Menu
09/12/2022
A+ A A-

La comunidad internacional se aleja de Afganistán pero Rusia y China pugnan por llenar ese vacío

  •     "Existe una teoría en algunos países de que dar dinero a un Gobierno así es perpetuarlo", comenta Júlia Codina.
  •     Moscú y Pekín fueron los primeros en reconocer a los talibanes y ven una oportunidad estratégica.
  •     Estados Unidos se rindió vergonzosamente a una pandilla de facinerosos.  Manifestación de mujeres sometidas en Kabul

Ago.16.– En agosto de 2021, los talibanes volvieron al poder en Afganistán después de una especie de guerra civil que acabó convirtiéndose casi en un paseo para ellos. Occidente, a contrapié, vio cómo un país que había tratado de sostener durante décadas, sobre todo a través de Estados Unidos, retornaba al punto de partida y suponía una sacudida para la política y para la diplomacia internacionales. La primera reacción fue no reconocer la legitimidad talibán, pero poco se tardó en saltar al pragmatismo. "La UE deberá hablar con los talibanes si quiere influir en Afganistán", sostuvo el Alto Representante, Josep Borrell, solo un mes después de que los fundamentalistas tomasen el mando de Afganistán.

Ahora los países se mueven entre dos aguas: hay gobiernos que insisten en la necesidad de sostener el país a través de la ayuda humanitaria pero otros consideran que seguir surtiendo a Kabul de material es consolidarles el sistema a los talibanes.

Así lo explica Júlia Codina, analista en cooperación internacional y ayuda humanitaria, a 20minutos. "En 2021, con la vuelta de los talibanes, muchos países europeos congelaron la ayuda al desarrollo, que es algo más a largo plazo, pero la ayuda humanitaria se mantuvo", cuenta y matiza que "la ayuda al desarrollo se ha visto mucho más afectada porque esto se canaliza a través de los gobiernos nacionales, y la ayuda humanitaria es mucho más directa", por ejemplo, con la labor de las ONG.

"Lo que sí ha habido es una reacción muy dispar a este dilema humanitario con algunos países. Europa no ha tenido una respuesta uniforme. Es una cuestión política. Y Estados Unidos la congeló absolutamente toda. Mientras, otros exigen ciertas condiciones al Gobierno talibán para canalizar la ayuda humanitaria", desarrolla Codina, que además da datos relevantes que muestran cómo estas decisiones, al fin y al cabo políticas, tienen repercusiones ...

[ Texto completo ]