LA REVOLUCIÓN Y YO (segunda parte). EL TERROR Y DESERCIONES

Ernesto Estevez Leon                                      EL TERROR Y DESERCIONES

       “Hemos fusilado, fusilamos y seguiremos fusilando mientras sea  necesario”

       - Ernesto Che Guevara, Asamblea General de la ONU, 11 de diciembre 1964 -

Fidel Castro en su cruzada personalista para imponerse como el único responsable de la derrota de la dictadura batistiana no podía tolerar que nada ni nadie pretendiera ser coprotagonista del triunfo revolucionario. Su primer objetivo fue el Directorio Revolucionario 13 de Marzo DR-13, fundado en febrero de 1956 por José Antonio Echeverria, quien presidía la Federación de Estudiantes Universitarios FEU, y estaba integrado por jóvenes estudiantes de clase media que desataron la lucha urbana contra Batista.

El DR-13 fue el ejecutor del ataque al Palacio Presidencial el 13 de marzo de 1957 y la toma de la estación radial Radio Reloj, lo que le costaría la vida a José Antonio Echeverría. (11) El ataque al Palacio Presidencial causó un gran impacto en la opinión pública lo que no fue del agrado de Castro quien no estaba dispuesto a compartir el escenario revolucionario con nadie. Al producirse la huida de Batista, el DR-13 ocupó la Universidad de La Habana y el Palacio Presidencial, negándose a permitir el ingreso del Presidente Manuel Urrutia. Bajo la presión y amenazas de Camilo Cienfuegos, el DR-13 aceptó desalojar el Palacio, pero no entregaron sus armas.

Ese desafío a su autoridad resultó inaceptable para Fidel Castro quien en la noche del 8 de enero se dirigió al Campamento de Columbia donde, frente a miles de cubanos, atacó al Directorio cuestionando su negativa de entregar sus armas y de fusionarse con el Movimiento 26 de Julio. En ese discurso, Fidel pronunciaría su hipócrita frase “Armas, ¿para qué?, lo que recibió como respuesta de la multitud, un coro de “!Vamos contra ellos!”.

Los hombres del Directorio, quienes habían visto por televisión el show montado por Fidel Castro, decidieron entregar sus armas y replegarse, lo que llevó a la desaparición del Directorio como organización independiente.(12) Fidel aprovechó ese primer discurso ante las masas para notificarle al pueblo cubano el inicio del régimen de terror contra los opositores a la Revolución, diciendo, “Les digo que aquellos quienes han asesinado no serán salvados por nadie del paredón”. Al finalizar su discurso los reflectores se centraron en Castro y mientras este saludaba a la multitud una paloma blanca se posó sobre su hombro. Tras unos minutos de silencio la imagen fetichista de la paloma sobre el hombro del Máximo Líder llevó a que estallaran gritos histéricos de ¡FIDEL!, ¡FIDEL!, ¡FIDEL! (13)

 

Ciertamente Fidel Castro honraría su palabra. Los juicios y fusilamientos comenzarían en toda la Isla y recibirían amplia cobertura de los medios de comunicación. Con el propósito de dar sostén legal a las ejecuciones, la llamada Ley Fundamental aprobada el 7 de febrero de 1959 amplió las excepciones en las que podía aplicarse la pena de muerte de manera que pudiesen ser fusilados “los miembros de las Fuerzas Armadas, de los cuerpos represivos de la Tiranía y de los grupos auxiliares organizados por ésta”. Apenas seis meses después, el 29 de junio de 1959, la Ley Fundamental fue modificada por la Ley de Reforma Constitucional en la que se ampliaron aún más los supuestos para aplicar la pena de muerte a las personas “culpables de delitos contrarrevolucionarios”.

