Menu
28/03/2020
A+ A A-
Bienvenido, Invitado
Nombre de Usuario: Contraseña: Recordarme

TEMA: La Francia de François Hollande

La Francia de François Hollande 03 Jun 2012 18:36 #6028

La Francia de François Hollande (Entrevista a mí mismo)
Periodista (P)
Abelardo (A)

  • P:- Has vivido más de cincuenta años en Francia y debes de conocer bastante bien ese país. Un amigo me mandó una foto que encontró en dreuz.info en la que se veían, en la Plaza de la Bastilla, numerosas banderas de países musulmanes y una sola bandera francesa para celebrar la victoria del nuevo presidente, electo, según el artículo gracias a los votos de dos millones de musulmanes. ¿Qué puedes decirnos al respecto?

  • A:- El partido de Nicolás Sarkozy, la UMP (Unión por un Movimiento Popular) señaló ese hecho. Que ciudadanos franceses enarbolen banderas marroquíes, argelinas, tunecinas o turcas puede mostrar el apego que sienten los inmigrantes naturalizados y sus descendientes por sus países de origen, y quizá para algunos son franceses sólo a medias, pero como ciudadanos franceses tienen derecho al voto y ninguna ley prohíbe manifestar enarbolando banderas del país que uno quiera. Por otra parte, que sean musulmanes no es un motivo de crítica en una democracia porque el derecho al voto no está vinculado con la religión del ciudadano. Además, la Plaza de la Bastilla no es toda la ciudad de París y mucho menos toda Francia. En lo tocante a la proporción de inmigrantes y sus descendientes que votan a favor de la izquierda – cerca de un 90% - no debemos olvidar que la derecha en Francia tiene una imagen (hoy injusta) de xenofobia que viene desde los tiempos de Charles Maurras, y hay que saber que la Iglesia Católica, antes de finales de los años treinta, no aceptaba de buena gana la idea de los “Derechos del Hombre” (ver, si alguien duda de esto, la actitud de Pío VI al respecto). Todo esto es muy complicado, sutil y difícil de entender para los que no conocen a fondo el país y se enteran estupefactos de que mientras los izquierdistas franceses nutrían las filas de las Brigadas Internacionales en España, los jóvenes de las familias católicas se unían a los “rebeldes” franquistas apoyados por la Iglesia Española. Esos mismos católicos eran los que no aceptaban de buena gana al “converso” Jacques Maritain no sólo porque se opuso a Franco - Primer vencedor del marxismo en el campo de batalla - sino sobre todo por sus orígenes revolucionarios, ateos y “dreyfussards” de antes de su encuentro con Léon Bloy y su conversión sincera que nos dio al Jacques Maritain que conocemos, humanista y católico “de izquierda”.

    P:- François Hollande es socialista. En EEUU esa palabra tiene una connotación muy negativa. Para algunos representa un poder excesivo del Estado, la nacionalización de las industrias y de la banca y en algunos casos un partido único y un gobierno totalitario. ¿Cómo explicas que los franceses hayan elegido a un socialista?

    A:- Ante todo, hay que saber que el Partido Socialista no tiene nada que ver con la descripción que acabas de hacer. Es cierto que hay un problema de terminología porque una forma de “socialismo” totalitario llevó al Gulag en la antigua URSS y negó los derechos democráticos más elementales a los ciudadanos de las mal llamadas “Democracias Populares”. Pero confundir al Partido Socialista con esos regímenes (que siempre condenó) sería como pensar que don Mariano Rajoy del Partido “Popular” quiere hacer en España una sociedad como la que había en la Hungría de antes de 1989.

    P:- Pero todavía no me has dicho por qué ganó Hollande.

    A:- Eso no es fácil de explicar… Digamos que Sarkozy perdió porque los franceses no lo aguantaban más. A pesar de sus innegables cualidades de líder, de su capacidad , y de su inmensa popularidad, desde el primer día de su elección en 2007 empezó a comportarse de una manera que chocó a muchos franceses, entre ellos a muchísimos que habían votado por él.

