Menu
19/11/2019
A+ A A-
Bienvenido, Invitado
Nombre de Usuario: Contraseña: Recordarme

TEMA: Trump, “anno primo”: ideología de género

Trump, “anno primo”: ideología de género 15 Dic 2017 18:18 #10284

  • César Vidal
  • César Vidal's Avatar
  • DESCONECTADO
  • Mensajes: 33
  • Gracias recibidas 3
Previamente, me he detenido en varios aspectos de este primer año de Donald Trump. En términos económicos, hay que reconocer que ha sido un año excelente en áreas como el empleo y las inversiones.

Para los partidarios de la dictadura de la ideología de género, sin duda, habrá constituido un annus horribilis, pero para decenas de millones de estadounidenses hartos de que les digan que es normal que un hombre entre en un baño de niñas sólo porque es transgénero o que financiar a Planned Parenthood es una obra casi de caridad, este primer año ha significado un faro de esperanza frente a las lóbregas tinieblas de todo lo políticamente correcto.

Quedan por analizar aquellos aspectos en los que Donald Trump bien que habría querido cumplir con su programa, pero le ha resultado imposible. Por supuesto, la sustitución del Obamacare por un sistema más racional sigue en el aire aunque la responsabilidad hay que descargarla sobre un partido de republicanos que no ha dejado de echar pestes por su boca, pero que, por lo visto, no ha contado con tiempo para buscarle una alternativa.

Insisto: Trump no habrá quedado bien, pero quien ha quedado muy, pero que muy mal ha sido el Partido Republicano que no tenía nada en el arcón para ofrecer a docenas de millones de estadounidenses que pueden quedarse sin cobertura médica.

Con todo, el mayor fracaso de Trump ha sido hasta la fecha la articulación del nuevo orden mundial en el que soñaba. Trump fue siempre consciente de que el gran rival de Estados Unidos no es Rusia sino China y que, por lo tanto, lo más sensato era conducir una política de distensión hacia el Kremlin que evitara la alianza de los dos colosos.

Igualmente, Trump era más que consciente de que no puede diferenciarse entre un terrorismo islámico y otro porque todos son malos como el infierno. Incluso contaba con llegar a algún acuerdo en el conflicto entre los israelíes y los palestinos. Naturalmente, se puede disentir de la visión de Trump y los que siguen empantanados en la dialéctica de la guerra fría así lo harán.

Sin embargo, debo decir sin el menor ánimo dogmático que la visión de Trump siquiera intuitivamente me parece acertada de pies a cabeza. Lamentablemente, el peso de ciertos lobbies no ha permitido a Trump dar apenas un solo paso en la dirección que soñaba.

De entrada, con un presupuesto empleado en enfrentarse con la supuesta amenaza rusa que supera el PIB español, Trump no tiene la menor posibilidad de impulsar una distensión con Putin. Lo que gasta Estados Unidos tan sólo en Europa oriental multiplica por más de diez el gasto militar ruso en todo el globo con lo que tenemos que llegar a la conclusión o de que los americanos son muy tontos – difícil de creer – o de que los rusos son genios – tampoco es cierto – o sencillamente de que hay quien desea seguir llevándose el dinero del contribuyente.

Es más que dudoso que los fabricantes de armas y los políticos que reciben su respaldo en las campañas electorales vayan a consentir jamás una política de distensión.

Tampoco ha podido Trump ir mucho más allá de las palabras en relación con las dictaduras de izquierdas de Hispanoamérica. Finalmente, se ha olvidado de plantear un frente global contra el terrorismo islámico.

Se ha visto obligado a convertir a Irán en supervillano y a presentar a otras naciones – ¡que sustentan a ISIS y a otros grupos terroristas! – como aliados ilustrados.

El que estas decisiones vayan acompañadas de jugosos contratos comercial-militares seguramente no compensará la amargura de abandonar una geo-estrategia sensata por otra de torpe continuidad.

