Menu
12/11/2019
A+ A A-
Bienvenido, Invitado
Nombre de Usuario: Contraseña: Recordarme
  • Página:
  • 1
  • 2

TEMA: The US war on Ethical values

Re:The US war on Ethical values 29 May 2013 11:22 #7848

Algunas aclaraciones

Primero voy a contestarle al amigo Francisco para disipar las dudas que pudiera tener sobre lo que opino y, mejor aun, expresar el fondo de mi pensamiento..

Personalmente no le encuentro nada malo a los Diez Mandamientos y, si me leyó atentamente, pudo ver que encontraba estúpido quitar el monumento donde estaban grabados. Con respecto al debate, pudo observar que yo lo que hacía era señalar que no se había respetado la letra (según Moisés) El decálogo con sus prohibiciones no es responsable de traumas ni de psicosis pero, sin duda, un gran número de trastornados de todo tipo se han dado gusto interpretándolo a veces de manera excesiva.

Yo respeto igualmente las máximas de Confucio, las leyes de Manu, el código de Hamurabi y aunque no tengo formación de Abacuá, también las creencias de la santería. Nunca he criticado la sabia enseñanza de Nuestro Señor Jesucristo pero sí me permito alzar la voz en contra de la actitud y de las palabras de algunos que se dicen cristianos.
Igualmente, he comentado varias veces con Nuestro amigo Gerardo lo agradable que es poner en dificultad a muchos marxistas que nunca han leído un texto de Marx y llevarlos poco a poco a que se contradigan. Esto puede ser a veces un verdadero arte.

Nunca he dicho, ni escrito, ni pensado que la Ley Natural fuera un invento del cristianismo ni un dogma.

Nunca he negado que el cristianismo esté al origen de la nación norteamericana ni que sea uno de los fundamentos de la civilización europea, que EEUU ha heredado como Roma heredó la cultura y la civilización helénica.

Personalmente, no me identifico en absoluto con los nihilistas y no entro en la definición de Turgenev pues yo acepto principios, aunque no a priori cuando me dicen que hay que aceptarlos porque sí, los acepto cuando me parecen justos, principios que comparto además con cristianos, budistas, vedantistas, etc.

Usted, amigo Porto, escribe: “Prefiero pensar, consciente y libremente, que […]” Yo digo: Prefiero pensar, consciente y libremente. Pensar, lo cual no es fácil. No basta con ponerse las manos en la barbilla o rascarse la cabeza esperando que se nos ocurra alguna idea. Para pensar hay que haber aprendido a pensar y estar acostumbrado a hacerlo. Consciente, sí, analizando y sopesando las ideas que me vienen a la mente. Libremente, sin que nadie me imponga lo que tengo que pensar o/y creer, ni un filósofo, ni un político, ni un jerarca religioso provisto del don prodigioso de la infalibilidad; pero escuchándolos a todos para enriquecer mi pensamiento.

Y ahora unas palabras para contestarle a Gerardo.
Ante todo, si mi acidez lo hirió por mi torpeza al expresarme, retiro públicamente lo que le chocó pero me parece que hay cosas que, o sencillamente dije mal o que él leyó de prisa. Voy a dar un ejemplo: Gerardo escribe que “Por otra parte, no es correcto alegar o insinuar que no puedo usar la lógica para refutar el relativismo.” No dije que ÉL no podía, escribí que, a mi parecer, no SE podía (“¿Cómo se puede llegar a la conclusión, por simple lógica, que lo absoluto existe? Me gustaría ver la demostración.)
Es normal que si Gerardo entendió que yo pensaba que ÉL carecía de lógica, se haya disgustado pero yo no dije eso. Por otra parte, la lógica es una ciencia extremadamente difícil, hasta tal punto que hoy se considera que las matemáticas (hablo de las matemáticas puras y no de lo que estudian los ingenieros o los economistas, por ejemplo) son una ciencia “aplicada” con respecto a la Lógica. Si “lógicamente” se pudiera probar la existencia de lo absoluto o la existencia de Dios, ya se sabría. Todos los intentos de demostración ontológica, desde Parménides hasta Gödel, pasando por Anselmo de Canterbury y Descartes han fracasado por una razón: que lógicamente no se puede inferir que la esencia implica la existencia. Creo que he contestadoa: a) ¿Por qué no?
b) ¿Puede darme una razón lógica del por qué no se puede usar la lógica?
Se puede tratar de usar la Lógica, lo que pasa es que no da resultado. Además, para estas cosas, el "sentido común" no es suficiente. Hay que haber estudiado en Lógica Formal la Lógica de Proposiciones, haberse roto la cabeza con “Tablas de verdad” y otras muchas cosas que se estudian en cursos de Lógica Matemática.

Hablando de la cita de Augustin Cournot, Gerardo afirma: “la evidencia es otra: que las tinieblas sean ausencia de luz, es una verdad absoluta; que el universo existe, es una realidad absoluta; la progresión artimética hasta el infinito, es una manifestación del absoluto de la creación.”
Aquí vemos una confusión entre verdad “absoluta” (que se puede verificar) de una proposición: “Las tinieblas son la ausencia de luz” y La Verdad Absoluta. Proposiciones que son “verdades absolutas” como las que cita nuestro amigo hay millones de millones: “el frío es la ausencia de calor” “Washington es la capital de EEUU” y otras, poco a poco más complejas, que utilizan relaciones entre varias proposiciones como: “si estoy en París estoy en Francia” es decir: la proposición P “estoy en Paris” implica la proposición F “estoy en Francia” aunque sin embargo “si P entonces F” no es reflexiva; aquí “F no implica P”, ni tampoco “F implica noP “para dar unos ejemplos extremadamente elementales.
Por otra parte una sucesión de números que “tiende hacia el infinito” como la progresión aritmética que cita (Gerardo dice hasta porque, como muchos, muchísimos, no ha estudiado bastante matemática) no es “la manifestación del Absoluto en la creación”. Lo invito a que defina “tiende hacia el infinito” y verá que infinito y absoluto son dos conceptos diferentes.
Además, la noción de infinito es muy delicada y su manejo difícil y sorprendente. Si nos preguntamos cuántos números (iba a decir "reales" pero esto nos llevaría demasiado lejos) con decimales hay entre 1 y 2 podemos decir, bueno, ya están 1.1; 1.2: 1.3;…1.8 y 1.9 Muy bien pero entre 1.7 y 1.8 están ya 1.73 y 1.74 y entre estos dos están 1.736 y 1.737 y entre estos dos 1.7368 y 1.7369 y así sin parar. Sí, así es, hay una cantidad infinita de números entre 1 y 2. ¿Y entre 1 y 3?¿el doble? No. La misma cantidad. No es posible, dirán algunos. El sentido común, la “lógica” nos dice que no puede ser. No podrá ser pero así es. ¡Cuidado con el infinito! No hablo “Del Absoluto” porque con él no se puede hacer nada. Es como el Paramatman o el Brahman de los hindúes, como el Uno de Plotino (Una de las creaciones más grandiosas que ha creado la mente humana. El Summum de la Metafísica)
Si algún científico, en particular un matemático, lee este debate se dará cuenta de que la opinión de Gerardo y la mía sobre este punto no son igualmente válidas, ni dependen de un punto de vista personal. Ya le he dicho muchas veces a Gerardo que no me atrevo a escribir sobre Economía en este foro, y mucho menos discutir con él sobre esos temas. Mi opinión no puede tener el mismo valor que la suya.

