Menu
16/07/2018

CRONICA 24 DEL 08 DE JULIO DE 2018: “AY QUE MIEDO”

“Aquí estamos y aquí seguimos” decía, un banquero de origen cubano ya desaparecido que enfrentó la enorme crisis bancaria que sacudió la banca venezolana, después de ser defenestrado  el difunto Carlos A. Pérez, expresión que acuñó hasta el día de su muerte. No me queda de otra que tomar esa expresión prestada para aplicarla a mi decisión de permanecer aquí y ratificar en mis crónicas que sigo apostando a la Venezuela libre y democrática que se levantará de sus cenizas cuando llegue el momento que nos depare la Historia para enterrar de una vez y para siempre la maldición del llamado Socialismo del Siglo XXI que ya sabemos no es más que el comunismo de nuevo cuño mimetizado esta vez como la doctrina  de la redención de los pueblos para revivir la fracasada ideología que tanto daño ha hecho a la humanidad.

Me ha costado  trabajo nuevamente desenvainar mi modesta pluma para escribir esta crónica #24 para la zaga que comencé en mayo del, pasado año, porque no puedo asumirme al desánimo y la desesperanza que hacen presa de una clara mayoría de este pueblo convertido en menesteroso, y que aún no sale del estupor que produce  vivir precariamente en este otrora rico y maravilloso país dotado por Dios de todas las condiciones necesarias para gozar de salud prosperidad y paz por los siglos de los siglos que han  sido interrumpidos por la hordas del demonio que “por ahora” intentan apoderarse de esta tierra de gracia, pero que les llegará la hora de arder en las calderas de su propio infierno. Ante mi racional optimismo muchas personas en su angustia existencial me reclaman: ¿Pero cuándo?

Mi respuesta sigue siendo la misma; un  desastre de tal naturaleza y magnitud que lleva en ejecución casi 20 años, no es posible liquidarla en 20 días ni en 20 semanas, y lleva su tiempo. Termino diciendo como buen cristiano: Los tiempos de Dios son perfectos. Pensamiento y acción para enfrentar con valentía este amargo proceso que nunca concibió la nobleza de este pueblo que ante la vesania de este régimen no sabe qué hacer, huérfano de un liderazgo lúcido y capaz que logre entender lo que significa realmente la Unidad que salve la Patria, que comporta el sacrificio de desterrar todas las ambiciones de individuos o grupos políticos, llámense como se llamen, tengan historia o sean noveles en la lucha en la pretensión de conducir los destinos de la Nación integrando todos los factores  de la Sociedad Civil rescatando su verdadero poder que le ha sido usurpado por la canalla militar- civil que nos gobierna hoy.

 Para que ese propósito se logre todavía hay que sufrir, todavía tienen que aprender y entender que el éxito de estos mafiosos ha sido dividir, chantajear, comprar voluntades, corromper, en un marco de permanentes engaños y promesas que nunca cumplirán mientras sus focas amaestradas y sometidas aplauden con sonrisas forzadas.

Como es mi costumbre veamos a vuelo rasante lo acontecido durante la pasada semana corta habida cuenta que el jueves 5 de julio se conmemoró el 207 aniversario de la Declaración de Independencia de Venezuela con los consabidos festejos de Estado y el no menos ridículo desfile militar que muestra el poderío de las FAN con la chatarra adquirida a Rusia y China para que sepamos que ésta es una robolución armada hasta los dientes para enfrentar los “intentos desestabilizadores del Imperio” apoyados por los lacayos internos , de modo que los generales y sus etcéteras pudieron mostrar las chapitas y condecoraciones adquiridas tras los combates contra un pueblo inerme del que se burlan todos los días.