En realidad de lo que se trataba era someter a la población a un régimen de terror mediante la institucionalidad de la muerte y la legalización del asesinato político. Recuerdo haber visto por televisión el juicio al oficial del Ejercito cubano Jesus Sosa Blanco quien fue acusado de cometer 108 asesinatos. El juicio - calificado como “un circo romano” por el propio Sosa Blanco - se celebró la última semana de enero de 1959 en el Coliseo de la Ciudad Deportiva en la Habana, con la presencia de 15,000 espectadores que gritaban a coro ¡Paredón! ¡Paredón! El juicio, montado y dirigido por Fidel Castro, duraría todo un día y vería desfilar a 45 testigos que inculparon a Sosa Blanco, quien permaneció inmutable y sonriente durante el proceso. El 20 de febrero, tras confirmarse su condena a muerte, Jesus Sosa Blanco fue llevado ante el pelotón de fusilamiento y pidió como última voluntad dar la orden de fuego a sus ejecutores. Irónicamente, el Comandante Humberto Sorí Marín quien presidio el juicio de Sosa Blanco, sería ejecutado en abril de 1961.

En definitiva, el castigo máximo como política de Estado, llevaría a la muerte entre 1959 y 1960, a 1330 cubanos y a más de 10.000 a las cárceles por delitos políticos. (14) El 16 de febrero de 1959 el Primer Ministro José Miro Cardona renunció a su cargo por no estar de acuerdo con la política de terror y fusilamientos aplicada por Fidel Castro, quien lo sustituiría en el cargo de Primer Ministro, con poderes absolutos. En junio de 1959, el Ministro del Exterior Roberto Agramonte fue obligado a renunciar y sustituido por el izquierdista Raúl Roa y un mes más tarde, el propio Presidente Manuel Urrutia, quien fue acusado de “traidor” por oponerse al rumbo totalitario y radical de izquierda que la Revolución había tomado, renunciaría a la presidencia y pediría asilo en la embajada de Venezuela en La Habana. Manuel Urrutia sería sustituido por el comunista Oswaldo Dorticos Torrado, quien se quitaría la vida el 23 de junio de 1983.

LA DESAPARICION DE CAMILO CIENFUEGOS

La relación del Comandante Huber Matos Benitez con los Castros y su desacuerdo con el viraje hacia laComandante Camilo Cienfuegos izquierda que estaba tomando la Revolución, lo motivó a que el 19 de octubre de 1959 presentara su renuncia como Jefe de la provincia de Camagüey. El 21 de octubre, tras los ataques de Castro transmitidos por los medios de comunicación en los que se le acusaba de traidor y de sublevarse contra la Revolución, Huber Matos decidió grabar su testamento político para la posteridad antes de que las fuerzas de Camilo Cienfuegos llegaran al Regimiento de Camagüey para arrestarlo. La grabación - con apenas 20 minutos de duración - fue sacada de la comandancia en circunstancias desconocidas y enviada subrepticiamente a Puerto Rico, donde terminó registrada en un acetato de larga duración.

Una copia de la grabación le fue entregada a Huber Matos a su llegada al exilio en 1979. Sobre el propósito de aquella grabación, Huber Matos manifestaría que "Mi verdadero propósito fue alertar al pueblo cubano en un intento por evitar la tragedia que se avecinaba. Para esa fecha estaba convencido de que Fidel Castro era parte de la conspiración comunista fraguada por Raúl Castro y el Che Guevara. Queríamos parar la traición y restituir la República sobre el respeto a las estructuras democráticas''.(15) Cuando Camilo Cienfuegos llegó a la guarnición en Camagüey, comprobó que no existía ningún alzamiento y Huber Matos se entregó de forma pacífica junto a sus oficiales.

Ante lo que evidenciaba ser una falsedad, Cienfuegos le reclamó telefónicamente a Fidel Castro que se estaba cometiendo un error con el arresto de Matos y que todas las acusaciones contra él, carecían de fundamento. Esa conversación con Fidel Castro sellaría el destino del Comandante más popular de la Revolución. Matos seria enviado a La Habana junto a 5 capitanes y 11 tenientes que lo habían apoyado para ser sometidos a un Consejo de Guerra el 11 de diciembre. Huber Matos sería condenado a 20 años de prisión, pena que cumpliría hasta el último día.