Vamos a llegar al “insulto” “carece de fe”. Aquí tengo que hacer un “mea culpa” pues veo que no entendí exactamente lo que decía Gerardo. Interpreté “carece de fe” en el sentido “no cree en nada ni en nadie” quizá influido por el francés “un homme sans foi ni loi” fórmulas que se dicen de gente sin escrúpulos, capaces de los mayores desmanes y veo que éste no era el sentido que le daba nuestro amigo.

Habría mucho que decir todavía pero ahora tengo que dejar el teclado y como decía Comte, si no me equivoco: “No lo digamos todo y terminaremos antes”
El administrador ha desactivado la escritura pública.

Re:The US war on Ethical values 28 May 2013 03:21 #7846

Tercio en tan interesante y enjundiosa discusión con una pregunta, so pena de ser considerado "el tonto del barrio"

"¿Qué hay de malo en los preceptos enunciados en los Diez Mandamientos"?

Y hago esta pregunta (¿es tonta en verdad?) porque tal pareciera, a los ojos de algunos, que este Decálogo, en sus prohibiciones, es el origen de traumas, actitudes desviadas y cuanta maldad anda suelta por el Mundo. En resumen, que hace más daño que bien. La idea me deja patidifuso.

¿Sería lo mismo si se tratara de Confucio, Buda, Babalú Ayé o Pachamama? No sé, pero un diablillo encaramado en mi hombro me susurra en la oreja izquierda “No, hombre, no seas bobito”.Ya sabemos, Jesucristo, con su prédica del amor y el perdón, es un easy target.

La ley natural no ha sido un invento de la Iglesia o un “dogma”. Según el Catecismo de la Iglesia Católica:

“La ley natural expresa el sentido moral original que permite al hombre discernir mediante la razón lo que son el bien y el mal, la verdad y la mentira”
.
Y agrega:

“La ley natural, presente en el corazón de todo hombre y establecida por la razón, es universal en sus preceptos, y su autoridad se extiende a todos los hombres. Expresa la dignidad de la persona y determina la base de sus derechos y sus deberes fundamentales.”

Si bien la Ley Natural influyó en Santo Tomás de Aquino, también fue parte integral del pensamiento de Locke y es citada como uno de los componentes de la Declaración de Independencia de los Estados Unidos. Y cito:

"When in the Course of human events, it becomes necessary for one people to dissolve the political bands which have connected them with another, and to assume among the powers of the earth, the separate and equal station to which the Laws of Nature and of Nature's God entitle them, a decent respect to the opinions of mankind requires that they should declare the causes which impel them to the separation."

Sabido es que la separación de Estado-Iglesia establecida en la Constitución no tenía como objetivo negar ni destruir las raíces cristianas que habían sido el origen mismo de las Trece Colonias que se unían para crear una nueva Nación.

Así pues, el cristianismo forma parte de la Historia de los Estados Unidos, a menos que un Ministerio de la Verdad orwelliano se encargue algún día de reescribirla. Dios no lo quiera, aunque ya hay quienes re-escriben la Biblia de acuerdo a sus conveniencias.

Ya lo dijo Campoamor,
Todo encoge, todo estira,
Todo es según el color
del cristal con que se mira

El relativismo se emparenta con el Nihilismo si aceptamos que "Nihilista es la persona que no se inclina ante ninguna autoridad, que no acepta ningún principio como artículo de fe".(Turgenev)

Según Nietzsche, el hombre provoca, en primer lugar, la muerte de Dios o la destrucción de los valores caducos. En segundo lugar, el hombre toma conciencia plena del fin de estos valores o de la muerte de Dios y se reafirma en ella. En tercer lugar, y como consecuencia de todo lo anterior, el hombre se descubre a sí mismo como responsable de la destrucción de los valores o de la muerte de Dios, así se abre el camino a unos nuevos valores. Entonces llegamos a la pregunta de Nietzcche: ¿en qué condiciones se inventó el hombre esos juicios de valor que son las palabras bueno y malvado?.

“Humanismo ateo”…ja,ja,ja…sería una buena broma si no fuera que ya hemos visto sus horribles consecuencias.

“¡A gozar, a gozar, que el Mundo se va a acabar”, gritaba mi amigo Pedro, un cubanazo canalla rumbero. Entonces, Pedro, yo, y nuestros amigos, buscábamos, como dice Abelardo “llevarnos a la cama a cualquier chica bonita…”. Eso sí, con una irresponsabilidad moral enorme, indiferentes a las consecuencias que para la muchacha pudiera traer el alegre retozo en el deporte del Box-Spring. La verdad, no éramos unos monstruos…digo yo. Las hormonas nos dominaban…eh?.

En mi ignorancia, quizás oscurantista y retrógrada sin que yo lo advierta, me resulta confuso todo intento de separar la Etica de la Moral. Así pues, ahora parece resultar ético el Matrimonio Homosexual en cuanto a garantizar iguales “derechos”, y la Moral tal como la hemos entendido nada tiene que hacer aquí porque está permeada de la “malsana religión judeo-cristiana”… .

¿Qué hay de bueno en que la Civilización Occidental se dirija al precipicio renunciando a sus Principios Fundamentales, excepto en aquello del regodeo greco-romano con efebos y lesbianas, el hedonismo sin límites de los modernos Petronios y un individualismo amoral que raya en la crueldad?. ¿Y a eso llamamos “progreso”? ¡¡Mamma míaa!!

Prefiero pensar, consciente y libremente, que “La ley natural es inmutable y permanente a través de las variaciones de la historia; subsiste bajo el flujo de ideas y costumbres y sostiene su progreso. Las normas que la expresan permanecen substancialmente valederas. Incluso cuando se llega a renegar de sus principios, no se la puede destruir ni arrancar del corazón del hombre. Resurge siempre en la vida de individuos y sociedades.” (Catecismo de la Iglesia Católica).

¿Cómo extrañarnos de la falta de ética (¿o es falta de moral?) en la Economía, la Banca, las Finanzas, la Política si “el fin justifica los medios” y “ande yo caliente y ríase la gente”? ¿Es suficiente apelar a lo que marca la ley, a lo que dice el 51% de los parlamentarios para que algo sea lícito o no?. Recordemos que Hitler ascendió al poder de manera democrática, y sin embargo no hay nadie en su justo juicio que apruebe las Leyes de Nuremberg.

Disculpen si con mi torpeza he rebajado el nivel intelectual de la discusión, pero les pregunto, sincera y honestamente les pregunto:
¿Qué hay de malo en los Diez Mandamientos?

