Menu
21/07/2019
A+ A A-
Bienvenido, Invitado
Nombre de Usuario: Contraseña: Recordarme

TEMA: Las Dinastìas de la Derecha Cristiana

Las Dinastìas de la Derecha Cristiana 13 Jul 2019 13:58 #11033

Gracias, Gerardo, pero yo no me siento “criticado” por quienes me hacen la pregunta que tu respondes con otra pregunta. La pregunta / comentario que me hacen quienes notan cierta inconsistencia entre las enseñanzas de la doctrina social de la iglesia católica y ciertas practicas que esa misma institución encubre, me parece una pregunta válida… y sigo sin respuesta para la misma…

Con tu respuesta, “Quien tira la primera piedra?”, no me alcanza, sorry… Por lo general la tiran quienes están mas asustados, como parece ser el caso de los “tira-piedras” que describe esté articulo, tan lejos de la actitud cristiana de San Ambrosio como de la actitud propuesta por Mark Labberton al final del mismo:

www.theatlantic.com/ideas/archive/2019/07/evangeli...uerxFV2rWeod0Uy8rfQ0

Pero ese (el de las piedras) no es el punto de mi escrito. Entiendo tu entusiasmo por el libre albedrio y la diversidad de opinión; pero para un cristiano (o un católico) no existe, en mi humildísima opinión, la menor posibilidad de profesar la diversidad frente al mensaje y las enseñanzas de Cristo. Tan simple como eso. Por eso me parece valida la pregunta que me hacen algunos que han leído estas “entradas” sobre la doctrina social de la iglesia católica. Y ni que hablar del “cristianismo” que profesan los “juniors”, Falwell, Graham y tantos otros tira-piedras que se dicen cristianos, y que poco y nada tiene que ver con el mensaje y las enseñanzas del Cristo que yo conozco…
El administrador ha desactivado la escritura pública.

Las Dinastìas de la Derecha Cristiana 11 Jul 2019 19:58 #11031

Hay una amplia gama de tendencias políticas en las iglesias cristianas, incluyendo la Iglesia Católica, porque ese es el concepto de libertad de conciencia o "libre albedrío" que impera en la doctrina de Cristo. Por supuesto que el "libre albedrío" nos lleva con frecuencia al error y al pecado porque, al fin de cuentas, somos humanos que adolecemos de muchos defectos. Pero también promueve una saludable diversidad de las ideas.

El hecho de que somos humanos y, por tanto, propensos al error y aquejados por otros defectos, no se limita al cristianismo sino que trasciende nocivamente a otras religiones y filosofías que también se ven zarandeadas por errores, abusos y hechos lamentables cometidos por sus seguidores.

Lo bueno del Cristianismo es que predica el amor a Dios y a nuestros semejantes por encima de cualquier otra consideración religiosa o filosófica, frenando así la desintegración moral, el relativismo permisivo que desestabiliza nuestra sociedad y la corrupción en las costumbres y los manejos públicos.

Por tanto, yo respondería a quienes critican a José Manuel con el argumento de "los incontables delitos apañados por la Iglesia" con otra pregunta muy pertinente: "¿Quién tira la primera piedra?". Tenemos que lamentar, condenar y hacer actos de contrición por nuestros pecados y por esos delitos y errores, pero tales hechos no hacen mella alguna en los fundamentos, principios y valores de una doctrina que aspira a un mundo mejor en el que nos amemos y respetemos los unos a los otros. Por el contrario, nos toca reforzar nuestras convicciones cristianas y aplicarlas en todos los escenarios de nuestras vidas. Si logramos ser mañana una persona mejor, ya habremos puesto nuestro granito de arena en el propósito de edificar un mundo mejor, con todos y para el bien de todos.
El administrador ha desactivado la escritura pública.

Las Dinastìas de la Derecha Cristiana 15 May 2019 00:29 #10981

Quienes leen estos foros con alguna frecuencia saben que, a pedido de mis amigos que editan este excelente sitio que es Democraciaparticipativa.net, estoy, poco a poco, poniendo contenidos en inglés sobre los postulados de la Doctrina Social de la Iglesia Católica en una sección en dicho idioma. (El ultimo de esos contenidos lo pueden leer aquí: democraciaparticipativa.net/documentos-data-a-refe...nation-of-goods.html).

Mi amigo Gerardo se refiere con frecuencia a esos mismos contenidos llamándolos Doctrina Social Cristiana, pero yo siempre le he insistido en que mi compromiso no es sino para difundir lo Católico, porque como no tengo claro cuales son los postulados de otras iglesias cristianas, a veces me luce que discrepan abiertamente con los de los católicos. Y este ultimo contenido que he colgado, sobre el destino universal de los bienes, es un buen ejemplo de esas discrepancias.

El principio que establece el destino universal de los bienes para la satisfacción de las necesidades de todos en la tierra a través del derecho natural (inherente a cada uno de nosotros) al uso en común de dichos bienes, es el primero entre los principios que dan forma al orden ético y social que caracteriza a la Doctrina Social de la Iglesia Católica. Todos los demás derechos, incluidos los derechos de propiedad y el derecho a comerciar libremente deben subordinarse a esta norma que establece el destino universal de los bienes, sin interferir con ella como no sea para hacer mas expedita su implementación.

Entre los comentarios que he recibido sobre las publicaciones que vengo haciendo sobre la Doctrina Social de la Iglesia Católica, el mas recurrente (una pregunta mas que un comentario) es el siguiente: ¿Como puedes seguir siendo católico ante la avalancha de evidencias sobre los incontables delitos apañados o encubiertos por la Iglesia Católica?

