Disuasión nuclear: El único recurso eficaz para enfrentar la amenaza nuclear de Putin contra Ucrania

Expired

Es importante profundizar en la psicología de los dictadores totalitarios para comprender la crueldad que imparten a los que viven bajo su sombra y los sostienen, y evaluar el adoctrinamiento cruel que convierte a sus soldados y esbirros en espantosas máquinas de destrucción y muerte.

La plataforma online Wall Evidence ha compilado más de 500 inscripciones dejadas por los soldados rusos en los territorios que habían ocupado y ahora han sido reconquistados por las tropas ucranianas. La psicología de quienes dejan estos mensajes en las paredes y han perpetrado toda clase de atrocidades durante la cruel invasión a Ucrania arroja una sombra tenebrosa sobre una guerra que, como todas las guerras, es ya de por sí devastadora.

Kiev-Chernobyl MapCuando Pavlo Gaiday, antiguo líder de la institución cultural Kievita Mizhvukhamy visitó Hostomel, escenario de una de las batallas clave en la defensa de la capital ucraniana, de inmediato le llamó la atención el gran número de grafitis dejados por los rusos en una escuela que usaron como base. Aparte de los típicos signos "V" y "Z" empleados para marcar equipamientos militares y sedes, allí había inscripciones más largas y elaboradas que le causaron espanto.

Documentarlas antes que desaparecieran era importante, explicó la responsable del proyecto, Anastasia Oleksí, ya que a los habitantes de Hostomel les urgía eliminar cualquier rastro de la pesadilla que habían experimentado. "La escuela estaba en un estado terrible después de que se fueran los rusos, había muchos excrementos, mucha suciedad, mucho desorden", recuerda.

Para Oleksí se trata de una actitud "inherente a la mentalidad del ejército ruso". Además, la coordinadora del proyecto está convencida de que es errónea la idea de que sólo el Kremlin es responsable de los crímenes de la invasión, y critica a las figuras de la oposición rusa que "no han hecho nada para parar la guerra". Kharkiv-Mariupol Map

Los grafitis en las zonas que permanecieron más tiempo ocupadas, como la región de Járkov (noreste), dibujan una imagen menos ambigua y todavía más tenebrosa. Pero algunos de los más repugnantes se encontraron en la localidad de Velyka Komyshuvaja (en el frente sur). Allí puede leerse por ejemplo: "Si te divertiste, no fue un crimen de guerra". Otro reza: "Hay dos respuestas a todas las preguntas sobre los crímenes de guerra en Ucrania. La primera, no ocurrió. La segunda, se lo merecían. Las dos son correctas".

Para Oleksí, estos mensajes constituyen "el indicador más vívido" de qué piensan los soldados rusos en general sobre sus acciones en Ucrania. Muchos de los autores de los grafitis parecen seguir atrapados en la propaganda de la época soviética, son producto de un profundo adoctrinamiento, con frecuentes referencias a la Gran Guerra Patriótica (la Segunda Guerra Mundial), uso de símbolos soviéticos y llamamientos a "conquistar Berlín". Y muchas inscripciones sencillamente glorifican la violencia: "Que los que dudan de nuestro amor por la paz se ahoguen en su propia sangre. Nuestra piedad será despiadada", dice un mensaje en la localidad de Polubotky en la región de Chernígov donde era frecuente la tortura de civiles. "Quemaré pueblos con una sonrisa alegre", escribió un soldado en la región de Járkov.

Esta, y no otra, es la mentalidad del antiguo agente de la tenebrosa KGB y actual dictador ruso. Aún no tiene el poder absoluto alcanzado por dictadores como Hitler, Stalin, Mao Tse Tung o Pol Pot, pero se esfuerza laboriosamente por alcanzarlo. Dictadores de esta calaña y categoría de poder no tienen límites cuando se enfrentan con tropiezos o derrotas. El dictador Putin se está enfrentando ahora con la enormidad de un fracaso militar que ha echado por tierra su ambición triunfalista de anexarse la mitad del territorio del país vecino y convertir al resto de Ucrania en un Estado vasallo del Kremlin, eliminando a sus actuales mandatarios. Entre otras barbaridades, parece haber ordenado el asesinato del Presidente Zelensky, a juzgar por el hecho de que éste ya ha sido víctima de 14 intentos, entre atentados fallidos y conspiraciones frustradas por los servicios de inteligencia ucranianos. Este propósito tiene un carácter oficial, según comprobamos por las declaraciones del 3 de mayo –hace apenas tres meses– del vicepresidente del Consejo de Seguridad de Rusia, Dmitry Anatolyevich Medvedev, en su canal de Telegram, quien llamó a “eliminar físicamente” al presidente de Ucrania, Volodímir Zelensky, porque “no quedan más opciones que la eliminación física del Zelensky y su camarilla”, y agregó que “siempre habrá alguien que ocupe su lugar” y termine la guerra. Artillería pesada rusa

Su agresiva crueldad está causando enormes perjuicios a su país (aparte de la destrucción infligida a Ucrania) que ponen en peligro su poder y le dan un traspié a su soberbia. Como esos otros dictadores absolutos y enajenados, está dispuesto a todo para recuperar el prestigio perdido y consolidar su ahora vacilante poder.

Por eso escuchamos las amenazas de emplear armas nucleares para revertir las derrotas en los campos de batalla. Esta amenaza hay que tomarla muy en serio y sólo una respuesta es válida para este tipo de caudillos: Kruschev vs Kennedyque a la espantosa violencia nuclear se responderá sin vacilación con una violencia aún mayor. La firme determinación de emplear la disuasión nuclear es la única solución. Funcionó con Nikita Khrushev y funcionará con este, porque si no desiste, serán sus propios generales quienes lo quitarán de en medio. Quizás baste con responder a la amenaza de Putin asegurándole que en ese caso se le proporcionarán armas nucleares a Ucrania para su defensa y el resultado no será la simple destrucción del país vecino sino la destrucción mutua.

  • Hits: 708