Cuba ante su creciente pobreza

Cuba ante su creciente pobreza

6 months 2 weeks ago
#13287
POR YAXYS CIRES
* Artículo publicado por los principales periódico para público hispano de USA: El Diario- New York, La Opinión -Los Ángeles, El Día-Chicago y El Sol- Rhode Island. También por 14yMedio.

A 28 meses de las históricas protestas del 11 de julio de 2021 en Cuba, con reivindicaciones en materia de derechos políticos y sociales, las autoridades de la isla continúan sin mostrar voluntad alguna para realizar los urgentes cambios que el país necesita y los cubanos reclaman. El inmovilismo del régimen ante los graves problemas, las crisis acumuladas y factores circunstanciales han agravado la situación de pobreza y exclusión para la inmensa mayoría del pueblo.

Según el VI Informe sobre el Estado de los Derechos Sociales en Cuba, considerando los ingresos totales del hogar, el 88% de los cubanos vive en situación de extrema pobreza y el 62% de los consultados dijo tener problemas para comprar lo más esencial para sobrevivir. El 78% dijo que, por falta de dinero o por la escasez se había saltado alguna comida diaria; solamente el 5% había conseguido medicinas en las farmacias oficiales y el 15% tomó medicinas vencidas.

Es evidente que ninguna de estas cifras tiene que ver con el paraíso que la propaganda cubana ha vendido durante décadas y que algunos dirigentes latinoamericanos presentan a sus conciudadanos como el modelo a imitar.

¿Es la insoportable situación cubana producto de causas internas o externas? Sin duda, las principales son internas, relacionadas, entre otras, con deficiencias propias del sistema comunista y con las prioridades de su administración.

Es muy difícil generar niveles aceptables de vida digna sin que exista libertad económica. Con escasos matices, el sistema cubano continúa aferrado al esquema estalinista, con el Estado como operador mayoritario de la economía y donde el Partido Comunista, que la Constitución considera “la fuerza política dirigente superior de la sociedad”, establece que no permitirá “la concentración de riqueza” (sin que parezca que esta norma afecte a sus dirigentes).

Estas fórmulas desfasadas, que no han dado buenos resultados nunca en ninguna parte del mundo, prohíben, por ejemplo, el ejercicio individual de profesiones como la abogacía o la arquitectura; ponen topes absurdos a cuánto dinero un emprendedor puede sacar de un banco (el equivalente a 20 dólares al día); restringe la tenencia de tierra a los agricultores; controla de manera directa o indirecta el mercado mayorista o la actividad importadora; tampoco permite que un exiliado cubano pueda comprar una propiedad en su país natal.

Pero el problema también es de prioridades. Los datos oficiales sobre inversión (estatal, extranjera, etcétera) en el primer semestre de 2023 reflejan el predominio de las actividades articuladas alrededor del sector turismo, controlado por los militares. Es el caso de los rubros “servicios empresariales, inmobiliarios y de alquiler” (25%) y los “hoteles y restaurantes” (5,6%), obviamente, enfocados en la moneda extranjera.

En contraste, la inversión agropecuaria nacional total fue solamente del 2,6%, en un país en el que la principal preocupación social es la grave crisis alimentaria.

La ausencia de libertades civiles y políticas no permite a los cubanos criticar las tantas cosas absurdas que se ven, o desaprobar en elecciones democráticas a los responsables del desastre.

El pueblo cubano es talentoso y trabajador, pero la represión política, el empobrecimiento y la falta de futuro, han expulsado a millones de personas al exilio. Es hora de que el poder comience los cambios políticos, económicos y sociales que el país necesita, abriendo la mano a todo el que desee aportar a su nación. Como no lo fue entonces cuando existía la Unión Soviética, no serán hoy sus aliados del capitalismo oligárquico ruso quienes sacarán a Cuba del atolladero; tampoco el petróleo venezolano o mexicano. Lo mejor de cada país es su propio pueblo y la apertura real a su talento.
Time to create page: 0.521 seconds