    P:- ¿Puedes precisar?

    A:- Primero hay que tomar conciencia de la mentalidad de los franceses. Mi compañera dijo una vez a un amigo, el cual no creía que los franceses de una novelita (inédita) que escribí pudieran reaccionar como lo hacían, que los franceses no eran cubanos que hablaban en francés. Tenía toda la razón. Voy a darte unos ejemplos: Cuando era joven tenía un amigo médico en un pueblecito del Suroeste de Francia quien me dijo una vez que iba a cambiar de coche pues el suyo tenía cerca de 200000 km. Un mes después, sentados en la terraza de un café le pregunté si no iba a cambiar de coche y me contestó: “Ya lo cambié”. “¡Pero si es idéntico!” le repliqué. “Sí”, me contestó, “Me compré otro de la misma marca, del mismo modelo y color pues tu sabes cómo son estos campesinos de aquí que se hubieran puesto a decir; ¡Mira como ganan dinero estos médicos!” Estamos muy lejos del mundo del “make belief” en el que a la gente le gusta aparentar y ostentar. En Francia no está mal visto tener dinero como algunos me han dicho. Lo que está mal visto es hacer alarde de riqueza o de cualquier otra cosa. Cuando era estudiante en Burdeos, conocía muy bien a un médico podólogo de mucha fama y director de un centro de investigación, era amigo de Georges Pompidou y médico personal del rey Norodom Sihanuk. Fui muchas veces a casa de este médico quien más tarde fue el padrino de mi hija mayor, y al no ver en la sala ningún diploma bien enmarcado y colgado de la pared, ni ninguna foto suya con Pompidou ni con Sihanouk ni con otras personalidades le expresé mi extrañeza a mi entonces novia quien me dijo, mirándome de hito en hito: “Mais ça ne se fait pas!” (¡Es que eso no se hace!). Lo cual en este país es terminante y definitivo, si “ça ne se fait pas” no debes hacerlo bajo ningún concepto ni en nombre de lo que sea, so pena de pasar por un mal educado o, peor aún, por un salvaje.

    P:- Bueno, ve al grano. ¿Qué tiene que ver todo eso con Sarkozy?

    A:- Pues que la noche misma de su elección salió a comer con amigos multimillonarios al Fouquet’s, un restaurante de lujo extra selecto. Era su perfecto derecho pero “ça ne se fait pas!”. Luego se pasó una semana en un yate que le prestó uno de sus amigos más que multimillonario; también era su derecho pero “ça ne se fait pas!” El día de su toma de posesión en el Palacio del Elíseo donde se esperaba cierta solemnidad, le daba besitos en la boca a su esposa Cecilia. Los presidentes norteamericanos hacen eso en la televisión pero aquí “ça ne se fait pas!”. El presidente en Francia nombra al primer ministro el cual escoge a sus ministros y después del visto bueno del presidente el primer ministro gobierna. “Sarko” se convirtió en un presidente metomentodo; si algún asunto le interesaba particularmente (y casi todo le interesaba) saltaba por encima del primer ministro y del ministro interesado y se encargaba del asunto. ¿Lo hacía mal? Pues no, lo hacía bien pero “ça ne se fait pas!”. En una gran feria ganadera, un ciudadano se negó a darle la mano y “Sarko” le dijo: “Casse-toi pauvre con” que es algo así como: “Espanta la mula, pobre comem…” ¡Oye! ¿Me estás censurando?

    P:- No, pero date cuenta de que te van a leer también en EEUU y aquí las malas palabras…”ça ne se fait pas!” En la tele te taparían la palabra con un buzzz.

