Menu
26/09/2020
A+ A A-

Economía de Venezuela se hunde 32.8% en segundo trimestre de 2020

La contracción se debió a la poca producción petrolera y a los efectos de la pandemia de la COVID-19 en los sectores del comercio, la banca y la construcción

La economía de Venezuela se hundió en el segundo trimestre de este año un 32.8 % con respecto al mismo período del año anterior, de acuerdo con la medición que divulgó este viernes la Asamblea Nacional de ese país, dijo la agencia de noticias Reuters.

De acuerdo a la información, la contracción se debió a la poca producción petrolera y a los efectos de la pandemia de la COVID-19  en los sectores del comercio, la banca y la construcción, golpeando así la ya débil economía de la nación sudamericana, en crisis desde hace años bajo el mando de Nicolás Maduro.

El gobierno de Venezuela ha mantenido un modelo de controles que ha afectado la actividad productiva a lo largo de casi dos décadas, y aunque a mediados del 2019 se efectuó una flexibilización de las regulaciones para dar un respiro a áreas como el comercio y la industria, las medidas llegaron tarde.

Por su parte, el sector del petróleo, que es el grueso de los ingresos del país, lleva años afectado por mala gestión, falta de inversión y las sanciones de Estados Unidos, que recientemente han dañado la comercialización de crudo.

Con los resultados del segundo trimestre, “el tamaño de la economía se ha contraído 90% en siete años”, dijo el diputado José Guerra, y agregó que esa disminución “obedece a la política económica del gobierno”, reza la nota de Reuters.

Así mismo, en el país sigue aumentando la inflación interanual, que en junio se ubicó en 4.099%, lo que evidencia que Venezuela continúa en una hiperinflación que deteriora el ingreso de los ciudadanos.

El colapso del aparato productivo más los elevados precios “inciden en la precariedad del empleo y la destrucción del poder de compra de los trabajadores”, señaló también el legislador.

En medio de esta crisis económica la dictadura de Nicolás Maduro ha aumentado sus contactos comerciales con el régimen de Irán, también sancionado por Estados Unidos y afectado por problemas internos.

La pasada semana partió desde Venezuela, cargado de minerales esenciales para el programa de misiles de Teherán, el buque de bandera iraní Golsan, tras haber desembarcado antes alimentos en el país sudamericano.

El Golsan, con una capacidad de 22 882 toneladas, arribó a Venezuela en junio cargado de alimentos para abastecer a la cadena de supermercados iraní que abrió recientemente en el país.

Enlace al original: Cubanet