Menu
28/03/2020
A+ A A-
Bienvenido, Invitado
Nombre de Usuario: Contraseña: Recordarme

TEMA: ¡Yo NO soy Charlie Hebdo!

¡Yo NO soy Charlie Hebdo! 13 Ene 2015 19:14 #8624

Las leyes suelen basarse en la moral predominante en la sociedad en que se elaboran y redactan. Pero mi punto de vista no condona la censura que esté simplemente guiada por un código moral que puede ser cambiante y hasta llegar a ser opresivo, sino que propone que haya leyes que defiendan al agredido. En otras palabras, que el agredido cuente con medios jurídicos que defiendan su integridad física y moral.

La pregunta sobre "¿Quién decide qué es obsceno y qué debe proteger esas leyes?" se aplica a todas las leyes. Lo decide esa sociedad en forma democrática si existen mecanismos para ello. Si no existen esos mecanismos democráticos, las leyes salen torcidas según el capricho de las élites de poder o del dictador de turno.

La misma respuesta sobre "¿Quién decide qué es obsceno?" puede aplicarse a la pregunta de "¿Quién decide qué es agresión?" Muchos pueden tratar de establecer que la agresión debe tener un elemento físico. Pero esto permitiría la tortura psicológica, por ejemplo. En Cuba y en otros regímenes totalitarios hemos visto también ciertos tipos de agresión que se limitan al hostigamiento. Dicen que es "el pueblo" que espontáneamente agrede con insultos, gritos y amenazas a aquellos que piensan distinto. Muchas veces ni los tocan. ¿Podemos entonces decir que tienen derecho a la libre expresión, proyectada en insultos y gritos? ¿Que los acosados no han sido agredidos y deben tragarse la amargura del acoso y la burla?

Es muy distinto que yo conteste a opiniones adversas con mis argumentos o incluso, si tuviera la capacidad de hacerlo, con una caricatura satírica que aluda al "disparate" que percibo en los argumentos de mis adversarios, que si lo hago con insultos o con caricaturas que ofendan la integridad personal del adversario o ridiculicen sus ideas con posturas sexuales que lo avergüencen.

¿Acaso el libertinaje de expresión debe llegar tan lejos como para eliminar los recursos de defensa a la difamación?

Claro que TODOS tenemos iguales derechos a expresarnos, pero TODOS tenemos también iguales derechos a que se nos respete.

En cuanto al argumento de Abelardo, creo que está claro en lo que dije que también pongo "el grito en el cielo" por las bárbaras agresiones perpetradas contra Charlie Hebdo y por el asesinato de los periodistas, así como por el ataque a la tienda judía (hecho que lamentablemente pocos mencionan). Contra esa barbarie, gústenos o no, ¡estamos en guerra! Si nos cruzamos de brazos y tratamos de apaciguar a los bárbaros, acabarán pasando victoriosos sobre nuestros cadáveres.
El administrador ha desactivado la escritura pública.

¡Yo NO soy Charlie Hebdo! 13 Ene 2015 06:33 #8622

Voltaire no leía "Charlie Hebdo".

Probablemente no le hubiera gustado por lo chabacano como bien señala Gerardo, pero seguro que habría puesto el grito en el cielo cuando quemaron la sede de la revista hace algo más de un año y se habría indignado ahora por el asesinato de los periodistas y de los caricaturistas.

¡No olvidemos su formación "judeocristiana" en un colegio de jesuitas!
El administrador ha desactivado la escritura pública.

¡Yo NO soy Charlie Hebdo! 13 Ene 2015 06:12 #8621

  • Marta Menor
  • Marta Menor's Avatar
  • DESCONECTADO
  • Mensajes: 152
  • Gracias recibidas 3
Amigo Gerardo, todo bien hasta que dices “debe haber leyes que ofrezcan protección contra la reiterada burla soez y la presentación obscena de una convicción religiosa o de una identificación cultural”. ¿Quien decide que es obsceno y que debe proteger esas leyes? De acuerdo que no te identifiques con el modus operandi de los Charlies pero no olvidar las palabras según dicen de Voltaire “no estoy de acuerdo con lo que Charlie dice, pero defenderé con mi vida su derecho a expresarlo”,
El administrador ha desactivado la escritura pública.

