Menu
18/08/2022
A+ A A-
Welcome, Guest
Username: Password: Remember me

Reply: ¿Qué pasaría si se demostrara que las elecciones de EE. UU. de 2020 fueron robadas?

Name
Subject
Message

Topic History of : ¿Qué pasaría si se demostrara que las elecciones de EE. UU. de 2020 fueron robadas?

Max. showing the last 8 posts - (Last post first)
22 May 2022 18:05 #11984

Gerardo E. Martínez-Solanas

Gerardo E. Martínez-Solanas's Avatar

Esta es una pregunta hipotética: quizás lo fueron, quizás no. Es una pregunta que puede hacerse en este foro libre, pero en muchos otros es anatema, pese a que en realidad no puede darse una respuesta definitiva sino que exige el análisis, considerando que hay bastantes evidencias de que hubo notables irregularidades y una permisividad sin precedentes en los controles para identificar a los votantes legítimos y en la facilidad de la recolección ilegal de decenas o cientos de votos por parte de personas pagadas por un partido político.

No obstante, año y medio después de los resultados que fueron certificados por las autoridades electorales, la anulación de esos resultados haría más daño que bien al país. Por tanto, el objetivo legítimo no es la anulación de unas elecciones tan duramente cuestionadas sino que lo que se propone es que se restablezcan los métodos anteriores de identificación del votante y se elimine la nueva práctica de hacer envíos masivos de boletas de votación a todas las direcciones residenciales del país sin tener en cuenta que en algunas pueden vivir personas que no son ciudadanos o los que están empadronados se han mudado a otros Estados o Condados. Estos son problemas que hay que resolver para garantizar elecciones limpias en el futuro.

Luego la pregunta es legítima y debe contestarse ponderadamente, pero orientando la repuesta a una investigación profunda de las evidencias de trampas y fraude para establecer normas que les pongan coto en futuras elecciones. Lamentablemente, hacer esta pregunta es patear un nido de avispas que agreden con saña al que cuestiona la limpieza de las elecciones, embarrándolo con teorías conspirativas, y castigándole con la expulsión de las plataformas de redes sociales sólo por manifestar esta inquietud.

Es una desgracia que los apresurados esfuerzos de los gobiernos emergentes para tomar medidas enérgicas contra la "desinformación", tanto en Europa como en Estados Unidos, se orienten a calificar las preguntas sobre la integridad electoral como "desinformación" en lugar de atenderlas e investigar los alegatos subyacentes. Esta reacción negativa procede en Estados Unidos de personalidades de los dos partidos. Liz Cheney, por ejemplo, Republicana de la Cámara de Representantes y muy posible candidata presidencial en las primarias Republicanas para 2024, calificó enérgicamente como una "gran mentira" sugerir que hubo "algo adverso" en las elecciones de 2020. Asombrosa afirmación: ¿Nada? ¿¡Absolutamente NADA adverso!?

Pero su incredulidad no es única. Después de las elecciones, los principales medios de comunicación de EEUU rápidamente intentaron tapar o marginar cualquier opinión que cuestionara la limpieza de las elecciones. Ya el 12 de noviembre de 2020, Yahoo News pretendía tener evidencia de que era la elección “más segura” de la historia. Lo afirmaron nueve días después de las elecciones mientras que en algunos Estados todavía se estaban certificando las papeletas, e incluso volviéndolas a contar. ¿Cuál fue el propósito de esa afirmación prematura? Otro ejemplo entre muchos lo tenemos cuando en los primeros días de enero de 2021 CBS News anunció que habían desacreditado terminantemente seis "teorías de conspiración sobre las elecciones de 2020".

