Menu
27/05/2020
A+ A A-

Actuemos conCIENCIA

Comité Científico Multidisciplinario para el abordaje del Coronavirus

Comunicado número 1 (27/03/2020)

La epidemia del coronavirus COVID-19 ya está en Nicaragua. Esta pandemia está teniendo un gran impacto en la humanidad, nuestras familias y comunidad, cambiando la vida diaria de una manera que nunca imaginamos podría suceder.

Frente a esta crisis, un grupo de nicaragüenses profesionales nos constituimos como Comité Científico Multidisciplinario, formado por médicos, médicas, epidemiólogos, pediatras, ginecólogos, neumólogos y otros especialistas de la salud, junto con expertos en educación y psicología, para poner al servicio del gobierno y la ciudadanía sus conocimientos y experiencia para brindar recomendaciones basadas en evidencias científicas tomando en cuenta que hoy en el mundo el número de afectados alcanza más de 500,000 casos y la propagación es más rápida de lo que se esperaba. Solamente entre ayer y hoy se reportaron 60,000 casos nuevos. Los retrasos en la adopción de medidas eficaces se han traducido en mayor número de muertes.

Nuestro país ha sabido enfrentar con sabiduría las crisis naturales, políticas y económicas por las cuales ha transitado. La solidaridad y la voluntad de salir adelante siempre ha sido nuestra fortaleza, por ello, creemos que juntos y juntas podemos y debemos enfrentar esta dura situación. Estimamos que con estas primeras recomendaciones a las que seguirán otras con mayor nivel de detalle, nuestra población estará mejor preparada para prevenir y afrontar los efectos de la epidemia, y podrá tomar decisiones informadas en beneficio de su salud física y mental.

Recomendaciones al gobierno de la República de Nicaragua

1.       Adoptar con firmeza su rol para prevenir y controlar la aparición de un mayor número de personas afectadas y el incremento de muertes por COVID-19. Según las previsiones epidemiológicas, lo que pasa en el mundo, ocurrirá en Nicaragua.

2.       Coordinar inmediatamente con todos los sectores de la nación, sociedad civil, empresa privada, iglesias y organismos no gubernamentales, la elaboración y puesta en marcha de un plan de reacción rápida para enfrentar en conjunto el problema, con la finalidad de reducir la propagación del COVID-19 y mitigar su impacto en vidas humanas.

3.       Aplicar las recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud (OMS), cierre de fronteras, detección precoz de enfermos y su aislamiento, cuarentena para las personas que ingresan al país, atención priorizada a los más vulnerables, así como el distanciamiento social, (salir de casa solamente en extrema necesidad y establecer medidas para evitar aglomeraciones), que ha demostrado ser una estrategia exitosa.

4.       Es fundamental el cierre de establecimientos educativos de todos los niveles. Los niños, niñas, adolescentes y jóvenes en sus desplazamientos y en los propios centros corren un alto riesgo de infectarse y contagiar a otros.

5.       Establecer un canal de comunicación transparente y veraz brindando información clara sobre los recursos con que cuenta el país para enfrentar la epidemia, a fin de dialogar entre todos y mejorar nuestra capacidad de afrontamiento y protección.  La información incompleta o su ausencia contribuyen a generar enojo, desconfianza, inseguridad y confusión.  “La información oportuna y basada en evidencia es la mejor vacuna contra los rumores y la desinformación” en palabras del Sub director de la OPS.

6.       El respeto a la dignidad de las personas es una obligación para el Estado y la ciudadanía, evitando el señalamiento, estigma social y la discriminación. Su incumplimiento puede afectar negativamente a aquellas personas con la enfermedad, sus cuidadores, sus familias y la comunidad.

7.       El Gobierno debe garantizar los equipos de protección personal y la capacitación en su uso a todo el personal de salud para evitar las infecciones asociadas en la atención sanitaria.

8.       Dado que la pandemia está afectando la economía familiar, se deberán implementar medidas de alivio económico para la población vulnerable, entre otros, que los servicios básicos (agua, energía eléctrica, recolección de basura, comunicación e internet) deben continuar llegando a la población, implementando mecanismos que faciliten el pago y establecer períodos de gracia para los adeudos.  No podemos olvidar que la nutrición, y la provisión de los cuidados de salud son elementos fundamentales.

Recomendaciones a la población:

1.       Es importante el auto cuido, la educación para evitar el contagio, la solidaridad comunitaria, el cuido de los mayores de 60 años, de los que padecen enfermedades crónicas y de personas con discapacidad.

2.       Cumplir con las medidas de prevención y no salir de casa solo que sea estrictamente necesario evitando la formación de grupos. Esto incluye:

•        mantener la distancia de más de un metro o brazo y medio entre una persona y otra para evitar respirar el virus de la persona que está sana o con gripe,

•        no tocarnos la cara para evitar infectarnos con el virus,

•        no saludar con la mano ni con el puño, evitando contacto físico y

•        lavarnos las manos con agua y jabón por al menos 40 segundos cada vez que toquemos cualquier superficie metálica, de madera o plástico.

•        Al estornudar o toser, cúbrase la boca y nariz con pañuelo desechable o con la parte interna del codo.

3.       Evitar la sobre exposición a noticias y buscar fuentes confiables y precisas, previniendo, de esta forma, mayores niveles de ansiedad y estrés generados por los rumores y la desinformación.

 

Dr. Carlos Hernández

Salubrista

Dr. Carlos Quant

Infectólogo

Dr. Eduardo López

Pediatra / Neumólogo

Dr. Jaime Matus

Gineco-Obstetra

Dr. Fulgencio Báez

Pediatra / Oncólogo

Dr. Ivan Miranda

Neumólogo

Lic. Javier Barreto

Psicólogo

Dra. Josefina Bonilla

Salubrista

Dra. María Jesús Largaespada

Pediatra / Epidemióloga

Dra. María Mercedes Somarriba

Pediatra / Infectóloga

 Lic. Melba Castillo

Educadora

Dr. Fernando Mora

Neonatólogo

Dr. Leonel Argüello Y.

Epidemiólogo