Logo

La inviabilidad por la vía pacífica del cese de la usurpación en Venezuela.

View Comments

Cuando Juan Guaidó lanzó el grito libertario del cese a la usurpación en Venezuela, tenía la casi seguridad cierta de que los militares que acompañan a la narco dictadura, se plegarían a la solicitud de la democracia y derrocarían  a Nicolás Maduro. Seguramente que, antes de anunciar esa consigna del cese a la usurpación, convertida en una necesidad nacional, Juan Guaidó y su comando político, habrían contactado a las cabecillas de estos militares, quienes se prestaron para jugar al espionaje y contra espionaje para conocer así los planes de la oposición y engañarlos pícaramente tal como ha resultado. Triste admitirlo, pero se cayó ingenuamente en una trampa.

Es decir, se cayó en una trampa maquiavélica típica del marxismo leninismo, tendida por Padrino López y sus militares secuaces allegados. Luego de varios meses de intentos por convencer ingenuamente a estos militares, los sucesos del 30 de abril, y la liberación como señuelo de Leopoldo López, lo confirmaron y refrendaron.

Pasados 6 meses desde el anuncio del cese a la usurpación, y de varios intentos de negociaciones con el narco régimen enemigo, otra de las acostumbradas trampas  del marxismo leninismo, para investigar y conocer las debilidades del enemigo, se estaría llegando a la conclusión de que la única vía para lograr el cese a la usurpación es con el uso de la fuerza de las armas. La época del te doy esto por esto ya finiquitó.

En un principio, se creía también que con solo la presión económica, se podrían lograr los propósitos finales del cese a la usurpación, medidas estas que solo han ablandado y acorralado al régimen.  No obstante, por otra parte, la narco dictadura ha recibido auxilio y ayuda económica de sus allegados a cambio de desvalijarnos aún más de gran parte de nuestras reservas y riquezas en oro, así como de valiosos minerales para fabricar bombas nucleares entre otros minerales valiosos y estratégicos, reservas éstas que les serian valiosas a los gobiernos delincuentes que apoyan y defienden al narco régimen.

No sería descabellado afirmar que, los principales acreedores de Venezuela, China y Rusia, prefieren perder las millonarias sumas de dineros que han prestado a la narco dictadura, a cambio de mantenerse permanentemente en Venezuela apoyándola y desvalijándola; puesto que sus propósitos ocultos, tal como lo he mencionado en otras oportunidades, son tan importantes y vitales para el logro del debilitamiento de esa gran potencia que se llama los EEUU, su democracia y sus sistema económico capitalista.  Si amigo lector, la guerra fría mundial entre el marxismo leninismo y la democracia, aún no ha terminado. Por el contrario, ha emergido repentinamente en otra modalidad y se ha convertido en una lucha geo territorial en un intento de ubicar bases marxistas leninistas en toda Latinoamérica, con el fin de intentar exterminar a la democracia, a su cultura, a sus riquezas y a sus libertades.

Son mentiras las de China y Rusia, cuando afirman que lo que más les importa, es recuperar su dinero prestado a Venezuela, puesto que sus objetivos geo políticos,  tendrían mucho más valor que esos dineros y quizás los estén mirando desde el punto de vista de una inversión, para debilitar y destruir a su enemigo común.

Lo que se desea destacar y subrayar, en este escrito, es el hecho ya conocido y aceptado por la comunidad internacional que el problema de Venezuela, ya no pertenece ni involucra únicamente a nuestro país, puesto que éste, se ha convertido en un gran problema mundial. La migración de venezolanos hacia otros países crece diariamente y continuamente; al punto de que los EEUU, empezaría a ofrecer ayuda económica a los países solidarios con Venezuela por acoger a sus migrantes. Se dice que al fin de año las cifras de migrantes venezolanos hacia países de Latinoamérica y el mundo podrían alcanzar los 10 millones, lo que significaría que estos problemas de migración aumentarían y se complicarían. Como es de suponer tal migración, afecta negativamente a la economía de muchas naciones, en especial a las latinoamericanas.

Dado que el mundo de la diplomacia mundial, estaría convenciéndose de que ya no existe ni existirían soluciones negociadas posibles que nos lleven a la solución justa e inmediata de un problema que dejo de ser exclusivamente venezolano, para convertirse en continental, es la razón por la que se afirma que, el cese a la usurpación es inviable desde todo punto de vista. Solo será cuestión de tiempo, llegar a la solución única de las armas para resolverlo. Con o sin ayuda latinoamericana, ni militar europea; los EEUU, por obligación y necesidad moral, patriótica, política y económica; tendrán que arriesgarse a intervenir por la fuerza de las armas en Venezuela, puesto que está siendo acorralado por el marxismo leninismo y obligado a actuar, no solo en defensa de Venezuela, sino de su propia nación y de sus propios principios y valores democráticos.

Es natural, aceptable y entendible que opositores y naciones democráticas  allegadas estén en desacuerdo con el uso de la fuerza de las armas para lograr una solución a este vital y enorme problema que afecta a todo el continente americano. Si miramos  hacia atrás en nuestra historia, podremos afirmar y llegar a la conclusión de que por muchos menos intereses y causas, los EEUU, han actuado violentamente en otros países, que les han desafiado,  provocado y puesto en peligro a sus intereses mundiales. Solo es cuestión de tiempo, el tomar tal decisión. Es muy tarde para otro tipo de solución, que no sea la armada. En Venezuela y Latinoamérica existe un gran cáncer cuyo nombre es el comunismo guerrillero, populista, anarquista y narcotraficante, el cual debe ser extirpado de la región cuanto antes con cirugía mayor, para que América pueda seguir avanzando hacia el fortalecimiento y optimización de su democracia, así como de su crecimiento económico, educacional y social que necesita la región. “Amanecerá y veremos”.

© Democracia Participativa / Participatory Democracy