(English version)
I am jumping into this interesting and substantial discussion with a question, taking the risk of being considered "the fool of the neighborhood"

The question is: What's wrong with the precepts set forth in the Ten Commandments”

And I ask this question (is it really dumb?) Because it would seem, in the eyes of some people, that the Decalogue, with its prohibitions, is the source of trauma, deviant attitudes and how much evil is loosed upon the world. In short, that it does more harm than good. The idea leaves me gob smacked.

Would it be the same if it were Confucius, Buddha, Babalu Aye or Pachamama? I do not know, but a little devil perched on my shoulder whispers in my left ear, "No, man, do not be bobito (foolish)".You know, he adds, Jesus Christ, with his preaching love and forgiveness is an easy target.
Natural Law is not an invention of the Church or "dogma". According to the Catechism of the Catholic Church: "The Natural Law expresses the original moral sense which enables man to discern by reason what is good and evil, truth and falsehood."
And also:
"The Natural Law, present in the heart of each man and established by reason, is universal in its precepts and its authority extends to all men. It expresses the dignity of the person and determines the basis for his fundamental rights and duties. "
While Natural Law influenced Thomas Aquinas, it was also an integral part of Locke's thought and is cited as one of the components of the Declaration of Independence of the United States. And I quote:
“When in the Course of human events, it Becomes Necessary for one people to dissolve the political bands Which have connected them with another, and to assume Among the powers of the earth, the separate and equal station to Which the Laws of Nature and of Nature's God entitle them, a decent respect to the opinions of mankind requires that they should declare the causes which impel them to the separation”.

We know that the Church-State separation in the Constitution was not intended to deny or destroy the Christian roots that had been the origin of the Thirteen Colonies who came together to create a new Nation.

So Christianity is part of the History of the United States, unless an Orwellian Ministry of Truth is responsible of rewrite it someday. God forbid, although there are those who re-write the Bible according to their convenience.

“It was said by Campoamor ,
Everything shrinks, all stretches,
Everything goes with the color
Of the glass that closer matches”

Relativism is related to the nihilism, if we accept that "Nihilist is the person who does not bow to any authority, which does not accept any principle on faith." (Turgenev)

According to Nietzsche, man caused, first, God's death or destruction of outdated values. Secondly, man becomes fully aware of these values or the death of God and reaffirms it. Third, and as a result of the foregoing, the man finds himself responsible for the destruction of the values or the death of God, thus opening the way to new values. Then we come to the question of Nietzsche: under what conditions man invented those value judgments that are the words good and evil?

"Atheistic humanism" ... ha ha ha ... would be a good joke if it were not that we've seen the horrible consequences.

"Enjoy, enjoy, that the world is going to end!," shouted my friend Peter a rogue cubanazo rumbero. So Peter and I, and our friends, we were looking, as Abelardo says,” to take to bed any pretty girl ...” Yes, with a huge moral irresponsibility, indifferent to the consequences that could bring the girl cheerful romp in the practice of Box-Spring Sport. Actually, we were not monsters ... I think. The hormones dominated us ... huh.

In my ignorance, perhaps obscurantist and retrograde without me noticing, I find it confusing any attempt to separate the Moral from Ethics. So, now seems to be ethical the Homosexual “Marriage” in ensuring equal "rights” and Morality has nothing to do here because it is permeated by the "Judeo - Christian unhealthy ideas”....

What is good in a Western Civilization that is going to the precipice, relinquishing its fundamental principles, except may be the Grecco-Roman gloating with ephebes and lesbians, boundless hedonism of the modern Petronius and amoral individualism that borders on cruelty? Can we call that "progress"? Mamma mia!

I prefer to think, consciously and freely, that "The Natural law is immutable and permanent throughout the variations of History; subsists under the flux of ideas and customs and supports their progress. The rules that express it remain substantially and efficacious answers. Even when it is rejected in its principles, it cannot be destroyed or removed from the human heart. It always rises again in the life of individuals and societies. "(Catechism of the Catholic Church).

How be surprised by the lack of ethics in Economics, Banking, Finance, Politics if "the end justifies the means" and “I wish you well; keep yourselves warm and well fed” "? Is it enough to appeal to what makes the law, which says 51% of parliamentarians for something to be lawful or not? Recall that Hitler came to power in a democratic way, and yet no one in their right mind approves the Nuremberg Laws.

So, I ask, sincerely and honestly I ask: What's wrong with the Ten Commandments?
El administrador ha desactivado la escritura pública.

Re:The US war on Ethical values 28 May 2013 00:23 #7845

Afirmo que el RELATIVISMO es la filosofía de la permisividad. Es la convicción de que cada uno tiene su propia "verdad" y, por lo tanto, su moral particular. Esto no quiere decir que el relativista sea necesariamente "inmoral" sino que sus convicciones apuntan a un alto grado de "amoralidad".

En otras palabras, el relativismo es la posición filosófica de que todos los puntos de vista son igualmente válidos, y de que toda la verdad es relativa al individuo que la contempla. Esto significa que todas las posiciones morales, todos los sistemas religiosos, todas las formas de arte, todos los movimientos políticos, etc., son verdades que son relativas a los individuos. Por lo tanto, subordina la Verdad que da fundamento a la ética a interpretaciones culturales.

En cuanto a la ácida respuesta de Abelardo, también me decepciona que pretenda ser tan preciso con el idioma y que no acepte que un debate pueda abarcar interpretaciones de lo dicho por el interlocutor, pero que él haga exactamente lo mismo ... ¡y con creces!

Así pone en boca de Clemente de Alejandría y en todo el Concilio de Nicea su propia interpretación, por cierto muy alejada de la esencia de lo que allí se dijo y de los motivos para decirlo. Él alega que "se permitieron decir algo así como", una clara interpretación particular con palabras de Abelardo tales como "ya que nosotros, los infalibles, pensamos que ...", las cuales, ni parecidas, pueden evidentemente encontrarse en los textos antiguos de ese Concilio o en la obra de Clemente.

Pasa seguidamente a trivialidades que no suelen ser habituales en su ponderadas críticas de otras veces, como que "My Way!" no es de Frank Sinatra, otra interpretación suya de lo que dije que no se ajusta a la verdad, porque no afirmé que Sinatra fuera autor de la canción sino que alardeaba con ella, tanto que una vez confesó que así había conducido su vida.

Luego está pecando en esta respuesta de lo mismo que critica.

Pero al lector no le interesan estos argumentos sino el fondo de lo que se debate. Y el debate no tenía el propósito de entrar en una discusión teológica sobre el significado de cada uno de los Diez Mandamientos mosaicos sino en que son un antecedente histórico de la antigüedad que puede ser respetado como tal (sin connotaciones religiosas) en forma de monumento en los terrenos de una Corte de Justicia de los Estados Unidos o de cualquier otra parte. En la Sede de las Naciones Unidas, en New York, una Organización que es un crisol de culturas y de religiones, está expuesto el Código Hamurabi a la vista de todos sin que hasta ahora nadie se haya manifestado ofendido por no ajustarse a su cultura o a sus creencias.

