Menu
22/06/2017

Papa Emérito

  • Democracia Participativa
  • Visto: 8828

benedi16benedi16Con su vida de oración, sencillez y doctrina segura Benedicto XVI hizo accesibles los contenidos de la fe a todos los públicos. No fue un Papa de protagonismos inútiles, tampoco de figuración innecesaria. En su pontificado prefirió el encuentro directo, uno a uno.  Semanalmente se reunía con dos o tres presidentes o primeros ministros del mundo. Quería llegar a muchos ambientes y por eso aprendió varios idiomas.  El 1º de marzo tomó residencia provisional en Castel Gandolfo el ahora nombrado “Papa emérito”.  Allí ha podido descansar desde su primera noche fuera del ministerio petrino en un clima de serenidad y paz.  En su primera mañana, celebró misa a las 7, como siempre, y tras recitar el breviario y el desayuno se dedicó a una jornada de reflexión y oración en la que continuó leyendo los mensajes recibidos durante estos días de distintas partes del mundo.  Por la tarde, también siguiendo con su costumbre, después de comer y descansar, en torno a las 16,00 dio un paseo por los jardines rezando el rosario. Además se llevó a Castel Gandolfo varios libros de teología, espiritualidad e historia, como por ejemplo, La estética teológica, de Hans Urs Von Balthasar.  Más tarde, el Papa emérito tocó el piano después de cenar.