Menu
18/07/2019
A+ A A-

A Juan Guaidó debemos seguir apoyándole solidariamente

Ante los viles ataques del régimen narco dictatorial gobierno de Nicolás Maduro, con acusaciones incoherentes y maléficas contra el grupo político más cercano a Juan Guaidó de intento de magnicidio contra Nicolás Maduro, y ahora con la nueva acusación de planificar robarse un billón de dólares, con una operación fraudulenta inventada; que sumadas a las críticas y acusaciones de algunos opinadores de oficio, entre los cuales se encuentran adversarios políticos,  periodistas frustrados, y opinadores de oficio, que pretenden hacerse notar en el panorama político del país, por razones evidentes de figurar.

Como un venezolano más que ama a Venezuela y desea con todas sus fuerzas que ésta vuelva a la democracia; me siento con el deber y el derecho a hacer este escrito, más como un alerta, previendo, que, tales ataques se puedan profundizar y hacerle daño a la oposición política y general nacional con apoyo internacional de lograr la salida o cesión de la usurpación de la dictadura que destruye a Venezuela, que nos permita elegir a un nuevo presidente democrático que devuelva la paz, armonía, progreso y paz a nuestra nación.

Hasta que no se demuestre fehacientemente lo contrario, Juan Guaidó, es el presidente interino de Venezuela, hasta que se elija a un nuevo presidente de la República de Venezuela. Fue elegido por encima de varios otros líderes con tantos méritos políticos y de conducta ciudadana como los de éste, por la Asamblea Nacional, como su presidente para el actual periodo legal. Su honorabilidad, sensatez y honradez no deberían ser objeto de ninguna duda al respecto.

Intentar guiar las directrices políticas de la oposición, sin ser parte de la Asamblea Nacional, ni líder de uno de los partidos políticos de ésta, ni de uno políticos prominentes que la componen, es sencillamente una banalidad y una insensatez. Una cosa es opinar proactivamente sobre determinado tema; y otra es la de opinar como venezolano, simpatizando y parte de la oposición venezolana en General, la cual simplemente contribuye con los acontecimientos y espera por los resultados.

Por otra parte, discutir públicamente sobre estrategias y decisiones políticas a tomar, es vano e inocuo, puesto que esas decisiones se toman en privado, por la elite a cargo de la insurrección, y sería una irresponsabilidad, y torpeza, discutirlos en público y abiertamente al mundo. Al presidente interino Juan Guaidó y al movimiento de liberación que representa, debemos apoyarlo incondicionalmente hasta lograr el éxito que aspiramos.

De terminar siendo un villano, lo cual descarto de pleno, sería una tragedia descomunal para nuestros sueños, puesto que desconocemos lo que pudiera suceder, y el daño que causaría al movimiento liberador de hoy día. Tengamos mucha fe en él y en lo que representa, para Venezuela.

Sabemos de la fama negativa y criminal del sistema de propaganda del marxismo leninismo o comunismo a nivel mundial, quienes acostumbran inventar y crear pruebas sobre la culpabilidad de un enemigo de su ideología.

Son maestros en el campo de la simulación, la tortura y uso de estupefacientes para cambiar las mentes de las personas, a quienes torturan para crear mentiras y o falsedades que satisfagan sus cometidos. Al comunismo jamás le ha interesado la verdad, puesto que su propósito final es el lograr resultados que les satisfagan, sean estas mentiras, medias mentiras o verdades que les favorezcan, para los fines perseguidos.

Creo que en Venezuela ya conocemos bastante bien esos métodos de tergiversar las cosas y enlodar la reputación de un político enemigo, sea cual sea el objetivo que persiguen. En estos momentos, dada la desesperación que sienten de estar cada vez más acorralados, no es de extrañar que inventen o hagan cosos fuera de lo normal, para tomar aire y sentirse mejor. Debemos incluso, estar preparados para cualquier otra iniciativa diabólica de la narco dictadura chavista de Nicolás Maduro, por la cual según sus propias palabras, estarían dispuestos a inmolarse que rendirse, no sin antes hacerle daño a quienes les acosan.

Mi mensaje final, a los que les hacen el juego al sucio régimen narco dictador de Nicolás, - algunos tan ignorantes  que ni lo saben - les sugeriría que usen la inteligencia emocional y la sensatez, y si pueden hacerlo, por su amor a nuestra nación; se les pide que sacrifiquen un poco su egocentrismo, que nos permita avanzar y lograr liberar a Venezuela de este horrible equipo de sanguinarios y asesinos que nos atormentan. Amanecerá y veremos.