Tampoco es importante en este debate que determinados maestros y sacerdotes del siglo pasado usaran métodos fundamentalistas de enseñanza que se apartaban de la verdadera doctrina cristiana. Por eso me referí a ese pasado, sobre todo durante el período oscurantista de la Edad Media, como un "pasado turbio". Pero comprensible, porque está tan lleno de errores y aberraciones humanas como podemos encontrarlas incluso en la humanidad de hoy. Las imperfecciones humanas y las acciones que de ellas derivan, sean de cristianos, ateos o budistas, no descalifican la ética que emana de la doctrina cristiana.

El argumento de que por un lado copié que el relativista "no acepta en general la idea del absoluto" y más adelante pregunté si no era "dogmática la actitud de rechazar de plano lo absoluto", es llevar el debate por la tagente, porque al fin de cuentas muchos relativistas lo rechazan de plano, aunque algunos más sensatos sólo lo rechacen "en general". Pero, ¿qué importancia tienen tales matices para el fondo de la cuestión? El argumento es que el relativismo puede ser (y lo es) tan dogmático como algunos aspectos de la doctrina cristiana.

Y, por supuesto, el relativista "carece de fe". Sencillamente no se puede argumentar que la Verdad que sostiene nuestras convicciones es relativa y pretender que esas convicciones sean un acto de fe. La fe ES absoluta. Si fuera relativa no sería fe.

La cita de Cournot es razonable, pero ¿acaso no esta negando aquí la verdad absoluta, la realidad absoluta, lo absoluto en general? Nos dice que la inclinación del hombre a pretender una realidad absoluta, lo engaña. Pero la evidencia es otra: que las tinieblas sean ausencia de luz, es una verdad absoluta; que el universo existe, es una realidad absoluta; la progresión artimética hasta el infinito, es una manifestación del absoluto de la creación. Por otra parte, las verdades absolutas se definen por la imposibilidad de aceptar razonable o lógicamente una verdad que la contradiga. En esas verdades absolutas se basa el derecho natural y su consecuencia codificada como resultado de una labor de interpretación que ha tomado milenios, como queda plasmada en la Declaración Universal de Derechos Humanos. ¡Qué terrible sería si las naciones fueran sucumbiendo al análisis relativista de esos derechos y libertades fundamentales hasta proclamar su abrogación por decisiones mayoritarias! Lo cual, dicho sea de paso, es lo que ocurre en países que toman este camino mediante una dictadura de las mayorías y acaban por sucumbir al totalitarismo.

Lo que es verdad para Abelardo tiene que serlo también para mí, de lo contrario, uno de los dos estaría equivocado. Es un contrasentido que su "verdad" sea tan válida como la mía. Lo que sería más probable es que ambos estemos equivocado si nos aferramos a "verdades" relativas. Por otra parte, no es correcto alegar o insinuar que no puedo usar la lógica para refutar el relativismo.

a) ¿Por qué no?
b) ¿Puede darme una razón lógica del por qué no se puede usar la lógica?
c) Si usara el relativismo para refutar la lógica, entonces, ¿de qué manera puede el relativismo (de que nada es absolutamente verdadero) refutar la lógica, la cual está basada en la verdad?
d) O también, si usara el relativismo para refutar la lógica, entonces, el relativismo ha perdido su estatus relativo ya que es usado para refutar absolutamente la verdad de algo más.

Es verdaderamente asombroso que estas reflexiones le resulten insultantes a Abelardo o, por otro lado, las considere despectivas. El hecho de sentirse insultado o despreciado hace imposible el debate racional porque entonces lo está interpretando como una agresión en el terreno personal, lo cual estaba muy lejos de mi propósito. Confío en que su calificación de "insultante" o de "carácter despectivo" sea relativa por tener un sentido figurado. ;)
El administrador ha desactivado la escritura pública.

Re:The US war on Ethical values 27 May 2013 20:33 #7844

Esta respuesta de Gerardo me ha decepcionado. ¿Por qué? Porque, en general, Nuestro amigo analiza finamente los problemas y los comenta acertadamente pero en este caso ha caído en el defecto de muchos que, cuando quieren comentar un artículo y refutar algunos argumentos, no se basan en lo que dice el autor del texto sino en lo que creen que quiere decir, después de una lectura descuidada u, otras veces, en lo que “interpretan”.

Esta vez, Gerardo hizo lo que algunos foristas acostumbran hacer y ya me han hecho alguna vez : Escribo, por ejemplo, en un artículo la proposición A. Un forista quiere refutar esa proposición porque no le gusta o no la entiende o por lo que sea y entonces afirma que escribí la proposición A’ que es diferente de A, aunque en algo se parece, pero que es falsa o es sencillamente una tontería. Entonces el forista demuestra hábilmente la falsedad de A’ y afirma triunfalmente que el autor (yo) estaba equivocado.

En este caso Gerardo afirma: “Entre otras cosas (Abelardo) plantea cuatro de los diez Mandamientos de forma superficial, ignorando por ejemplo que las imágenes en muchos templos (hoy día se prescinde de ellas incluyo en templos católicas) tienen un proposito de evocación y veneración y no de adoración. Tal y como hacemos con la foto de un ser querido o el monumento a un prócer. El ser humano necesita representaciones visuales. »

En primer lugar yo no planteo, yo cito : “No te harás imagen, ni ninguna semejanza de lo que está arriba en el cielo, ni abajo en la tierra, ni en las aguas debajo de la tierra” Y lo que comento es que alguien se creyó con autoridad para transgredir la palabra de Dios. Lo que dice Gerardo sobre el propósito de veneración y no de adoración lo sé perfectamente, no lo ignoro. Gerardo sigue entonces con una tirada sobre Clemente de Alejandría, el Concilio de Nicea, la diferencia entre ídolo e ícono y muchos detalles más pero… eso no tiene nada que ver con lo que yo escribí.

Yo cité la Palabra de Dios por boca (o por pluma) de Moisés. Dado que Moisés es el autor del Pentateuco (no se puede negar la autenticidad de la Sagrada Escritura) y además, es dogma de fe la Inspiración divina de los autores de los Libros. Lo que dice Gerardo no hace más que confirmar mi aseveración: Clemente de Alejandría y el Concilio de Nicea, gracias a su Infalibilidad, se permitieron decir algo así como: "Bueno, Moisés lo escribió pero eso no era lo que Dios quería decir ya que nosotros, los infalibles, pensamos que… e interpretamos que se puede ir en contra de su palabra ya que nos gusta tener imágenes sabiendo que no debemos confundir el culto de dulía con el culto de latría etc; etc".

