El marxismo más que el antisemitismo es responsable de disturbios universitarios

  • Julio M. Shiling
  • Julio M. Shiling's Avatar Topic Author
  • Offline
  • Senior Member
  • Senior Member
  • Posts: 74
  • Thanks: 9

El marxismo más que el antisemitismo es responsable de disturbios universitarios

2 months 6 days ago
#13590
Para los analfabetos políticos, la causa palestina es fácil de vender. Conceptos como «genocidio», «ocupación», «limpieza étnica», «liberación» y «Palestina libre» se han utilizado para socavar y proselitizar a los estudiantes en el culto político que es el marxismo. Una historia de 3,000 años de antigüedad contrapuesta a una campaña ideológica de décadas de duración parecería abrumadoramente fácil como para pintar un cuadro claro de conocimiento. Pasa desapercibido el hecho de que la identidad palestina es una invención sintética y carece de base para reivindicaciones legítimas. La maniobra dialéctica de la izquierda radical por el poder político ha explotado el ataque del islamismo a Israel del 7 de octubre, más allá de la imaginación de muchos. Estamos siendo testigos de una cuasi insurrección de bajo nivel en campus universitarios estadounidenses de alto nivel donde se está desafiando el orden existente.

El clásico de Allan Bloom, The Closing of the American Mind (1987), advertía sobre los peligros de los cambios en los planes de estudio, que comenzaron en la década de 1960 y se afianzaron en la de 1970, en el sistema de educación superior de Estados Unidos. El filósofo judío estadounidense sostenía que esto suponía una amenaza para la democracia y la libertad de pensamiento y expresión. Los «cambios», señaló Bloom, procedían todos de incursiones intelectuales que se nutrían de la Teoría Crítica marxista, una serie de programas de estudios sobre el agravio con apéndices posmodernos inherentes, ha logrado casi monopolizar los cursos universitarios estadounidenses. Hay un alumnado ignorante que ha sido adoctrinado según lo previsto.

Resulta decepcionante y peligroso ver cómo el grueso de la clase política estadounidense y los comentaristas de los medios de comunicación se detienen en los síntomas y no en la causa. La reciente aprobación de la «Ley de Concienciación sobre el Antisemitismo» en la Cámara de Representantes (aún pendiente de aprobación en el Senado) es un ejemplo de esta percepción errónea. Esta legislación de «incitación al odio» es horrible, en lo que respecta a una sociedad libre. Coarta la libertad de expresión, es contraproducente para los intereses israelíes y excusa la falta de voluntad de los funcionarios públicos para hacer cumplir las leyes vigentes en materia de derechos civiles.

Los ataques virulentos a los judíos y al Estado de Israel en los campus universitarios son evidentes, al igual que la toma ilegal de espacios públicos y locales universitarios comunes. Sin embargo, la opinión de que las protestas y los ataques contra los judíos y el Estado judío se basan principalmente en el antisemitismo es simplista y errada. Pasa por alto un elemento subyacente general que está presente y fundamenta esta acción. El contexto de la causa de «liberación» palestina está en el corazón de lo que lleva a los jóvenes jacobinos universitarios al fanatismo.

Herbert Marcuse, Franz Fanon, Edward Said y Jean-Paul Sartre son más responsables de estas acciones subversivas que se están desplegando, que el odio a la Torá, el Antiguo Testamento (Biblia hebrea), el Talmud o el sionismo. La Teoría Crítica Postcolonial, una variante de la serie de Teoría Crítica inventada por la Escuela de Frankfurt de llamamientos revolucionarios a la guerra basados en dicotomías seleccionadas de opresor/oprimido, sustenta estos actos. Los mandatos británico y francés repartieron legalmente Asia Occidental y Oriente Próximo a partir de la partición del Imperio Otomano. Así surgió el Estado de Israel y los actuales Estados de Jordania, Siria, Arabia Saudí, Líbano, Irak y Egipto. Los árabes palestinos, cabe señalar, también recibieron territorio y la oportunidad de formar un Estado, pero rechazaron la oferta. La antigua Unión Soviética y la comunidad comunista internacional sacaron provecho de ello e inmediatamente se asociaron con los nacionalistas árabes vinculados a la zona geográfica de Palestina. Así comenzaron las guerras marxistas para «liberar» Palestina y la invención de la etiquetada identitaria palestina.

Los canallescos actos de subversión que tienen lugar en los campus de Estados Unidos están bien financiados y organizados. El dinero que financia a muchos de los grupos que están coordinando logísticamente el vandalismo, las protestas y las ocupaciones y destrucción de espacios públicos son donantes importantes de grupos y causas de la extrema izquierda y políticos del Partido Demócrata. Esto incluye a benefactores del presidente Joe Biden. Mega-estructuras exentas de impuestos como la Fundación Tides, el Centro Tides, la Fundación Libra, el Fondo de los Hermanos Rockefeller y la Fundación Bill y Melinda Gates han aportado, en diferentes intervalos, generosas cantidades de dinero a los movimientos de ultraizquierda más agresivos que encabezan las protestas a favor de Hamás.

Grupos como Jewish Voice for Peace, IfNotNow, Palestine Legal, Solidaire Action, Climate Justice Alliance, Black Organizing for Leadership and Dignity e Immigrant Defense Project son algunas de las milicias de campo que han encabezado los despreciables actos. Todas han recibido financiación de uno o más de los conglomerados de donantes protegidos fiscalmente mencionados anteriormente. ¿Quién dirige estas organizaciones donantes? George Soros, Nicholas y Susan Pritzker (herederos del imperio hotelero Hyatt), Bill y Melinda Gates, y David Rockefeller Jr. Conviene señalar que Soros y los Pritzker son judíos. Esto debería poner de relieve que el antisemitismo no es el principal factor instigador.

El denominador común de esta fuerza sediciosa que busca perturbar el civismo y desafiar el orden democrático estadounidense es el marxismo, epistemológicamente, en particular la Teoría Crítica, y el socialismo globalista, metodológicamente. En otras palabras, las doctrinas marxistas son los marcos intelectuales más adecuados, teniendo en cuenta su atractivo emocional. El final práctico es un orden globalizado centralizado de tipo socialista fabiano. El Estado de Israel es, para ellos, parte de la civilización occidental. Israel y los judíos no-marxistas encarnan, según esta alianza marxista-islamista, estructuras de poder supremacistas blancas, colonialistas y patriarcales. El problema interno de la apología y el activismo pro-terrorista en las universidades y ciudades estadounidenses es el marxismo.

Please Log in to join the conversation.

Moderators: Miguel SaludesAbelardo Pérez GarcíaOílda del CastilloRicardo PuertaAntonio LlacaEfraín InfantePedro S. CamposHéctor Caraballo
Time to create page: 0.387 seconds