Lo más posible es que todo siga así y que en los próximos años tengamos un presidente con buena trayectoria económica y no poca impotencia internacional.
El administrador ha desactivado la escritura pública.
COM_KUNENA_THANKYOU: Democracia Participativa

Trump, “anno primo”: ideología de género 08 Dic 2017 23:38 #10271

  • César Vidal
  • César Vidal's Avatar
  • DESCONECTADO
  • Mensajes: 33
  • Gracias recibidas 3
Hay otro tema en el que Donald Trump
no ha conseguido un éxito tan rotundo,
pero que, de nuevo, deja de manifiesto
su voluntad de cumplir con las promesas electorales

el primer año de la victoria de Donald Trump ha traído unas cifras económicas que podrían calificarse de sobresalientes. El empleo y la bolsa constituyen, al respecto, sólo algunos de los indicativos de ese balance positivo.

Hay otro tema en el que Donald Trump no ha conseguido un éxito tan rotundo, pero que, de nuevo, deja de manifiesto su voluntad de cumplir con las promesas electorales. Por supuesto, ha sido silenciado por los medios o criticado acerbamente ya que está relacionado con la dictadura de lo políticamente correcto y, en especial, con la denominada ideología de género.

Durante la presidencia de Obama – notable por otros aspectos – el departamento de Estado intentó imponer la ideología de género en la legislación de terceros países mediante lo que algunos de los mandatarios de esas naciones consideraron coacciones intolerables. Personalmente, he tenido ocasión de hablar con políticos de distintas repúblicas de Hispanoamérica que, agobiados por esas acciones, se sintieron obligados a suplicar a la secretaria Clinton que dejara de presionarlos para impulsar unas leyes antifamilia que chocaban con la voluntad mayoritaria de sus respectivas poblaciones. En algún caso, incluso el departamento de estado nombró a embajadores homosexuales que se trasladaron a su destino con su pareja y que se dedicaron a realizar proselitismo de la ideología de género en el país en cuestión.

No está nada claro que ese paso favoreciera a la diplomacia nacional o siquiera los beneficios de las corporaciones. Sin embargo, por regla general, irritaron a los ciudadanos del país donde estaba la legación. Quizá el caso más sonado de esas quejas fue el del presidente de Kenia rogando a Obama que acabara con unas presiones insoportables.

En paralelo, la ideología de género fue avanzando en la creación de instituciones en el seno de las organizaciones internacionales que, sin demasiados escrúpulos, lesionaban la independencia y la soberanía de los estados que no aceptaban arrodillarse ante semejante cosmovisión. `Por si fuera poco, organizaciones como Planned Parenthood – que ha logrado que se produzcan millones de abortos, especialmente, de afroamericanos e hispanos – recibían subvenciones millonarias procedentes de los bolsillos de los contribuyentes.

Que Planned Parenthood haya contribuido decisivamente a que la población afroamericana – un doce por ciento del total – sufra el 36 por ciento de los abortos y a que la primera causa de muerte en el seno de esa raza sea también el aborto no frenó ni lo más mínimo esa política que, de manera nada sorprendente, ha sido calificada por algunos como genocidio negro.

En este primer año, Trump ha frenado considerablemente las subvenciones destinadas a la gigantesca industria de la muerte vinculada a entidades como Planned Parenthood; ha decidido el final del gasto causado por los transexuales en el ejército y ha paralizado la imposición internacional de la ideología de género desde la Casa Blanca. En esa línea, por supuesto, siguen entidades como las fundaciones de Soros y Rockefeller o Planned Parenthood, pero, al menos, el dinero del contribuyente ha dejado de ir en no escasa media a una industria de la muerte y de feroz embestida contra la familia.

Para los partidarios de la ideología de género, esta conducta de Trump resulta absolutamente inaceptable. Por supuesto, los medios del establishment no la alabarán. Sin embargo, para millones de sus votantes, Trump ha hecho lo correcto, al menos porque ha intentado cumplir con sus promesas y revertir una política ferozmente antifamilia.
El administrador ha desactivado la escritura pública.
Tiempo de carga de la página: 0.113 segundos
Powered by Kunena Forum