Menu
24/10/2019
A+ A A-

Juego trancado. Única opción: seguir oponiéndonos hasta lograr el cese de la usurpación

Como es natural, el pueblo democrático de Venezuela clama por una solución inmediata que permita el logro del cese de la usurpación por parte de la narco-tiranía, marxista leninista que oprime a Venezuela.  Por la mente de los venezolanos demócratas, la idea de entregarnos y dejar que la narco dictadura continúe gobernando a Venezuela, no pasa por nuestras mentes, ni sucederá; tal como aconteció en Cuba, dictadura la cual sobrepasa ya los 60 años con el poder bajo el control y administración del marxismo leninismo, socialismo,  o comunismo impuesto por la revolución cubana.

El pueblo esta resteado y seguramente dispuesto a seguir sacrificándose por tiempo indefinido hasta lograr su propósito de reconquistar a Venezuela. No es una simple y demagógica opinión la que en este momento estoy manifestando, puesto que ésta, estaría en línea con lo que se percibe en el país de parte de un pueblo noble y luchador, que bajo el liderazgo de la Asamblea Nacional y de sus líderes,  han dado muestras de valor, dignidad, liderazgo y gallardía; las cuales son características, que les impulsan a seguir en la lucha hasta el final que perseguimos.

Lamentable, pero heroicamente, seguiremos poniendo gallardamente con dolor e indignación: los muertos por hambre y enfermedades, los asesinados, los presos políticos, los torturados, los desalojados, los despojados y los perseguidos, hasta que nos llegue la oportunidad de salir de estos criminales. Lamentablemente, la migración seguirá su curso, hasta que ya no sea posible ni salir del país, ni entrar al país al cual deseamos ingresar.

Para compensar todos estos grandes sacrificios que estamos dispuestos a realizar y ofrecer  como pueblo amante de nuestra patria, de la justicia y de su democracia; para mantener viva la fe y la esperanza de recuperar a nuestro país de la barbarie en que se encuentra, prometemos mantenernos firmes y unidos en nuestra lucha y juramos de que nunca jamás, permitiremos que nos roben de nuevo  nuestros sueños, esfuerzos, espíritu de lucha, y convicciones democráticas por preferir vivir en libertad, legalidad y Estado de Derecho.

Con la reflexión anterior, intento penetrar en la mente de todos los venezolanos que han sufrido los embates de esta terrible narco dictadura que nos agobia, destruye y oprime, buscando razones para justificar su voluntad de no entregarse jamás y seguir luchando hasta el final, hasta lograr la libertad plena. En este punto de incertidumbre al que hemos llegado, en el cual no se visualiza claramente una salida inmediata a nuestra situación, internamente nos preguntamos: ¿Y ahora qué hacemos? Sin duda alguna que la respuesta acertada será: ¡Seguir adelante con gallardía y valentía, hasta lograr nuestros propósitos y objetivos, y recuperar nuestra democracia perdida!

Muchos se preguntaran. ¿Cómo seguir en la lucha por el cese a la usurpación, sin ejército que nos apoye?  Es cierto que las armas las tienen ellos. Sin embargo, nosotros tenemos la razón, la verdad y el honor. No olvidemos que los delincuentes, corruptos, narco traficantes,  desacreditados, aborrecidos,  y transgresores son ellos. Lo cual es un peso muerto muy difícil de sobrellevar. 

Sobre todo, porque el mundo entero ya está muy bien informado de la realidad en Venezuela, puesto que ese peso muerto aumenta de peso continuamente, y en algún momento les sobrepasara.

Existe otro peso muerto, el cual tiene que ver con la poca conciencia y dignidad de estos malhechores y delincuentes. No todos ellos estarían dispuestos a restearse e inmolarse, por dinero; y mucho menos por honor ni por la causa de su denominada “revolución socialista del siglo XXI”, puesto que el gancho principal ha sido el dinero y el enriquecimiento rápido y seguro, el cual está en entredicho si lo podrán disfrutar plenamente en el futuro, puesto que ya se han tomado medidas que les estarían dificultando el disfrute de estas fortunas mal habidas. Este peso muerto debería estar preocupándoles.

Existen muchas otras razones para que el pueblo venezolano se mantenga rebelde y en la lucha por la libertad y la democracia por el tiempo que sean necesario hacerlo, puesto que de todas las dictaduras que ha tenido Venezuela en el tiempo, como una república soberana, la actual dictadura ha sido la más perversa, destructiva, costosa, criminal, corrupta, y única en plantear un sistema de vida comunista, considerado como el más humillante y perverso de los sistemas dictatoriales de gobierno existentes en el todo el mundo.

Con el juego trancado, tal como se considera actualmente nuestra situación actual en Venezuela, y ante las negaciones reiteradas del régimen de no aceptar el cese de la usurpación; en respuesta a la oposición democrática, Nicolás Maduro,  estaría armando a más venezolanos para que defiendan su narco dictadura. Ante estos hechos no tenemos más elecciones diferentes, que la de continuar luchando y seguir adelante en nuestra resistencia. Estos sin duda, son factores negativos para la narco dictadura, que trabajan en nuestro favor. Lo peor para Venezuela, sería el darse por vencidos.

Por supuesto, que seguimos a la espera de las iniciativas de las naciones libres que nos apoyan y de las probables acciones subsiguientes por definir, para lograr el cese pacifico de la usurpación del poder en Venezuela. De no lograrse por la vía pacífica, me temo que no quedaría otra opción de utilizar la fuerza de las armas para lograrlo. Aun cuando esta salida no es la que se desea, al parecer no quedaría otra opción que utilizar, por parte de las potencias occidentales que nos apoyan, puesto que al parecer, el problema de Venezuela afecta a medio mundo, y difícilmente pueda ser ignorado o pasar por debajo de la mesa.

Ante los rumores de que líderes latinoamericanos estarían pensando en proponer cambiar de estrategia y realizar un cambio en la escogencia, como presidente interino, luego del cese a la usurpación, por otra opción intermedia, de presidente de transición más neutral que Juan Guaidó. Habría que esperar, para saber qué hay de serio y cierto en girar hacia esa nueva posibilidad.  Si en algo nos sirve de consuelo, las finanzas del régimen están prácticamente agotadas para atender tantas demandas de sus “protectores” y acreedores. Los expertos en economía no vislumbran una forma de que la dictadura se siga financiando ante tantas barreras que se han levantado a nivel mundial en su contra, lo cual es una mala noticia para estos. “Amanecerá y veremos”.