Menu
29/03/2020
A+ A A-

El cese a la usurpación es la vía correcta en Venezuela

Son muchas las razones por las considero que el Cese a la Usurpación del Poder en Venezuela es la vía correcta. Esto, para poder: reiniciar pacíficamente la vida democrática, legal, con separación de los poderes del Estado, y los políticos dedicados a mejorar las leyes y fortalecer la democracia, las Fuerzas Armadas Nacionales ubicadas en el rol que les corresponde, en defensa de la democracia e institucionalidad del país, y para recuperar su territorialidad perdida.

La salida a la crisis en Venezuela, debe iniciarse con el cese a la usurpación del poder en Venezuela, seguida de un tiempo de reemplazo, reorganización y optimización del Consejo Nacional Electoral, CNE, así como la actualización del registro electoral existente. Logrado esto, se requerirá de un tiempo prudencial, para lograr el control de la territorialidad del país, hoy día en total control de la delincuencia organizada amparada por el régimen, quien la utiliza para su propia seguridad y defensa.  

Las razones para considerar al actual narco régimen o seudo gobierno como: inepto, corrupto, anti democrático, violador sistemático de los derechos humanos, criminal, torturador, irrespetuoso del Estado de Derecho, irresponsable y pésimo administrador de la economía del país; saltan a la vista y son perfectamente demostrables en cualquier tipo de tribunal que se erija para juzgarlo, por esos crímenes arriba señalados, entre otros que se nos escapan por ahora.  

El conocido como narco régimen, por sus cercanías a este flagelo del narcotráfico que aflige a la humanidad entera, aunado a su partido político conocido como el PSUV, perdieron  sus derechos a competir electoralmente en Venezuela, por la sencilla y llana razón, de que han demostrado fehacientemente que son enemigos de la democracia, de su valores y de sus principios.

Ese partido político, en la voz del presidente Hugo Chávez Frías, declaro y calificó a Venezuela como una nación marxista leninista o comunista, lo cual por simple definición del absurdo, lo descalifica como gobierno y como partido político adecuado para hacer vida política y democrática en una nación que ha preferido y prefiere vivir en democracia, donde el estado de derecho debe estar vigente, lo cual es totalmente contrario a las pretensiones del chavismo y su narco régimen, alineado con Cuba. 

El solo hecho de apoyar a guerrillas que intentan derrocar al gobierno democrático de Colombia, es una argumentación clara y diáfana de sus intenciones antidemocráticas en la región americana. Albergar y proteger a terroristas iraníes como Hezbolá, sería otra razón para descalificarlos como gobierno democrático respetuoso de las leyes y del Estado de Derecho.

Proteger al narco tráfico e interactuar con organizaciones delincuenciales de esa naturaleza y calaña, también inhabilita al narco régimen de Nicolás Maduro para permanecer activo  y legalmente en la actividad política de Venezuela. Son tantas las razones legales, morales y reales que existen, para pedir al narco régimen chavista de Nicolás Maduro que “cese la usurpación del poder en Venezuela” y se largue del gobierno y del país. Realmente no se entiende, cómo es posible que existan líderes, gobiernos y pueblos que aún no lo entiendan ni lo aceptan como lógico y una gran realidad.

Pensar, defender y argumentar, los derechos del chavismo a permanecer actuando en política, con esa hoja de vida tan sangrienta, totalitaria, destructiva y delictiva que exhibe, la cual ha logrado mintiendo y actuando contra de la democracia, la justicia y violando reiteradamente el Estado de Derecho, es como un insulto descarado e inmerecido a la inteligencia, a la nobleza y al espíritu del ser humano pensante.

En definitiva, ese régimen se ha auto descalificado como gobierno y como contendor político, a pesar de los gobiernos y personas inescrupulosas,  que aún se benefician económicamente de éste. La manera más fácil, económica, sabia y menos dolorosa de asimilarlo y tomar la decisión de abandonar el poder voluntariamente es admitiéndolo y actuando pacíficamente, retirándose del poder. Empeñarse en mantenerse en el poder mediante el uso de la fuerza de las armas, pudiera revertírsele y resultar peor para el régimen y sus defensores.

Es cierto que la mayoría de las opiniones mundiales, prefieren una salida pacífica a esta situación de Venezuela. El solo pensar en los costos por daños colaterales como consecuencia del uso de las armas para dirimir esta situación, da escalofríos y nauseas. Al menos que el régimen esté apostando en forma suicida a todo a nada; no existe posibilidad alguna de que éste, permanezca mucho más tiempo en el poder. Esto, puesto que al parecer, las cartas están echadas y, más temprano que tarde, la coalición democrática del mundo libre, encabezada por los EEUU, actuará; y de ser necesario, resolverá el conflicto con el uso de la “persuasión” de las armas.

América, su paz, su economía, su estabilidad y seguridad hemisférica están en juego y peligro. El liderazgo del mundo libre no va permitir que esta situación  anormal se prolongue por mucho tiempo más, y se salga de control. Esta situación de Venezuela Nicaragua y Cuba, así como la de Chile, Colombia, Brasil y México, donde sus economías están siendo influenciadas por lo que sucede en estos 3 primeros países, es una materia de primordial importancia para toda la región americana. Un gobierno que utiliza a la democracia para elegirse como gobernante y al militar para gobernar totalitariamente, no merece una 4ª oportunidad como gobierno. “Amanecerá y veremos”.