Menu
02/07/2022
A+ A A-

La agresión totalitaria se extiende desde Cuba y Venezuela a Panamá

Panamá, Abr.8 (DP.net).─ Se están reportando desde la capital panameña una serie de incidentes que van desde la detención y hostigamiento de cubanos disidentes y otros exiliados cubanos y venezolanos durante su paso por las autoridades de inmigración, hasta la organización de turbas, con la participación de diplomáticos cubanos, para agredir físicamente a cubanos opositores o exiliados que estaban oficialmente registrados e intentaban participar en el Foro de la Sociedad Civil y a otro grupo que se había dirigido al Parque Porras para colocar una ofrenda floral a José Martí.

Los disidentes denunciaron que al dejar un tributo al busto del prócer cubano fueron sorprendidos y atacados por las turbas castristas. "Fuimos al busto de José Martí a dejar una ofrenda floral. Allí había varias personas que nos empezaron a gritar cosas obscenas y a decirnos que nos fuéramos. En un momento salieron varias personas de la embajada cubana y nos agredieron físicamente", contó Leticia Ramos, integrante de la agrupación Damas de Blanco. La Embajada Cubana está en un terreno aledaño al Parque Porras.

Luis Morlote, representante de la asociación de artistas y escritores de Cuba y varias decenas de cubanos, con banderas cubanas y pancartas a favor del gobierno de la isla, salieron del recinto donde se celebraba la apertura del Foro y se declararon indignados por la presencia de opositores como Guillermo Fariñas, Manuel Cuesta Morúa y Leonardo Calvo, entre otros invitados que aspiran a una alternativa pacífica al gobierno del General Raúl Castro.

"¡¡Afuera, afuera!!", gritaron por más de una hora y media los cubanos pro gubernamentales y acusaron ante la prensa de "mercenarios" a cualquiera que se manifieste en oposición al gobierno de Raúl Castro. Los venezolanos simpatizantes del Presidente Maduro los siguieron en la intransigente y escandalosa manifestación. La presencia por primera vez de Cuba en la cita hemisférica y sus actividades colaterales estuvo marcada por la agresividad de los cubanos favorables a la revolución. 

Al mismo tiempo desde La Habana el vicepresidente cubano, Miguel Díaz-Canel afirmó hoy que para Cuba es “inadmisible” compartir espacios de debate en los foros sociales de la VII Cumbre de Panamá con disidentes. Para colmo, las autoridaes panameñas no sólo han permitido los desmanes y agresiones de las turbas castristas sino que se han vuelto contra las víctimas amenazándolos con deportarlos, pese a que son quienes han recibido los golpes y las heridas. Otros voceros oficiales han pedido disculpas y declaran que se trata de "errores burocráticos".

Juan Carlos Varela, Presidente de la República de Panamá, había dicho minutos antes, al inaugurar el Foro de la Sociedad Civil, que "Panamá a partir de hoy se convierte en el punto de convergencia de hombres y mujeres de nuestra América", un propósito que están torpedeando las turbas oficialistas cubanas y venezolanas. En su discurso reconoció que "los gobiernos no deben temer al empoderamiento de la sociedad civil, que está llamada ejercer un rol fiscalizador de la gestión pública", una posibilidad que los gobiernos dictatoriales representados en la VII Cumbre no están dispuestos a permitir.

Entre otros incidentes, Roberto Ruiz Casas y Huber Matos Garsault que asisten en representación del Foro de Promoción Democrática Continental (ForoPDC), se encuentran entre los que han tenido que enfrentar medidas burocráticas de entorpecimiento para impedirles una eficiente participación o retrasar su gestión en los Grupos de Trabajo del Foro de la Sociedad Civil, al que están invitados, pese a que están debidamente invitados e inscritos para participar en el Foro de la Sociedad Civil. “Esto no es una casualidad” –sentenció Ruiz en conversación telefónica con Martha Menor, fundadora del FPDC y miembro de la PDCI, en referencia a que Matos Garsault es nieto del comandante revolucionario Huber Matos Benítez, quien cumplió 20 años de cárcel por oponerse pacíficamente a la imposición del sistema comunista en Cuba. Por su parte, Roberto Ruiz Casas es también portador de otros mensajes y propuestas de varias organizaciones que, desde Cuba y el destierro, no pudieron inscribirse para participar en las actividades en torno a la VII Cumbre de las Américas, como por ejemplo el Partido Pro Derechos Humanos de Cuba (PPDHC) afiliado a la Fundación Andrei Sajarov.

Ruiz Casas lleva al evento en nombre del ForoPDC una Declaración en la cual denuncia específicamente en el caso de Venezuela "una alteración del orden constitucional que afecta gravemente su sistema democrático"; y en la que se reclama "el respeto inmediato de la Declaración Americana de los Derechos y Deberes del Hombre”. En el caso cubano, se solicita que los mandatarios asistentes a la VII Cumbre, pidan a Raúl Castro que su régimen "haga valer el verdadero espíritu de la Carta Democrática Interamericana aprobada por la OEA”. Otra Declaración redactada por la PDCI ha sido presentada por René Hernández Bequet y su texto puede leerse pulsando ►AQUÍ

Las turbas, las agresiones, las amenazas de deportación y las medidas de entorpecimiento burocrático demuestran que la sombra totalitaria que proyectan Cuba y Venezuela se extiende a esta VII Cumbre de las Américas con una asombrosa impunidad que les permite aplastar los intentos de negociación y entendimiento, como corresponde a una sociedad verdaderamente democrática. No obstante, la mayoría de los asistentes a estos Foros confía en la imparcialidad democrática del gobierno panameño y espera que tome medidas adecuadas para garantizar la seguridad y la integridad personal de los asistentes.