Menu
31/03/2020
A+ A A-

El impredecible futuro de Venezuela

Ciertamente, nuestro futuro se ha vuelto impredecible. A los pocos que me lean o al mundo entero en general, de ser el caso; les informamos que evidentemente, nuestro futuro es incierto, y no depende de nosotros los venezolanos, como debería suponerse. Esto, por razones que son evidentes, obvias y están a la luz pública mundial. Venezuela está secuestrada por intereses políticos y comerciales del marxismo leninismo, o comunismo, entre otros intereses mundiales oscuros.

El socialismo; o como se desee llamar a este sistema opresor y perverso de gobierno estatista, que se adueña de la economía de un país, para explotarlo en beneficio de su dirigencia política e intereses internacionales que les apoyan, dizque en beneficio de la población pobre, a la cual adoctrinan, engañan y amordazan por métodos sofisticados de hacerles creer que tales cambios radicales y en ocasiones brutales, son la consecuencia de luchar por ellos, y para ellos, cuando en realidad, lo que logran es empobrecerlos más; y peor aún, pretender hacerles depender de por vida, de ese sistema de gobierno.

Aceptar que los venezolanos no somos los dueños de nuestro propio destino y futuro es muy triste y doloroso digerir y aceptar. Ciertamente, este drama que hoy vivimos los venezolanos debería llamar la atención del mundo entero, para al menos, intentar impedir que esto vuelva a ocurrir en otra parte del mundo.

Lo vengo diciendo alertando desde hace mucho tiempo atrás. Lo que ocurre en Venezuela, está perfectamente planificado, desde el día en que Fidel Castro, líder entonces del comunismo cubano, le puso el ojo a Venezuela, para convertirla en su aliado y financista económico latino americano del marxismo leninismo regional.

Esto, sencillamente, debido a su potencial económico, a su cercanía a la isla de Cuba, así como a la torpeza de nuestros líderes políticos del pasado, quienes no tomaron muy en serio la amenaza que representaba el régimen comunista de Cuba para Venezuela y su democracia. Esto, a pesar de varios eventos anteriores a ese presente, que señalaban lo que acontecería.

La misma nación de los EEUU, no supo cómo tratar ni resolver el problema político latente de la amenaza hemisférica que representaba Cuba para el continente americano y para el mundo. Esas negociaciones que hoy plantean los EEUU al mundo para salir de Nicolás Maduro y su narco dictadura, han debido planteárselas a Cuba, hace más de 60 años. Es importante señalar que, si se hubiese hecho y logrado un arreglo sensato, a tiempo, hoy día no se tuviera esa terrible presión que existe sobre el continente americano, a tal punto, de que hasta se habla de la posibilidad remota, pero cierta, de que esta situación y su trato, pudieran hasta generar la tercera guerra mundial, de no llegarse a un acuerdo concertado y pacífico. 

Ciertamente, el enviado de Estados Unidos para Venezuela, Elliott Abrams, actualizó este pasado viernes la postura de su Gobierno con respecto al régimen venezolano. En ese sentido, aclaró una vez más que la decisión acerca de una intervención militar depende únicamente del presidente estadounidense Donald Trump y no del presidente (E) Juan Guaidó.

Ciertamente, esa es una gran verdad y realidad, puesto que la oposición venezolana es solo una oposición política, lógica y desarmada, puesto que no tiene ejército bajo su control, del que pueda disponer en un momento dado. Por lo tanto, en tal sentido, dependemos de nuestros aliados políticos, para una posible intervención militar; y los EEUU, pareciera ser la única nación que en un caso dado pudiera iniciarla, solo o acompañado de otros países.

Esta aclaratoria, en lugar a molestar a Guaidó, debe más bien tranquilizarle, puesto que existen muchos ignorantes y desinformados, que creen que esa es una decisión y responsabilidad de Juan Guaidó, y de la AN, como presidente legítimo e interino de Venezuela en la actualidad; lo cual, tal como está la situación real en el país, no es cierto.

La misma es bienvenida pesar de su dureza e impacto negativo en el ánimo de los venezolanos, pero muy oportuna, puesto que Juan Guaidó puede seguir sus actividades opositoras internas en el país, con mayor propiedad y como las que realiza de convocatorias y acciones políticas de variados de diferentes tipos como la social, que incluye incluso la atención y distribución de diferentes tipos de ayuda humanitaria a quienes la necesitan.

La parte amarga se esa aclaratoria, es el tener lamentablemente que reconocer que, nuestra FAN no apoya al pueblo democrático, ni a la ley, tal como lo establece la constitución vigente de la República de Venezuela, puesto que prefirió convertirse en un ejército paria, traidor y mercenario que actúa solo por dinero y prebendas en lugar de hacerlo como un deber sagrado y noble: por amor a su patria, respeto a las leyes y a la constitución y finalmente por honor a su profesión de militar.

Como venezolano demócrata y leal a la patria de Simón Bolívar, con casi 30 millones de venezolanos desahuciados, gran parte de los cuales han tenido que salir del país a otros destinos inciertos, juro; que mis granitos de arena, y mis últimos días; se los dedicaré a la patria  y a la lucha junto a la oposición, contra esta perversa narco dictadura, la cual sin duda alguna, más temprano que tarde, será expulsada del poder a pesar del blindaje bélico, pero vulnerable  que han logrado armar a su alrededor. Como venezolano y como nacionalista; pido disculpas a la memoria de Simón Bolívar, y a la memoria de su glorioso ejército victorioso que nos liberó del yugo extranjero, por este horror que deben estar observando desde el cielo o desde donde se encuentren. "Amanecerá y veremos".