Logo

Retiran el cerco a la Unión Patriótica de Cuba, una victoria de la UNPACU y de la razón.

View Comments

En el día de ayer 9 de abril de 2021 corrió por medios nacionales e internacionales la noticia de que había sido retirado el cerco tendido por los militares castristas alrededor de la vivienda de José Daniel Ferrer García, líder nacional de la Unión Patriótica de Cuba (UNPACU). Ubicada en el barrio de Altamira, en Santiago de Cuba, José Daniel vive allí con su esposa Nelva Ismarays Ortega y el hijo de ambos. José Daniel, y decenas de miembros de la UNPACU, cumplían en el momento de retirar el asedio 21 días de huelga de hambre.

La Mesa de Unidad de Acción Democrática (MUAD) felicita a José Daniel Ferrer y los huelguistas de la UNPACU por esta victoria extraordinaria.

La vivienda de José Daniel Ferrer es la sede de la organización y centro de distribución de alimentos y medicinas a la población necesitada. Parecería una vivienda demasiado humilde para objetivos tan elevados sino fuera porque los miembros de la UNPACU han demostrado lo que puede la voluntad de servir y asistir a los más necesitados.

Aunque atravesamos uno de los momentos más duros de represión estatal de los últimos años, con pocas esperanzas de cualquier enmienda institucional en favor del Estado de derecho, la MUAD insiste en llamar al gobierno cubano a la moderación y la sensatez. Insistimos en el diálogo de la manera que está consignado en nuestro Programa Todos Cabemos, donde declaramos nuestra voluntad de conseguir “Establecer un diálogo nacional inclusivo que promueva y facilite la aplicación de los derechos reconocidos en los Pactos Internaciones, recogidos en la Carta Internacional de Derechos Humanos incluyendo los de la Organización Internacional del Trabajo.

Los derechos humanos, indivisibles e integrales, deben ser la fuente primaria de la Constitución y la ley en Cuba. En tal sentido consideramos que la liberación de todos los prisioneros políticos y de conciencia, así como la de aquellos injustamente encarcelados, es un imperativo para el presente y futuro de los derechos humanos” (Programa Todos Cabemos de la MUAD, 2016).

Ojalá no esté lejos el día que podamos ver a un gobierno determinado a hacer prevalecer, sobre la violencia que bloquea la distribución de alimentos y medicinas, la sensatez que retiró de los alrededores de la vivienda de José Daniel Ferrer a los militares y policías acosadores. Más aún, ojalá no esté lejos el día que veamos a esos militares sumarse a la repartición que la UNPACU hace de esos alimentos y medicinas. Mientras ese día llega, la UNPACU es una luz capaz de enmendar el rumbo de cualquier propósito desviado.

Mesa de Unidad de Acción Democrática (MUAD), 10 de abril de 2021

© Democracia Participativa / Participatory Democracy