En el caso del sexto mandamiento, obsesión enfermiza de mis maestros en los años cincuenta, Gerardo cambia totalmente el sentido de mi escrito cuando comenta: “[…] otros tres Mandamientos de la ley mosaica que (Abelardo) señala con comentarios como que "No cometerás adulterio" reprime al pobre adolescente que, acosado por sus hormonas, desea ardientemente llevar a la cama a cualquier muchacha bonita (o viceversa). Un impulso evidentemente muy natural. Pero entraríamos en una discusión religioso/teológica que aburriría a la mayoría de los lectores.”

Yo no dije eso; escribí exactamente: […]“No cometerás adulterio” Mis maestros de una escuela católica estaban obcecados con la sexualidad y nos advertían que el simple hecho de no apartar inmediatamente una idea o pensamiento “deshonesto” era un pecado mortal y que si moríamos en ese estado oiríamos la voz de Jesús que nos diría: “Apartaos de mí, malditos. Id al fuego eterno, creado para Satán y sus ángeles. Allí será el llanto y el crujir de dientes” Espero que el día del Juicio Final esos maestros nos pidan perdón por habernos amenazado de arder eternamente por el simple hecho de haber deseado, a los dieciséis o diecisiete años, hacer el amor con una muchacha bonita.

Es decir que lo que yo criticaba era la obsesión que llevaba a esos maestros a amenazar a los adolescentes por sólo tener “malos pensamientos” con castigos terribles y absurdos como lo era el fuego eterno. Obsesión provocada por un apego visceral y fanático a lo que, sin duda, creían que era la Moral Absoluta de la Civilización Judeocristiana.

En lo que sí concuerdo con Gerardo es que este tema se relaciona con el de la Ética y la Moral y los diversos puntos de vista según la filosofía de las personas como debatíamos en el tema de las “filosofías demoledoras”.

A este propósito quisiera volver a considerar dos puntos que me parecen importantes. Gerardo escribe: “Como bien dice Abelardo, "Lo que hay que entender es que el relativista (sensato) no acepta, en general, la idea de absoluto, que es algo muy importante para cualquier fe dogmática." De acuerdo, no acepta lo absoluto. Pero, ¿no es también dogmática la actitud de rechazar de plano lo absoluto? Porque, por simple lógica, lo absoluto existe […]
¡Gerardo!, ¡Gerardo!… Tu mismo copias : « no acepta, EN GENERAL, la idea de absoluto” y luego te interrogas “¿no es también dogmatica la actitud de rechazar DE PLANO lo absoluto? Antes de escribir una cosa por otra cosa te pido que reflexiones sobre este matiz importante. Y luego ¿Cómo se puede llegar a la conclusión, por simple lógica, que lo absoluto existe? Me gustaría ver la demostración.

Otro punto discutible, por su carácter despectivo, es la opinión que tiene Gerardo de un “relativista”. Veamos: […]el relativista carece de fe. Vive en un mundo cambiante en el que percibe muchas verdades posibles y opta por la suya con el pretexto de que deja vivir a los demás con la de ellos y espera que los demás le toleren su verdad sin discusión alguna y le dejen hacer lo que le dé la gana. "I did it my way!", alardean como Frank Sinatra en su famosa canción. El problema es que "mi" verdad implica lo que estimo subjetivamente que me es permitido hacer o no hacer.
Carece de fe. ¿Pero qué puede saber Gerardo de la fe de otro que, sencillamente, no acepta su visión de Verdades Absolutas? Esta afirmación es casi insultante y aun, no sé por qué pongo casi. A menos que la fe consista en creer lo que la razón dice que es imposible. Vive en un mundo cambiante. ¿No vivimos acaso todos en el mismo mundo? ¿Quién se atreve a afirmar que el mundo no cambia? Percibe muchas verdades posibles y opta por la suya. Esto no es cierto, no hay por qué excluir “verdades posibles» y adoptar una sola ¿al azar? ¿por conveniencia? ¿sin razonar? ¿sin “relativizar”? pero como, para Gerardo, un relativista es un hombre abyecto y de mala fe entonces todo se explica; con tal que “los demás le toleren su verdad y le dejen hacer lo que le dé la gana” aunque sea la cosa más horrible, aunque sea ilegal, aunque sea criminal, ¿qué se puede esperar de un relativista? Ellos son los malos. Los que creen en la Moral Absoluta y Eterna, si posible revelada por Dios, el Dios de la Verdadera Religión, es decir la mía, son los buenos.

Y ¡Ah! My Way no es de Frank Sinatra. La escribió Gilles Thibaud para Claude François quien la cantó bajo el título Comme d’habitude, luego Paul Anka compró los derechos y la cantó bajo el título de My Way y más tarde la cantó Sinatra. Esto es “absolutamente” cierto pero hay una diferencia entre la exactitud y lo Absoluto.

De todos modos este debate me parece estéril. Voy a copiar dos puntos de vista de dos hombres notables del siglo XIX que me parecen reflejar ejemplarmente las dos mentalidades:

-¿Dónde está pues el Ser?¿Dónde está lo que Es? ¡Ah! Ya lo presiento y aun lo sé. El Ser es la unidad absoluta, eterna, infinita, la pluralidad sin división, el océano sin costas, el centro sin circunferencia, la plenitud que se contiene a sí misma, la forma sin figura; en fin el todo, fuera del cual todo lo que es no es más que un hecho y un don. Pero al decir esto, señores, ¿a quién he nombrado? He nombrado al que dijo de sí mismo: ego sum, qui sum. He nombrado al que dijo también: ego sum veritas. He nombrado a Dios. He aquí el Ser y he aquí la Verdad. Sólo Dios es la Verdad porque sólo Él es el Ser…
H-D. LACORDAIRE, Conférences de Notre- Dame; 1848

-La mente humana está organizada para percibir, en el espacio y en la duración, relaciones que existen efectivamente fuera e independientemente de ella. Así penetra en la realidad, pero en una realidad relativa, fenomenal, cuyo conocimiento basta al hombre en el mundo. Cuando está tentado de traspasar y erigir esta realidad relativa en realidad absoluta, cede sin duda a una inclinación de su naturaleza, pero esta inclinación lo engaña, y la razón se lo advierte, mostrándole abismos sin fondo y contradicciones sin salida.
A.COURNOT, Ensayo sobre los fundamentos de nuestros conocimientos, 1851
El administrador ha desactivado la escritura pública.

Re:The US war on Ethical values 24 May 2013 19:45 #7843

Lamento que Abelardo tome la tangente en muchos de sus argumentos, porque desvía la atención del tema central que tiene que ver con la ética y con su contrapartida relativista que la niega.

Entre otras cosas, plantea cuatro de los diez Mandamientos de forma superficial, ignorando por ejemplo que las imágenes en muchos templos (hoy día se prescinde de ellas incluyo en templos católicas) tienen un proposito de evocación y veneración y no de adoración. Tal y como hacemos con la foto de un ser querido o el monumento a un prócer. El ser humano necesita representaciones visuales. ¿Es acaso Abelardo un iconoclasta? Esto se resolvió desde los primeros siglos, a partir de Clemente de Alejandría haciendo una distinción entre idolon (idea pagana) e ikonon (a semejanza de Dios), confirmada por el II Concilio de Nicea, que formuló 22 reglas canónicas y emitió una norma especial, reivindicando la veneración de los santos íconos y enseñando lo que implica su disposición en los templos –junto con la imagen del Crucificado– para que los fieles eleven sus mentes y corazones hacia el Señor, la madre de Dios, y los santos en ellos representados.

