Menu
26/09/2020
A+ A A-

La extraña conducta del papa Francisco

El papa Francisco se vuelve  a equivocar. Ha pedido dialogo en Bielorrusia cuando debería estar pidiendo justicia y la salida del dictador de esa nación.

Alexander Lukashenko ha estado  por 26 años pretendiendo continuar hasta la eternidad en el poder, haciendo trampas a un pueblo que clama por libertades, dignidad y respeto. Si los protocolos de la diplomacia de la Iglesia Católica le prohíben al papa Francisco expresarse en contra de gobernantes del mundo, lo cual dudo, lo mejor que puede hacer es callarse y rezar por el pueblo de Bielorrusia, el cual está siendo humillado y oprimido por este oprobioso dictador.

Hasta ahora, me he resistido a creer lo que dicen algunos escritores del papa Francisco, de su expediente delictivo del pasado en el mundo de la política Argentina, que le comprometen mucho y dañan la imagen de la Santa Iglesia Católica a la cual pertenezco como uno de sus fieles devotos.

No obstante, sus actuaciones y declaraciones equivocadas o confusas empiezan a tener mucho sentido, puesto que sigue declarando erróneamente en favor de dictadores, comunistas y delincuentes, sin ni siquiera razonar en el gran daño que hace a los pueblos que merecen ser considerados y defendidos por las iglesias del mundo, como debería ser. El hecho de que según las predicciones de la Biblia, se le esté señalando por algunos entendidos en religión como el ultimo Papa, y calificarlo como el anticristo, da pie a que se le tenga bajo la mira, dada la opinión de muchos entendidos religiosos que lo señalan negativamente, como un personaje con un pasado siniestro reñido con la ley y con la justicia antes de lograr el papado.

Como creyente católico, me desagrada enormemente escribir sobre este tema, el cual hace un daño terrible a la iglesia católica. Pero son tantas las cosas negativas que he leído y observado sobre la conducta religiosa y delincuencial del papa Francisco,  sobre temas que su santidad debería tener bien claros. No obstante, se sigue equivocando y da pie y mucho margen para que se le critique y/o se le llame la atención o condene.

 

Con tales posiciones, los pueblos oprimidos y sufridos del mundo, como el de Bielorrusia, se frustran y sienten que personajes como el papa Francisco, quién debería apoyarlos, se burla de ellos. Esto, puesto que lo mínimo que esperaba ese sufrido pueblo era que el Papa Francisco le pidiera la renuncia al presidente de Bielorrusia, quien según lo que se afirma, perdió las elecciones ante una avalancha enorme de votos logrados por la oposición, según los cuales éstos ganaron tales elecciones, y fue desconocido por el actual régimen dictatorial, tal como acostumbran hacer los dictadores inescrupulosos del mundo comunista, entre otros tipos  como el  Lukashenko. Con esta conducta, complaciente, el papa cree que se gana el afecto del dictador bielorruso, sin darse cuenta que se está ganado el rechazo mayoritario de la población de Bielorrusia y del mundo libre, en perjuicio de la Iglesia Católica a la cual representa.

Existe un dicho popular el cual reza así. “Es imposible, estar bien con Dios y con el Diablo”. De continuar actuando de esa manera, se me ocurre pensar que el futuro del papa Francisco, como líder de la iglesia católica, podría tener sus días contados, puesto que si el papa Francisco sigue cometiendo este tipo de errores a espalda de los pueblos que claman por justicia, llegara el momento en que el Colegio Cardenalicio, hasta le pudiera pedir la renuncia, para proceder a elegir a otro papa, más cercano a los pueblos, y más crítico con los dictadores y la maldad.

Jesús de Nazaret,el padre de nuestra religión, luchó contra el imperio dictatorial de Roma y ofrendó  su vida en defensa de la libertad de ese pueblo romano, lo cual la iglesia católica debería tener eternamente presente.