Menu
20/07/2019
A+ A A-

Ser de izquierda no significa apoyar al vandalismo ni a dictaduras

Algunos políticos emblemáticos y destacados, identificados con la tendencia política de  izquierda, que dicen ser demócratas, apoyan directa o subrepticiamente a los regímenes de Cuba y Venezuela, convertidos hoy día en narco dictaduras, lo cual nos hace preguntar: ¿Por qué lo hacen? ¿Será que no han interpretado bien lo que significa ser de izquierda? Será que tienen algún negocio con tales regímenes y están temerosos de perderlos ¿Sera que también odian al denominado imperialismo norteamericano  y al capitalismo salvaje? ¿Será que son hipócritas, y  soslayadamente actúan como demócratas y en su interior son marxistas leninistas?

Si tales izquierdistas actuaran correcta y realísticamente, según los principios de la democracia, seguramente que facilitarían al mundo democrático, expulsar más rápidamente a tales dictaduras del continente americano y de otras partes del mundo, en las que jamás han debido instalarse.

Por principios, moral y sensatez, no se debe amparar ni proteger a delincuentes políticos de esa calaña similar a la de los líderes de tales dictaduras, puesto que desdice, perjudica y ofende a los pueblos de América y del mundo, que practican tal sistema político de gobierno de la democracia representativa, porque definitivamente es el mejor, el más práctico y preferido del mundo.

A pesar de que algunos piensan que la política es el arte de seducir y convencer a las personas de su país y entorno, atrayéndolos y convenciéndolos incursionar hacia sus preferencias políticas, no desechemos al lado moral y rectitud que debe tener un político que se respete, de defender y luchar en favor de la justicia, la verdad, la libertad y la lógica.

Muy a pesar de que el socialismo, el comunismo, el totalitarismo, el vandalismo y el radicalismo árabe, odien a los EE.UU., debemos terminar de aceptar que esta nación, cuna de la democracia mundial, es la nación más fervorosa que defiende a la democracia a nivel mundial, a pesar de las críticas que le hacen por sostener relaciones diplomáticas y comerciales con algunas de tales dictaduras totalitarias.

Es oportuno señalar que todo tiene su límite y las dictaduras, se sobre pasan en sus actuaciones, objeticos y funciones. A estas, habrá que combatirlas permanentemente, tal como, a las dictaduras más radicales y peligrosas para la paz del mundo, entre las cuales Cuba y Venezuela se han destacado, porque además de afectar a sus respectivos pueblos, afectan a la paz en la región americana y en su seguridad global.  Por otra parte, son gobiernos narcotraficantes, asesinos, y violan constantemente los derechos humanos de sus respectivos pueblos.

Cierto que, los partidos políticos de izquierda, son los preferidos por los pueblos más pobres y humildes de Latinoamérica. Sin embargo, es bueno señalar que además de lo dicho, esos pueblos, fueron los mismos que expulsaron de nuestros territorios a los invasores provenientes de Europa, que nos sometieron y explotaron, durante  siglos atrás. Es decir, nuestros pueblos son humildes y mayoritariamente pobres; pero tienen algo adicional en común, prefieren vivir en libertad.