Menu
21/03/2019
A+ A A-

La hipocresía seguirá siendo hipocresía hasta que se demuestre lo contrario

He leído las siguientes preocupantes declaraciones de: Cito Sic: “ Francisco Sucre, delegado enviado Roma en representación del presidente de la Asamblea Nacional Juan Guaidó,  sostuvo este martes que el mandatario venezolano Nicolás Maduro, puede participar en unas eventuales nuevas elecciones en el país.

“El señor Maduro es libre de presentarse en esas elecciones, no como presidente en ejercicio sino como ex presidente de la República. Si lo postula su partido por supuesto lo aceptamos”, dijo el parlamentario durante una conferencia de prensa. “No queremos sustituir una intolerancia con otra intolerancia”, recalcó. Fin de la cita.

Un presidente que: ha irrespetado a la constitución reiteradamente, ha   ordenado matar a sus oponentes políticos, que ha saqueado las riquezas del país, que ha destruido a la democracia, que ha permitido la corrupción sistemáticamente, que ha permitido al narcotráfico actuar impunemente en el país, que ha permitido el saqueo de del arco minero,  que tiene la grave acusación de violaciones reiteradas a los derechos humanos, que no es venezolano por nacimiento, que ha demostrado ser un indigno e inconveniente  presidente de una república; y pero aun, que pertenece  un partido político que odia a la democracia y aúpa al marxismo leninismo como corriente ideológica; jamás puede ni debería aspirar a una nueva nominación como candidato presidencial.

Lamento en lo más profundo de mi corazón tener que discrepar en un momento tan crucial e importante para Venezuela, por las desafortunadas declaraciones de un miembro del equipo político opositor a la dictadura que impera en Venezuela, al cual en mi humilde opinión le falta una claridad absoluta respecto a lo que le conviene a Venezuela.

Ese señor Nicolás Maduro, y sus cúpula que le apoya y soporta, no se merecen jamás una nueva oportunidad constitucional de participar de nuevo en elecciones electorales en Venezuela, puesto que han violado reiterada y consistentemente nuestras leyes y la constitución mismas, al comportarse como un bandolero en la conducción de los destinos de Venezuela.

Finalmente, Juan Guaidó ha expresado reiteradamente que, para que se realicen nuevas elecciones en Venezuela, estas deberían realizarse con un nuevo CNE, y un registro electoral revisado y actualizado;  para lo cual, se requiere que la dictadura existente cese en sus funciones y se aleje del gobierno, para que estas se puedan se puedan realizar, limpias y trasparentes, con veedores calificados confiables y  demócratas a carta cabal.

Es decir, tal como se interpreta, Nicolás Maduro debe entregar el poder al sector demócrata del país, sensato y responsable, para que éste lo encamine de nuevo por el rumbo correcto y legal que debemos transitar, según la constitución y leyes existentes. Nicolás Maduro, no tiene ningún derecho legal de volver aspirar a la presidencia del país, puesto que además, es repudiado por una inmensa mayoría  del 90% de la población de la nación.

Finalmente, soy de la opinión, de que un partido político que represente al marxismo leninismo, y al comunismo; enemigos acérrimos de las democracias del mundo libre, como lo es el PSUV, no debería permitírsele que participe en elecciones presidenciales de un país en el cual se practique la democracia como forma de elegir a sus gobiernos, por razones obvias, que no requieren de mayor explicación.

Si deseamos, hablamos y pensamos en reconstruir a un nuevo país y a una nueva democracia, deberíamos actuar con mucha responsabilidad y sensatez, desde cualquier posición que nos corresponda actuar como líder y/o como miembro de ese equipo, que se arriesgará a contribuir con la nación.

Naturalmente, desconozco las razones del señor Francisco Sucre para dar tales declaraciones y las del señor Antonio Ledezma, quien le acompañaba, y quién al parecer las respaldó y validó. Tampoco creo que el ingeniero Juan Guaidó, les haya dado tales instrucciones para tales declaraciones, puesto que las mismas, van en contrasentido respecto a su hoja de ruta establecida. Si a mí, como un venezolano más, me alarmaron y me llamaron la atención, seguramente que a otros venezolanos y extranjeros, también pudiera haberles llamado la atención, por lo extraño y contradictorio de éstas.

Si detrás de estas declaraciones, está la necesidad de complacer al vaticano, quien ha anteriormente habría demostrado estar sentimentalmente apoyando al chavismo y al marxismo leninismo; mi posición seguiría siendo la misma de critico de las mismas, puesto que todo venezolano, debería tener el derecho sublime de contribuir pro activamente en favor de la nación, en lugar de continuar con los dobles discursos, que tanto daño nos han hecho a través del tiempo.  A propósito, soy católico apostólico y bautizado, y creo en Dios por sobre todas las cosas.

Ni libres ni acondicionadas, ni trucadas. Nicolás Maduro no debería participar nunca más en elecciones en Venezuela, por todos los motivos anteriormente expuestos, los cuales, para un buen entendedor deberían ser suficientes.  Cumplir con el deber, la constitución y las leyes no es intolerancia, es aplicar responsablemente las leyes de la nación.