Menu
17/07/2019
A+ A A-
Bienvenido, Invitado
Nombre de Usuario: Contraseña: Recordarme

TEMA: ¿Libertad religiosa o discriminación solapada?

¿Libertad religiosa o discriminación solapada? 22 Abr 2015 18:04 #8738

Cuando se decide por mayoría contra los derechos humanos y las libertades fundamentales internacionalmente reconocidas (como un proceso de siglos que ha desembocado en nuestra civilización moderna), a esta situación se le llama muy apropiadamente "dictadura de las mayorías". Es el caso de los linchamientos: una mayoría popular decide arrastrar, torturar y matar a otro ciudadano por un determinado agravio o por un presunto delito. Esa "mayoría" lo priva de sus derechos a un juicio con garantías.

Uno de los derechos humanos fundamentales reconoce la obligación del Estado de proteger contra una mayoría enardecida a sus ciudadanos o reconocer en sus leyes la libertad que corresponde a cada persona para practicar su religión y defender su fe. Como todo derecho, el derecho de uno termina donde empieza el derecho del otro. En otras palabras, no se puede invocar un derecho en perjuicio de los derechos de los demás. Por lo tanto, cualquier ley que viole uno de esos derechos humanos o libertades fundamentales no es legítima, aunque la apruebe una mayoría aplastante de ciudadanos.

El argumento de los musulmanes, según lo plantea Abelardo, sería válido si no interfiriera con los derechos y libertades de la mayoría no musulmana. Supongo que en la mayoría de las Constituciones europeas se reconocen estos derechos y libertades y, por lo tanto, si la ley que los musulmanes pretenden no obedecer es inconstitucional, ese es el recurso jurídico que deben enarbolar.

En cuanto a la devoción por nuestro país de nacimiento o por el país que nos dio su acogida y ciudadanía, se demuestra sencillamente mediante el cumplimiento de sus leyes. En este sentido, vuelvo al último párrafo de los argumentos de Abelardo. Evidentemente, esos musulmanes que han emigrado a Europa no se les ocurrió emigrar a Corea del Norte o a algun otro país donde sus derechos serían conculcados. Emigran a Europa porque les gusta más y se sienten más protegidos que el país en el que vivían. Lo mínimo que puede esperarse de un inmigrante es que respete las costumbres y las leyes del país que los acoge. Entre los derechos humanos reconocidos no hay ninguno que establezca el derecho a imponer su cultura en el país anfitrión. Lo normal es que el aporte cultural del inmigrante se acople a la del país que lo recibe y, en muchos casos, la enriquezca. Pero no que pretenda cambiarla.
El administrador ha desactivado la escritura pública.

¿Libertad religiosa o discriminación solapada? 22 Abr 2015 17:06 #8737

Está claro que no es normal que exista una distorsión en la forma de contemplar la libertad religiosa y que ciertos sectores mayoritarios tengan que soportar exigencias y prohibiciones crecientes mientras que se observa una tendencia permisiva en ciertos sectores minoritarios como eufemística pero acertadamente escribe Gerardo.

No me sentiría concernido por este artículo que trata sobre todo del problema tal y como se presenta en EEUU pero Gerardo afirma, tal vez con razón, que en otros países también se pone un cuidado especial en no ofender a los musulmanes o islámicos (What’s the difference?).
Además, me entero con estupor de una situación que frisa lo absurdo (si no lo ridículo) en un país que muchos tratan de presentar como el paradigma “absoluto” que el mundo entero debería copiar, perdón, imitar.

Gerardo escribe:
“Además, se está extendiendo la prohibición de cualquier referencia o manifestación que pueda interpretarse como “religiosa” en las escuelas y los estudiantes se ven bajo presión que los obliga a abstenerse de mencionar a Dios en cualquier forma.
La estudiante de secundaria en Tennessee, Kendra Turner, fue suspendida recientemente por exclamar “Dios te bendiga” cuando una compañera estornudó
la Corte Suprema falló (Van Orden vs Perry) con un mandato en 2005 que obligó a remover un monumento donde estaban tallados los Diez Mandamientos que se encontraba frente al Capitolio Estatal de Texas, sin atender a los argumentos sobre su significado histórico.”


