Menu
10/07/2020
A+ A A-

La presión a la AN por las elecciones parlamentarias en Venezuela

La oposición política a la narco dictadura existente en Venezuela, representada por la actual Asamblea Nacional dirigida por su presidente Juan Guaidó, la cual pide el cese a la usurpación, a la mafia narco dictatorial que gobierna actualmente al país en forma ilícita, estaría siendo presionada tanto por el Tribunal Supremo de Justicia  del narco gobierno, como por factores políticos  simpatizantes del mismo, o no alineados con la oposición, para que ésta participe en tales elecciones parlamentarias en condiciones inseguras respecto a la transparencia de tal evento.

A tales críticos y manipuladores, se les olvida que, precisamente, por no haber participado la oposición en las elecciones presidenciales anteriores 2018; en la cual a Nicolás Maduro se le declaró presidente ilícito de Venezuela, es la razón por las que estamos hoy día, con dos presidentes en Venezuela, uno Interino y legal Juan Guaidó y otro ilegítimo ante la justicia mundial del mundo democrático y libre, Nicolás Maduro, este último, a quién se le ha solicitado que dimita pacíficamente al poder, por usurpador de la presidencia.

También se les olvida a estos críticos de pacotilla, con intereses desconocidos, que, la Asamblea Nacional actual, luego de ser electa con mayoría parlamentaria del lado opositor, superó y revivió a todos los ataques y usurpaciones que les hizo la narco dictadura, a través de los poderes del estado que han estado al servicio de la narco dictadura, entre estos; el CNE y el TSJ, por no mencionar a la Fiscalía y al poder Moral, durante estos últimos 3 años de ser electos.

Dado que el mandato que le ha dado la comunidad democrática y legal del mundo libre, a la Asamblea Nacional actual, ha sido la de lograr la salida pacífica y democrática del poder, de la actual narco dictadura que lo ha usurpado, es la razón por la que nos encontramos hoy día, es esta situación indefinida, dado que Nicolás Maduro y sus aliados nacionales e internacionales, se resisten a entregar pacíficamente el poder en Venezuela.

Al vencerse el lapso legal de 4 años que tiene la Asamblea Nacional para ejercer su mandato, el cual se vence el próximo año de 2021, es necesario elegir antes a una nueva Asamblea Nacional, oportunidad única que tiene la narco dictadura para intentar burlar a las autoridades nacionales y mundiales para recuperar, de nuevo, el control de ésta  Asamblea Nacional, y absoluto de Venezuela con todos los poderes del Estado bajo su control. De suceder esto, se habría perdido la única oportunidad pacífica y posible de sacar del poder a esta narco dictadura.

Por lo tanto, la AN actual, controlada mayoritariamente por la oposición, aun cuando en la realidad la mayoría de las probabilidades y consultas previas indican que tiene mayoría intencional de votos, no se puede dar el lujo de dejar en manos del régimen la toma de decisiones respecto a la realización de tales elecciones sin el control debido.

Como de costumbre, otra vez el espurio, irrito y desvergonzado TSJ de Venezuela, intenta presionar a la AN, dándole plazos ilógicos, a ésta, para la selección de los nuevos miembros rectores del CNE, quizás con la intensión de evitar que éste sea conformado por las personas idóneas y más responsable que las anteriores, para conformar ese CNE.

Son muchas las acciones y decisiones a tomar antes y durante estas elecciones parlamentarias, que le garanticen a la AN opositora al narco régimen, un mínimo de pulcritud y honradez en la conducción de tales actividades pre electoral. Nicolás Maduro, sabe perfectamente que si las pierde, tácitamente estaría fuera del gobierno, puesto que no podría evitar por ejemplo, que se le aplique un referéndum revocatorio presidencial, establecido legalmente en la constitución actual.

Hace bien Juan Guaidó en negociar con el narco régimen, hasta el más mínimo detalle, de tales elecciones. Esto, para que se le asegure a la oposición y al pueblo democrático; que no habrá ventajismo, en ninguna de las etapas, poblaciones y mesas de esas elecciones electorales durante el ejercicio ciudadano de cumplir con ese derecho constitucional.