No pretendo aquí dar respuesta a esa recurrente pregunta. Ni pudiera hacerlo, si quisiera, porque sencillamente no tengo una respuesta. Aunque mi fe en Cristo sigue incólume la autoridad de mi Iglesia (si no sobre mi, ciertamente ante quienes sin ser católicos visiten estos foros) no puede estar sino escorada. Y me temo que no soy el único católico en el mundo de hoy que se siente como yo me siento…

Este escrito nace fundamentalmente de mi interés en entender el porque de esas abiertas (y a veces hasta profundas) discrepancias que percibo entre los postulados de esa Doctrina Social de la Iglesia Católica que estoy abocado a difundir a través de estos foros y una “Derecha Cristiana” conservadora (que incluye a muchos católicos) que juega un papel para mi incomprensible en la sociedad –y en la política- “americana”. Y digo incomprensible porque me resulta imposible ver, o imaginarme siquiera, a Cristo como un conservador.

La influencia de la Derecha Cristiana en la política es un fenómeno relativamente reciente. Las iglesias en los Estados Unidos están exentas del pago del impuesto a la renta, pero esa exención está condicionada en la Sección 501 (C) (3) del Código Fiscal (Internal Revenue Code): las iglesias exentas tienen absolutamente prohibido participar o intervenir, directa o indirectamente, en cualquier campaña política, o apoyar u oponerse a ningún candidato a un cargo publico de carácter electivo.

Pero a partir de la década de los setenta el activismo político de la Derecha Cristiana en los Estados Unidos toma cada vez mas vuelo, y en la actualidad, su influencia crece a través de su apoyo a nuestro tremendo presidente, Donald Trump, y su vicepresidente el devoto y piadoso Mike Pence. Y nadie se escandaliza porque así sea…

Y lo que resulta todavía mas curioso, tratándose en algunos casos de iglesias envueltas en una actividad que genera ingentes ingresos, es la estructura dinástica que las caracteriza. Por ejemplo, el Pastor Franklin Graham que recientemente instara al alcalde de South Bend, Indiana, Pete Buttigieg, a arrepentirse de su sexualidad desviada, es hijo de Billy Graham, tan famoso que hasta fue inmortalizado por Guillermo Álvarez Guedes en uno de sus chistes –¿lo recuerdan? , el del interprete al que le pegan un naranjazo… Poco mas de una semana después de pastorear a Buttigieg –uno de los precandidatos a la nominación presidencial del partido demócrata-, Franklin fue recibido en la Casa Blanca por sus amigotes republicanos, Don y Mike.

También está el caso de Jerry Falwell Jr., hijo del pastor del mismo nombre, y aparentemente su heredero. Jerry es también muy cercano a nuestro tremendo presidente –habiendo acudido alguna vez ante el ex-abogado y hombre de confianza del Donald, Michael Cohen, para que le ayudara a resolver algún problemita. Hay quienes ven a Jerry como el responsable directo del sorprendente éxito de nuestro hoy tremendo presidente en la primaria presidencial republicana de Iowa, al haber ensalzado los “valores cristianos” del entonces candidato, dándole públicamente su apoyo horas antes de la votación. Como presidente de “la Universidad de la Libertad” (Liberty University) en Virginia, fundada por su señor padre, Jerry Jr. es una de las figuras mas influyentes dentro de la Derecha Cristiana en la nación.

Y no es que yo piense que las habilidades de un buen pastor no sean transmisibles de padre a hijo. Conozco casos en los que es evidente la mano de la divina providencia como factor, para beneficio de sus ovejas, del viejo dicho “de tal palo, tal astilla”. Y es que no puede haber mejor institución que la familia –la única institución en la que conservo la fe plena, y que, por ahora, me aleja de aquel viejo almacén de la calle Colón- para cultivar y transmitir de una generación a otra los valores cristianos, ni la habilidad para expresarlos en palabras y pastorear a sus ovejas.

Pero tratándose de gente como Franklin y Jerry, no encuentro justificación alguna para mantenerlos libres de impuestos, lo siento…

Alguno se preguntará –y justificadamente, porque, reconozcámoslo, vivimos en una sociedad en la que entre los “valores” que mas resaltan está la hipocresía- que pienso yo sobre le exención fiscal a favor de la iglesia católica. Me parece que mi iglesia, por lo general, es mucho mas sutil a la hora de influenciar al mundo de la política. Y por la naturaleza del sacerdocio católico, no se presta para la instalación de dinastías. No obstante, confieso que me sentí muy incomodo cuando el domingo anterior a la reelección de George W. Bush como presidente, W, quien entiendo milita en la iglesia episcopal, escuchó misa en mi parroquia de South Miami. Existía, es cierto, la justificación de que su hermano Jeb era feligrés de mi parroquia. Pero, así y todo, a mi me pareció de muy mal gusto.

Y en cuanto a las razones por las cuales trepida mi convicción católica en la actualidad debido a mi falta de respuesta a la otra pregunta que transcribo al comienzo de este escrito, no me alcanza con otro chiste –que les cuento sin la menor intención de minimizar la gravedad de los delitos cometidos en el seno de mi iglesia- para comenzar a esbozar una respuesta. Pero hace muchos años escuché cual era la definición de “cura”: es un señor al que todos llamamos padre, menos sus hijos que lo llaman tío… Este no es de Álvarez Guedes, sino de Gila, un cómico español muy de moda durante mi niñez…

Y es que si bien no puedo imaginarme a Cristo como un conservador, lo he visto siempre como un tipazo con un extraordinario sentido del humor.
El administrador ha desactivado la escritura pública.
Tiempo de carga de la página: 0.098 segundos
Powered by Kunena Forum