Menu
22/06/2017

Secretario General de la OEA explica por qué no pudo viajar a Cuba

  • Democracia Participativa
  • Visto: 595

El gobierno cubano le negó visa tanto personal como diplomática para recibir el galardón que le habían concedido y debían entregarle este miércoles 22 de febrero en La Habana   S.E. Luis Almagro, SG de la OEAS.E. Luis Almagro, SG de la OEA

Texto del discurso que Almagro no pudo pronunciar en Cuba  pulse aquí

La Habana, Feb.22.─ En una escandalosa decisión que viola las normas diplomáticas, las autoridades cubanas negaron visa de entrada al SG de la OEA, S.E. Luis Almagro, quien debía recibir el Premio Oswaldo Paya: Libertad y Vida, en una ceremonia que estaba programada en una casa del barrio de El Cerro, en la ciudad de La Habana, a las 11 am del día de hoy.

Felipe CalderónFelipe Calderón Las autoridades cubanas no se limitaron a despreciar la visita del Secretario General de la OEA sino que denegaron las visas de otras personalidades continentales, tales como el ex Presidente de México, Felipe Calderón, y la ex Diputada y ex Ministra chilena Mariana Aylwin, quien debía recibir también un galardón concedido a su padre, el ex Presidente Patricio Aylwin. La Presidenta de Chile, Michelle Bachelet, reaccionó con indignación ante este desprecio, llamando a su Embajador en La Habana para explicar la situación. La Presidenta chilena expresó que no podía aceptar las Mariana AylwinMariana Aylwinacusaciones del régimen cubano de que la Sra. Aylwin conspiraba en un plan para "generar inestabilidad interna" cuando sólo se trataba de recibir un premio en una discreta ceremonia.

Por su parte, S.E. Luis Almagro, se excusó con una extensa y pertinente carta aclaratoria por no haber podido acudir al evento programado en La Habana. Su carta a los organizadores del evento se explica por sí sola:

22 de febrero de 2017
OSG/093-17

Sra. Rosa María Payá
Presidente de la Red Latinoamericana de Jóvenes por la Democracia.-

Estimada Rosa María,

Tengo el honor de dirigirme a Usted a los efectos de hacer referencia a mi asistencia a la entrega del premio Oswaldo Payá en el día de hoy en La Habana.

Al respecto pongo en su conocimiento mi imposibilidad de ir dado que mi solicitud de visa para el pasaporte oficial de la OEA fue denegada por el Consulado de Cuba en Washington, al tiempo que me fue negada la posibilidad de ingreso con documento uruguayo, que no requiere visado.

En jueves pasado el funcionario de la OEA Chris Hernández-Roy fue convocado a una reunión por el Cónsul de Cuba en Washington y el Primer Secretario del Consulado en el curso de la cual se le transmitió:

  1. La sorpresa de las autoridades cubanas por el motivo de la visita
  2. Que no nos iban a otorgar la visa
  3. Que nuestro ingreso a Cuba sería negado, (aun en caso de viajar con pasaporte diplomático uruguayo)
  4. El "asombro" por el involucramiento del Secretario General de la OEA, en actividades anti-cubanas
  5. Que el motivo por el cual solicitamos las visa es considerado “una provocación inaceptable”.
  6. Que el premio no es reconocido por el Estado cubano.
  7. Caracterizaron las actividades de "Cuba Decide” como que socavan al sistema electoral cubano.

Hemos respondido a estas argumentaciones señalando que “el único interés de nuestra parte, ha sido, es y será facilitar el acercamiento de Cuba a los valores y principios del sistema interamericano, tanto en lo que refiere a la defensa de la democracia como a la promoción y respeto de los derechos humanos, al tiempo de expandir los logros de Cuba en la ciencia, salud y educación a nuestra región.”

Asimismo, hemos señalado que algún “análisis tan superficial como alarmista, parece haber alertado sobre el peligro que mi visita y la ceremonia anunciada podrían tener para el futuro de las relaciones Cuba-Estados Unidos, y el bienestar del pueblo cubano ya que se podría motivar una actitud de endurecimiento del gobierno hacia grupos que no comulgan con este”.

Empero consideramos que “sería bastante ridículo que luego de 58 años de revolución, tanto el bienestar del pueblo cubano, como las relaciones bilaterales con Estados Unidos, dependieran de esta ceremonia”. No es mi interés evaluar la situación política interna de Cuba ni sus diferentes tendencias políticas y no me compete opinar sobre ello.

Expliqué que “mi presencia y la ceremonia del día 22 de febrero no se diferencia de otros eventos similares que tienen lugar en otros países de la región y en los que he participado y que se realizan sin que el gobierno los apoye necesariamente, pero sin censurarlos, porque son parte de la tolerancia de los sistemas y valores democráticos”.

Subrayé además, que “mi única preocupación adicional es garantizar que no exista ninguna forma de represión ni represalia alguna, sobre los organizadores del evento. Ello sería absolutamente injusto e indeseable”.

Reiteré, que en ningún caso “mi presencia y actividades son anti-cubanas. Por el contrario deseo que Cuba alcance los máximos niveles de desarrollo y bienestar social para su pueblo, con todos los derechos garantizados para todos los cubanos”.

Es obvia mi discrepancia con la criminalización del grupo “Cuba Decide” pues los mecanismos constitucionales de democracia directa que proclaman, son un instrumento esencial para la expresión de los pueblos. Es claro además que, por el contrario, quiero honrar la memoria de Oswaldo Payá.

Sobre la base de estos fundamentos es que solicité se revierta la medida anunciada, pero ello no fue posible. Naturalmente deseo seguir trabajando en el marco de cooperación establecido entre la Red Latinoamericana de Jóvenes por la Democracia y la OEA.

Hago propicia la oportunidad para reiterar a usted las seguridades de mi más alta consideración.

 




Luis Almagro
Secretario General 


17th St. & Constitution Avenue N.W. Washington D.
C. 20006 Estados Unidos - T +1 (202) 370.5000 -
www.oas.org