Menu
26/09/2020
A+ A A-

La PDVSA roja rojita se le volteó al narco régimen chavista

Acudir al narcotráfico, para sobrevivir como nación, es por decir lo menos, despreciable ruin y aberrante.

Era de esperarse que los empleados petroleros de PDVSA y demás empleados de la administración pública algún día se dieran cuenta de la maldad, mentiras y la miseria que aplicaba Hugo Chávez y la izquierda política radical del marxismo leninismo contra la denominada 4ª República democrática de Venezuela, a cuyos 8 gobiernos  (1958/1998) se les culpaba del mal trato que se daba a la economía del país y a la conducción social de éste.

En el momento en que la realidad y hechos les dan tardíamente la razón a esos gobiernos de la 4ª república y a hoy día se les reconozca que el trato que daban a PDVSA era el correcto, puesto que era un trato progresista, técnico, humano y lógico que se le dio al sector productivo  de la nación, en especial a la Industria Petrolera de Venezuela, para convertirla en una de las empresas más sólidas, eficientes y pujantes del mundo.  

Lamentablemente algunos partidos políticos de la 4ª Republica se prestaron y fueron cómplices de Hugo Chávez y hasta contribuyeron con éste a seguir adelante con su proyecto político destructor, puesto que le sacaron de la cárcel, y peor aún, le permitieron y facilitaron la vía electoral hacia la presidencia de la republica que éste ya tenía preconcebida. Un lamentable, fatal y triste error.  

Con todos sus defectos y errores cometidos, la denominada despectivamente por Hugo Chávez Frías  4ª Republica, protegió a la PDVSA nacionalizada, la cual se mejoró y adecuó, y como resultado creó la “MERITOCRACIA” dentro de ésta, lo cual contribuía a lograr la excelencia.

Lamentablemente para Venezuela Hugo Chávez tenía otros planes con PDVSA. Incluirla en su proyecto político y utilizarla como caja chica, para financiar su proyecto político. La meritocracia y la autonomía de PDVSA le molestaban, razón por la que decidió tomarla por la fuerza, violentando  la Constitución y leyes establecidas, por el mismo chavismo en 1999.

  

Esas intenciones de apoderase y politizar a PDVSA ya se sospechaban dentro de la empresa. Tanto le molestaba a Hugo Chávez la conocida frase de la MERITOCRACIA, la cual consistía en administrar a PDVSA correcta y eficientemente, como si fuese una empresa nacional “privada”, eficiente y sin interferencias políticas que la desviaran de su misión principal, como era la de producir ganancias económicas para contribuir  con el presupuesto nacional y dar mejor calidad de vida a los venezolanos.

Por ello, no es de extrañar que cuando Hugo Chávez derrotó a la huelga petrolera sin que le temblara el pulso, ni sintiera el mínimo remordimiento de conciencia de un solo plumazo despidió públicamente a unos 25,000 empleados petroleros del alto y medio nivel, la gran mayoría profesionales universitarios muy bien entrenados a través del tiempo. Cerrando su discurso con una burla hacia la meritocracia, decretó que desde ese mismo momento ésta quedaba abolida en PDVSA, puesto que la empresa pasaba a ser propiedad de los trabajadores y por supuesto que con este hecho se inició y precipitó  la debacle de PDVSA, que hoy día se vive en Venezuela.     

Los políticos populistas de la izquierda extrema, que prefieren el estatismo como sistema económico de desarrollo, jamás entendieron ni entenderán esa filosofía de trabajo, e hicieron de PDVSA el objetivo político económico único, como el de asaltar al gobierno y apoderarse del país, para al final, convertir a PDVSA -la gallinita de los huevos de oro- en financista del proyecto político del “Socialismo del siglo XXI” conocido simplemente como comunismo.

Lamentablemente, el pueblo pensante de Venezuela jamás entendió la importancia que tenía PDVSA para el país.  Tampoco se supo interpretar el mensaje del valioso intelectual y visionario Arturo Uslar Pietri cuando en la década de los años de 1930, época en la que el desarrollo de esta valiosa industria era incipiente, este valioso e ilustrado venezolano empezaba a recomendar visionariamente la necesidad real de que se iniciase la siembra del petróleo. Es decir, crear adicionalmente otro tipo diferente de industrias e inversiones. A este llamado de  Arturo Uslar Pietri posteriormente  se le sumaron otros pensadores que también recomendaban la siembra del petróleo con el objetivo de estar preparados económicamente, para cuando éste recurso se agotase.

