Menu
10/08/2020
A+ A A-

La democracia en Venezuela en indefensión absoluta

Desde hace años Venezuela perdió su democracia, sus libertades ciudadanas, su dignidad y la alegría de su pueblo. Hoy día en Venezuela solo ríen los jerarcas de la narco dictadura, puesto que el resto del país solo llora y se queja, dado que, ni siquiera pueden comer ni sanar sus enfermedades, y mucho menos soñar.

Ahora, con la excusa de la aparición del coronavirus y depredador COVID-19, la narco dictadura se envalentona y aprovecha la ocasión para ensañarse aún más con todos aquellos venezolanos que disientan  y protesten ante la narco dictadura.

A pesar de tener el apoyo diplomático internacional de 60 naciones democráticas del mundo y otras de gran parte de las naciones latinoamericanas ha sido imposible persuadir, ni convencer a la narco dictadura a que abandone el poder. Por el contrario, tal narco dictadura, se prepara para expulsar a la actual Asamblea Nacional legítima que le hace oposición férrea e indoblegable. Esto con la pretensión de intentar sustituirla por otra oposiciónelecta a su medida y condiciones, que le sea tan dócil como los demás poderes del estado, actualmente en control absoluto de parte de la narco dictadura.

Por supuesto, el presidente de la AN Juan Guido, con mayoría de diputados afectos a la oposición política, ha declarado que no participaran en tales elecciones, por no haberse dado las garantías electorales, ni  de trasparencia solicitada. El nuevo CNE fue nombrado e impuesto por el narco régimen, la limpieza y actualización de los registros electorales no se ha querido realizar, las maquinas electrónicas quemadas en los depósitos al parecer no serían sustituidas. Es decir,  es imposible que la oposición por más que desee participar en tales elecciones, lo haga. Por lo tanto ha considerado no hacerlo, por razones que están a la vista del mundo entero.

Vale la pena, aprovechar el momento, para razonar sobre la efectividad de la lucha de la oposición, bajo el liderazgo de Juan Guaidó durante estos últimos 2 años 2019/ 2020. Para mí, Juan Guaidó cumplió con su deber, hizo todo lo posible e intentó lograr el éxito de su misión, a pesar del apoyo masivo recibido por Nicolás Maduro del mundo delincuencial y totalitario, que le ha sostenido en el poder. Se han intentado presiones diplomáticas, diálogos, negociaciones, sanciones económicas, etc.

Hasta se le hizo una oferta de invitarlos a participar en un gobierno provisional amplio de transición nacional, para posteriormente realizar elecciones presidenciales dentro de un lapso de tiempo corto y prudencial, y rechazaron tal oferta. Esto, quizás a  que se les advertía, que en tal gobierno, no podrían participar funcionarios con cuentas pendientes con la justicia, que como es sabido existen unos cuantos personajes de la narco dictadura en esas listas, por haber delinquido, según las leyes y la constitución de Venezuela.

Culpar a Juan Guaidó del fracaso opositor en esta pasada e inédita  lucha, es injusto y hasta cruel, puesto que éste, a pesar de su juventud, lo intento todo. Muchos salen ahora, señalando con mala intención, de que éste se equivocó planteando el tema del cese a la usurpación, cuando eso fue precisamente lo que sucedió en las elecciones presidenciales de mayo del 2018. Esas elecciones fueron una demostración aberrante de poder, ilegalidad y soberbia de parte del narco régimen, para apoderarse de esas elecciones.

Muchos, entre los que me cuento, hemos afirmado, que esta lucha opositora contra el narco régimen chavista que lidera Nicolás Maduro, es inédita, puesto que jamás, una narco dictadura había tenido tantas naciones totalitarias interesadas en protegerla.

En lo político, está el interés de China, Rusia, Corea del Norte y Cuba muy interesados en convertir a Venezuela en una nación marxista leninista o comunista. En lo petrolero, recordemos que Venezuela tiene las reservas más grandes de mundo. Ni decir de las reservas de minerales, las cuales igualmente son las mayores del mundo, incluyendo, una gran variedad de estos minerales, incluso los radioactivos. Esas riquezas, por supuesto que tienen muchos aspirantes foráneos a disfrutarlas. Peor aún, creen tener ese derecho.