Podríamos dedicarnos ahora a aclarar lo que se refiere a los otros tres Mandamientos de la ley mosaica que señala con comentarios como que "No cometerás adulterio" reprime al pobre adolescente que, acosado por sus hormonas, desea ardientemente llevar a la cama a cualquier muchacha bonita (o viceversa). Un impulso evidentemente muy natural. Pero entraríamos en una discusión religioso/teológica que aburriría a la mayoría de los lectores.

Al final de sus argumentos esgrime el de las mayorías absolutas como un medio legítimo de dictar normas de conducta. La democracia que se basa exclusivamente en decisiones mayoritarias desemboca en una inicial "dictadura de las mayorías" que se va estratificando hasta caer en una tiranía totalitaria. El motivo es que un gobierno que todo lo resuelve por decisión mayoritaria no respeta la ética en muchas de esas decisiones y acaba por no respetarla en ninguna.

La ética tiene necesariamente una base en el "derecho natural" y con los siglos se ha ido codificando hasta desembocar en instrumentos tales como la Declaración Universal de los Derechos Humanos y algunas Constituciones que reconocen los derechos y libertades fundamentales del ser humano. Estos instrumentos tienen el propósito esencial de impedir los excesos y abusos de un gobierno de las mayorías. Por eso se dice que la verdadera democracia descansa en un consenso, interpretado por la Constitución, como un gobierno del pueblo, para el pueblo y por el pueblo. No se proclama un "gobierno de las mayorías" sino un "gobierno del pueblo" regido por la ética constitucional.

Por lo tanto, los Testigos de Jehová tienen todo el derecho de rechazar individualmente una transfusión de sangre, pero no el de obligar a otros a que la rechacen. Esta interpretación se basa en el derecho fundamental de todo ser humano a la vida.

La ética y el derecho natural en la interpretación que ha prevalecido a través de los siglos hasta cristalizar en la civilización que impera en nuestros días en todo el planeta, tiene sus principales raíces en bases judeocristianas, lo que no excluye, por supuesto, otras influencias benéficas de otras corrientes de pensamiento. Tampoco implica la imposición forzosa de la filosofía religiosa que ha fomentado esa ética. Sencillamente, se trata de que las bases éticas judeocristianas defienden los derechos humanos y las libertades fundamentales, pero rechazan la permisividad de quienes aducen que pueden burlarse de algunos de esos derechos y libertades porque les conviene o porque les da la gana. Y se apañan en el pretexto de que la ética tiene un contexto religioso que no tienen por qué respetar.

En este sentido, es cierto que las palabras "under God", como señala Abelardo, se añadieron a la jura de la bandera de EEUU en 1954 y que, en cierto modo, fue una reacción provocada por la guerra fría ante el totalitarismo ateo soviético y maoísta. Pero también es cierto el concepto genérico que no se refiere a un Dios con apellidos (cristiano, judío, masón, etc.) sino a un concepto abarcador de una entidad superior que garantiza la legitimidad de los principios fundamentales de la ética que esa bandera (o símbolo) pretende representar.

El pasado turbio de las religiones judeocristianas y de sus diversas secuelas mahometanas se debe a que ha sido forjado por seres humanos imperfectos, lo cual no descalifica la ética o moral que no han respetado debidamente. Los principios éticos que debemos defender son un propósito y una meta que estamos muy lejos de alcanzar porque apuntan a la perfección, pero que debemos seguir intentando en todo momento.

Sto. Tomás de Aquino, en su sermón de 1273 sobre los Mandamientos, recalcó que: "Tres cosas le son necesarias al hombre para su salvación: el conocimiento de lo que debe creer, el conocimiento de lo que debe desear y el conocimiento de lo que debe cumplir". Para esto citó cuatro leyes fundamentales y recalcó que la primera ley, la más esencial, "se llama ley natural. Y ésta no es otra cosa que la luz del entendimiento por la cual sabemos qué debemos hacer y qué debemos evitar".

No Matarás es una de ellas. Y como todos los mandamientos de la Ley mosaica, tiene la intención de reprimir las peores tendencias humanas en una época de salvajismo donde imperaba un verdadero relativismo, puesto que cada quien hacía lo que su capacidad de hacer daño le permitía. No obstante, ese mandamiento no contraviene otra ley natural, que es la de la conservación o supervivencia. La guerra, por ejemplo, es execrable. Pero lo es para los que la promueven con alevosía y ambición. Le pregunto a Abelardo que si los judíos del gueto de Varsovia hubieran tenido suficiente poder militar, ¿los habríamos condenado después por haber barrido violentamente a todos los nazis que los perseguían? Se sublevaron, mataron a muchos alemanes y acabaron asesinados en masa. ¿Violaron acaso ese mandamiento? O también, ¿fue acertado que Chamberlain permitiera buenamente que Hitler se apoderara del centro de Europa para evitar la guerra? Aparte de que no la evitó, ¿era correcto abandonar a quienes iban a ser sojuzgados? ¿No tenemos una obligación de acudir en ayuda de los oprimidos, los abusados, los maltratados, aunque ello implique recurrir a la violencia?

Muchas veces, hasta nuestros días, vamos a la guerra por intereses particulares y no movidos por los principios y la ética. Los chinos no invadieron el Tíbet para modernizarlo. Japón no atacó Pearl Harbor para bien de la humanidad. La segunda invasión del Iraq y su secuela no estuvieron debidamente justificadas. Pero los millones de muertos causados por la invasión de Europa por los aliados, ¿es un hecho condenable? Y, por otra parte, ¿es justo que para evitar la guerra el mundo se haya cruzado de brazos ante el genocidio de Pol Pot en Cambodia, o el de Idi Amin en Uganda, o el de Rwanda poco después? ¿O que nos conformemos con paños calientes mientras que un dictador mata a decenas de miles de personas en Siria y cientos de miles, sobre todo cristianos, tienen que huir? Una intervención militar en cualquiera de estos casos habría provocado muchas muertes entre militares y civiles, pero habría evitado muchísimas más y habría permitido hacer justicia.
El administrador ha desactivado la escritura pública.

Re:The US war on Ethical values 24 May 2013 12:55 #7842

Gerardo tiene razón cuando defiende democráticamente sus valores cristianos e incita a sus correligionarios a votar por hombres y mujeres que comparten y defienden las mismas ideas que él. Esto no quiere decir que todo el mundo debe aceptar esos mismos valores. No soy estadounidense y no me permitiré juzgar la política en cuestiones religiosas de otro país pero creo que sí puedo apreciar el peso y el valor de los argumentos de Gerardo.