Los pueblos árabes han sido mucho más creativos, fríos e inteligentes que nosotros los venezolanos, desde hace décadas han venido sembrando el petróleo, haciendo inversiones en sus propias naciones y en varios países del mundo con la idea de que cuando se les agote esa fuente de ingresos, puedan vivir en el futuro de esas otras rentas económicas que ya poseen. A si de sencillo es. Desperdiciamos grandes oportunidades de inversiones rentables lo cual, ciertamente, fue responsabilidad de gran parte de los gobiernos de la 4ª y de éstos últimos de la 5ª republica del chavismo.

Hoy día Venezuela está totalmente arruinada, no cuenta ni con el aparato productivo industrial, comercial, pesquero, ganadero, hotelero, turístico, agrícola ni de la industria minera del aluminio, la bauxita  ni el hierro, de la cual, una vez, nos sentimos muy orgullosos. Es decir, Venezuela, está hoy día económicamente destruida y moralmente quebrada.

Por supuesto que ante este dantesco panorama de mentiras, venganzas, falsas ofertas, expropiaciones, amenazas, ruina, destrucción, fracasos e indolencia ese mismo pueblo al cual enamoró Hugo Chávez Frías con su habilidad prodigiosa del lenguaje mentiroso y mal intencionado utilizado para engañar a ese noble pueblo, algún día, éste pueblo tendría que darse cuenta y reaccionar, tal como lo está manifestando abiertamente en la actualidad.  

Es innegable que antes los venezolanos que salían a las calles a protestar y a manifestar su descontento contra el narco régimen eran los opositores, hoy día la realidad ha cambiado y desde hace algún tiempo han empezado a aparecer manifestante chavistas, molestos, burlados y decepcionados que reclaman mejores salarios y compensaciones sociales que les permitan vivir decentemente. Incluso, algunos de éstos, empiezan a solicitarle al narco régimen su salida del gobierno.

Esta situación no sorprende a nadie, puesto que el ambicioso proyecto político del chavismo ha fracasado rotundamente. No existe solución a la vista para dar respuesta a tales demandas del pueblo, es evidente que el proyecto político y económico del narco régimen llevó a Venezuela a la ruina económica total, moral y cierta, lo cual evidentemente era un asunto de tiempo para que se presentase. Acudir al narcotráfico, para sobrevivir como nación, es por decir lo menos, despreciable ruin y aberrante.

Dado que Hugo Chávez, el egocentrista y prestidigitador comunicacional que llevó a Venezuela a esta inaudita e insólita debacle, descansa en paz, en el más allá, el pueblo y la nación a las que engañó y empobreció está hoy día viviendo en un infierno que devora por hambre  a miles de venezolanos cuyos ingresos no alcanzan para comer, ni para sanar nuestras heridas y enfermedades.

En anteriores oportunidades he escrito  y mencionado que en Venezuela se viene produciendo un genocidio inducido en el cual es imposible saber por falta de estadísticas oficiales cuántas muertes se han producido en estos últimos 20 años por crímenes comunes, crímenes de parte del ejército, crímenes de las FAES, de la policía, de los colectivos, crímenes por hambre, crímenes por falta asistencia médica, por falta de alimentos, por torturas y crímenes por muertes naturales inducidas por tristeza e impotencia.

A estas muertes inducidas se suman ahora las muertes generadas por el COVID-19, cuyos números de mortalidad estarían siendo falseados por el narco régimen y en realidad, se desconocen las cifras exactas que se producen en el país, vivimos en dictadura y como se sabe, así funcionan éstas dictaduras. Con el engaño, la manipulación y la mentira. Queda bajo la responsabilidad del mundo libre, honorable  y democrático el detener este genocidio que se comete meticulosamente hoy día en Venezuela.

Venezuela está tomada por el narco tráfico, el terrorismo internacional, la delincuencia organizada y países totalitarios que socavan nuestra debilitada economía y paz necesaria.

La razón por la que no menciono a la ONU, es debido a que evidentemente esta organización mundial estaría bajo el control diplomático y político del totalitarismo marxista leninista, es inexplicable que ésta organización aún no se haya expresado “contundentemente” sobre el descrito genocidio que está sucediendo desde hace varios años en Venezuela, entre muchas otras omisiones graves y destacables que ha cometido consuetudinariamente el narco régimen presidido por Nicolás Maduro. Si alguien duda de este señalamiento contra la ONU de mi parte, que se pregunte con valentía, transparencia y honestidad, lo siguiente: ¿Por qué la ONU, jamás ha considerado solicitarle al gobierno dictatorial  de  Cuba explicaciones por sus responsabilidades en crímenes y violaciones a los derechos humanos en esa república con régimen de gobierno comunista?  “Amanecerá y veremos