Menu
07/12/2019
A+ A A-
Bienvenido, Invitado
Nombre de Usuario: Contraseña: Recordarme

TEMA: La segunda Revolución Francesa

La segunda Revolución Francesa 27 Abr 2017 19:05 #9876

Los franceses vuelven a dar un giro a la historia. Fieles al espíritu revolucionario de 1789 han puesto fin a L’Ancien Régime de partidos de centro-derecha y centro-izquierda tradicionales, que durante los últimos 60 años se han alternado en el poder.

Con el entierro del establishment y la resurrección de la insurgencia, las elecciones de esta semana sitúan además a Francia en la vanguardia de un nuevo eje de competición política en Occidente, que ya no se centra tanto en debatir la economía sino la soberanía e identidad de los pueblos. ¿Ser países abiertos o cerrados, admitiendo o expulsando a extranjeros? ¿Favorables o contrarios a la globalización y las alianzas internacionales?

En la carrera hacia la presidencia de Francia la disputa principal, en la que se enmarcan todas las demás, es sobre la pertenencia o la salida de la Unión Europea (Frexit). Las visiones de los dos ganadores en la primera ronda electoral son diametralmente opuestas: el independiente Emmanuel Macron con su movimiento En Marche representa el “nuevo centro radical” que defiende una Francia abierta dentro de una Europa fuerte; mientras que la ultraderechista Marine Le Pen apela a la xenofobia y el miedo para salir de la Unión Europea (UE), culpándola de todos los males. Promueve a la vez el antieuropeísmo y el anticapitalismo, en aras a un supuesto patriotismo que recupere La grandeur de la France (un mensaje similar al America First de Trump).

La candidata del Frente Nacional –que irónicamente cobra su salario como parlamentaria de la UE que quiere aniquilar– también pretende sacar a su país de la OTAN, lo cual haría las delicias de su principal aliado y financiador de campaña, Vladimir Putin. El líder ruso está interfiriendo en las elecciones francesas como lo hizo en las de Estados Unidos, con propaganda, dinero y hackers. A favor de Le Pen y en contra de Macron.

El mismo grupo de la inteligencia rusa que penetró el Comité Nacional Demócrata, Fancy Bear, también lo ha tratado con la campaña de Macron. Y los mismos internet trolls de noticias falsas y propaganda que usaron contra Hillary Clinton apuntan ahora contra el candidato de 39 años, ex ministro de Economía y neófito en las lides de la competición política. Los calumniosos artículos le acusan entre otras cosas de estar comprado por bancos americanos y por Arabia Saudita, de tener dinero en paraísos fiscales e incluso de llevar una doble vida sexual, con su esposa y con un conocido periodista.

A tal grado ha llegado la campaña de desinformación contra Macron que ha forzado a Facebook a cancelar 30,000 cuentas. Y según un estudio del Centro de Ciberseguridad de la Universidad George Washington, un tercio de las cuentas de Twitter que se usaron para promover a Donald Trump ahora se dedican a divulgar teorías conspirativas contra Macron, al tiempo que promueven ideas de ultraderecha y anti EU que benefician a Le Pen.

Cuán eficaz puede ser la ayuda rusa se sabrá el 7 de mayo, día del duelo final, de cuyo resultado dependerá el futuro de la UE. Porque a diferencia del impacto del Brexit la potencial salida de Francia (Frexit) a manos de Le Pen tendría consecuencias devastadoras. Mientras que Gran Bretaña nunca estuvo completamente integrada en la UE y mantuvo su moneda frente al euro, Francia es la mayor potencia militar de Europa y la única nuclear. Sin ella la UE se desplomaría. Brexit rompió el hielo, pero Frexit provocaría una imparable avalancha de euroescepticismo en el continente.

A día de hoy los sondeos auguran una holgada victoria a Macron, el “candidato del consenso” que respaldan tanto republicanos y socialistas como los otros gobiernos de la UE. Su paso a la segunda vuelta ha renovado la esperanza en Europa y alejado el fantasma que la inestabilidad de una ruptura de la UE acarrearía en la estructura internacional, económica y política. Muestra de ello fue la reacción al alza de Wall Street y las otras grandes bolsas mundiales.

El gran peligro que todos temían era que quedasen finalistas la extrema derecha y la extrema izquierda populistas, Le Pen y Jean-Luc Mélenchon (también éste apoyado por Putin). Evitado ese catastrófico escenario para Francia, Europa y el mundo, la otra buena noticia es que la ola de populismo no es tan fiera como algunos la pintaban. La mala noticia es que Le Pen aún tiene opciones de ganar si logra unir a todos los votantes antisistema, los suyos y los de la ultraizquierda de los banlieues rouges –huérfanos de Mélenchon–, que ella intenta seducir con una demagogia neocomunista y antisistema.

No es esta una elección cualquiera. Es una decisión entre la esperanza y el miedo. Una encrucijada. Cuando la historia se escriba registrará este momento como el triunfo renovado de la Liberté, egalité, fraternité, o como su derrota.

Siga a Rosa Townsend en Twitter: @TownsendRosa
El administrador ha desactivado la escritura pública.
Tiempo de carga de la página: 0.109 segundos
Powered by Kunena Forum