Camilo Cienfuegos permanecería en Camagüey hasta el 28 de octubre cuando despegó hacia La Habana a las 6 p.m. en la avioneta Cessna 310C, No FAR 53, junto a su piloto Luciano Fariñas (2000 horas de vuelo) y el guardia de seguridad Felix Rodríguez. El avión nunca aterrizó en La Habana, pero tomarían 24 horas para que las altas esferas del poder se percataran de la desaparición del hombre más popular de la Revolución. El 30 de octubre se corrió la voz que Camilo había aparecido. Ese día estaba en mi aula de 5º grado en la Havana Military Academy (16) cuando se informó por los altavoces que Camilo había aparecido vivo. Ante esa noticia, los alumnos salimos al patio de desfile a celebrar gritando ¡Viva Cuba! y ¡Viva Camilo! Pero la alegría poco duraría pues un furioso Raúl Castro habló por la televisión desmintiendo la aparición, calificándola de “imposible”.

La desaparición de la avioneta que transportaba a Camilo Cienfuegos, cuyos restos nunca aparecieron, fue atribuida por los medios cubanos al mal tiempo presente entre las provincias de Camagüey y Matanzas, pero las investigaciones meteorológicas sobre ese día afirmaron que las condiciones climáticas eran razonablemente buenas. Sin embargo, existen versiones que el Cessna donde volaba Cienfuegos fue derribado por orden de Raúl Castro por un caza británico Hawker Sea Fury (17) de la Fuerza Aérea Revolucionaria FAR que despegó del aeropuerto de Camagüey unos minutos después que lo hiciere la avioneta de Cienfuegos. Viene al caso señalar que el piloto del Sea Fury que supuestamente derribó el Cessna No. FAR 53 por orden de los Castros, desapareció y que el mecánico José Paz, quien preparó el caza Sea Fury para su despegue e informó tras el regreso del avión que una de las ametralladoras Vickers de 7.70mm del Sea Fury estaba completamente descargada, murió ese mismo día atropellado por un carro en la Vía Blanca. (18)

Huber Matos siempre mantuvo que la avioneta en la que viajaba Camilo Cienfuegos fue abatida por orden de los Castro. De hecho, en octubre de 1980 tuve el privilegio de toparme en un vuelo de VIASA con el Comandante Matos quien regresaba a Miami tras fundar en Caracas el 21 de octubre de ese año, el “Movimiento Cuba Independiente y Democrática CID”. Después de presentarme y darle la mano, le pregunté si podía hacerle una pregunta, a lo que me respondió, “Usted dirá”. De seguido pregunté: “¿Camilo murió en un accidente aéreo por causa del mal tiempo?” su repuesta fue tajante, “!No! Los Castros ordenaron eliminarlo”.

 Comandante Huber Matos Benitez bajo arresto  siendo transportado a la prisión de La CabañaEl año de 1959 concluyó con el aumento de la tensión entre Estados Unidos y Cuba y el acercamiento con la Union Soviética. El 21 de octubre, coincidiendo con el arresto de Huber Matos, aconteció un hecho que le serviría a Fidel Castro de excusa para tensar las relaciones con los Estados Unidos. Ese día, el Comandante Pedro Luis Díaz Lanz, quien comandó la Fuerza Aérea Revolucionaria FAR y se había fugado a Estados Unidos el 29 de junio de 1959 tras ser destituido de su cargo, sobrevoló de forma rasante La Habana en un avión procedente de Miami, dejando caer miles de volantes que denunciaban el camino marxista que había tomado la Revolución. (19). Su acción provocó una balacera indiscriminada desde los campamentos militares, edificios y calles por parte de miembros del Ejército Rebelde que causaron varios heridos y dos muertos en tierra.