A esos personajes que presionan y critican tanto a la AN para que ésta acepte ir a tales elecciones, en desventaja y sin garantías serias de que la narco dictadura no hará fraude les recomendaría que, al contrario, se acerquen a la AN y le ofrezcan su desinteresada cooperación, ideas y soluciones para que se logre al menos un mínimo de garantías.

Está claramente establecido que en Venezuela, existen personas imparciales en esta lucha a las que el chavismo y sus gobiernos nos han obligado a entrar y a participar. Quizás existan diferencias menores y sutiles entre los grupos que desean la salida del narco régimen del poder, pero apoyar o ignorar al régimen, por defecto, luce complicado entenderlo y aceptarlo.

Cierto que los diversos  grupos políticos opositores políticos a la actual narco dictadura que ha habido a través de esta larga lucha entre democracia y marxismo leninismo y/o en legalidad y totalitarismo, han dejado mucho que desear, ante esta lucha avisada, lo cual hasta cierto punto es comprensible.

Existen también partidos políticos opositores que mantienen una lucha soterrada entre éstos por las diferencias en las acciones políticas a tomar en contra de la narco dictadura, que dificultan la unidad férrea que debería existir internamente entre los mismos. Todos estos factores mencionados arriba, aunados a otros mencionados a continuación, que trascienden a la actuación individual y colectiva de la oposición misma pudieran, ayudarnos a entender por qué esta lucha ha sido tan extraña, polémica, dura, y difícil de entender por los venezolanos y el mundo mismo.  A saber: 

PRIMERO: Aun cuando muchos políticos de la 4ª republica jamás creyeron en las buenas intenciones democráticas de Hugo Chávez Frías y de su movimiento conspirador. Hubo exceso de confianza al permitírsele a éste, participar en las elecciones de 1998, dado que había suficientes razones y motivos como para invalidarlo y no permitirle legalmente participar en las mismas.

SEGUNDO: Posteriormente, a su triunfo electoral de 1998, hubo muchas compras de conciencias entre los sectores políticos, intelectuales y empresariales, que inexplicablemente para los demócratas, se adhirieron y decidieron contribuir con el régimen que se preveía. Unos por dinero, otros por poder, otros por ambición, otros por inseguridad interna y personal, otros por delincuentes.

TERCERO: La transición entre las FAN y las FANB, se hizo de una manera demasiado  fácil, ingeniosa, inesperada y asombrosa, puesto que cuando se creía que el Estado Mayor de las FAN tenían el control de sus responsabilidades y deberes institucionales en defensa de la democracia, se percataron tardíamente que las FAN estaban internamente muy deterioradas, invadidas y discretamente controladas por el movimiento chavista; prácticamente convertidas en FANB, lo cual explica, el control fácil que tenía Hugo Chávez del país antes de atreverse a actuar como lo hizo posteriormente.

CUARTO: Ejecútese, exprópiese, estas despedido, nuestra revolución es pacifica pero esta armada, patria socialismo o muerte, guerra a muerte al capitalismo, muerte a los escuálidos (la oposición), jamás volverán, PDVSA es roja rojita, etc. Son frases, lemas, anuncios y frases; fríamente calculados y preconcebidos por Hugo Chávez, para intentar desmoralizar la firmeza del venezolano en defensa de la democracia. Lamentablemente, cuando se presentó la hora de la lucha honrosa y de la verdad, el venezolano acudió en masa a recibir su regalo de las misiones, y se olvidó de la democracia.

QUINTO: Haber permitido al gobierno  que se  involucrara a Cuba a convivir con nosotros desde el principio de su gobierno democrático elegido, lo cual fue permitido sin protesta alguna de parte de los partidos políticos democráticos existentes en Venezuela. Que recuerde, muy pocas voces de protesta se oyeron en ese entonces.

SEXTO: Entre las pocas voces que se levantaron contra el gobierno, cuando se dispuso a tomar políticamente a PDVSA y convertirla en roja/rojita, los propios empleados petroleros, se lanzaron y desafiaron al narco régimen, con una huelga  petrolera general, para que mantuviera en la empresa, con su conocida y exitosa disciplina y meritocracia,   alejada de la política. Cuando se esperaba que las demás fuerzas productivas del país, apoyaran tal huelga y se sumaran a un paro nacional general, el intento se desmoronó.