Menu
09/12/2018
A+ A A-

Cubazuela en plena acción política

Con la destitución del jefe del Sebin en Venezuela, general Gustavo González López, del ala política chavista del régimen de Nicolás Maduro, por la dictadura de Cuba, se empieza una purga política de las acostumbradas en el comunismo, que nos induce a pensar que, Cuba toma mayor control de las decisiones políticas del régimen venezolano.

Cito SIC. Al Nuevo Herald: “La destitución del ex jefe de la policía secreta (SEBIN) Gustavo González López, quien según la prensa venezolana se encontraba detenido el viernes, constituye un duro golpe para el número dos del chavismo, Diosdado Cabello, cuyo control sobre el temido organismo de inteligencia pasa ahora a manos de La Habana.

González López es un cercano aliado de Cabello, quien por años se ha desempeñado como un pilar de soporte del régimen de Nicolás Maduro pese a la rivalidad entre ambos y las tensiones entre el sector militar-nacionalista y el procastrista encabezado por el propio gobernante.

Al cierre de esta edición se desconocía el paradero de González López, pero según informes de prensa locales el mayor general fue arrestado poco después de ser destituido el 31 de octubre y se encuentra en manos de la rival Dirección General de Contrainteligencia Militar (DGCIM).” Fin de la cita.

Para interpretar mejor a esta noticia, habría que retroceder un poco en el tiempo, y ubicarse en las tantas declaraciones que ha hecho el chavismo sobre su proyecto revolucionario bolivariano del socialismo del siglo XXI, el cual indicaba la posible fusión de las repúblicas de Cuba y Venezuela, en una sola, con el nuevo nombre de Cubazuela. Sobre esa idea, se ha hablado poco en los últimos años. Sin embargo, la misma no suena descabellada, para ambas dictaduras, si es que esta idea es permitida en el seno de las Naciones Unidas y de la OEA.

 

De ser factible esta fusión, entre ambos gobiernos, esto les permitiría a ambas dictaduras, sentirse más seguras y más fuertes en su lucha contra el sistema democrático y libre de gobierno que trabaja junto a sus respectivos pueblos y organismo internacionales en derrocarlos, para restaurar las libertades y justicia en ambos países.

Al aceptar Nicolás Maduro mayor injerencia de Cuba en nuestro país, de la que hasta ahora ha tenido el régimen castrista en Venezuela, significa que se ajusta cada vez más la cuerda la cuello, puesto que queda en total indefensión política para tomar decisiones soberanas aisladas de Cuba. Habría que esperar por las reacciones de Diosdado Cabello y los militares que le siguen, respecto a tal situación. Posiblemente se produzcan protestas internas dentro del chavismo, puesto que se sabe del distanciamiento de este sector, de Nicolás Maduro, a quién han intentado derrocar. Es lógico pensar, que la suerte de Cuba, está en gran medida dependiendo de la suerte de Venezuela a la que tiene que apoyar a como dé lugar, puesto que de caer la dictadura de Venezuela la cubana se tambalearía, sino es ambas caerían juntas.   Amanecerá y veremos.