Nuestro amigo afirma: “The United States was founded on religious ethics “ Ya volveré sobre el sentido de la palabra “ética” pero no me parece que su afirmación sea exacta. Es cierto que el país tiene un trasfondo religioso importante y Chesterton pudo decir, si mal no recuerdo, que era una “Nación con alma de Iglesia” pero la fundación de Estados Unidos tuvo ante todo una razón política basada principalmente en un pensamiento anticolonialista y “liberal” compartido por gente muy instruida e impregnada de los principios de la Ilustración. Si bien hubo ministros religiosos entre los Padres Fundadores, quisiera señalar que algunos de los más importantes como Jefferson, Paine y Franklin eran “deístas” a la manera de Voltaire y que Franklin, recordado también por su abrazo con Voltaire en París, era masón. En la Declaración de Independencia, Jefferson no menciona a Nuestro Señor Jesucristo sino al Dios de la Naturaleza (Nature’s God) y al “Creador” de la misma manera que algunos años más tarde en París, la primera “Declaración de Derechos del Hombre” que hubo en el mundo, se hizo “En Presencia y Bajo los Auspicios del Ser Supremo “ según la voluntad de Robespierre.

Los inspiradores del nuevo Estado norteamericano no fueron San Agustín ni los Evangelistas sino Locke, Montesquieu, Condorcet y los otros grandes pensadores europeos de la Ilustración .

El debate “ético” en aquellos años coloniales en la Bahía de Massachussets no era sobre el amor al prójimo sino saber si había o no que quemar a las brujas, hasta que el reverendo Increase Mather, el padre de Cotton quien veía en los indios la encarnación del diablo, dijo que era preferible dejar brujas en libertad antes que condenar a la hoguera a un inocente. Reverendo Increase Mather, le presento todos mis respetos. Notemos con todo que él, como todos sus colegas de aquella época, creía en la existencia de brujas.

De todos modos los Padres Fundadores vivían hace más de doscientos años y no me parece razonable llevarlos y traerlos constantemente como referencia a todo lo ocurre en la actualidad. El gran Jefferson nunca dio la libertad a sus esclavos y le hizo un hijo (por lo menos) a una de ellas. Todos llevaban magníficas pelucas que están completamente pasadas de moda hoy día; sí, me parece mejor dejarlos tranquilos.

Gerardo cita un fragmento del libro de Simon Blackburn que me da escalofríos: “ethics is not only tied up with religion, but is completely settled by it. Such people do not need to think too much about ethics, because there is an authoritative code of instructions, a handbook of how to live." Y añade un comentario espeluznante: That is, religion prompts people to follow a moral lifestyle Si entiendo bien lo que precede, nos invitan a no pensar, basta con seguir un código, un conjunto de reglas preestablecidas, una “moral lifestyle

Si en el lenguaje corriente, que llamé una vez “lenguaje de café”, ética y moral se consideran sinónimos, en sentido estricto no lo son. La Ética pertenece al campo de la Filosofía, del pensamiento, de la razón, mientras que la Moral es un conjunto de reglas que muchos consideran absolutas pero que pueden ser válidas en una época o en un lugar y no en otros. Durante la Edad Media y hasta bien avanzado el Renacimiento, la Iglesia prohibía la disección del cuerpo humano y sólo fue gracias a algunos médicos valientes que se atrevían a transgredir esas reglas de “moral” que la anatomía y la medicina pudieron avanzar.

Los lectores interesados por estas cuestiones pueden consultar el magnífico trabajo de AD White: History of the Warfare of Science with Theology in Christendom, que no es un libro anticristiano como algunos podrían creer, escrito por uno de los fundadores de la Universidad de Cornell a finales del siglo XIX, en particular el capítulo VIII. (Se puede descargar gratis del “proyecto Gutenberg”)

No debemos olvidar que la Iglesia se opuso al uso de la anestesie, cedió cuando se hizo valer que Dios Padre mismo “anestesió” a Adán para crear a Eva de una de sus costillas pero se negó a aceptar que se anestesiaran a las mujeres en particular durante el parto, pues estaba escrito que Dios había dicho a La Mujer: “Con dolor parirás”. El gran Bertrand Russell vio en esto el sadismo de algunos hombres que gozan viendo sufrir a las mujeres.

Pasemos ahora al “juramento de lealtad” (Pledge of allegiance) Dice Gerardo: “However, the US Court of Appeals for the Ninth Circuit ruled in 2002 that the Pledge of Allegiance is unconstitutional to be said in public schools. Why? Because it contains the phrase “One Nation under God”

Recordemos que la forma original, tal como la creó Francis Bellamy quien a pesar de su apellido francés era un pastor protestante americano y socialista, decía: “"I pledge allegiance to my Flag and the Republic for which it stands, one nation, indivisible, with liberty and justice for all." Con una intención universalista, my flag (cualquiera que sea, en cualquier país). En el año 1923 se añadieron las palabras: “the Flag of the United States of America” para darle entonces un carácter nacional y en 1954 se adoptó, en contra de la voluntad de la hija de Bellamy, la sugerencia del General Eisenhower que en plena guera fría en lucha contra el comunismo ateo hizo añadir “under God” dándole así la forme que conocemos hoy:

"I pledge allegiance to the flag of the United States of America, and to the republic for which it stands, one nation under God, indivisible, with liberty and justice for all."

A mí me parece una tontería querer quitar estas palabras que ya llevan más de medio siglo y que han sido adoptadas por la tradición, pero ver aquí, en la palabra Dios, otra cosa que lo que los civilizacionistas llaman “religión civil” es una visión que se acerca bastante al fanatismo religioso, mas reconozcamos que estamos lejos de la intención de Francis Bellamy.

En cuanto a los mandamientos…Sería mejor no sacar a relucir los diez mandamientos porque si los tomamos tal como están en la Biblia, palabra de Dios para los creyentes, leemos:

No te harás imagen, ni ninguna semejanza de lo que está arriba en el cielo, ni abajo en la tierra, ni en las aguas debajo de la tierra” Parece ser que alguien se creyó con autoridad para poder interpretar y resumir la palabra de Dios y también determinar lo que sí se podía representar y lo que no, o lo que sí era palabra divina de tal frase y lo que se podía desechar. El caso es que nuestras Iglesias están llenas de estatuas y de pinturas de toda clase ¡Y tanto mejor! Pues nos hemos beneficiado de obras maestras del arte que no habríamos tenido si hubiéramos sido obedientes.

También leemos:

Seis días trabajarás mas el séptimo es de reposo para Jehová tu Dios; no hagas en él obra alguna, tú ni tu hijo, ni tu hija, ni tu siervo, ni tu criada, ni tu bestia, ni tu extranjero que está dentro de tus puertas. Porque en seis días hizo Jehová los cielos y la tierra, el mar, y todas las cosas que en ellos hay, y reposó en el séptimo día; por tanto, Jehová bendijo el día de reposo y lo santificó”. Dime, tú, lector.¿Qué haces el séptimo día?