    A:- Vale. Me cogiste. Pues hasta el final fue así. Y durante las últimas semanas, durante la campaña para su reelección decía: “Sé que he cometido errores pero he cambiado”. Pero… esto tampoco se hace. Si hubiera sido yo el otro candidato, ahora sería presidente de Francia.

    P:- ¡Si tú no naciste en Francia!

    A:- No importa. Desde la primera Declaración de los Derechos del Hombre y del Ciudadano de 1789 en París, todos los ciudadanos son iguales ante la ley y no se puede discriminar a alguien por su raza, religión, origen, etc. Dos de los candidatos de la primera vuelta habían nacido en el extranjero: Eva Joly, noruega naturalizada francesa y Jacques Cheminade, nacido en Argentina.

    P:- ¿Quieres decir que Hollande, que nadie conocía en el extranjero, es un don nadie?

    A:-No, en absoluto. François Hollande es hijo de un conocido médico normando de Ruán, de derecha casi extrema y de madre católica “de izquierda”. Cabe pensar que desde muy joven, François Hollande oyó debates de buen nivel en su propia casa. Estudió en una escuela de los hermanos De La Salle hasta que su familia se mudó a París donde sacó su bachillerato estudiando en un excelente instituto. Tuvo éxito en las oposiciones para entrar en el famoso “Instituto de Ciencias Políticas” y después de completar estudios de economía y derecho entró, de nuevo después de difíciles oposiciones, en la prestigiosa ENA (Escuela Nacional de Administración)

    P:-¿Una especie de School of business administration?

    A:-No. Es una escuela de alto nivel donde se preparan los futuros Altos Funcionarios de la Administración Francesa que luego van a ser Prefectos (Gobernadores) de las diferentes regiones, provincias o funcionarios de responsabilidad en las diferentes Administraciones del país. Desde su época estudiantil fue líder de sindicatos de su escuela y más tarde entró en el gabinete del presidente François Miterrand. Si no lo conocían en el extranjero era porque nunca fue ministro, no por falta de capacidad. Luego, durante muchos años, fue secretario general del Partido Socialista donde se hizo famoso por su habilidad en el diálogo, su sentido del consenso y quizá gracias a él, y a su manera de nunca decir que no, el PS no se desintegró en diferentes facciones o tendencias diversas.

    P:-Por eso ganó en las primarias del PS.

    A:- No exactamente. El favorito era Dominique Strauss Kahn, excelente economista quien ¡gracias al apoyo de Sarkozy! y a su capacidad propia fue presidente del FMI hasta que en mayo de 2011 su desventurada aventura con Naffissatou Diallo lo hizo aparecer como un personaje poco recomendable para la presidencia de Francia. La antigua compañera de Hollande, Ségolène Royal , estaba fuera de combate pues había perdido las presidenciales en 2007 y su temperamento alejó a muchos militantes. Martine Aubry, alcalde de Lille, mujer de profunda inteligencia pero, al parecer, de tendencias autócratas era una rival de peso pero algunos chismes y murmuraciones la desacreditaron. Los otros candidatos tenían muy poco apoyo. Hay que añadir que aunque toda la izquierda lo apoyó en las elecciones presidenciales no hay unidad en esa izquierda heteróclita. Hollande no ha sido un elemento federador sino de unión por interés político momentáneo. Hay que decir que cuando era el compañero de Ségolène Royal, con quien tuvo cuatro hijos, François Hollande daba la impresión del buen muchachón, simpático, chévere pero no tenía aspecto de presidente de Francia. Su nueva compañera Valérie Trierweiler parece haberlo transformado y ahora luce, aunque siempre afable y sonriente, mucho más solemne y … presidencial. Si aprende a decir que no, si no quiere contentar a todo el mundo y si se rodea de gente capacitada, que la hay, puede ser un buen presidente. El problema no es él, es Francia.

    P:- ¿Qué quieres decir con eso?

