Menu
20/04/2019
A+ A A-

Una bomba frente a la catedral católica de Sulu, en Filipinas dejó 27 muertos y 77 heridos

El trágico suceso ocurre después que el gobierno filipino se disponía a conceder autonomía a la Isla de Mindanao, con mayoría musulmana, en un gesto para promover la paz.

Una primera bomba explotó dentro del templo durante la misa y otra poco después en el exterior cuando escapaban los sobrevivientes.

Manila, Ene.27 (DP.net).– Hasta el momento de redactar estas líneas, se contaban 27 muertos y 77 heridos, muchos de gravedad, como víctimas en un atentado contra la catedral católica Nuestra Señora del Monte Carmelo, situada en la provincia de Sulu, una de las islas meridionales del archipiélago filipino.

Se registraron dos explosiones, una interior cuando los asistentes comenzaban a salir de la misa y una segunda en el aparcamiento hacia el que habían corrido los sobrevivientes y al que acudían prontamente las fuerzas de seguridad. La mayor parte de las víctimas fueron civiles. Las autoridades sospechan que el grupo terrorista Abu Sayyaf está detrás del ataque.

El día anterior se había celebrado un plebiscito para aprobar o no la creación de una región autónoma musulmana en Mindanao, con el propósito de fomentar así una solución pacífica al conflicto guerrillero que mantenían los musulmanes en esa isla y que había cobrado la vida de más de 150 mil personas.

El plebiscito había obtenido el 87% de los votos por el SÍ que podría haber confirmado un acuerdo de paz con el Frente Moro de Liberación Islámica (FMLI), por el cual se les permitiría gobernar esa región de Filipinas.

La isla de Sulu iba a quedar integrada a esa región autónoma centrada en Mindanao.

Este trágico atentado terrorista consolidará la actitud radical del Presidente Rodrigo Duterte, quien ya reaccionó prometiendo "aplastar a los impíos criminales" y controlar con firmeza el Sur del país. "Perseguiremos hasta los confines de la Tierra a los despiadados perpetradores de este crimen cobarde, hasta que cada asesino sea llevado ante la justicia y sea puesto tras las rejas".

Este atentado se suma al que fue perpetrado por milicianos musulmanes el lunes 31 de diciembre en Cotabato, otra localidad al sur de Filipinas, con un saldo de 2 muertos y 30 heridos. Los milicianos fueron identificados como miembros de un grupo musulmán que se hace llamar Daulah Islamiyah.

Esta espantosa guerra sin cuartel puede significar el derrumbe de los esfuerzos de paz y el fin del autonomismo y el independentismo musulmán en Filipinas.