Menu
13/12/2018
A+ A A-

CUANDO EN UN PAÍS SE PIERDE LA CULTURA DEL TRABAJO

La metáfora más próxima a la nobleza y al heroísmo que haya dado el ser humano con su profesión, la demostró la banda de músicos del trasatlántico Titanic, quienes siguieron tocando hasta que las aguas se tragaron el barco, inspirados en un acto de valentía en medio del horror y el caos que debió reinar en cubierta, prefiriendo seguir la actuación con una selección de la música popular de la época, entre valses y marchas, que salvar el pellejo.

La mística en el trabajo que ha caracterizado durante un siglo a las sociedades más productivas del planeta, ha sido  demolida en Venezuela los últimos 20 años por políticas y un discurso gubernamental, que ha degradado la importancia de la identidad laboral con la empresa sea pública o privada, por tan solo esperar beneficios de las cadenas presidenciales, los aumentos salariales unilaterales y los bonos del carnet de la patria.

Hasta no hace mucho quienes eran los héroes del barrio, la urbanización, el liceo, la universidad, quienes portaban un carnet que los identificaba como trabajador de cualquier empresa del estado,  PDVSA, Empresas Básicas de Guayana, CANTV, Ministerios o empresas privadas como la POLAR, Empresas automotrices, destacándose SIDOR donde numerosos trabajadores recibían mas por sus acciones que lo percibido por salarios. Y como estos podríamos citar cientos de ejemplos, donde la característica común era el orgullo de tener un trabajo digno sin importar si el propietario era el estado o empresa privada.

Hoy como aquella vieja canción, todo se derrumbó. Actualmente en PDVSA los cargos de gerentes y supervisores están vacantes, ya  nadie los quiere asumir por dos razones fundamentales, la primera es el peligro de ejercer un cargo de una empresa en ruinas donde se ha desatado una cacería de brujas, cuyo desenlace es fabricar culpables que termina en numerosos casos en la cárcel, en segundo lugar quien desea ser gerente con salarios cercanos a los 5000 bs. Soberanos

La debacle en PDVSA es total, en zonas como la refinería de Bajo Grande, en los campos de producción de Campo Boscán se han retirado más de 500 trabajadores, y en general 1500 en la región, debiendo los gerentes ante la carencia de personal, encargarse personalmente de las operaciones de llenado de los camiones cisterna, ante la presión de la demanda que genera las largas colas en las estaciones de servicio en el Estado Zulia y en el occidente del pais.

Este cuadro crítico es extensivo a las empresas del estado, en CORPOELEC se han retirado los dos últimos años más de 20.000 trabajadores, en PDVSA la Campiña el personal supervisorio y gerencial en protesta por los bajos salarios chequean asistencia y se retiran a sus hogares, en las empresas básicas de Guayana por diferentes causas entre ellas el transporte, los niveles de ausentismo registran hasta un 50% semanal.

Esta dramática realidad indica la desmotivación general que existe en los trabajadores del sector público, acrecentada por las políticas económicas del gurú presidente obrero, quien ofrece  mano de obra barata para ofrecerla en condiciones ventajosas a las inversionistas chinos y rusos, con las tablas salariales que han eliminado la meritocracia, la antigüedad, en fin el reconocimiento al esfuerzo humano reproducido en el trabajo.

Froilan Barrios Nieves                                                                         Movimiento Laborista