Entiendo que el Estado tenga, y que por consiguiente en las escuelas públicas exista, un deber de neutralidad política y religiosa. Es decir el respeto de todas las religiones sin privilegiar alguna pero lo de “abstenerse de mencionar a Dios en cualquier forma”, suspender a una alumna que dijo a otra que estornudó “God bless you” (supongo) o quitar un monumento que contenía los “Diez Mandamientos” es peor que absurdo. Es ridículo.
En el país donde vivo se dice que “lo ridículo no mata” pero así y todo…
Dejo de lado lo del significado histórico de los mandamientos, esto podría llevarnos demasiado lejos.

Por otra parte me quedé atónito de sorpresa al ver que el IRS el cual, si entiendo bien, es una administración fiscal instituida para recaudar impuestos se meta a pedir copias de las plegarias a las Iglesias que se manifiestan en contra del aborto o a exigir listas de los feligreses activos.
Aquí donde vivo los ciudadanos –democracia participativa obliga- le pondrían una demanda por abuso de atribuciones. ¿Será que en el tan cacareado “País de la Libertad” el Macartismo no está olvidado?

Ahora bien. Hay algunas ideas en el artículo de Gerardo que no me gustan mucho.
Después de citar a cierto número de personas de religión musulmana (lo cual es su perfecto derecho), con altos cargos en la administración norteamericana nuestro amigo escribe:
No es correcto descalificar a nadie por su religión y estos musulmanes pueden ser tan respetables como los miembros de otras religiones si demuestran como los demás su devoción por el país al cual sirven”.
Parece muy bien pero ¿Quién pide a los protestantes, a los católicos, a los budistas, a los qué sé yo que demuestren su devoción al país que sirven?
Que yo sepa todo ciudadano es inocente hasta que no se demuestre su culpabilidad. Habría que demostrar que fulano o mengano no es fiel a su país y no pedirle que demuestre su devoción a éste.

Otro punto discutible es, me parece, cuando escribe,
“[…] se atenta contra la libertad religiosa de la inmensa mayoría cristiana y se llega a castigarla por sus manifestaciones de religiosidad o por negarse a aceptar disposiciones que atentan contra sus principios éticos y su fe”. Naturalmente estoy en contra de cualquier atentado en contra de la libertad religiosa (que como cualquier otra libertad tiene su límite si no se manifiesta pacíficamente o turba el orden social, lo cual no es el caso) pero si las disposiciones que cita Gerardo son decididas democráticamente por una mayoría electa por el pueblo (es el caso en EEUU ¿no?) no entiendo cómo – ni con qué derecho – puede uno negarse a aceptar esas leyes que irían en contra de cierta ética y de cierta fe.
Ese argumento es también el de muchos musulmanes a quienes en Europa se les reprocha no querer aceptar algunas leyes de los países que los acogen cuando replican que prefieren obedecer a Dios antes que a los hombres.

A esa postura yo la llamo integrismo.
El administrador ha desactivado la escritura pública.

¿Libertad religiosa o discriminación solapada? 21 Abr 2015 17:59 #8736

Es interesante informarse sobre la influencia que han alcanzado los musulmanes en el gobierno de los Estados Unidos. Es interesante notar también que mientras el Presidente tiene mucho cuidado de no ofender al Islam evitando calificar a organizaciones como ISIS o Hezbollah de "radicales" o "terroristas", hay una campaña generalizada por la que apuntan desde diversas trincheras a cualquier manifestación "religiosa" como ofensiva o inconstitucional cuando tiene una inspiración cristiana.

Uno de los casos más controversiales sobre musulmanes nombrados a altos cargos no electivos en el gobierno de Estados Unidos es el de John Brennan, el actual director de la CIA, "acusado" de haberse convertido al Islam cuando era jefe de la misión de la CIA en Arabia Saudita. Esta "acusación" se basa principalmente en información revelada por un antiguo agente de la CIA, John Guandolo. No obstante, muchos cuestionan las declaraciones de Guandolo tachándolas de venganza por motivos personales y de trabajo y otros porque señalan una "falta de trasparencia" en sus pasadas actividades. No obstante, es un hecho que Brennan ha calificado repetidamente las actividades y objetivos de la Hermandad Musulmana como "moderados" y "benignos", y nunca ha reconocido que la Hermandad es el origen y promotora de organizaciones islámicas extremistas. Por otra parte, a pesar de los esfuerzos de otros para negar su conversión, Brennan nunca la ha negado ni ha comentado públicamente esas afirmaciones.