En consecuencia, tanto para al comunismo, como para el radicalismo Iraní, tener presencia permanente en Venezuela, sería una gran idea; sobre todo, presencia física tan cercana a un enemigo tan odiado como lo es EEUU, a quién Irán ha amenazado hacerle un gran daño. A esto, agregaría que el régimen comunista cubano, una vez que logro posesionarse en el país, se ha aferrado desesperadamente a Venezuela, como su única esperanza de sobrevivir económicamente, puesto que su economía esta simplemente colapsada.

Por ser vecina de Venezuela, las guerrillas colombianas FARC y ELN, han encontrado en nuestro país un santuario ideal, para su lucha armada contra la legítima y democrática nación de Colombia. Adicionalmente usan a Venezuela; como una ruta ideal para, transportar la droga que se produce en la región colombiana que va directo a través Venezuela hacia Europa y los EEUU.

Mantener a Venezuela como comunista, y por añadidura, como narco traficante; por su posición geográfica, facilitaría a las naciones promotoras del comunismo, su expansión hacia Suramérica, objetivo este, una vieja y legendaria ambición de Cuba y sus amigotes del comunismo, expandir a este flagelo a Latinoamérica.

Se habla del inicio de una guerra fría entre China y los EEUU. ¡Qué buena y magnífica oportunidad tendría China de seguir apoyando a la narco dictadura de Nicolás Maduro en el poder y tener un santuario mundial en plena cercanía a los EEUU! ¡Alerta roja!  Las últimas actuaciones de China dejan entrever ambiciones parecidas a las de Adolf Hitler.

Dentro de los planes de la nueva diplomacia  de los EEUU, estaría planteándose la idea de aproximarse diplomática y económicamente  a Latinoamérica, lo cual tendría mucho sentido, lo cual obliga a los EEUU, darle una mayor importancia a Venezuela.

Desde el punto de vista militar, la oposición venezolana no tiene ejército armado y entrenado como para pretender expulsar al narco régimen del poder con la fuerza de las armas. Así que están muy equivocados aquellos que piensan que la oposición no necesita ayuda externa para sacar al narco régimen del poder, puesto que si se necesita. Bien sea proveniente de los EEUU y parte de Latinoamérica, de la Union Europea o de ambos grupos.

Como se podría argumentar, al parecer la salida a la crisis en Venezuela, la cual se ha extendido al continente americano, ya no depende solo de la oposición del pueblo de Venezuela, puesto que depende la oposición del mundo libre y democrático. Es decir, de no hacerse nada bélico pronto, para sacar a la narco dictadura del poder, Venezuela pasaría a formar parte del comunismo internacional. Convertida por siempre en una narco dictadura, tal como sucedió con Cuba, puesto que el chavismo la habría dejado en ruinas.

Lamentablemente, nuestro más importante mentor y protector, los EEUU, pasa por una época de crisis epidémica, ocasionada por un virus denominado COVID-19 la cual extrañamente se inició en China; que se ha ensañado en especial contra esa nación (¿coincidencia?). Al igual que el mundo en general, los daños son terribles y amenazan a todas las economías del mundo. Si a estos inconvenientes imprevistos se les suma el hecho de que, los EEUU, están en época de elecciones, las interrogantes sobre el que pasara con Venezuela si Donald Trump, pierde las elecciones presidenciales, se abren y nos señalan que, podríamos tener momentos muy difíciles por delante. Confío, en que no será así, puesto que estoy convencido de que ganará las elecciones de noviembre 2020.

No obstante todos estos inconvenientes por los que pasa la democracia en nuestro país, dificulto que el mundo libre de la democracia se queden sin hacer algo al respecto. Se han enviado muchos mensajes y sanciones al narco régimen, advirtiéndoles y dándoles oportunidades que les permitan retirarse del país pacíficamente. La lucha continúa.

Se están dando señales internas de protestas de parte del pueblo venezolano, cada vez más enfurecido por la situación, la cual empeora aceleradamente. Esto indica, que de un momento a otro, el pueblo podría perder el miedo, la paciencia y lanzarse a las calles pidiendo justicia y libertades, lo cual podría ser el principio del fin para la narco dictadura de Nicolás Maduro en Venezuela. Para evitar ese probable genocidio, sería la razón humanitaria, por la que el mundo libre de la democracia debería decidirse a actuar antes, para contribuir con Venezuela a recuperar su libertad y dignidad. “Amanecerá y veremos”