Menu
24/09/2018

CARTA DE APOYO AL PUEBLO NICARAGÜENSE

Las personas aquí́ firmantes tenemos un compromiso con la democracia, con la libertad y con la igualdad de derechos de todas las personas. Por eso es que con profunda preocupación ​manifestamos nuestro más irrestricto apoyo al pueblo nicaragüense ante la crisis política y social, fruto de una injustificable represión dirigida y ejecutada por las fuerzas policiales y paramilitares de Nicaragua​, bajo la conducción y coordinación del Gobierno de Daniel Ortega, que se ha alejado de su compromiso histórico popular y revolucionario, utilizando un uso excesivo de la fuerza para reprimir al pueblo nicaragüense.

Ya van más de 320 fallecidos y más de mil heridos producto de la violencia ejercida en contra de la población, desde que comenzó́ la ola de protestas en rechazo a la reforma previsional anunciada por el Ejecutivo. ​Las principales víctimas han sido los y las estudiantes de este país, además de periodistas, policías y también menores de edad. Si bien este espiral de violencia y represión debió́ haberse detenido, en las últimas semanas se ha agudizado de forma alarmante​, sumándose episodios como el que recientemente vivieron los estudiantes de la Universidad Nacional Autónoma de Nicaragua (UNAN) en la ciudad de Managua, quienes se atrincheraron al interior del establecimiento, mientras otros buscaron refugio en la iglesia de la Divina Misericordia de Villa Fontana, ​al mismo tiempo que eran rodeados y atacados con armas de fuego por la policía y paramilitares.

Rechazamos la violencia que se impone en Nicaragua y hacemos un sentido llamado al Presidente Daniel Ortega para que cese todo tipo de represión hacia sus propios ciudadanos​. Urge que las autoridades nicaragüenses adopten las recomendaciones de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), y en compañía de la Conferencia Episcopal Nicaragüense puedan ofrecer las garantías en orden a reanudar el diálogo, para la búsqueda de una solución pacífica y democrática a esta lamentable situación. Ante la violación de derechos humanos, sociales y políticos no cabe el relativismo ideológico.

Ante este tipo de situaciones no deben permitirse matices ni dobles interpretaciones. ​Cuando los derechos esenciales de la población son vulnerados y atropellados no podemos quedarnos de brazos cruzados y en silencio. Tenemos la responsabilidad moral de alzar la voz y utilizar nuestras plataformas de acción para denunciar con fuerza y convicción la injusticia y la violencia.

En respaldo de lo sostenido, ​nos declaramos respetuosamente disponibles para colaborar en cualquier instancia que se enmarque dentro del diálogo institucional y transversal​, con miras a salir de este oscuro momento por el que atraviesa la hermana República de Nicaragua.

Maya Fernández, Presidenta de la Cámara de Diputados, Chile. Pablo Vidal, Diputado Revolución Democrática, Chile. Gabriel Boric, Diputado Movimiento Autonomista, Chile. (PENDIENTE) Maite Orsini, Diputada Revolución Democrática, Chile. Natalia Castillo, Diputada Revolución Democrática, Chile. Catalina Pérez, Diputada Revolución Democrática, Chile. Vlado Mirosevic, Presidente de la Comisión de Relaciones Exteriores de la Cámara de Diputados, Chile. Marcelo Díaz, Diputado Partido Socialista, Chile. Loreto Carvajal, Diputada Partido por la Democracia, Chile. Marcela Hernando, Diputada Partido Radical, Chile. Renato Garín, Diputado Revolución Democrática, Chile. Manuel Monsalve, Diputados Partido Socialista, Chile. Gabriel Ascencio, Diputado Democracia Cristiana, Chile. Víctor Torres, Diputado Democracia Cristiana, Chile. Giorgio Jackson, Diputado Revolución Democrática, Chile. Miguel Crispi, Diputado Revolución Democrática, Chile. Víctor Torres, Diputado Democracia Cristiana, Chile. Felix González, Diputado Partido Ecologista Verde, Chile. Carlos Ruíz, Presidente Fundación Nodo XXI, Chile. Pedro Cayuqueo, Periodista, Chile.