¿Y el quinto mandamiento?
No matarás” Claro, esto no se refiere a la pena capital ni a la guerra…

El tan llevado y traído sexto mandamiento reza:
No cometerás adulterio” Mis maestros de una escuela católica estaban obcecados con la sexualidad y nos advertían que el simple hecho de no apartar inmediatamente una idea o pensamiento “deshonesto” era un pecado mortal y que si moríamos en ese estado oiríamos la voz de Jesús que nos diría: “Apartaos de mí, malditos. Id al fuego eterno, creado para Satán y sus ángeles. Allí será el llanto y el crujir de dientes”

Espero que el día del Juicio Final esos maestros nos pidan perdón por habernos amenazado de arder eternamente por el simple hecho de haber deseado, a los dieciséis o diecisiete años, hacer el amor con una muchacha bonita.

Que cada cual crea lo que le parece mejor para la salvación de su alma y dejemos la política lejos de la llamada “ética o moral religiosa”. Basémonos en la razón y en el bien común para dictar nuestras leyes.

¿Y si en un país poblado al100% por Testigos de Jehová deciden prohibir las transfusiones de sangre como les dicta su ética religiosa? ¿No tienen derecho a ello si con eso se sienten felices y viven en democracia? Sí, tienen todo su derecho y nadie debe decirles que no lo hagan. Los heridos en accidentes de tráfico y muchos de los enfermos morirán felices.
El administrador ha desactivado la escritura pública.

The US war on Ethical values 20 May 2013 02:42 #7840

We are facing a worldwide campaign against Christian ethics in an effort to deny that modern civilization rests on Christian foundations and principles. The argument is that religious ethics is repressive by itself and should not be allowed in public life. The fact that such campaign is particularly intensive in such Christian countries as the US is something to be profoundly concerned.

Campaigns against Christian ethics focus on human errors committed by so-called Christians or by misguided interpretations of human rights. But, what is the basis of Christian ethics? In a nutshell: LOVE. Everything else in Christian doctrine revolves around this essential mandate: "Love one another". A mandate interpreted in Christian doctrine as giving, trusting, and serving others with an open heart. The fact is that Christian doctrine is based on love and love for true Christians means to work together for a better World with tolerance, understanding and mutual respect.

Simon Blackburn published in 2001 a book titled: “Ethics: A Very Short Introduction” (Oxford University Press) where he stresses that “ethics is not only tied up with religion, but is completely settled by it. Such people do not need to think too much about ethics, because there is an authoritative code of instructions, a handbook of how to live." That is, religion prompts people to follow a moral lifestyle.

Faith and religious freedom in America are now under an all-out assault by many US governing institutions. Christians are being harassed, intimidated, silenced, repressed and even persecuted by governmental acts and decisions like never before in this country. Christian academics are shunned away in many high education institutions, student thesis are rejected with arguments of religious bias and public life in general is very difficult for many proclaiming their faith.

The United States was founded on religious ethics but democratic rule permitted the promotion of religious freedoms and mutual respect. The religious principles supporting that foundation worked well for over two centuries and discrimination efforts were gradually overcome with support from those same principles.

However, the US Court of Appeals for the Ninth Circuit ruled in 2002 that the Pledge of Allegiance is unconstitutional to be said in public schools. Why? Because it contains the phrase One Nation under God. A call for national unity under a Supreme Being was ruled unconstitutional despite the fact that the US Constitution was drafted by individuals who wanted this to be a unifying ideal of national identity and values.

In 1962 the US Supreme Court ruled that prayer in public schools was unconstitutional. Even non-denominational prayer. Even if given the choice not to participate in prayers. Even if the majority wished to pray briefly for a better World or for a good day. Their freedom to choose was suppressed.

More recently, the US Supreme Court has also ruled it unconstitutional to post the Ten Commandments in public schools. Their historical value as the basis for law and order was not enough to overcome the willingness to suppress any possible or perceived religious connotations. Such a ruling gave way to efforts to remove them from a monument in the grounds of a courthouse. In addition, the American Civil Liberties Union (ACLU) with support from some anti-Christian organizations has been leading a campaign in the courts for the last decades to outlaw religious symbols, displays and quotations and remove them from American public life. It does not matter whether a large majority of the population wants them visible to serve as a simple moral guidance.
These anti-Christian campaigns are focusing as well on erasing Easter and Christmas from America’s national calendar. Not even to enjoy them as a National Holiday! The importance of this controversy is that it has become the centerpiece of the culture war between traditional Americans and secular “progressives”.

The recent scandal for biased audits by the US Internal Revenue Service (IRS) based on political guidelines and the obstacles it placed on selected non for profit organizations extend beyond playing politics with conservative groups seeking a tax-exempt status. Several Catholic non for profit organizations were harassed under these guidelines, on the grounds that they “intervened in a political campaign”. But this perceived “political campaign” was a defensive action taken to preserve Christian values.

One of the underlying reasons for ACLU and other anti-Christian organizations to a make a priority the removal of religious ethics from the American culture, is their phobia of Christian guidelines on sexual morality. For them, a society without such guidelines makes it easier to promote a so-called "liberal" behavior. In other words, it is easier to promote their “liberal” agenda by making Christian guidelines irrelevant for all aspects of life.

These efforts have resulted in such regulations as approved by the Obamacare law (formally issued by President Obama’s Health and Human Services- HHS) requiring all private health-care plans to cover sterilizations, contraceptives and procedures for abortions. After an initial outcry by many Christian groups, the “religious exemption” devised to appease them was a mockery. This exemption does NOT apply to any church that as “a religious employer: (a) serves those who are not already members of the church; (b) fails to hire based on religion; or (c) does not restrict its charitable and missionary purposes to the inculcation of religious values”. Therefore, the reaction of Cardinal Dolan was only to be expected when he promoted a lawsuit against such rulings. The argument is that the HHS mandate was a direct attack on the private conscience rights of Catholics and other Christians, as well as their right to practice their faith free from government coercion and retaliation.

There is not much to be expected from the Executive branch of the United States nowadays. President Obama voted twice to deny life-saving medical care to babies born alive in botched abortions when he was a state lawmaker in Illinois. This kind of permissiveness gave way to revolting practices of abortionists being uncovered in recent weeks, one of them is the case of a medical doctor killing the babies born alive in an abortion attempt by cruelly cutting their spinal cords with scissors. This monster is under trial in court because he killed the babies after they were out of the womb. Others who kill them by crushing their heads while they are still in the womb, are considered within the bounds of the law and not even questioned. An unborn baby, according to the law, is not a human being. It’s just an object.

Americans can remedy these abuses by presenting lawsuits against them in the courts and by voting for congressional candidates that promote ethical values - Values that will eventually be reflected in bills passed by the House and Senate. Americans have the right to ask of their representatives to respect their religious beliefs and promote ethical laws or face rejection in future elections.
El administrador ha desactivado la escritura pública.
  • Página:
  • 1
  • 2
Tiempo de carga de la página: 0.144 segundos
Powered by Kunena Forum