Otros casos son más evidentes:

La principal asesora del Presidente, Valerie Jarrett, es una musulmana nacida en Irán, donde todavía viven sus padres.

El Asesor de Seguridad Nacional, Mohammed Elibiary, es musulmán.

El Vicesecretario de Desarrollo Político para el Departamento de Seguridad Nacional, Arif Aikhan, es musulmán.

El asesor del Presidente, Salam al-Marayati, es musulmán y fundador del Consejo Musulmán de Actividades Públicas.

El principal asesor de Hilary Clinton, Huma Abedin, es musulmana, y su madre y su hermano son militantes de la Hermandad Musulmana en Egipto.

Uno de los "Zares" nombrados por el Presidente, el Imán Mohamed Magid, es un musulmán afiliado a la Sociedad Islámica de Norteamérica.

El asesor del Consejo de Solidaridad basada en la Fe, Eboo Patel, es musulmán.

Y el Congresista Keith Ellison juró su cargo sobre una copia del Corán, mientras que otros han rechazado hacerlo sobre la Biblia, supuestamente para no "ofender" a los creyentes de otras religiones. De hecho, el Presidente Obama omitió algunas palabras claves en su juramento de toma de posesión.

No es correcto descalificar a nadie por su religión y estos musulmanes pueden ser tan respetables como los miembros de otras religiones si demuestran como los demás su devoción por el país al cual sirven.

Por otra parte, es un hecho que se pone un cuidado muy especial en este y otros países por no "ofender" a musulmanes o islámicos, al tiempo que se atenta contra la libertad religiosa de la inmensa mayoría cristiana y se llega a castigarla por sus manifestaciones de religiosidad o por negarse a aceptar disposiciones que atentan contra sus principios éticos y su fe.

En el caso de los Estados Unidos, el IRS (Servicio de Rentas Internas/Impuestos a los ingresos) ha estado discriminando durante la actual Administración en contra de las iglesias y otras organizaciones cristianas con medidas que pueden considerarse como hostigamiento, causándo dificultades y gastos innecesarios a esas instituciones religiosas:

• Procediendo a auditorías repetidas e injustificadas de las organizaciones cristianas con una frecuencia mucho mayor que la acostumbrada;
• Exigiendo copias de las plegarias pronunciadas en las iglesias que se manifiestan a favor de la vida (en contra del aborto);
• Exigiendo listas de los asistentes a esas actividades pro-vida;
• Exigiendo copias de la lista de feligreses activos en las iglesias cristianas;
• Demandando a la Coalición pro-vida de Iowa para que les entregue copias de las plegarias pronunciadas en sus reuniones; y
• Exigiendo información sobre “el porcentaje de tiempo que su organización gasta en grupos de oración”.

Por añadidura, los centros proveedores de ObamaCare (el nuevo sistema de salud implantado por la presente Administración) están pagando los gastos por decenas de miles de abortos cada año tanto en violación de la Enmienda Hyde que prohíbe impuestos a los contribuyentes para sufragar los abortos como en violación de la promesa de campaña del Presidente Obama de que el dinero de los contribuyentes (impuestos) no se emplearía para sufragar abortos bajo el sistema de ObamaCare.

Además, se está extendiendo la prohibición de cualquier referencia o manifestación que pueda interpretarse como “religiosa” en las escuelas y los estudiantes se ven bajo presión que los obliga a abstenerse de mencionar a Dios en cualquier forma. La estudiante de secundaria en Tennessee, Kendra Turner, fue suspendida recientemente por exclamar “Dios te bendiga” cuando una compañera estornudó, y el Tribunal de Apelaciones del Noveno Distrito decidió que la Jura de la Bandera es inconstitucional en las escuelas públicas porque contiene la frase “Una Nación amparada por Dios”. En otro caso notable, la Corte Suprema falló (Van Orden vs Perry) con un mandato en 2005 que obligó a remover un monumento donde estaban tallados los Diez Mandamientos que se encontraba frente al Capitolio Estatal de Texas, sin atender a los argumentos sobre su significado histórico.

Evidentemente, existe una peligrosa distorsión en la forma como se contempla la libertad religiosa, con exigencias y prohibiciones crecientes a los estratos mayoritarios, al tiempo que se ve favorecida una tendencia permisiva que promueve una desproporcionada influencia de ciertos sectores minoritarios.
El administrador ha desactivado la escritura pública.
Tiempo de carga de la página: 0.093 segundos
Powered by Kunena Forum