Por cierto que fue notable la ausencia de espectadores que parecen estar cansados de tanta fanfarria y palabrería inútil que no resuelven absolutamente nada, sino ratificar, y repito. “Por ahora”. Quién tiene el poder de las bayonetas. Del otro lado acotamos que: Las enfermeras y gremios médicos de casi todos los centros asistenciales del país hace dos semanas que están en paro famélico por las condiciones miserables de sus salarios y la falta de dotación e insumos de los hospitales y centros de salud sin que las autoridades de la salud hagan nada; ni los cambios efectuados al tren ministerial hace varias semanas reconozcan sus reclamos justos  y sigan ignorando que la crisis humanitaria se acrecienta por horas donde mueren pacientes adultos y niños inocentes por falta de medicamentos y el  avituallamiento necesario como la comida por Ej.

También fueron anunciados los aumentos salariales y las promociones  en las FAN donde es público y notorio, por solo mencionar unos datos, un coronel del ejército gana la friolera de 240 millones de Bs, un Tte. Coronel 203 millones de Bs, un mayor 148 millones de Bs., un Capitán 118 millones de Bs., y no digo la escala ascendente de la cadena de mando para ahorrar espacio que necesito para señalar que el salario mínimo establecido para la mayoría de la población es de 5 millones y algo incluyendo los tickets de alimentación. Señalo  otros elementos de importancia como el éxodo sin precedentes de nuestros habitantes que solo para Colombia llegan mensualmente 300,000 venezolanos sin mencionar Perú, Ecuador, Brasil, Chile,  Guyana, Panamá, España, EE.UU  y cuanto país vecino o no, los reciba. Claro que para Cuba nadie se va, ni a Nicaragua o Bolivia.

Esto hay que anotárselo al cada vez mayor deterioro de las condiciones de vida y de una hiperinflación que los economistas oficialistas no son capaces de abatir ni recibiendo la asesoría del español Alfredo Serrano del grupito de intelectuales del Partido Podemos de España al que le pagan una millonada, total para los peores resultados. Y qué decir de los presos políticos que aún  sufren un injusto encarcelamiento y que ahora se les suman dos centenares de militares que de un modo u otro han disentido de este nefasto sistema y que son fehaciente prueba que dentro del estamento militar existen serios problemas a pesar que son los privilegiados del régimen con todas las lacras que arrastran. Por cierto hoy he leído un amplio trabajo del criminólogo Joaquín Chafardet quien con fotografías y detalles publicó la cúpula mandante del poder militar, (recomiendo leerlo) para que sepamos quien es quien en ese sector pretoriano.

Y ya concluyendo esta crónica me asomo a algunos de los precios de la canasta alimentaria  que hoy constaté  ya que en mi hogar, casi siempre realizo las compras que pueda para nuestra sobrevivencia precaria siendo los precios actuales determinados por las circunstancias del magro mercado de que disponemos. Un cartón de 30 huevos cuesta 4 millones 750 mil bolívares. Un kg de café cuesta 8 millones de Bs; 1/2 Kg de tomates, 1 millón 936 mil, Bs; un paquete de 250 servilletas de mesa cuesta 254,000 Bs. Y pare Ud. de contar. ¿Qué bolsillo puede con tales precios? , solo los militares de capitán hacia arriba y los jefazos de ministerios y otras dependencias del narco estado; enchufados y bien enchufados del régimen, los demás, sálvese el que pueda.

Con verdadera pena dejo para el final el episodio del 5 de julio con las imágenes reportadas por todas las redes sociales, del pelotón militar cubano o los portadores de la Bandera cubana a paso marcial en esos actos. ¿A santo de qué? ¿Qué significa eso? ¿Será que tienen razón los que ya le llaman al país Cubazuela? ¿Hasta dónde llega la sumisión? La Humillación y el escarnio al pueblo venezolano trascienden todos los límites en un acto de insolente crueldad a la nación en la fecha de la Declaración de Independencia que debe ser sagrada para la Patria. ¿Será que aquí nadie aquí es capaz de enfrentar semejante agravio?

Pobre Venezuela, aun así sigo apostando por esta tierra o lo que todavía queda. Resurgirá solo cuando Dios quiera y su pueblo lo decida.

 

Pedro Pérez Castro

                              Caracas 8 de Julio de 2018