Menu
08/12/2019
A+ A A-
Bienvenido, Invitado
Nombre de Usuario: Contraseña: Recordarme

TEMA: Evitar falsedades y manipulación en los medios

Evitar falsedades y manipulación en los medios 16 Oct 2019 22:33 #11158

Evitar falsedades y manipulación en los medios.

-Ésta mal y no es algo constructivo, tampoco ético o ejemplificador, los medios permitan o auspicien la manipulación informativa, aunque se muestre cierta tendencia universal a ello, sobre todo, cuando se trata de cuestiones políticas. Porque de acuerdo al mundo en que vivimos, parece imprescindible la verdad se abra paso sobre cualquier interés político.

-Con frecuencia se ven, escuchan o leen, burdas informaciones, donde muchas personas se sienten manipuladas y a no pocos les resultan ridículas o producen repugnancia. Cierto, la libertad de expresión posibilita a cada persona diga lo que piensa, lógicamente bajo las normas la convivencia social exista, dado es lo aceptable y correcto; lo inaceptable es promover falsedades.

-Peor resulta manejar las contradicciones políticas, o introducirse en los enfrentamientos se producen, realizando manipulaciones mediáticas que engañan al público, porque los golpes bajos en política, hacen desaparecer principios y valores éticos o morales.

-Las falsedades no han de sustituir verdades, porque la mentira es condenable, arrastra innumerables implicaciones y ninguna es positiva; aun cuando ciertos medios masivos las utilicen y reiteren, llegarán momentos o circunstancias en que la verdad se abra paso.

-Cuando las ideas y hechos se arropan en verdades y acciones positivas, son como estandartes deberán defenderse, porque en esencia no existe necesidad de engañar o manipular a las gentes y menos confrontar así al oponente.

-Cuando se acude a falsedades en los medios masivos, se muestran sin razones, o carencia de argumentos ante el adversario se opone, o difiere de las suyas.

-Tales actuaciones son condenables, dado crean el divorcio con la ética y profesionalidad deban poseer los medios y comunicadores sociales. También dejan al descubierto, la pobre razón y moral les asiste.

-Al manipular o falsear situaciones con la intención de denigrar al oponente político, quedan atrás valores de honradez y transparencia ciudadana; donde a los que así actúan, puede considerárseles personas no íntegras, de formación ciudadana insuficiente, vulnerables socialmente y carentes de rigor profesional

-Las mediáticas manipulaciones en los medios, a muchos resultan no solo molestas, sino inaceptables y con frecuencia repulsivas; lo que lleva a considerar, cómo ciertas empresas de comunicación, no sean capaces de evitar ello, aunque solo fuera por respeto a su necesaria imagen y profesionalidad. Porque cuando se engaña o confunde al ciudadano, se corre riesgo en el tiempo, quede expuesta la mentira, lo que dañará el prestigio del medio y afectará su influencia en la sociedad.

-Comprendo sean situaciones tiendan a generalizarse (sin justificación), consecuencias la crispación se ha producido en la política contemporánea. Súmese el grande y poderoso se orienta, cuando se le contradice, u otros países no se identifican con sus posiciones políticas; el acudir a sanciones, considerando al castigar a estos, los obligan a realizar concesiones o respeten más.

-Es hora los medios de comunicación retornen a la profesionalidad, transparencia, honestidad y ética profesional en su desempeño; la verdad hay que defenderla y exponerla por arriba de todo, venga de donde venga, e impedir la maligna tendencia a manipular, o falsear los hechos ocurren ciertamente.

-Entre tanto desconcierto y desencanto social, los medios debieran ser neutros y contribuir, no a atizar contradicciones y conflictos, sino a presentar los hechos como son, promoviendo debates honestos y éticos u obligar se realicen con elegancia y profesionalidad; más si se hacen frente al público, por fuertes y complejas sean las divergencias existan.

-La sociedad reclama cordura, sensatez y no poca tolerancia, es necesario se respeten los derechos los países, establecidos en la Carta de las Naciones Unidas, especialmente los de soberanía, autodeterminación y derechos humanos y ciudadanos.
Los medios no han de jugar con ellos.

-Con proyección cívica fundamentalmente, es necesario, porque falta, llenarnos de amor, comprensión, buena fe y solidaridad hacia el otro; sean personas, países, o pueblos. Pensar en las futuras generaciones de seres humanos, tendrán que vivir y desarrollarse, en el complejo y vulnerable planeta les entregaremos.

-Al surgir conflictos entre naciones, por agudos o complicados sean, será imprescindible acudir al dialogo y negociaciones para zanjar estos.

-Las sanciones económicas, políticas, o agresiones directas de carácter militar, solo muestran intereses, ambiciones, temores, desesperos, rencores o resentimientos políticos; pero dado el enorme riesgo militar existe en la contemporaneidad (incluso con peligro desaparecer la misma especie); cuando se acude al uso de la fuerza para solventar conflictos, tales decisiones por los riesgos comportan, no deben estimularse, ni servir de regodeo en los medios, dadas sus implicaciones puedan mejor ni pensarse.

-Superficial y ridículo es, cada vez suceda acontecimiento conflictivo en el planeta, echarle la culpa al adversario político, más si se hace sin pruebas; porque son acciones mueven al repudio, aunque en ocasiones estas poseen efecto boomerang.

-Tomar en cuenta el agredido, la mayoría de las veces no posee las mismas oportunidades para esclarecer engaños, ripostar, o defenderse en el medio.
Mientras quien lo injuria, se resguarda en la distancia o el mismo medio lo protege.

-El comunicador ha de ser persona objetiva e imparcial, escrupulosamente deberá trasladar al público, lo que en realidad ocurre y cuando se trate de diferencias políticas, habrá de aferrarse por cuestión de principios a los hechos son ciertos, elaborando la información le llega con la mayor objetividad posible, de manera no engañar al público y el mismo se sienta considerado.

-No es lo que sucede en muchos lugares, aunque los medios conocen parte de ese público, rechaza las manipulaciones se realizan y no son pocos los que se indignan con ellas. Válido en temas domésticos e internacionales.

-La manipulación mediática tiene el propósito, influir en sectores de la opinión pública, sobre todo en gentes de pobre, o ninguna preparación política. Las personas desean estar informadas, por ello acuden a distintas fuentes, pero lo que muchos no saben, es distinguir a que intereses estos responden.

-Los comunicadores bien conocen el medio donde laboran, comprenden el perfil político representan, por lo que aprenden a discriminar las informaciones, al medio les interesa se divulguen. Los que allí laboran pronto aprenden, aquello del que paga manda.

-Sin embargo, resulta imposible negar, los medios se hayan convertido en instrumento indispensable del accionar político, donde a través estos se divulgan ideas y realizan campañas, los políticos los necesitan y priorizan para hacer llegar sus intenciones o promesas al público.

-Subestimar su alcance e impactos no parece prudente, menos inteligente, pues estos son capaces de crear o modificar estados de opinión y hasta desgastar o derrocar gobiernos, e igual convertir mentiras en “verdades”.

-De ahí lo necesario concientizar, contribuyan al mejoramiento social y no a su contrario, por lo que es conveniente impedir se subordinen a intereses específicos, manteniéndose neutrales y realizando un verdadero accionar cívico y transparente.
El administrador ha desactivado la escritura pública.
Tiempo de carga de la página: 0.097 segundos
Powered by Kunena Forum