùl Castro ha dicho varias veces que ellos estàn dispuestos a poner sobre la mesa de negociaciòn todos los temas, sin exclusiòn (lo que supone incluir el tema de los derechos humanos, los civiles y las libertades individuales) siempre que la otra parte, los EE.UU., esté dispuesto a negociar de igual a igual.

Pero yo sugiero que tengamos cuidado al ordenar los puntos en nuestra agenda (y me refiero a la de los EE.UU, y no necesariamente a la que debiera regir una eventual negociaciòn exclusivamente entre cubanos, que para mi es mucho mas importante que la negociaciòn entre los dos estados) pues puede que a los EE.UU. no le convenga poner a los DD.HH. como el primer punto de su agenda.
El administrador ha desactivado la escritura pública.
Tiempo de carga de la página: 0.119 segundos
Powered by Kunena Forum