El 14 de julio de 1959, tras su arribo desde Cuba a Estados Unidos, Diaz Lanz, quien había sido considerado por Washington el desertor cubano más importante hasta esa fecha, compareció ante el Sub-Comité de Seguridad Interior del Senado en Washington y expuso los planes de Castro para aliarse con la Union Soviética. La reacción de Fidel Castro sobre la incursión de Diaz Lanz no se hizo esperar. Castro culparía a Estados Unidos de lo que llamó el Pearl Harbour de La Habana.(20) Los continuos ataques contra Estados Unidos por las autoridades fidelistas llevaron a que el 27 de octubre el embajador norteamericano Stephen Bonsal entregara una nota de protesta al Presidente Oswaldo Dorticos en la que acusaba a Cuba de hacer esfuerzos deliberados para “sustituir la amistad tradicional entre nuestros países por enemistad ”.

Al día siguiente, en una rueda de prensa en Washington se le preguntó al Presidente Eisenhower su opinión sobre lo que pretendía Fidel Castro con sus ataques a Estados Unidos, a lo que respondió el Presidente, “No tengo la intención de hablar de las motivaciones de un hombre como ese. Se trata de un país del que uno creería, basándose en nuestra historia, que iba a ser uno de nuestros amigos más sinceros.” (21)

Los dos meses restantes de año 1959 - llamado “Año de la Liberación” en el léxico revolucionario - vieron el aumento de las detenciones y ejecuciones a lo largo y ancho de la Isla, llegándose al extremo, a finales de noviembre de 1959, de suspenderse el habeas corpus, lo que le permitió al régimen detener y desaparecer a cuanto cubano consideraba un contrarrevolucionario.

En el mes de noviembre también se promulgaron leyes dirigidas contra las inversiones extranjeras, especialmente las norteamericanas. Fueron expropiadas sin ninguna compensación las tierra propiedad del King Ranch, de la International Harvester y de la Bethelhem Steel. Ante la negativa castrista de compensar a las empresas expropiadas, Washington amenazó a Cuba con suspender la compra de azúcar.

A mediados de diciembre, Fidel Castro se reunió con el soviético Alexander Alexaiev (22) quien había llegado a Cuba en Octubre supuestamente como corresponsal de la Agencia Tass. En realidad Alexander Alexaiev era un oficial de inteligencia especializado en America Latina que había sido enviado a Cuba para evaluar el proceso revolucionario. En la reunión se acordó la visita a Cuba del Vice Primer Ministro soviético Anastas Mikoyan - la que se produciría en febrero de 1960 - y el estrechamiento de las relaciones con Moscú. A partir de ese momento, Cuba entró en una fase de preparativos para la realineación de su posición geopolítica con el bloque soviético, participando de lleno contra Estados Unidos en la “Guerra Fría”.

En mi hogar se celebró la Navidad de 1959 con el tradicional lechón asado y el pino de navidad. Ese pino navideño sería el último que decoraría mi casa pues en diciembre de 1959 se prohibió la importación de pinos y se abolió la figura de Santa Claus, por considerarla ajena a la cultura revolucionaria. Santa Claus fue sustituido por Don Feliciano, un guajiro que vestía una guayabera, sombrero de paja y, por supuesto, tenía barba. Don Feliciano no calaría bien entre los cubanos.

1960

“!PATRIA O MUERTE! ¡VENCEREMOS!”

- Fidel Castro en el acto de duelo por las víctimas del buque La Coubre el 5 de marzo de 1960 -

La nueva década que comenzó el 1º de enero de 1960 resultó ser la de mayor crueldad y horror en la historia de Cuba. El año de 1960 vio la continuación de los fusilamientos y encarcelamientos, el inicio de los alzamientos contra el régimen, la aceleración de las expropiaciones y confiscaciones, la creación de las Milicias en octubre de 1959 y de los Comités de Defensa de la Revolución (23) y la persecución de la Iglesia Católica que se manifestó en el cierre de las escuelas religiosas, la expulsión de sacerdotes y monjas y el acoso con violencia e insultos a quienes asistíamos a Misa los domingos.(24)

En el plano internacional, Cuba pasó a formar parte del bloque soviético, convirtiéndose en el instrumento de Moscú para la extensión de su influencia al Hemisferio Occidental, lo que llevó al mundo al borde de la destrucción nuclear en octubre de 1962.

