Menu
20/11/2017

Se ha perpetrado el mayor fraude electoral de la historia de Venezuela

  • Democracia Participativa
  • Visto: 196
  • En la tarde del jueves 19 de octubre el CNE todavía no incluye en la lista de "Resultados Electorales" las elecciones celebradas el domingo 15
  • El lunes 16 de octubre el CNE proclamó la elección de los 23 gobernadores de los Estados del país, pero en su página de la WEB no aparecen los resultados del conteo
  • La oposición reclama una auditoría completa (la cual debe incluir los libros de votación) en presencia de observadores internacionales

Caracas, Oct.19 (DP.net).– El Consejo Nacional Electoral venezolano proclama en sus páginas de la WEB la elección de los 23 gobernadores de los Estados del país y alega la victoria de Protesta ante un centro de votación cerrado y trasladado a otro lugar distanteProtesta ante un centro de votación cerrado y trasladado a otro lugar distantelos candidatos oficialistas en 18 de esas gobernaciones. Señalan que: "En cumplimiento de lo establecido en el artículo 153 de la Ley Orgánica de Proceso Electorales (LOPE), las juntas regionales, autorizadas por la Junta Nacional Electoral, cumplieron con el acto de proclamación y entrega de credenciales a las candidatas y los candidatos favorecidos con el voto popular en las 23 entidades del país concurrentes a esta elección".

Hasta el momento no han publicado más detalles sobre los votos emitidos para cada candidato y en la página que ofrece "Resultado de Elecciones" sólo se encuentra una lista que incluye las "Elecciones Asamblea Nacional 2015" y otras anteriores. Curiosamente, cuando se pincha en el enlace a esas elecciones anteriores, sólo aparece una nota de que esa página "was not found on this server", luego en estos momentos tampoco hay información de esas elecciones previas.

La Presidenta del Consejo Nacional Electoral (CNE) había anunciado por televisión el lunes 16 los resultados, con los votos obtenidos por cada candidato. Es notable que los resultados entonces anunciados no aparezcan detallados en las páginas del CNE en la WEB. Además, en la lectura de estos resultados, adjudicó un porcentaje mayor al candidato opositor en el Estado de Lara, que sin embargo no ha sido reconocido como el vencedor en la proclamación de los candidatos electos. Otra nota sospechosa sobre la veracidad de estos resultados es el hecho de que la suma porcentual anunciada de los candidatos de dos de los Estados alcanza 107% y 108%, cuando el total, lógicamente, debe ser 100%.

Otro caso controversial corresponde al resultado de las elecciones en el Estado de Bolívar, que fue el último en ser anunciado por la Presidenta del CNE Tibisay Lucena. Este Estado es clave para el gobierno de Maduro porque abarca lo que le llaman "el arco minero" de Venezuela, donde han invertido grandes intereses chinos, rusos e iraníes. Finalmente, le adjudicó la victoria al candidato oficialista Noguera Pietri, supuestamente por una diferencia mínima del 0,25% de los votos a su favor.

El candidato opositor Andrés Velázquez cuenta con pruebas del resultado correcto obtenido de la suma de los votos emitidos según el 100% de las actas electorales. Esa suma muestra una clara victoria a su favor. Velázquez detalló también que en los resultados contabilizados sin supervisión por el CNE faltaba incluir 53 actas.

Las señales negativas sobre la autenticidad y legalidad del proceso electoral se vienen acumulando desde hace semanas. A varios aspirantes de la oposición se les prohibió participar en estas elecciones como candidatos, obligando a la Mesa de Unidad Democrática (MUD) a presentar candidatos menos conocidos con un tiempo breve para hacer sus campañas. Apenas dos días antes de las elecciones el CNE anunció repentinamente el cambio de los centros de votación donde había empadronados unos 700,000 votantes, los que fueron trasladados a vecindarios lejanos o incluso peligrosos. En muchos centros no se anunciaba siquiera las direcciones de los lugares a donde se habían trasladado provocando un notable aumento de la aparente "abstención".

Para colmo de irregularidades, en las últimas horas el CNE incluyó en las boletas nombres de opositores que habían perdido en las primarias y, por consiguiente, ya no eran candidatos, lo cual sirvió de pretexto para que el CNE anulara 90,537 votos de la oposición.

Finalmente, según testimonios de la MUD, aproximadamente 350,000 votantes fueron intimidados o se les impidió votar.

La forma caprichosa e ilegal de manejar estas elecciones tuvo su colofón en a la decisión anticonstitucional de que los gobernadores electos prestaran juramento ante la Asamblea Nacional Constituyente, elegida sin la participación de la oposición, sin el requerido debate y resolución legislativa y sin ajustarse a las disposiciones de la Constitución vigente. Según la Constitución venezolana, los gobernadores electos deben prestar juramento ante su respectiva Asamblea Legislativa Estatal.  La negativa de aquellos gobernadores de la oposición –cuya elección fue buenamente reconocida por el CNE– a prestarse a la farsa de obligarlos a someterse una Asamblea Nacional Constituyente espuria sirve ahora de pretexto a un gobierno claramente dictatorial para anularles su mandato.

El mundo ha reaccionado con indignación y el Secretario General de la OEA, Luis Almagro, ha denunciado públicamente un proceso para el que "no existen garantías para el ejercicio efectivo de la democracia".

Con todos estos manejos y maquinaciones se establece un régimen abiertamente totalitario, donde la opción electoral ha sido claramente pisoteada.

No obstante, las fuerzas venezolanas amantes de la paz, con el apoyo del resto del mundo democrático, aspiran a recuperar la democracia y sólo exigen una auditoria completa en presencia de observadores internacionales seleccionados por ambas partes, en cuya auditoría se incluyan los libros de votación, donde queda constancia fidedigna, con huella dactilar, del número de votos emitidos en cada centro electoral. Además de todos los otros argumentos que señalan a un fraude, la oposición acusa también al régimen por haber depositado miles de votos fantasmas, los cuales quedarían al descubierto mediante esta auditoría.

Si el CNE y el régimen de Nicolás maduro se niegan a un método tan trasparente de comprobación, estarán manifestando al mundo su decisión de conservar el poder indefinidamente por la fuerza. Esto podría provocar una reacción violenta de los venezolanos. El tiempo dirá.