Menu
28/03/2020
A+ A A-
Bienvenido, Invitado
Nombre de Usuario: Contraseña: Recordarme

TEMA: ¡Estamos en guerra!

¡Estamos en guerra! 09 Ene 2015 17:15 #8612

Asi como en el 2004 el sentimiento de muchos era "todos somos españoles", hoy el sentimiento debiera ser "todos somos franceses", amigo Abelardo...

Es eso lo que sienten mis conciudadanos en los EEUU? Lamentablemente no puedo sino confesarte que no lo se...

Aqui en Miami al menos, hoy estamos mucho mas pendientes de la nuevamente (y por centésima vez) "anunciada" y echada a rodar como rumor -por los incautos de siempre, a quienes parece referirse una estrofa del tango Mano a Mano que dice "...como juega el gato maula (en este caso, el gobierno cubano) con el mìsero ratòn"... (el siempre fiel a los rumores exilio miamense)- muerte de Fidel.

Por eso yo, aunque creo en la libertad de prensa, en lo que no creo es en "nuestra" prensa, y la pusilanimidad de esa prensa que patentiza lo que nos describes sobre la auto-censura de algunos miembros de nuestro cuarto poder (o "impoder") refuerza mi dificultad para creer casi nada de lo que leo en nuestros periòdicos (los hay mejores y peores, claro està) y mucho menos lo que dicen nuestras canaletas de TV en Miami.
El administrador ha desactivado la escritura pública.

¡Estamos en guerra! 08 Ene 2015 14:12 #8611

Las fuerzas de las tinieblas han vuelto a asesinar en la Ciudad Luz.

Esto no es retórica.

El oscurantismo religioso siempre ha estado en guerra con la luz de la inteligencia, con la libertad de pensamiento y de expresión.

No es de extrañar que los principales blancos de estos asesinos, bárbaros y salvajes, sean los Estados Unidos de América y países europeos como el Reino Unido, Francia y tantos otros que son en sí la representación misma de lo que los bárbaros odian: la democracia, la libertad y la razón.

Ya desde los años ochenta Francia, país de los derechos del hombre, fue atacada por el argelino GIA (grupo islámico armado).

En 1995 tuvo lugar el sangriento atentado del metro Saint-Michel, en París, con numerosos muertos.
Lástima que en aquel entonces, en los EEUU, pocos se hayan enterado de este atentado que tuvo lugar en un viejo país de “the rest of the world”.

Veinte años más tarde la situación no es la misma.
En “The States”, en particular y muy felizmente, mucha gente ha tomado consciencia de la existencia de un mundo más allá de sus fronteras.

Cuando en los setenta o los ochenta yo preguntaba a hijos de primos o de viejos amigos si aprendían algún idioma extranjero en el colegio; alemán, francés, italiano… me daban a menudo una respuesta espeluznante: “it’s not necessary”. Hoy, numerosos norteamericanos de veinte o treinta años hablan correctamente otro idioma.

El horrible atentado islamista de septiembre de 2001 en Nueva York actuó como un electrochoque para el mundo civilizado. El mundo entero apoyó a EEUU y contribuyó a la guerra contra Al Qaeda en Afganistán.

Desafortunadamente la poco feliz intervención norteamericana en Iraq en 2003, cuyos errores seguimos pagando todavía, cambió la mano y sopló aire sobre las ascuas del fundamentalismo islámico.

Los servicios secretos de muchos países han logrado impedir que se realizaran numerosos atentados contra Occidente como el que se preparaba en el 2000 en el “marché de Noël” de la ciudad francesa de Estrasburgo y que habría podido causar decenas de muertos, quizá un centenar.

No pudieron impedir, por desgracia el de Atocha, en Madrid en 2004, el del ”tube” en Londres en 2005 ni el de ayer (7 de enero de 2015), particularmente sangriento, en París contra el hebdomadario Charlie Hebdo.

Tampoco pudieron impedir que “lobos solitarios” cometieran horribles asesinatos como Mohammed Merah en la zona de Toulouse (Suroeste de Francia) en 2012 o Mehdi Mnemmouche en el Museo Judío de Bruselas en mayo de 2014.

Estamos en guerra. Pero no nos equivoquemos de enemigo. El enemigo es el islamismo o fundamentalismo islámico y no el islam.

Muchos musulmanes en Francia y en otros países han condenado rotundamente este odioso crimen y expresado el horror que han experimentado.

Ahora bien, la guerra hay que ganarla y para ganarla se necesita unidad y moral.

Los grandes líderes mundiales; Merkel, Cameron, Renzi, Obama, Putin, Juncker y otros muchos han expresado su simpatía y solidaridad con el pueblo francés.

Casi todos los grandes periódicos europeos han escrito en su primera página lemas y eslóganes como “Somos Charlie Hebdo” y han publicado varias de las caricaturas que hicieron que esa publicación estuviera desde 2006 en la mirilla de los asesinos que juraron su destrucción, además de otros dibujos en honor y en memoria de los periodistas y caricaturistas asesinados.

En EEUU algunos periódicos de Filadelfia y de Nueva York prefirieron censurar esas caricaturas “para no ofender a decenas de millones de musulmanes” y se contentaron con describirlas explicando que así los lectores tendrían una idea exacta de ellas.

Un editorialista escribió que, por respeto, jamás publicarían caricaturas que criticaban una religión.

No sé si es cobardía, hipocresía o estupidez pero los periodistas de Estados Unidos, que desde su nacimiento como nación ha sido una antorcha de la Libertad en el mundo, no nos tenían acostumbrados a semejante actitud.
El administrador ha desactivado la escritura pública.
Tiempo de carga de la página: 0.083 segundos
Powered by Kunena Forum