Es importante reconocer que hasta la fecha no hay evidencia creíble de que las medidas ilícitas hayan inclinado las elecciones de 2020 a favor de Joe Biden. No se trata de dar marcha atrás a la historia ni de destituir a un presidente para poner a otro. Sin embargo, hacer lo que hicieron Yahoo y CBS, declarando con "absoluta seguridad" que las elecciones no han sido manipuladas y proclamando esa afirmación desde el mismo cierre del proceso electoral y en los dos meses siguientes hasta la toma de posesión del nuevo gobierno, cuando todavía estaban siendo cuestionadas, es cometer negligencia e irresponsabilidad periodística. En una elección con 150 millones de votantes, repartidos en 50 Estados, simplemente no es humanamente posible excluir con semejante firmeza cualquier manipulación, significativa o no. Por tanto, hay que investigar las irregularidades para prevenir que se repitan en el futuro.

Un enfoque más moderado y periodísticamente honesto habría sido decir entonces que "hasta ahora, parece que el resultado ha sido legítimo". Una de las razones por las que este enfoque es recomendable se puede observar en un nuevo documental del productor Dinesh D'Souza. Titulado 2000 Mules, la película muestra evidencias visuales y utiliza un análisis técnico bastante convincente para argumentar que el fraude electoral organizado por correo inclinó las elecciones presidenciales a favor de Biden.
Es importante reconocer que D'Souza no ofrece suficientes pruebas tangibles para demostrar la alegada victoria de Trump. Hay varios problemas con su análisis que han sido cuestionados en diversos medios. Empero, estos problemas no son suficientes para declarar que son falsos sus argumentos o que son un intento de "desinformación". Cuando más, sus críticos pueden reducirlo de una "teoría" comprobada a una "hipótesis" lo suficientemente convincente como para inspirar una mayor búsqueda de evidencias y provocar un mayor control en los métodos futuros de votación.

Mientras esperamos que D'Souza y su organización proporcionen más evidencia, si la obtienen, puedo afirmar, como alguien que ha trabajado directamente en los procesos electorales de este país durante 16 años hasta 2018, que la recolección de votos no es la única debilidad potencial en el sistema electoral de EEUU. La permisividad en el proceso electoral aumentó considerablemente en 2020. Ahora son nada menos que 16 los Estados que permiten a las personas votar sin mostrar algún tipo de identificación. Otros 15 estados permiten a los votantes probar su identidad por medio de otros documentos, como una factura de servicios públicos a su nombre en su residencia actual, aunque no venga acompañada de foto ni de otro documento de identificación con foto.

En los 19 estados restantes, los votantes deben presentar una tarjeta de identidad válida para poder votar, como una licencia de conducir o un permiso para portar un arma de fuego oculta, o algún otro documento con foto. El hecho de que tantos Estados permitan votar sin una identificación adecuada es un tema de debate constante con los opositores a una identificación adecuada de los votantes, los cuales rechazan esas medidas argumentando que son "privados de sus derechos" los votantes pobres o incluso los votantes de cierta raza que no tienen tarjetas de identidad y, por lo tanto, no pueden votar bajo tales leyes.

Aunque estas acusaciones son asombrosamente ridículas porque en Estados Unidos se requiere una identificación adecuada para casi todas las otras actividades cotidianas, las leyes existentes en 31 Estados facilitan que una persona se presente en las urnas, afirme ser un votante registrado, aunque no lo sea, y vote en nombre de esa persona, que puede ser alguien que el votante ilegítimo sepa que se ha mudado o ha fallecido, o un anciano incapacitado recluido en un asilo, etc., etc. En consecuencia, un esfuerzo organizado por activistas del partido que favorece estas medidas puede resultar en numerosos votos depositados de manera fraudulenta, hasta el punto que podría hipotéticamente cambiar el resultado en algunos recintos de votación, o tal vez incluso en todo un Estado y eventualmente en el conteo final del Colegio Electoral de la nación.

La solución al fraude y la trampa electoral es un sistema de estrictas medidas de identificación. También es importante facilitar las funciones de los observadores en los centros electorales, otorgándoles plena capacidad de elevar una denuncia cuando vean irregularidades o cuando sus funciones se vean ilegalmente entorpecidas, como sucedió en diversas ocasiones en las pasadas elecciones sin que se realizaran las debidas investigaciones ni se castigara a los responsables.
Powered by Kunena Forum