En enero de 1960, el enfrentamiento verbal entre Washington y La Habana llevó las relaciones entre ambos países al borde de la ruptura. Pero el Presidente Eisenhower quería evitar un enfrentamiento con Cuba que pudiese tener efectos negativos en su relación con Latinoamérica. Inclusive, ordenó la suspensión de la ayuda a los grupos de cubanos que se enfrentaban al régimen dentro y fuera de Cuba.

Fin segunda parte.

Articulo relacionado: LA REVOLUCIÓN Y YO (primera parte)

Referencias:

(11)Tras el ataque a Palacio, el Directorio Revolucionario se convirtió en el Directorio 13 de marzo DR-13.

(12) “Fidel un Retrato Critico”, Tad Szulc (William Morrow and Company, Inc., Nueva York 1986), Pág 469.

(13) Ibidem, Pág 470.

(14) “Fidel un Retrato Critico”, Tad Szulc (William Morrow and Company, Inc., Nueva York 1986), Pág 995.

(15) https://www.elnuevoherald.com/ultimas-noticias/article2000182.html

(16) La Havana Military Academy (HMA) era un internado y semi internado privado de enseñanza primaria y secundaria (700 alumnos) fundado en 1947 por el Dr. Raúl Chibas y ocupaba un área de 8 hectáreas. Al producirse la deserción a Estados Unidos del Dr. Chibas en agosto de 1960, Fidel Castro ordenó su expropiación. El hijo de Fidel Castro, Fidel Castro Diaz-Balart “Fidelito”, era mi compañero de curso.

(17) A fines de 1958, el gobierno de Fulgencio Batista compró 15 cazas ingleses Hawker Sea Fury del tipo FB. Mk 11, todos de segunda mano, los que habían sido reacondicionados por la Hawker. Tres años después, Fidel Castro utilizó los cazas Sea Fury para repeler la Invasion de Playa Girón en abril de 1961.

(18) https://www.martinoticias.com/a/camilo-cienfuegos-cuba-fidel-castro-/16067.html

(19) Pedro Luis Diaz Lanz era un piloto comercial de la aerolínea cubana Aerovías Q que volaba pasajeros y carga entre La Habana y Miami. Tras el golpe de Batista en marzo de 1952, Díaz Lanz se incorporó a la resistencia transportando armas a los rebeldes en la Sierra Maestra. El primer cargamento con destino a las fuerzas rebeldes fue llevado desde Punta Arenas, Costa Rica, el 20 de marzo de 1958. En ese vuelo que cargó 5 toneladas de armas y municiones, viajó Huber Matos. Diaz Lanz realizaría varias entregas de armas a los rebeldes, algunas de ellas procedentes de Venezuela.

(20) “Cuba La Lucha por la Libertad”, Hugh Thomas, Pan Books, Londres 2002, Pág. 986.

(21) Ibidem, Pág. 987

(22) En mayo de 1962 Alexander Alexaiev formó parte de la delegación soviética que propuso al gobierno cubano la instalación de misiles de alcance medio e intermedio SS4 y SS5 en Cuba. Por las relaciones de amistad que desarrolló Alexaiev con el liderazgo cubano, en 1962 fue nombrado Embajador Extraordinario y Plenipotenciario de la URSS en Cuba, cargo que detentaría hasta 1968.

(23) Los Comités de Defensa de la Revolución o CDR, eran aparatos de vigilancia y espionaje vecinal, in- tegrados por los residentes de cada cuadra y destinados a ejercer un rígido control sobre la población.

(24) Fidel Castro y su hermano Raúl le debían su vida al arzobispo de Santiago de Cuba Enrique Pérez Serantes, quien intervino ante las autoridades militares para evitar que los mataran cuando se entregaron tras el fallido ataque al Cuartel Moncada el 26 de julio de 1953.

  • Hits: 241