¡Yo NO soy Charlie Hebdo! 12 Ene 2015 23:33 #8620

Condeno firmemente el asesinato cruel y alevoso de un grupo de periodistas y otras personas inocentes en los trágicos acontecimientos que conmovieron a París y al mundo en estos primeros días de 2015 y observo con esperanza la reacción solidaria de numerosos líderes de diversos países del planeta encabezando una marcha de cientos de miles de personas por las calles de París.

Comparto también la indignación manifestada por Abelardo Pérez García en "¡Estamos en Guerra!", publicado a raíz de los dos atentados, así como muchas otras reacciones semejantes publicadas también en este FORO, en nuestras páginas de noticias y en otros medios de comunicación.

Soy un firme defensor de la libertad de prensa, de la libertad de expresión en general y de la libertad de pensamiento. Comprendo que dentro de la defensa de esas libertades es un verdadero golpe de efecto mediático la proclamación multitudinaria que se enmarca en la frase "Je suis Charlie Hebdo" (Soy Charlie Hebdo), que implica un reto a los terroristas asesinos a que se atrevan a extender su barbarie a todo un pueblo o a toda la humanidad civilizada y se atengan después a las consecuencias de la reacción global que deberán enfrentar.

Es un grito que se hace eco en la frase que encabeza el aporte de Abelardo: ¡Estamos en Guerra!. Pero no porque deseamos la violencia o la respuesta a la fuerza con la fuerza, sino porque estamos obligados a defender por todos los medios a los ciudadanos del mundo en cualquier país donde sean agredidos. Y esta agresión fanática contra quienes piensan distinto se ha convertido en una verdadera Guerra Mundial que sólo puede terminar con la victoria decisiva de quienes aspiramos a un conjunto de naciones donde impere el Estado de derecho.

No obstante estas firmes convicciones y esta manifestación espontánea de solidaridad, ¡Yo NO soy Charlie Hebdo! Repito que condeno el crimen y me entristece el rastro de dolor y amargura que deja a su paso. Pero no soy Charlie Hebdo.

Detesto al periodismo chabacano y difamador en cualquiera de sus presuntas justificaciones. No veo el arte del caricaturista en el insulto, ni en la burla grosera y obscena, ni en la falta de respeto y descalificación agresiva de las ideas y creencias de los demás. La ironía, la sátira, pueden ser saludables y reveladoras cuando se hacen con un mínimo de decoro y respeto mutuo. Por el contrario, Charlie Hebdo ha sido en muchas ocasiones un foso inmundo donde se arrojan con desprecio la reputación y los principios de los demás. Por mucha libertad de prensa que yo quisiera defender, no puedo identificarme con ellos.

Basta buscar en Google sus caricaturas (tan obscenas que no me atrevo a publicarlas aquí) para sentir vergüenza ajena por todos los que son ofendidos gratuitamente y sin un fin edificante de crítica constructiva o, al menos, de sátira humorística. Una de ellas, por ejemplo, es una obscena representación de la Santísima Trinidad. Otra muestra a la Virgen María con las piernas abiertas dando a luz al niño Jesús. Y claro está que también hay otras que pueden despertar la indignación y el asco de musulmanes y judíos.

Aunque la censura no es justificable en democracia, debe haber leyes que ofrezcan protección contra la reiterada burla soez y la presentación obscena de una convicción religiosa o de una identificación cultural. Es una cuestión de decoro que debe tener en cuenta que la idea de la democracia no se limita a la defensa de los derechos humanos sino a la obligación de todos y cada uno de respetar la integridad personal y las creencias del prójimo.

Si la libertad de prensa nos obliga a tolerar semejantes ofensas, la mejor defensa de los ofendidos es volverles las espaldas con dignidad para no darles el gusto de la propaganda que provoca la protesta y el pataleo. Por otra parte, la venganza y el crimen nos sumen en la barbarie y no pueden tolerarse.

Somos seres civilizados convencidos de que sólo la razón acaba por prevalecer. Mostremos nuestra humanidad con la tolerancia y el respeto, pero sin permitir que nos pisen la cabeza y nos obliguen a vivir en un ambiente de miedo y opresión.

La libertad no es libertinaje, pero el libertinaje no justifica jamás el asesinato ni el terrorismo. Respetemos a los demás, pero exijamos también el mismo respeto.
El administrador ha desactivado la escritura pública.
Tiempo de carga de la página: 0.088 segundos
Powered by Kunena Forum