    A:- Francia tiene muchos triunfos en la mano. Es la segunda economía de Europa después de Alemania, por delante del Reino Unido y de Italia. Es la quinta del mundo. Posee una de las tecnologías más avanzadas del planeta. En muchos sectores está en la punta. Areva, por ejemplo es líder mundial en tecnología nuclear. Arianespace pone en órbita con sus cohetes a la mayoría de los satélites de observación y de comunicaciones. Posee una red de carreteras de primer plano y una infraestructura ferroviaria modélica, Francia vende trenes de alta velocidad a muchos países. Una vez en EEUU alguien me dijo : “Ustedes hacen vino y nosotros fabricamos aviones”. Era alguien que estaba muy mal informado. Es verdad que una vez leí en un periódico de gran difusión del sur de la Florida que EADS era una empresa alemana y alguien me dijo que los “Airbus” eran americanos pero la realidad es que los Airbus del consorcio europeo EADS son en su mayoría fabricados o montados en Toulouse (Sur de Francia) con tecnología aeronáutica francoalemana, en su mayor parte francesa. Y podría dar muchos ejemplos más pero…Francia tiene un déficit comercial y presupuestario considerable, el peso de las ayudas sociales estrangula a muchas pequeñas y medianas empresas. El país está en fase de desindustrialización desde hace ya diez años. El paro está llegando al 10% de la población activa. La enseñanza, que fue hasta hace algunas décadas una de las mejores del mundo no para de decaer, víctima de reformas absurdas o demagógicas y a menudo absurdas y demagógicas a la vez, efectuadas por gobiernos de izquierda y de derecha que desaniman a los maestros y profesores e incitan a alumnos y a estudiantes a no estudiar. Sin olvidar que habrá que contar con la actitud del Frente de Izquierda dirigido por el antiguo "socialista" Jean-Luc Mélenchon, excelente orador; según sean los resultados de las elecciones legislativas del 10 y del 17 de junio. Si hay un voto importante por la izquierda radical y los verdes entonces François Hollande se las verá negras. También tendrá que atender al problema que plantea una inmigración descontrolada, masiva, de elementos que no logran integrarse y que está inundando al país. Esto es muy grave porque alguna gente mal intencionada mete a todos los inmigrantes en el mismo saco. En mi trabajo de profesor he tenido muchos alumnos descendientes de argelinos, tunecinos, marroquíes, senegaleses, marfileños, etc. En su gran e inmensa mayoría vi jóvenes y familias dignas de respeto y siempre me llevé bien con todos ellos pero también vi que en las ciudades, cuando alguno cometía un delito que merecía una sanción siempre salían algunos idiotas que decían: “No, castigarlos es un acto racista. Si son delincuentes es por culpa de nuestra sociedad, ellos no tienen la culpa”. Puedo afirmar que hoy día, cuando un francés se expresa, tiene cuidado en lo que dice para que no puedan decir de él que es racista. Lo políticamente correcto ha llegado al punto que hoy en Francia no hay nadie que se atreva a decir de un negro que es negro, va a decir que es “black”. Un magrebí no es un magrebí o un árabe, eso es insultante, hay que decir que es un “beur”. Si haces un chiste en público sobre los alemanes, los ingleses o los rusos no te pasa nada pero si lo haces sobre los blacks, los beurs, los judíos o los homosexuales te pueden encausar y sales con una multa. Esto es quizá una consecuencia de la historia del siglo XX. La policía francesa del “Estado Francés” de Vichy y su gobierno pro nazi hizo redadas de judíos franceses que luego enviaron a los campos de concentración que los nazis habían hecho en Europa del Este donde miles de ellos fueron exterminados. Así podría seguir enumerando problemas que existen en este país, aunque será mejor que se los dejemos a François Hollande, ¿no crees?

    P:- Sí, será mejor. Gracias, Abelardo.

    A:-Gracias a ti.
    El administrador ha desactivado la escritura pública.
    Tiempo de carga de la página: 0.081 segundos
    Powered by Kunena Forum